Carta a Fidel Castro en su cumpleaños

Lunes, 16 de Agosto de 2010 / 09:51 h
Carta a Fidel Castro en su cumpleaños

Dagoberto Gutiérrez

Querido Comandante:

Ochenta y cuatro años caben en dos números y por eso parecen pocos; pero cuando se trata de la vida de las personas se puede caer en cuenta, que se trata de bastante tiempo y aun mas, cuando se trata de la historia de un pueblo, uno puede darse cuenta que la vida de una persona resulta ser parte de la vida de millones de personas, o mas bien que una vida expresa la de millones y es, en realidad como la vibración, algo así como las cuerdas de la guitarra, de aquel hilo histórico que enlaza amorosamente los acontecimientos que construyen la vida de un país.

Esa es su vida, parte rumorosa e inseparable de la historia de lucha del pueblo cubano y en esa misma medida parte también de la historia de los pueblos latinoamericanos.

El asalto al Moncada es, pese al tiempo transcurrido, o precisamente por eso, millones de campanas sonando todos los días y anunciando que cuando un pueblo se decide a caminar y a romper las cadenas que lo aprisionan, no hay poder capaz de impedírselo.

Millones de hombres y mujeres de El Salvador hemos seguido con suspenso , las noticias de sus quebrantos de salud y también hemos recibido con alborozo las demostraciones de su recuperación. Usted sabe comandante que en ciertas circunstancias la salud de una persona se convierte en parte en la lucha política mas feroz y sin cuartel y cuando el mundo atraviesa, como esta ocurriendo hoy, momentos extremos de su supervivencia, su pensamiento, su palabra, su pluma, su voz y su inclaudicable compromiso con su pueblo y los pueblos del mundo, resultan ser, Querido Comandante, un estimulo insuperable para la construcción de las esperanzas en un mundo mejor.

La isla de Cuba, su revolución, su partido y usted nos han estimulado por décadas y cuando los caminos nos han conducido a aquellos puntos de cruz calle, siempre hemos tenido su voz, su aliento, su pensamiento claro y su posición invencible. La historia del movimiento revolucionario latinoamericano se cruza, por muchos arroyuelos con la historia de Cuba y desde el aliento gigantesco de ese gigante que fue José Martí, pasando por Céspedes Agramonte, Maceo y Máximo Gómez, hasta la figura inmortal del Che Guevara, la historia de Cuba ha inspirado siempre y lo sigue haciendo, la historia del continente, es una luz que alumbra los caminos, ilumina los rincones y sacude, con el temblor de los amaneceres, la lucha de lo justo y lo injusto, de lo nuevo y lo viejo, de la revolución frente a la contra revolución.

Le cuento Comandante, que nos alegró mucho, verlo y oírlo en un programa de Tele Sur, con muy buena salud, con muy buena palabra y muy buena reflexión, fue en ocasión de una platica que usted dio a gente de la solidaridad de los Estados Unidos y pensamos, todos lo que lo queremos, que lo tendremos con nosotros todo el tiempo que dure la vida de todos nosotros.

Usted sabe, querido Fidel, que no olvidamos ningún instante, su conducta solidaria e internacionalista con el proceso revolucionario salvadoreño y que Cuba es nuestro corazón y nuestro cerebro, es decir, un aula llena de pizarras en donde se aprende que para aprender hay que sentir y que aquel que aprende mucho pero siente poco, puede terminar aprendiendo poco.

Las noticias sobre su buena salud son como bandadas de palomas blancas enamoradas del cielo; pero su vida toda, es en realidad toda la lucha, todo el trabajo, todo el pensamiento contenidos en el minuto tenaz del compromiso, por eso es que su vida asusta tanto a los enemigos de los pueblos y a los amigos de los imperios, y alegra tanto a los luchadores por el socialismo, la democracia y la vida.

El proceso político salvadoreño cruza un tenso momento de definición, con un gobierno de unidad nacional al que le resulta insuperable aprender que ningún gobierno puede gobernar para todos y mucho menos en una sociedad como la salvadoreña con creciente distancia entre los ricos y los pobres. La buena noticia es que las organizaciones populares construyen afanosamente, a partir de su experiencia cotidiana, los acuerdos fundamentales, para definir un sujeto político que aglutine y concite a la oposición y a la resistencia al neoliberalismo.

Nos sigue estimulando su participación en las actividades del partido comunista de Cuba, sabemos que se prepara el próximo congreso y confiamos que de allí saldrán las decisiones que interpreten los signos de los tiempos, el pensamiento político del pueblo cubano, la sabiduría y experiencia de sus dirigentes y la palabra y pensamiento suyo Querido Fidel.

La Revolución Cubana ha demostrado que es posible hacer la revolución en las proximidades del imperio, que es posible avanzar hacia el socialismo, aun sin aliados estratégicos como la unión soviética y ahora, cuando los tambores de guerra resuenan por el cielo y la tierra y el capitalismo amenaza a la naturaleza y a la humanidad, la revolución cubana cruza un terreno expectante y tenso que será superado, sin duda alguna, con el acopio de su experiencia, sus luces, su entusiasmo y afán revolucionario inquebrantable. Esa firmeza y flexibilidad están contenidas en su vida toda querido Comandante, y son, por eso mismo, el punto crucial que une amorosamente la revolución cubana y la vida suya.

Te deseamos en ocasión de tu cumpleaños, muy buena salud, la mejor del mundo, un laborioso descanso y visitas reposadas para saborear buenos sorbetes en el Copelia, a lo mejor una tarde de estas……

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>