Carta Mundial de las Mujeres para la Humanidad

Prembulo:

Desde hace mucho que marchamos para denunciar la opresin a la que somos sometidas por ser mujeres, para que la dominacin, la explotacin, el egosmo y la bsqueda desenfrenada del lucro que traen injusticias, guerras, conquistas y violencias tengan un fin. De nuestras luchas feministas y las de nuestras antepasadas que bregaron en todos los continentes, nacieron nuevos espacios de libertad para nosotras, nuestras hijas y para todas las nias que, despus de nosotras, caminarn sobre la tierra.

Construimos un mundo en el que la diversidad es una ventaja, la individualidad al igual que la colectividad un enriquecimiento, donde fluye un intercambio sin barreras, donde la palabra, los cantos y los sueos florecen. Este mundo considera a la persona humana como una de las riquezas ms preciosas. Un mundo en el cual reine la igualdad, la libertad, la solidaridad, la justicia y la paz. Un mundo que, con nuestra fuerza, somos capaces de crear.

Las mujeres constituyen ms de la mitad de la humanidad. Ellas dan la vida, trabajan, aman, crean, militan, se distraen. Ellas garantizan actualmente la mayora de las tareas esenciales para la vida y la continuidad de esta humanidad. Sin embargo, su posicin en la sociedad permanece subevaluada. La Marcha Mundial de las Mujeres de la cual formamos parte, identifica al patriarcado y al capitalismo como los sistemas de opresin hacia las mujeres y de explotacin de una inmensa mayora de mujeres y de hombres por parte de una minora.

Estos sistemas se fundamentan en el racismo, la xenofobia, la homofobia, el colonialismo, el imperialismo, el esclavismo, el trabajo forzado y los fortalecen. Constituyen la base de los fundamentalismos e integrismos que impiden a las mujeres y a los hombres ser libres. Generan la pobreza, la exclusin, violan los derechos de los seres humanos, particularmente los de las mujeres y ponen el planeta en peligro.

Rechazamos este mundo. Proponemos construir otro mundo donde la explotacin, la opresin, la intolerancia y las exclusiones no existan ms, donde la integridad, la diversidad, los derechos y libertades de todas y todos sean respetados. Este mundo se basa en los valores de igualdad, libertad, solidaridad, paz y justicia.

Igualdad:

Declaracin 1. Todos los seres humanos y todos los pueblos son iguales, en todos los mbitos y en todas las sociedades y tienen igual acceso a las riquezas, a la tierra, a un empleo digno, a medios de produccin, a una vivienda adecuada, a la educacin, la formacin profesional, la justicia, a una alimentacin sana, nutritiva y suficiente, a servicios de salud fsica y mental, a la seguridad durante la vejez, a un medioambiente sano, a la propiedad, a cargos de representacin poltica y de toma de decisiones, a la energa, al agua potable, al aire puro, a los medios de transporte, a las tcnicas, a la informacin, a los medios de comunicacin, al ocio, la cultura, el reposo, la tecnologa y la ciencia.

Declaracin 2. No hay discriminacin por motivos de gnero, color, origen tnico o casta, nacionalidad, clase social, modo de vivir, orientacin sexual, domicilio, religin, creencias, idioma, edad, estado de salud e incapacidad.

Declaracin 3. No hay costumbre, tradicin, religin, ideologa o sistema econmico que pueda justificar el poner a una persona en situacin de inferioridad, ni permitir actos que pongan en peligro su dignidad e integridad fsica y sicolgica.

Declaracin 4. Antes de ser compaeras, esposas, madres y trabajadoras, las mujeres son ciudadanas de pleno derecho.

Declaracin 5. Las tareas no remuneradas, calificadas de femeninas, tareas que aseguran la vida y la continuidad de la sociedad (labores domsticas, cuidado de los nios y las nias, de los familiares) son actividades econmicas que crean riqueza.

Declaracin 6. Los intercambios comerciales entre pases son equitativos y no son perjudiciales para el desarrollo de los pueblos.

Para que este mundo llegue a existir, se debe contar con las condiciones siguientes:

1. Paridad salarial entre mujeres y hombres por un trabajo idntico o de valor equivalente, y goce de los mismos derechos y las mismas prestaciones sociales.

2. Medidas especficas tomadas para suprimir las desigualdades entre nias y nios, mujeres y hombres.

3. Las tareas domsticas, de cuidado de los nios y los familiares se comparten de manera equitativa entre las mujeres y los hombres. Las personas que realizan estas tareas gozan de derechos sociales.

4. Las mujeres y los hombres son iguales como pareja y dentro de la familia, sea cual sea la forma que sta tome. Ningn modelo familiar tiene ms valor que otro.

5. Las mujeres poseen documentos de identidad propios.

Libertad:

Declaracin 1. Todo ser humano vive libre de todo tipo de violencia. Ningn ser humano pertenece a otro. Ninguna persona puede ser objeto de esclavitud, sufrir trabajos forzados, ser objeto de trfico, explotacin sexual o prostitucin.

Declaracin 2. Cada persona goza de libertades individuales y colectivas que garantizan su dignidad desde su nacimiento hasta su muerte: libertad de pensamiento, de conciencia, de creencia, de religin, de expresin, de opinin, de vivir su orientacin sexual, de elegir su compaera o compaero de vida, de votar, de ser elegida o elegido, de participar en la vida poltica, de asociacin, de reunin, de sindicarse, de manifestar, de elegir su domicilio, su nacionalidad, su estado civil, sus estudios, de escoger su profesin y ejercerla, su manera de desplazarse, de disponer de su persona y de sus bienes, de elegir su idioma de comunicacin, de informarse, cultivarse, intercambiar ideas y tener acceso a las tecnologas de la informacin.

Declaracin 3. Las libertades se ejercen en un mbito de asociacin, de cooperacin, de tolerancia y de respeto de la opinin ajena, y dentro de parmetros democrticos y participativos. Las libertades conllevan responsabilidades y deberes para con la comunidad.

Declaracin 4. Las mujeres toman libremente las decisiones en lo que a su cuerpo, sexualidad y su fecundidad se refiere, y deciden por ellas mismas si tienen hijos o no.

Para que este mundo llegue a existir, se debe contar con las condiciones siguientes:

1. La responsabilidad de la contracepcin la tienen las mujeres y los hombres. Ambos tienen acceso a una informacin confiable e imparcial sobre los mtodos anticonceptivos, la proteccin contra las enfermedades transmitidas sexualmente y a infraestructuras sanitarias seguras, de calidad y gratuitas.

2. Las mujeres tienen el derecho y el poder de contravenir a las normas sociales y culturales patriarcales que imponen un modelo de comportamiento, que les exige que sean bellas, sumisas, silenciosas y eficientes.

Solidaridad:

Declaracin 1. Todos los seres humanos son interdependientes. Comparten el deber y la voluntad de vivir juntos, de construir una sociedad generosa, exenta de opresin, de exclusiones, de discriminaciones, de intolerancia y de violencias.

Declaracin 2. Los recursos naturales, los bienes y los servicios necesarios para la vida de todas y de todos (alimentacin sana, nutritiva y suficiente, salud, educacin, vivienda adecuada) son los bienes y los servicios pblicos a los cuales cada persona tiene acceso de manera igualitaria y equitativa.

Declaracin 3. Los recursos naturales son administrados por los pueblos que viven en los territorios donde estn de manera a respetar el medioambiente y con la preocupacin por su preservacin y sostenibilidad.

Declaracin 4. La economa de una sociedad est al servicio de aquellas y aquellos que la componen. Se centra en la produccin y comercializacin de las riquezas socialmente tiles que son distribuidas entre todas y todos, que garantizan principalmente la satisfaccin de la colectividad, eliminan la pobreza y aseguran un equilibrio entre el inters general y los intereses individuales.

Esta economa garantiza la soberana alimentaria y se opone a la bsqueda exclusiva de la ganancia sin satisfaccin social y a la acumulacin privada de los medios de produccin, de las riquezas, del capital, de las tierras, de las tomas de decisin entre las manos de algunos grupos o de algunas personas.

Declaracin 5. La contribucin de cada una y de cada uno a la sociedad est reconocida y es portadora de derechos sociales, sea cual sea la funcin que ocupen.

Declaracin 6. Las manipulaciones genticas son controladas. No hay derecho de propiedad sobre el ser vivo ni sobre el genoma humano.

Declaracin 7. Cada persona tiene acceso a un trabajo justamente remunerado, efectuado en condiciones de seguridad y salud que le permitan vivir dignamente.

Para que este mundo llegue a existir, se debe contar con las condiciones siguientes:

1. Se instaura el Estado de derecho, laico y democrtico en el marco de una democracia realmente representativa, participativa, paritaria, sin discriminaciones, pacfica donde reinan la concertacin, la libertad y el control del bien pblico por la colectividad.

2. Se conserva la diversidad biolgica en tanto que bien comn y se reconocen y valoran los conocimientos de las mujeres de todas las edades, de las campesinas, y de los pueblos indgenas en este mbito.

3. Se toman medidas que permiten a todas y a todos conciliar las actividades del trabajo remunerado con las actividades familiares, sociales, polticas y culturales.

4. El trabajo se realiza respetando el derecho de asociacin, de organizacin y de sindicalizacin.

5. Se crean disposiciones para eliminar la evasin fiscal, los parasos fiscales y el fraude.

6. Cada persona tiene acceso a la seguridad social mediante programas pblicos universales.

Justicia:

Declaracin 1. Todos los seres humanos son considerados ciudadanas y ciudadanos con plenos derechos humanos (derechos sociales, econmicos, polticos, civiles, culturales, ambientales) de una manera igualitaria y equitativa.

Declaracin 2. La justicia social est basada en una redistribucin equitativa de las riquezas que elimina la pobreza, limita la riqueza y garantiza la satisfaccin de las necesidades esenciales de la vida y que busca mejorar el bienestar de todas y todos.

Declaracin 3. Se garantiza la integridad fsica y moral de todas y todos, se suprime la pena de muerte, se prohben la tortura, los tratamientos humillantes y degradantes. Las agresiones sexuales, las violencias especficas contra las mujeres y el trfico sexual se consideran crmenes contra la persona y contra la humanidad.

Declaracin 4. Se instaura un sistema judicial accesible, igualitario, eficaz e independiente.

Declaracin 5. Cada persona goza de la proteccin social necesaria para garantizarle el acceso a una alimentacin sana, nutritiva y suficiente, a atencin, a vivienda adecuada y a la seguridad durante su vejez y tiene acceso a suficientes ingresos para vivir dignamente.

Para que este mundo llegue a existir, se debe contar con las condiciones siguientes:

1. Cuando los derechos se ven atropellados, se toman todas las medidas para esclarecer las violaciones de los derechos y asegurar que se reparan o compensan efectivamente los daos y perjuicios causados a las personas o a las comunidades afectadas.

2. Las personas que violan los derechos son responsables de sus actos sin impunidad.

3. Se establecen medios eficaces de lucha contra la corrupcin y las medidas arbitrarias.

4. Las personas que huyen de la violencia, particularmente las mujeres que huyen de las violencias sexuales gozan del derecho de asilo en un pas seguro.

5. Los movimientos sociales se asocian, se expresan y actan en toda libertad sin temor a represiones.

Paz:

Declaracin 1. Todos los seres humanos viven en un mundo de paz, lo que significa: la igualdad entre los sexos, la igualdad social, econmica, poltica, jurdica y cultural. El respeto de los derechos, la erradicacin de la pobreza garantizan que todas y todos lleven una vida digna, exenta de violencia, tengan un trabajo y recursos suficientes para alimentarse, tener vivienda, vestirse, instruirse, estar protegido en la vejez, tener acceso a los cuidados necesarios.

Declaracin 2. La tolerancia, el dilogo, el respeto de la diversidad son los garantes de la paz.

Declaracin 3. Se excluyen todas las formas de dominacin, de explotacin y de exclusin de parte de una persona sobre otra, de un grupo sobre otro, de una minora sobre una mayora, de una mayora sobre una minora, de una nacin sobre otra.

Declaracin 4. Todos los seres humanos tienen el derecho de vivir en un mundo sin guerra y sin conflicto. Nadie tiene derecho sobre la vida o muerte de las personas o de los pueblos.

Declaracin 5. Las violencias no son justificadas por ninguna costumbre, tradicin, ideologa, religin, sistema econmico o situacin.

Para que este mundo llegue a existir, se debe contar con las condiciones siguientes:

1. Se promulgan y aplican efectivamente leyes que prohben y condenan todas las formas de violencia, particularmente aquellas dirigidas hacia las mujeres, ya sean de la esfera privada o pblica, que ocurran en tiempos de paz o de guerra.

2. Hombres y mujeres cuentan con programas de educacin y de formacin que fomentan una cultura de paz, de no-violencia y de prevencin de los conflictos y que deslegitiman las actitudes blicas, machistas, el espritu de dominacin, de explotacin y de competitividad. Se excluye toda representacin odiosa y degradante de las mujeres y de los hombres en los medios de comunicacin.

3. Se desmantela la industria armamentista y se reconvierte a programas sociales que fomentan la salud, el empleo, la educacin. La investigacin militar se abandona a favor de la investigacin civil.

4. En casos de signos anunciadores de guerra o de conflictos armados se emplean mtodos pacficos para evitarlos. Si la guerra o el conflicto armado estalla se emplean mtodos pacficos para resolverlos. Las mujeres intervienen activamente en el proceso y en la reconstruccin de las sociedades y la instauracin de un Estado garante de la paz.

5. Las mujeres estn representadas en forma paritaria en el seno de un sistema democrtico mundial que defiende verdaderamente los intereses y las necesidades de todas y de todos, que instaura la paz, erradica la pobreza y la violencia. Este sistema funciona en forma transparente y sus actividades estn controladas por los miembros de las sociedades que lo instauran.

Llamado:

Esta Carta Mundial de las Mujeres para la Humanidad hace un llamado a todas las mujeres y los hombres y a todos los pueblos oprimidos del planeta a proclamar individual y colectivamente su poder para transformar el mundo y modificar radicalmente los nexos que los unen para desarrollar relaciones basadas en la igualdad, la paz, la libertad, la solidaridad y la justicia.

Hace un llamado a todos los movimientos sociales y a todas las fuerzas sociales de la sociedad a actuar para que los valores que defendemos en esta Carta sean verdaderamente puestos en prctica y para que las instancias de poder poltico tomen todas las medidas necesarias para aplicarlos.

La Carta invita a la accin para cambiar el mundo. Hay urgencia! Ningn elemento de esta Carta puede ser interpretado o utilizado para emitir opiniones o llevar a cabo actividades contrarias al espritu de esta Carta. Los valores que aqu se defienden forman un conjunto y son iguales en importancia, interdependientes e indivisibles; el lugar que ocupan en la Carta es intercambiable.

Quines somos:

Somos mujeres integrantes de la Marcha Mundial de las Mujeres, movimiento compuesto por grupos de mujeres de diferentes orgenes tnicos, culturas, religiones, polticas, clases, edades y orientaciones sexuales. En lugar de separarnos, esta diversidad nos une en una solidaridad ms global.

En 2000, como Marcha Mundial de las Mujeres, redactamos una plataforma poltica que contena 17 reivindicaciones concretas con el fin de eliminar la pobreza en el mundo, realizar la distribucin de las riquezas, erradicar la violencia contra las mujeres y alcanzar el respeto de su integridad fsica y moral. Transmitimos estas reivindicaciones a los responsables del Fondo Monetario Internacional, del Banco Mundial, a las Naciones Unidas. No hemos recibido ninguna respuesta concreta.

Transmitimos tambin nuestras reivindicaciones a las personas con cargos electos y a los y las dirigentes de nuestros pases. Desde entonces continuamos, sin descanso, a defender nuestras reivindicaciones. Proponemos alternativas para construir otro mundo. Trabajamos activamente en el seno de los movimientos sociales del mundo y de nuestras sociedades y seguimos profundizando la reflexin sobre el lugar que ocupan y deben ocupar las mujeres en el mundo.

Con nuestras acciones de 2005 y la publicacin de esta Carta, reiteramos nuestra fe en un mundo lleno de esperanza, de vida, un mundo en el cual sea agradable vivir. Con esta Carta Mundial de las Mujeres para la Humanidad declaramos nuestro amor a la vida, a la belleza y a la diversidad del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>