Despues de la muerte de Juan Pablo II

Algunas preguntas flotando en el duelo

Los diarios, radios, televisin e internet han estado a full estos das con la enfermedad y finalmente la muerte de Juan Pablo II. En algunos medios circul informacin interesante sobre el papado de Karol Wojtyla pero otros se inundaron de lugares comunes y expresiones de fe. Ahora que se va a designar el sucesor, comenzaron las apuestas sobre si ste ser europeo o americano o de qu otra nacionalidad. Parece ms importante hacerse preguntas sobre el perfil del Vaticano de aqu en ms.

CERCA DEL PODER?

Decenas de presidentes de diversos pases llegarn en estos das a Roma a participar de los funerales del Karol Wojtyla. Entre ellos estar George W. Bush quien declar en Washington que aqul “fue el primer pontfice en emprender una revolucin democrtica que barri Europa Oriental y que cambi el curso de nuestra historia”.

Con ese balance histrico, el norteamericano rescataba lo que a su juicio fue fundamental del papado de 26 aos: la unidad del Vaticano con Washington para atacar lo que ya Ronald Reagan haba bautizado como “el imperio del mal”.

Esa coincidencia no excluy diferencias polticas entre la Baslica de San Pedro y la Casa Blanca. La primera cuestion la guerra unilateral contra Irak emprendida por la segunda. Esas objeciones quedaron limitadas a algn comentario periodstico o el prrafo de alguna homila, sin llegar a medidas ms severas. Acaso una invasin donde han muerto entre 100 mil y 200 mil iraques no ameritaba que el Sumo Pontfice excomulgara por lo menos al jefe militar en el terreno y al titular del Pentgono? Sin embargo ni los generales Tommy Franks y John Abizaid, ni Donald Rumsfeld, recibieron ni un tirn de orejas por sus crmenes contra el pas rabe.

La relacin de la cpula eclesistica con los poderes del mundo fue puesta de relieve en julio de 2000 por Diego Maradona. El ex 10 relat su encuentro familiar con el Papa y su decepcin porque la Iglesia no pusiera sus oros y propiedades para paliar el hambre en el mundo.

El sucesor mantendr a la Iglesia orbitando alrededor de los siete pases ms poderosos y a lo sumo tendr eclipses de vez en cuando?

Es que existe el temor de que si los cardenales eligen a alguien dscolo con esos poderes, muera tan abruptamente como Juan Pablo I, Albino Luciani, que estuvo 33 das en el silln de Pedro.

LA PLATITA

La opulencia de los cardenales y sus instituciones, mencionada por Maradona, era y sigue siendo real. Quince aos atrs se estimaba que las reservas en efectivo del Instituto para Obras Religiosas (IOR) ascendan a 11 mil millones de dlares ms las inversiones cruzadas del Vaticano con empresas y bancos trasnacionales. Desde entonces se supone que pueden haberse empinado an ms.

No hay datos actualizados porque lo vinculado con esas cuentas ya estaba bajo siete llaves y quedaron selladas luego que a principios de los 80 saltara el escndalo del Banco Ambrosiano cara comercial del IOR cuya quiebra fue de 1.300 millones de dlares. Como toda historia de mafiosos, sta incluy vaciamientos de bancos y vendettas disfrazadas de suicidios como el de Roberto Calvi, titular del Ambrosiano que en 1982 apareci colgado en Londres.

El socio de este banquero de pocos escrpulos era el arzobispo norteamericano Paul Marcinkus, que llevaba las riendas del IOR. Para arreglar el entuerto, Marcinkus puso en nombre del Papa 260 millones para las entidades arruinadas por el Ambrosiano y se retir a su Arkansas natal.

El Vaticano va a blanquear su platita o seguir dando letra a los guionistas de filmes como “El Padrino”, de Francis Ford Coppola? En ste se mostraban las inversiones de Michael Corleone en los crculos financieros eclesisticos.

Aunque no sea un dineral comparable con la sangra que a pases como el nuestro le provoca la deuda externa, sera hora que la Iglesia le pague los salarios a sus obispos y no el fisco. Este tema sali a luz otra vez a raz del entredicho de la Casa Rosada con el obispo castrense Antonio Baseotto. El nostgico de la dictadura militar tiene rango de subsecretario de Estado y percibe 5 mil pesos mensuales. Cunto nos cuesta a los argentinos los sueldos de ms de ochenta obispos? No sera correcto que Roma se haga cargo de todos sus gastos?

MORDIENDO LA MANZANA

“Las mujeres sostienen la mitad del cielo” escribi el lder de la revolucin china, Mao Ts tung. La cita fue refritada ayer por el corresponsal de Clarn en Roma, Julio Algaaraz, en conversacin con el noticiero de Radio Universidad de Crdoba. Sin embargo, pese a esa verdad grande como el universo, la Iglesia sigui siendo poco democrtica con las mujeres, salvo con aquellas que se pusieron los hbitos como Teresa de Calcuta.

Al resto de las fminas, que trabajan, estudian y sufren como cualquier mortal y encima son objeto de diferentes tipos de discriminacin, la Iglesia no las trata en pie de igualdad. La mujer no puede ser ms que monja, nunca cura y menos an obispo. Papa ni qu hablar.

Cuando la monja Theresa Kane hizo un discurso en Washington delante de Juan Pablo II quejndose de esa situacin, ste le replic: “no se olvide nunca, hermana, de que el lugar preferido de la Virgen fue de rodillas a los pies de la Cruz”.

Con todo el respeto, esa es la teologa de la sumisin femenina. Algunas mujeres pueden estar a los pies de la Cruz pero otras estn en la oficina, el quirfano, la fbrica, el deporte y an ejerciendo por necesidad el llamado oficio ms antiguo del mundo. Por qu la Iglesia catlica, que reserva tan alto lugar para la Virgen, las deja en un plano inferior en la vida interna de la institucin? Acaso las sigue viendo como fuente del pecado?

Incluso se han presentado casos donde la segregacin se convierte directamente en delito. Por ejemplo, el registrado en pases africanos donde monjas y religiosas denunciaron haber quedado embarazadas porque los curas varones –temerosos de contraer el SIDA si tenan sexo con mujeres nativas- haban abusado de ellas.

EN EL CIELO…

En quince das ms los 117 cardenales menores de 80 aos en condiciones de votar, se encerrarn en la Capilla Sixtina para ungir al sucesor del polaco. Como en un Prode, ya se empez a apostar quin ser el elegido. En realidad eso no se puede adivinar aunque s se puede estimar con cierto margen de error cul ser la lnea poltica y teolgica del prximo pontfice. Mucho nos tememos que el mismo siga el cauce de centro-derecha que cav Wojtyla en lo doctrinario y lo social (los analistas sostienen que fue conservador en lo primero pero progresista en lo social).

En la primera misa luego de su muerte, el cardenal Angelo Sodano mencion a “Juan Pablo el grande”. As comenzaron las especulaciones de que Karol ser santo muy rpidamente.

Esa ser una cuestin propia de la Iglesia y que contar con el beneplcito de los ms de mil millones de sus fieles en todo el mundo. Un Santo Padre tan meditico como l ya debe estar ganando en simultneo el cielo y la santificacin. A quin le importar que hace seis aos haya intercedido por Augusto Pinochet?. “Gestin oficial del Vaticano, Juan Pablo II pidi clemencia por Pinochet. Lo confirm ayer el vocero papal. La gestin fue hecha en noviembre e incluira un pedido para que Pinochet pueda regresar a su pas. El ex dictador est detenido en Londres desde octubre”, se lea en la pgina 26 de Clarn del 20 de febrero de 1999.

No tendran que ser un poco ms exigentes estos trmites de beatificacin y santificacin. No lo decimos por Juan Pablo II sino por un polmico personaje que l santific en tiempo rcord. En octubre de 2002 hizo santo al fascista Josemara Escriv de Balaguer, fundador del Opus Dei y connotado franquista.

COMO EN LA TIERRA

Otros aspectos del Papa por venir y que nos importan mucho tiene que ver con las definiciones que adopte para asuntos doctrinarios pero a la vez muy terrenales. El celibato obligatorio, la definicin del aborto como un crimen, la oposicin al uso de preservativos y hasta negar la comunin a los divorciados, estn planteando una urgente revisin.

Un obispo brasileo, Claudio Hummes, dio una campanada de alerta. “La Iglesia no puede dar respuestas antiguas a preguntas nuevas”, sostuvo ese cardenal de San Pablo. Un colega suyo, Geraldo Majella Agnello, arzobispo de Salvador de Baha, complet el razonamiento: “si no defendemos a los que sufren injusticias, la propia Iglesia ser castigada”.

Tanta demonizacin de los divorciados, los gays, las mujeres que se ven compelidas a hacer un aborto, las personas que tienen sexo usando condones, los mdicos que investigan la clonacin, los jvenes que no se ponen cinturn de castidad, los millones de personas que resisten la canonizacin del papa Po XII por filo nazi, los que descreen de los exorcismos, los que quieren apreciar el arte de plsticos como Len Ferrari, los que al cabo de una experiencia de vida consideran necesario divorciarse, etc, est vaciando de fieles a la Iglesia.

Karol Wojtyla fue un conservador neto. Aunque el 90 por ciento del periodismo lo oculte, el resultado de su papado de 26 aos fue que el nmero total de catlicos en el mundo disminuy. El prximo pontfice ser renovador o conservador en aquellas materias de las que depende en buena medida que la Iglesia recupere vitalidad y credibilidad?

EMILIO MARN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>