El Salvador: momento de definiciones

A medida que se avanza hacia el 1 de junio, que será el segundo aniversario del gobierno de centro-izquierda, conducido por Mauricio Funes y el FMLN, surge la necesidad apremiante de definir el rumbo del barco y el puerto de destino. ¿Hacia donde navega este gobierno? ¿Hacia el desmontaje real del modelo neo-liberal o hacia la continuidad del modelo con un tímido barniz izquierdista? ¿Hacia su estancamiento o radicalización?

La respuesta a estas interrogantes esta determinada por la correlación de fuerzas políticas y sociales existente, por el entorno internacional, por el estado de animo de los sectores populares, y su reacción ante el agravamiento de la crisis socio-económica. La gente esta pasando del descontento a la protesta. Y este aspecto de la lucha social hoy manejable, puede crecer y convertirse en determinante. Esa es nuestra apuesta como movimiento popular.

La lucha de clases se ha agudizado y ha tomado caminos insospechados, que reflejan las fortalezas y debilidades de las fuerzas que aspiran a cambios estructurales y que hoy se enfrentan a las estrategias de la oligarquía transnacionalizada, así como a la diplomacia “inteligente” del imperio conducido por Barack Obama.

Es por lo tanto crucial identificar los intereses de clase que explican los virajes de las diversas fuerzas en contienda y sus posiciones publicas, como es el caso de la ANEP, la cabeza de la oligarquía, que últimamente aparece calzando comunicados al lado de organizaciones de la sociedad civil, algunas de pasado progresista. Preguntémonos: ¿ha cambiado la ANEP? ¡Claro que no! ¿Han cambiado estas organizaciones? No sabemos.

Lo que si podemos asegurar es que la ANEP si esta clara de sus intereses de clase y contra quien debe dirigir sus baterías. ¿Es la ANEP partidaria de la democracia? La ANEP es partidaria de cualquier régimen que defienda su sistema de explotación capitalista, sea del color que sea. Ayer apoyó a la dictadura militar, a los gobiernos areneros, hoy apoyará a quienes sirvan a sus intereses. En esto no podemos perdernos o fingir amnesia. Dime con quien firmas comunicados, y te diré quien eres.

Es evidente el esfuerzo de la oligarquía transnacionalizada, mediante la ANEP, de posicionarse y bajo el disfraz de “sociedad civil” atacar al FMLN y sus avances, neutralizar a sectores del movimiento social y atraer hacia sus posiciones al Gobierno Funes. El esfuerzo de la derecha por separar al FMLN del presidente Funes lleva ya casi dos años, pero da la impresión de ser un matrimonio con muchas peleas y diferencias, pero sólidamente unido en la defensa de su hogar. No han logrado separarlos y esto habla positivamente de la madurez de ambos cónyuges.

Para ubicarnos en esta vorágine de acontecimientos y posiciones es preciso recurrir a la brújula probada del análisis de clase, y observar la realidad bajo el prisma de los intereses de los sectores populares. Cada una de las piezas de este rompecabezas esta unida por múltiples hilos y nudos, los cuales debemos de ir desatando. Usáremos el método del análisis de sus contradicciones.

La contradicción principal de nuestro país

La contradicción principal es la existente entre los intereses de la oligarquía transnacionalizada y el imperio y los intereses de los sectores populares. Alrededor de esta contradicción principal se ubican los enfrentamientos de las diferentes clases y sus instrumentos políticos, ideológicos y gremiales. Estos enfrentamientos se desarrollan en cuatro grandes escenarios: el de la gestión gubernamental, el de los partidos políticos, el de la derecha empresarial y el de los sectores populares.

En cada uno de estos escenarios los diferentes actores, a partir de sus intereses, impulsan su agenda política para impactar a la sociedad y determinarla. En cada uno de estos sectores existen contradicciones de diversa naturaleza. Y no obstante, estar conectados, por razones didácticas, los separamos para el análisis.

En el escenario de la gestión gubernamental existe la contradicción entre el presidente Funes y el FMLN; entre el presidente Funes y la derecha; entre el FMLN y la derecha; entre el presidente Funes y los sectores populares, y otras. Y los diversos hechos políticos más relevantes de las últimas semanas han sido en este escenario y están determinados por estas contradicciones.

Podemos señalar siete hechos políticos relevantes: la distribución por segundo año consecutivo de útiles, uniformes y zapatos a los niños y niñas del país; la focalización del subsidio del gas licuado; la salida del transporte publico del Centro Histórico; la convocatoria para un consejo consultivo de expresidentes; la visita del presidente estadounidense Barack Obama; la inauguración en Lourdes de Ciudad Mujer; y la captura por corrupción de un exministro de Salud.

Cada uno de estos hechos políticos ha permitido el avance del proyecto del Gobierno Funes, beneficiando – o en algunos casos dañando- tanto al mismo presidente como al partido de gobierno, el FMLN. Son hechos que en general, han perjudicado a la derecha y han beneficiado a los sectores populares.

¿Cuáles son los intereses en juego?

¿Qué persigue el presidente Funes? La agenda del presidente Funes consiste en que su barco navegue en aguas tranquilas, bajo la protección de un acorazado estadounidense, y que llegue a puerto seguro, evitando las peligrosas tormentas sociales. Es una visión socialdemócrata que aspira a desarrollar el país por medio de lograr la conciliación de clases con el apoyo de EE.UU. Lamentablemente es una receta que ya fracasó muchas veces. Y desde hace cincuenta años, con la Alianza para el Progreso. Es más de lo mismo.

¿Qué persigue el FMLN? La agenda del FMLN consiste en ir acumulando gradual y pacientemente poder institucional (Ejecutivo, Legislativo, CSJ, Fiscalía, Corte de Cuentas, TSE, Alcaldías) a la vez que fortalece su aparato político electoral, que le permite mantenerse como primera fuerza política, hasta alcanzar el control del Ejecutivo. Ya llegó cerca.

¿Qué persigue el gobierno USA? La agenda de la Administración Obama consiste en evitar que el Gobierno Funes estreche vínculos con el gobierno de Venezuela y se afilie al ALBA, y lograr que se mantenga como fiel aliado internacional. Y para lograr esto fortalecerán sus niveles de cooperación. Ya lo están haciendo.

¿Que persigue la oligarquía transnacionalizada? Recuperar el control del Ejecutivo para ponerlo de nuevo al servicio de sus intereses económicos. O lograr que este Gobierno Funes sirva para estos mismos propósitos. Para avanzar en este objetivo, puede hacer uso de ARENA o incluso de candidaturas independientes en el 2012. La marca no les interesa, sino los resultados. Y cuentan con muchos recursos para actuar.

¿Qué persigue el movimiento popular y social? Acumular poder popular mediante la organización, concientización y movilización de las comunidades rurales y urbanas en lucha por sus reivindicaciones inmediatas así como de los sectores populares mediante una plataforma de lucha. Convertirse en la reserva estratégica para la lucha por el socialismo.

El presidente Funes y el FMLN

El presidente Funes necesita evitar una victoria aplastante del FMLN sobre la derecha en el 2012, ya que tal victoria aumentaría significativamente los niveles de influencia del FMLN en su gobierno y le daría al FMLN la pauta para definir el candidato de la alianza para el 2014. En esto coinciden el presidente Funes, la Embajada USA y la misma Oligarquía. El presidente Funes aspira a mantener el equilibrio actual de fuerzas, que le permite maniobrar con la derecha. Estos son sus deseos.

Pero todo indica que la tendencia inevitable del 2012 es a una victoria contundente del FMLN, dada la situación como partido de gobierno, la división de la derecha política (ARENA y GANA) y la torpeza de Cristiani. El presidente Funes sueña con un FMLN debilitado, y plegable a sus intereses, con una derecha domesticada y obediente, y con un movimiento social silencioso y silenciado. Pero todavía le falta aprender mucho de la terca realidad.

El problema de las listas electorales

El aspecto principal de la contradicción entre el presidente Funes y el FMLN se revela en primer lugar, alrededor del problema de las listas electorales y las candidaturas independientes. Lo que esta en disputa de fondo son cuotas de poder. El origen de esta disputa se remonta al 29 de julio de 2010, cuando cuatro magistrados de la sala de la Constitucional de la Corte Suprema de Justicia decidieron reconocer las candidaturas independientes así como los listados abiertos y no por las banderas de los partidos, de los candidatos a diputados. Este histórico fallo judicial vino a modificar el sistema establecido de votación y generó un áspero debate en el que los partidos políticos se presentaron de manera unánime en defensa del antiguo sistema, incluyendo al FMLN. Fue un triste papel.

Debe señalarse que esta decisión de la CSJ, en términos generales, es un paso de avance en el predominio de la sociedad civil sobre el sistema de partidos políticos y sobre el diseño heredado de la Constitución de 1983, que fue parte del proyecto de contrainsurgencia de esa época, que pretendía legitimar a los partidos políticos sobre la entonces fuerza guerrillera que era el FMLN.

El problema radica que esta decisión judicial, hoy, para estas elecciones del 2012, en esta coyuntura en que el FMLN es el partido de gobierno, el debilitar el sistema de partidos políticos equivale también a debilitar al FMLN. Le trae problemas, le dificulta seguir acumulando fuerza electoral y esto claramente fortalece a la derecha.

Es un dardo envenenado, claramente enfilado a golpear a la dirección del FMLN, la cual, no obstante errores y debilidades –como las extrañas posiciones publicas ante las lucha sindicales, las mismas candidaturas independientes y la visita de Obama- es la conducción política que forjó la alianza que derrotó a ARENA, ha unificado al partido y ha logrado mantener por dos años esta alianza con Funes, lo cual no ha sido fácil.

Y en este afán unifican fuerzas y esfuerzos de manera coyuntural la derecha, la Embajada USA, sectores de la sociedad civil y el presidente Funes. El presidente Funes al no tener estructura partidaria, lo que le interesa es aumentar su “popularidad.” La derecha, ni lenta ni perezosa, rápidamente rectificó su oposición inicial a las candidaturas independientes y se lanzaron a apoyar esta medida. La Embajada USA pesca en río revuelto. Saben que el perjudicado será el FMLN.

Es interesante como en esta “santa cruzada” en defensa de la “institucionalidad del país” se han unido en apoyo al presidente Funes las “fuerzas sociales” del CES, integradas por la poderosa ANEP; por el MPC, FSNP “oficial” y el MUSYGES. Asimismo el partido ARENA e incluso la Iglesia Católica.

Incluso para complicar la situación, hace dos semanas 9 magistrados de la CSJ decidieron denunciar ante la Fiscalía General de la Republica a los cuatro magistrados que fallaron sobre las candidaturas independientes, acusándolos de “prevaricato y desobediencia.” Y entonces en contra de esta denuncia y en apoyo a estos 4 magistrados vuelve a surgir una poderosa campaña de organizaciones de la sociedad civil, de profesionales y la ya infaltable ANEP.

Lamentablemente esta es una batalla que el FMLN libra casi en solitario, o lo que es peor, acompañado de sospechosas nuevas amistades, como son los partidos de derecha GANA, PCN y PDC. El FMLN esta en desventaja y cosecha los frutos de abandonar al movimiento popular y social. Y esto permite que un esfuerzo por revertir este fallo originado en la Asamblea legislativa encuentre el rechazo del presidente Funes, y que este veto presidencial reciba una gran aceptación general.

La derecha confía que este nuevo diseño de votación, le permitirá mediante una bien orquestada ofensiva mediática, anular o descartar las candidaturas de cuadros de la dirección del FMLN y con esto golpearlo estratégicamente, y lograr la elección de personajes “manejables” y de esta forma superar la amenaza del 2012, obligar al FMLN a un cambio de estrategia electoral, y recuperar fuerzas con vistas al 2014.

En respuesta al veto del presidente Funes del 25 de marzo, en una audaz y enérgica acción legislativa, el FMLN junto con el partido GANA, el 31 de marzo, modificaron el sistema electoral. El FMLN se atribuyó mayores cuotas de poder administrativo a través del presidente del TSE y GANA logró insertarse en los diversos mecanismos de vigilancia del proceso electoral. El sacrificado fue el PDC que empezó a chillar lastimeramente: este es un fraude electoral. Y lo dice un partido que legalmente no debiera de existir, pero que fue “resucitado” por obra y gracia de la derecha de este país.

Donde GANA no apoyó al FMLN sino que se alineó obedientemente junto con ARENA, el PCN y el PDC fue en lo relativo a la decisión legislativa de eliminar de la declaración patrimonial lo relativo “a cuantas bancarias y otros objetos de valor” quedando únicamente sus propiedades inmobiliarias.

Una medida que puede afectar la popularidad del presidente Funes

La decisión del presidente Funes de focalizar el subsidio al gas líquido es una papa caliente que ya quemó las manos del Ministro de Economía y puede quemar la popularidad del presidente Funes. Es una medida complicada administrativamente, y que según algunos académicos responde a las exigencias del Fondo Monetario Internacional.

Pero lo más grave es que esta perjudicando a miles de micros y pequeños empresarios y ha generado ya peligrosos procesos de aumento del costo de la vida. Al final la medicina puede resultar más desastrosa que la enfermedad. El presidente Funes debe de bajar del soberbio caballo en que se ha subido y rectificar, o exponerse a que los costos de esta medida le manchen su impecable traje de estadista.

Y es que el aumento del precio de las tortillas es tan poderoso por su cotidianidad, que logra que el impacto de la captura de un alto funcionario arenero, como es el exministro de salud, acusado justamente de corrupción, pase casi desapercibida, aunque es una medida muy positiva. Distancia a Funes de la derecha y lo acerca al movimiento popular. Pero la gente esta siendo golpeada en su alimentación y seguramente devolverá el golpe en marzo del 2012. Ya ayer hubo una protesta popular en la Asamblea legislativa. Y seguramente afectará a los pretendientes al trono.

Las luchas populares

En este panorama en que las luchas entre partidos y la gestión de Funes ocupan las primeras planas de los periódicos, es silenciada la heroica resistencia impulsada por las 19 comunidades que viven a la entrada del “Relleno sanitario” de Nejapa desde hace 12 días. Estas comunidades han bloqueado la entrada porque exigen la construcción de una carretera para evitar la polvazón que enferma a sus niños y ancianos.

Y se han enfrentado por doce días a la UMO de la PNC y a la millonaria empresa MIDES que pretende burlarse de sus compromisos previos. Incluso alcaldes del FMLN se han prestado para apoyar esta pretensión de los empresarios de la basura y han declarado “emergencia ambiental.” Esta es una lucha justa que merece nuestro apoyo. Estas comunidades mantienen la llama de la rebelión popular encendida.

Finalmente, como Comunidades de Fe y Vida, COFEVI, participaremos junto con COMPHAS, el FSNP y la CSTS en la ya tradicional marcha del próximo 1 de mayo, en la cual estaremos demostrando nuestra solidaridad con los pueblos que luchan contra la intervención imperial como lo son el pueblo de Libia, Irak, Afganistán, Cuba y Venezuela.

Asimismo levantando las banderas rojas de nuestro derecho a una vida y vivienda digna, a un empleo seguro, a nuestra soberanía alimentaria. Y rindiendo homenaje a los mártires de Chicago, que fueron los que iniciaron allá por 1886 este camino que seguimos transitando hacia el socialismo…

Roberto Pineda

San Salvador, 15 de abril de 2011

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>