Encuentro Ecumnico Mesoamericano de Mujeres

Encuentro Ecumnico Mesoamericano de Liderazgo y Empoderamiento de las mujeres. 24-26 de Noviembre 2004, Guatemala

Pronunciamiento

Las representantes de 14 organizaciones de mujeres indgenas, campesinas y rurales de Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua que participamos en el Encuentro Ecumnico Mesoamericano de Liderazgo y Empoderamiento de las Mujeres, realizado del 24 al 26 de noviembre, mes en el que se conmemora el Da Internacional de la NO Violencia contra Las Mujeres, no podemos dejar de elevar nuestra voz para expresar la preocupacin que sentimos por las grandes y profundas desigualdades que existen hoy por hoy entre hombres y mujeres en los contextos de nuestros pases centroamericanos, en los que la pobreza, la marginacin, la exclusin, los vejmenes de lesa humanidad tienen rostro de mujer.

Durante muchos aos las mujeres centroamericanas hemos sido vctimas de la marginacin, discriminacin y exclusin en todos los espacios de la sociedad, tanto en la esfera pblica como en la privada. Nuestros derechos ms elementales han sido violentados de las ms variadas formas. Nuestras nias y nios hoy por hoy se enfrentan a una realidad que ya es cotidiana: la abuela, la madre, las hermanas son golpeadas dentro del hogar, son abusadas por familiares, son las vctimas ms vulnerables de la delincuencia, siendo tratadas como menos objetos en todos los aspectos de la vida.

Queremos resaltar la contribucin diaria, incansable, que miles y miles de mujeres realizan dentro del hogar con el cuidado de las y los nios, al frente de las faenas domsticas, en el campo al cuidado de las hortalizas y los sembrados, en las maquilas, en las ventas, en las oficinas, pero tambin de aquellas que han peleado y ganado espacios pblicos al frente de Municipalidades, de dependencias estatales, de iglesias, de organismos civiles y del movimiento social, especialmente a aquellas liderezas que enfrentan importantes luchas polticas para reivindicar los derechos de las mujeres.

Como creyentes del Dios de la Vida, exhortamos a mujeres y hombres a seguir esforzndonos por respetar y valorar la dignidad de las mujeres como Hijas de Dios, hechas a su imagen y semejanza, dignidad que empieza por el respeto a la vida, el derecho a la igualdad de oportunidades y el necesario compartir de responsabilidades.

Un especial llamado a las Iglesias, lderes religiosos y consejeros espirituales, para que contribuyan a prevenir, denunciar y erradicar la violencia intra familiar, a romper el silencio y la cultura del miedo de muchas mujeres, a proclamar desde el Evangelio el derecho a la igualdad y la equidad, que corresponde a hombres y mujeres, como Hijos e Hijas de Dios.

Bien es verdad que en el Seor no se puede hablar del varn sin la mujer, ni de la mujer sin el varn. Pues si Dios ha formado del hombre a la mujer, el hombre nace de la mujer, y ambos vienen de Dios.

1. Corintios 11: 11-12

Guatemala, Noviembre del 2004

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>