JESS ES EL SEOR, REY DE REYES

JESS ES EL SEOR, REY DE REYES

Reflexin sobre Lucas 23:33-43

No le tengo miedo a la muerte,

le tengo miedo al juicio…

Monseor Ricardo Urioste

Soportar tu corazn, permanecern

firmes tus brazos el da que Yo te pida cuentas?

Ezequiel 12:14

La cruz explica a Jess de Nazaret ms que cualquier declaracin teolgica o credo de fe. La cruz era el castigo que el imperio romano aplicaba a los rebeldes de todas las latitudes, a todos y todas los que alzaban su grito de protesta y resistencia. Jess es el Seor, rey de reyes.

La cruz explica la fe en Jess de Nazaret porque nicamente mediante una fortaleza espiritual muy slida, basada en los principios y no en los intereses, se poda en aquella poca y hoy enfrentar la ofensiva ideolgica del imperio y vencer el temor a luchar. Jess es el Seor, rey de reyes.

La cruz explica a la iglesia de Jess de Nazaret porque solo la organizacin popular, la educacin popular, la lucha popular puede desafiar a los poderosos y construir poder popular para transformar la sociedad y de esta forma ir construyendo el Reino. Jess es el Seor, rey de reyes.

Hace unos das sostuvimos una breve platica con Monseor Ricardo Urioste, presidente de la Fundacin Monseor Romero. Monseor Urioste es una persona muy respetada por su compromiso de una vida con el sueo de los humildes, que fue el sueo de Jess de Nazaret. En el 2005 cumplir 80 aos. Y nos expres con mucha sabidura: no le tengo miedo a la muerte, le tengo miedo al juicio…

Jess de Nazaret, nuestro Seor, asumi el compromiso poltico y religioso de denunciar al opresor romano y luchar por los derechos populares. Y Jess pag el precio de su desobediencia. Los poderoso no perdonan a los que se rebelan. La cruz es polismica, de mltiples significados.

Es por una parte, la respuesta de los poderosos ante el clamor de los oprimidos. Es la cruz de los cruzados, de la conquista, de la inquisicin, del holocausto, de la doctrina de la seguridad nacional, de la globalizacin neoliberal, de las dictaduras militares, de la violencia intrafamiliar.

Y por otra parte, es la cruz de la rebelda y la resistencia. Es la cruz de la iglesia primitiva, es la cruz de Juan Hus y de Martn Lutero, de Martn Luther King, de Dietrich Bonhoeffer, de las hermanas Mirabal y de Monseor Romero.

El texto nos relata que Jess fue crucificado. Jess vivi, experiment el dolor, el sufrimiento, la soledad. Cada uno de nosotros en algn momento de nuestras vidas nos hemos sentido derrotados, aplastados por la realidad, rechazados por quienes queremos, con mucho dolor, con mucho sufrimiento, con mucha soledad. As se sinti Jess en esos momentos duros, difciles, en que su propio pueblo lo rechazaba.

Es desde el sufrimiento, desde la soledad, desde la derrota, desde la cruz, que buscamos y encontramos a Jess. Las mayora de nosotros busca a Jess cuando se encuentra en dificultades, cuando estamos agobiados, atribulados, y El, como un padre amoroso esta siempre dispuesto a recibirnos, l que fue rechazado, nos recibe siempre.

La opulencia, la riqueza, el poder conducen fcilmente al olvido de Dios. Y all surge una verdadera alienacin religiosa. Imgenes creadas por humanos asumen la naturaleza de divinidades las que se le rinde culto, as sucede con el poder y la riqueza.

Con tristeza debemos de reconocer que muchas de nuestras iglesias en el norte del mundo se han olvidado de Jess, ahogadas en un consumismo vaco y en una frgil seguridad. Y tambin muchas iglesias en el sur del mundo se han olvidado de Jess sumergidas en un espiritualismo estril y escapista.

El seguimiento a Jess

Jess de Nazaret se manifiesta en las luchas de los pueblos latinoamericanos y caribeos por la vida. Jess se hace presencia salvfica en los esfuerzos en el testimonio de esperanza de los cuatro hroes cubanos presos en los Estados Unidos, en las crceles del imperio. Castigados por defender a su patria pagan su dignidad con la cruz de la crcel.

Jess se manifiesta en el juez venezolano Danilo Anderson, un nuevo mrtir de la liberacin latinoamericana, asesinado por los poderosos de este mundo porque buscaba la verdad y no tema proclamarla. Danilo es de los muertos que nunca mueren. Un profeta de la verdad y del derecho.

Jess se manifiesta en las hermanas Mirabal, en Minerva, Patria y Mara Teresa. Estas tres hermanas de Repblica Dominicana fueron brutalmente asesinadas el 25 de noviembre de 1961 por ordenes del dictador Rafael Trujillo. Su testimonio de esperanza hoy ilumina las vidas de millones de mujeres alrededor del mundo.

Llamados a vivir en la cruz

La cruz identifica a Jess como un rebelde, como un subversivo, como un enemigo del imperio. Esa es la herencia que recibimos como cristianos, seguidores de Jess. Pero hay iglesias que por intereses del mundo olvidan y distorsionan esta verdad y se vuelven defensoras del sistema de opresin en que vivimos.

Algunas iglesias nos presentan a un Cristo humillado en la cruz, derrotado y sin esperanza, y se olvidan de la dignidad de Jess frente a sus opresores. Pretenden que nuestros pueblos no luchen y se resignen a la explotacin. Es una imagen falsa del rebelde de Nazaret.

As como tambin es falsa la imagen de un Jess glorioso, con rostro de conquistador europeo, de maquilero coreano o taiwanes, de torturador nazi o de marine norteamericano. Jess no fue un amo imperial sino un luchador social que muri en la cruz por desafiar al imperio, a cualquier imperio…

Como iglesias somos tentadas a vivir en la gloria de la riqueza y del poder y rechazar la cruz del compromiso y de la lucha. Nos instigan para que nos ciamos una corona de oro y repudiemos la corona de espinas. Nos ofrecen los tesoros del mundo cuando sabemos que el tesoro de la iglesia son los pobres. Como cristianos somos llamados a vivir en la cruz, a seguir el llamado de Isaas que nos enseaba que Yahve es nuestra justicia.

La justicia es una de las claves teolgicas que nos conducen a la iglesia de Jess. Qu hacemos como iglesia con respecto a la justicia? Debemos siempre de preguntarnos.

La cruz es la llave del reino. La cruz es el smbolo del compromiso y la rebelda. La cruz es uno de los distintivos de los que luchan y suean. Los oprimidos han ido construyendo sus smbolos a lo largo de la historia y este es uno de ellos. En nuestro pas ha sido el tecomate y la cuma. La cruz de los pobres es el desafo para que las iglesias trabajemos por el Reino.

En nuestra historia de fe, el martirio de Monseor Romero cumplir 25 aos el prximo marzo. Es en nuestra tierra una de las expresiones de muerte en cruz, como lo fueron el genocidio de 30,000 campesinos en 1932, el fusilamiento de Agustn Farabundo Mart, el asesinato de sacerdotes, de monjas, de celebradores de la palabra, de catequistas, de sindicalistas…Monseor Romero fue crucificado por las fuerzas del mal y del pecado encarnadas en Roberto Daubuisson, fundador del partido ARENA. Su muerte fue semilla de libertad ,testimonio de fe y anuncio que la liberacin esta cerca…

Que Dios nos de la fuerza para ser consecuentes y no ceder a las caricias de los poderosos y llegar vestidos de blanco ante su Presencia; convencidos de nuestro testimonio de fe y dignidad, con la conviccin plena que en el juicio la balanza se inclinar a nuestro favor. Amn.

Rev. Roberto Pineda

San Salvador, 26 de noviembre de 2004

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>