La ruta de la esperanza caminada por Schafik Handal

LA RUTA DE LA ESPERANZA CAMINADA POR SCHAFIK HANDAL

Tirso Canales
edicionesculturales@yahoo.com

La ruta de la esperanza fue caminada por Schafik Hándal, a través de la práctica política de su estudioso intelecto, y concebía la realidad económica y social de El Salvador, Latinoamérica y del mundo, como el campo de acción de su actividad en la que integraba la filosofía como orientadora de la ciencia política.

La actividad como categoría filosófica constituyó en su pensamiento la fuerza que cada día accionaba en el contenido viviente del sistema económico y social capitalista que urge transformar. Fue propiciador de la liberación de las potencias progresistas del pueblo salvadoreño que aùn yacen reprimidas. El ocupó su lugar como parte de la energía política-revolucionaria organizada y poseedora de una conciencia activa, educada y disciplinada, que se enfrentaba al cumplimiento de las tareas en turno, dentro del proceso histórico social del pueblo, a que estuvo entregado desde muy joven.

Estudiar, conocer la historia de la lucha del pueblo salvadoreño; de los pueblos latinoamericanos y del mundo, fueron materias que Schafik Hándal cursó todos los días durante 60 años. La relación con esas inagotables esferas de investigación actualizaba sus conocimientos y sometía a examen de manera constante las capacidades para enriquecer sus concepciones políticas, tanto del país como de los logros y fracasos del movimiento revolucionario internacional. El método de análisis utilizado por el dirigente político, consistía en estudiar los procesos sociales por etapas concretas, agregando las nuevas variantes al haber histórico acumulado. Su método de trabajo le proporcionó resultados seguros y actualizados, a partir de la evolución de la sociedad inmersa en el conjunto de vivencias, y cuyos momentos de flujos y reflujos políticos él sabía descubrir basándose en las experiencias de sus conocimientos. La observación, el estudio y el análisis del movimiento de las clases, en el accionar de la lucha defendiendo intereses particulares, hicieron de Schafik Hándal un dirigente político que captaba el ritmo y los estruendos de la transformación social.

Por eso mismo estaba al tanto de las múltiples formas de la lucha de los pueblos a través del movimiento internacional de liberación; estaba enterado de las formas y de las circunstancias específicas en que se desarrollaban los procesos. Hay que destacar el hecho de que para convertirse en dirigente de la izquierda salvadoreña, se distinguió en el dominio de la relación de la filosofía con la política, o sea el conocimiento y manejo de la teoría general, y la sintetización de la multiplicidad de sucesos de la práctica política; eso acumulaba en sus capacidades de resumir multitudes de hechos y acontecimientos. De ese modo pudo ejercer la conducción de mujeres y hombres organizados en el proceso revolucionario y superar múltiples dificultades, que no siempre fueron previsibles. ¿Recuerdan que Fidel Castro, se refirió a Schafik Hándal, calificándolo de experimentado capitán del pueblo salvadoreño? Sin dudas, Fidel Castro, se estaba refiriendo a la capacidad demostrada en la práctica por nuestro Compañero, para combinar las ideas resultantes de la experiencia de dirigir organizaciones de vanguardia con las acciones espontáneas del pueblo; Hándal, capitaneaba desde dentro de las masas, él se incluía en el conjunto, y disfrutaba de esa condición.

La personalidad política del dirigente estudiantil, del dirigente comunista, del dirigente guerrillero y del dirigente político-negociador de soluciones, se integraron en una sola capacidad para absorber vivencias de realidades socio-políticas en condiciones especificas de cada etapa y forma de lucha en turno. Lo aprendido en el país y en el extranjero lo apreció como fruto del esfuerzo de los pueblos por la liberación. La teoría dialéctica que guía la práctica del revolucionario responsable y estudioso no se improvisa; tampoco es de talla única y menos debe concebirse como receta universal para todos los usos de transformación de cualquier situación. Se aprende en cualquier parte donde un pueblo esté luchando, pero se aprovecha sólo en situaciones donde existan las condiciones adecuadas que le dan sustento. Schafik Hándal sabia muy bien que la filosofía científica pertrecha al revolucionario con una herramienta infalible para la acción transformadora, el marxismo leninismo, pero corresponde a la conciencia clara y al patriotismo de los pueblos hacerla florecer con la fuerza de sus inevitables acciones revolucionarias.

La conjugación dialéctica de la política estudiada y aplicada como ciencia social es extremadamente delicada, y en todos los tiempos necesitó de los mejores talentos y de las más amplias inteligencias; sólo valiéndose de las cualidades más destacadas de los dirigentes políticos que aman su vocación, es que los mejores consiguen elevar sobre la historia de su tiempo a las masas, y contribuyen a crear la personalidad popular. De esa manera es que los dirigentes más sensibles logran repartir las cualidades de su sabiduría entre las masas, y éstas se identifican con ellos.

Cuando escribo las palabras anteriores, estoy recordando cómo los agresivos medios propagandísticos de los millonarios locales lanzaron sus ejércitos de calumniadores a falta de ideas, contra el pensamiento de Schafik Hándal que no sólo generaba polémicas, sino que también esperanzas, y en no pocas oportunidades hasta risas, por algún chiste de colación entre los auditorios. En su caso, masas y dirigente, dirigente y masas lograron ser en una y otra forma, complementación solidaria ¿No es cierto que de ese modo se produce el pensamiento de identidad? No existe en los escenarios políticos actuales de El Salvador, un dirigente que posea esas cualidades.

SCHAFIK HANDAL EDUCADOR Y AL MISMO TIEMPO UN EDUCANDO

Como conductor político sabía que capacidades, talentos e inteligencias no le faltan al pueblo salvadoreño. Por ello se indignaba sabiendo que la tercera parte de los habitantes de nuestro territorio de 20 mil kilómetros cuadrados, es analfabeta. ¿Cómo es posible que quepa tanta tristeza y tanta desgracia en tan pequeño espacio?

Schafick Hándal repetía que muchas salvadoreñas y salvadoreños carecemos de formas correctas para ?aprender?, y no se refería a aprender sólo en libros, sino a aprender de cualquier fuente capaz de movernos la cabeza y que nos impulse a experimentar formas que motiven aprendizajes útiles. Bien sabemos que la cultura no nace en universidades, ni bajo la tutela de preceptores. Las semillas primitivas de todo aprendizaje fueron siempre hijas de la práctica. El Homo Hábilis se machacó los dedos durante millones de años tratando de hacerle filo a una laja de piedra y perfeccionó sus manos, pero aquellos machacones trasladaron sus dolores y talvez quejidos a la experiencia que empezó a despertar las potencias de las células del cerebro en formación. Aquellos machacones con el correr de los millones de años enseñaron a la humanidad a reflexionar. La moraleja de esto sería, que si machacones terribles hacen falta para reflexionar, las salvadoreñas y salvadoreños, seríamos las mujeres y hombres más reflexivos del universo, porque en materia de golpes, la oligarquía local se ha encargado de que los tengamos desde que somos niños sin escuela, sin centros de salud, sin oportunidades como jóvenes. ¡A pesar de todo eso no reflexionamos suficiente y con la profundidad necesaria¡ Schafik Hándal recomendaba aprender de todo, pero en primer lugar, aprender a reflexionar. ?Aprender a aprender ? ?aprender a crear conocimiento?, ?aprender a aplicar el conocimiento creado?. Este era un tema muy recurrente en el Autor de, En la Ruta de la Esperanza , y tan apreciado era para él que lo plasmó como su pensamiento en la propuesta de su candidatura a la presidencia de la campaña del 2004. El repetía que era necesario que las salvadoreñas y salvadoreños de todas las edades supieran leer y escribir; y que nos acostumbráramos, a exigirnos a nosotros mismos a ser creadores de ideas propias que recogieran el contenido de la realidad que nos rodea. Consideraba que la acción pensante explorando el conjunto de vivencias, de relaciones sociales y culturales de nuestro pueblo, es capaz de producir lo propio, como un espejo donde brille el rostro de lo que somos y nos mueva a mejorar. Trabajar en busca de nuestro pensamiento que haga brillar al ser salvadoreño, que lo levante del pasado y lo traiga al presente, para enrumbarlo con fuerza renovada hacia el futuro. Esa es la dialéctica del desarrollo general y local que impulsa a todo revolucionario.

En lo personal me satisfacía escuchar a Schafik Hándal, hablar del tema educativo y cultural, ya que nuestra generación fue de libros, y eso nos comprometió para toda la vida. Algo aprendimos, mucho aprendimos, y comparamos el hoy, donde casi todos los participantes políticos de todo nivel, tanto de la izquierda como de la derecha, se han enemistado con los libros de cualquier materia, estética, arte, literatura, música, poesía, etc., o sea que están distanciados de los elementos humanizantes de todo tipo de espíritus. Es conocida la portentosa cultura de Fidel Castro, y que el Presidente Hugo Chávez, declama fragmentos del pensamiento de Simón Bolivar, y también muchos de ustedes habrán escuchado al Presidente de Costa Rica, Oscar Arias, citando en sus discursos, poemas del Poeta comunista de su país, Jorge Debravo. ¿Qué nos indican esos gestos de los Presidentes mencionados? En primer lugar nos dicen que sus capacidades políticas se complementan con otras vivencias del humanismo. Yo me pregunto ¿Por qué personalidades con ideas tan disímiles recurren, a la belleza de la literatura? Sencillamente, porque tanto la estética, el arte, la educación, la ideología, la moral, la filosofía, la política, etc. Son formas de la conciencia social, y con una y otra, combinadas, el proceso intelectual de reflexionar es más agradable. Schafik Hándal en su Propuesta de Educación, Ciencia y Tecnología de la campaña del 2004, escribió que proponía para las salvadoreñas y salvadoreños, ?una educación vivencial de valores para la paz?respeto al medio ambiente y la igualdad entre hombres y mujeres, además una cultura universal de fomento a la identidad nacional histórica y cultural.? ?La educación, la ciencia, la tecnología y la cultura eran para el Dirigente, apreciadas formas primarias de una estrategia nacional progresista para superar el atraso, la pobreza, la exclusión social y construir las bases del desarrollo sustentable; su importancia como factor que acelera el crecimiento económico, posibilita el desarrollo humano y social, y esta es una verdad, fuera de toda duda.?, escribía Schafik Hándal.

EL LENGUAJE DESHUMANIZADO DEL CAPITALISMO EN CONTRASTE CON EL HUMANISMO REVOLUCIONARIO

Aunque su pensamiento no compartía la crueldad, en el mundo de hoy todos los países deben de contar con el llamado ?capital conocimiento?, entendiendo como la producción y socialización del conocimiento que proporciona posibilidades competitivas. En realidad, para un dirigente que conoce el ámbito de comprensión de conceptos como ?sociedad del conocimiento?, ?capital humano? sabe que tales maneras encubiertas con que habla la sociología burguesa son repugnantes para un político de izquierda, impregnado de sentimientos patrióticos, como Schafik Hándal. Para èl era difícil aceptar que con sutiles cadenas se amarra a los académicos formados incluso en la Universidad sostenida con el sudor del pueblo. Por ello criticaba semejantes ?adelantos?. No le resultaba fácil imaginar que en un país con bajo desarrollo humano y cultural, se pueda pensar en aplicar esos conceptos a la producción económica y social, sin cambiar el rumbo político local que ha llegado a convertirse en camino trillado que no permite ningún tipo de avances integrales. Si Schafik Hándal, viviera en estos momentos en que ni el Presidente de Estados Unidos, se atreve a decir más discursos sobre las ?grandezas del neoliberalismo?, comprendería que todo el mundo ahora le da la razón por lo que condenó con tanta seguridad, y vaticinó el total fracaso para semejante engendro económico que era aplaudido aquí, por quienes se robaron el patrimonio del pueblo, en nombre de la libertad y de la empresa privada.

La sociedad salvadoreña como la economía que la auspicia es extremadamente dispareja, deformada, injusta y desigual en cualquier sentido que se le estudie. Desde el punto de vista de los medios de producción, hay formas de la economía instalada que cuentan con maquinaria e instrumentos muy modernos, que con poco personal obtienen mayores producciones y grandes ganancias privadas. Son muestras de la inequidad en que vivimos. Para acumular cuantiosos capitales y comprar tecnología moderna, numerosos empresarios explotan y hunden en la miseria a grandes masas de trabajadoras y trabajadores. Cuando progresan como empresas, condenan al retroceso y miseria a muchos trabajadores. La maquinaria avanzada es operada por pocos empleados, y el resto que laboró durante décadas, de momento, ?no sirve? más y su destino es la calle, el desempleo, y la pobreza azotan a la familia del trabajador ?históricamente inservible?. Para que mejor se entienda la gravedad del problema, pongo un ejemplo conocido. Con la modernización de hace pocos años en la maquinaria de la Prensa Gráfica, más de 170 trabajadores de varias especialidades ?salieron sobrando?. Pero durante años fueron ?recursos humanos necesarios para acumular millones?. ¿Que sucedió?. Que la explotación masiva de trabajadores produjo mucho dinero que los capitalistas cosecharon pagando malos salarios. El gobierno neoliberal se enorgullece de que las empresas adquieran ?tecnología de punta?; para ellos esa es señal de ?progreso nacional?. ¿Pero de la masa de ?trabajadores inservibles?; llegado el momento del despido, quién se acuerda? Estos y no otros son los sistemas de libertades que la burguesía que corre tras la plusvalía extraordinaria, defiende como ?libertad de contratación?, sin que para nada intervenga ninguna regulación del Estado y del gobierno, que proteja a los verdaderos creadores de la riqueza: los trabajadores. Esa es la democracia de burro amarrado contra tigre suelto. Hablando técnicamente ¿Qué hay detrás de todo esto? Que las relaciones de producción están en abierta contradicción con los medios de producción. Se produce la riqueza de manera socializada por miles de personas, pero se apropia de las ganancias un solo patrón o unos pocos accionistas de modo privado. Estas eran algunas de las cuestiones que Schafik Hándal, denunciaba y por ello le hicieron la guerra, los medios publicitarios propiedad de los ricos, y los malos empresarios pagaron a centenares de heraldos del terror para que fueran de maquila en maquila pregonando que el fin del mundo vendría si el candidato del Frente, el sabio Schafik Hándal ganaba la presidencia en el 2004. ¿Se habrán corregido ahora para las próximas elecciones del 2009? Bien sabemos todas y todos que no lo han hecho ni lo harán. ¡El pueblo además de votar masivamente por el cambio, tiene que tomar otras medidas, como es la de continuar luchando por hacer realidad la esperanza o morir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>