LAS LUCHAS POPULARES DEL SIGLO XXI EN EL SALVADOR

La lucha de clases en El Salvador durante el siglo XXI es un complejo enfrentamiento político, entre sectores del capital financiero-comercial transnacionalizado y las amplias mayorías populares, que resisten de diversas maneras las embestidas del modelo neoliberal, enquistado a partir de 1989.

La sociedad salvadoreña se ha modificado profundamente, entre otros aspectos, por el hecho fundamental que una tercera parte de su población vive en los Estados Unidos, con un fuerte componente que ha pasado a formar parte de la clase obra multirracial y multinacional de ese país imperialista. El flujo de población hacia y desde USA, se convierte en un poderoso factor que incide en las luchas por la democratización del país, a la vez que modifica su economía y garantiza su supervivencia económica, mediante el envío de remesas familiares. Las clases fundamentales han sufrido significativas modificaciones en su estructura lo que ha impactado en sus niveles de enfrentamiento, o lucha de clases.

La clase obrera salvadoreña, por su parte, se ha debilitado, como resultado tanto de las transformaciones socio-económicas vinculadas a la globalización que modificaron el eje de acumulación, como aquellas generadas por el largo conflicto armado de los años ochenta del siglo pasado. El componente industrial de la economía ha sido fuertemente reducido y se ha ampliado el componente de servicios. La agricultura ha sido sacrificada ante el altar del libre comercio. El sector comercial e informal de la economía se ha fortalecido como resultado de estos procesos.

La antigua oligarquía agro-exportadora que dominó la sociedad durante todo el siglo veinte, mediante un modelo político de férrea dictadura militar, fue sustituida a finales de siglo por un modelo de democracia representativa, fuertemente custodiada por la gran media y controlada por una oligarquía financiera-comercial transnacionalizada, la cual ha sido debilitada a finales de esta década, tanto en el plano político por la perdida del gobierno central y la victoria del FMLN , como por la venta forzada de sus activos bancarios ante gigantescas corporaciones financieras como el HSBC y el Citi.

Estas modificaciones en el horizonte financiero en el marco de una economía dolarizada y un país atado al TLC con USA y a la Base Militar de Comalapa, introducen cambios profundos en la visión programática popular, ya que vinculan estrechamente las luchas por la democracia y el socialismo con las luchas por la recuperación de nuestra soberanía e independencia, de las fuerzas globalizadores del mercado mundial y sus socios locales. Cada vez más se unifican las luchas contra el poder del capital transnacional imperial como enemigo común de los sectores populares.

Es en este abigarrado escenario de finales de esta década, en el que una fuerza de izquierda como el FMLN logra derrotar a la derecha y establecer por vez primera en la historia, un gobierno democrático. El reto del FMLN y de Mauricio Funes, es difícil. Por una parte, la derecha política, mediática y económica, no obstante estar profundamente dividida y golpeada, tratara de hacerlo fracasar y reconquistar en el 2014 su dominio; los Estados Unidos trataran de evitar el alineamiento con Cuba y Venezuela y el FMLN deberá cumplir con las promesas de cambio, empeñadas con los sectores populares.

La tentación reformista de equilibrar intereses estará siempre presente en la mente de los gobernantes, incluso de Funes, pero en una sociedad polarizada como la salvadoreña pudiera conducir al debilitamiento, que es lo que esta sucediendo en la actualidad. Los poderosos no lo reconocen y los sectores populares no registran acciones a su favor.

Los sectores populares hoy están representados por las amplias masas de trabajadores manuales e intelectuales, del comercio informal, de los servidores estatales y municipales, de los empleados privados, de los sectores de capas media empobrecidos, de trabajadores agrícolas y campesinos, de mujeres y jóvenes, de la comunidad de la diversidad sexual, así como de las diversas comunidades de salvadoreños en el exterior.

El nivel organizativo, de conciencia y de movilización de los sectores populares se ha visto fuertemente afectado por los cambios ya mencionados. Por una parte, se cuenta con un poderosos y experimentado partido de izquierda, el FMLN; que tiene presencia en el gobierno central y en la Asamblea Legislativa y controla un número significativo de alcaldías. Además de poseer una ramificada estructura territorial. Por otra parte, el movimiento popular y social se encuentra reducido y atomizado.

No obstante esto, las luchas de los sectores populares y progresistas encuentra sus cauces para salir a la calle y desafiar al régimen y muchas veces al sistema. Esto fue particularmente visible en los años 2004 al 2007. Y luego inicio un periodo de reflujo. No obstante esto, la gente busca los mecanismos para realizar su resistencia. Y surgen desde las comunidades y campos las banderas de la lucha por el empleo y la seguridad, contra el alto costo de la vida, en contra de las privatizaciones, por la defensa del agua, en contra de las minas y las represas, en contra de los desalojos de tierras del estado, en solidaridad con el pueblo hondureño. Es por estas veredas que marcha la revolución en estos días y cumple sus jornadas de lucha.

La derrota infringida al partido ARENA en marzo del 2009 es una significativa victoria histórica que fue lograda debido a la capacidad para superar el temor de sectores políticamente atrasados de la población, al desgaste ocasionado por veinte años de políticas antipopulares, al arte de construir una poderosa coalición de fuerzas democráticas y revolucionarias; de identificar a una personalidad con capacidad de convocatoria como la del periodista Mauricio Funes; de poner en actividad la experiencia política y el andamiaje organizativo del FMLN y conjugar el anhelo de cambios de amplias masas populares. Estos elementos constituyeron la clave de la victoria. Y deberán de ser multiplicados para enfrentar los actuales y futuros retos de la derecha en este obligado caminar por la senda electoral, que tiene el primer cruce el 2012, y el segundo y decisivo en el 2014.

En conclusión, han sido diez años de un inmenso aprendizaje político de los sectores populares, que han librado importantes batallas en el campo de la lucha electoral como en el terreno de la lucha social, y que sirven como plataforma para los desafíos pendientes de profundizar el proceso iniciado, ampliar la base social y avanzar en esta complicada transición hacia una democracia participativa y el socialismo. A continuación, exponemos algunas facetas de estas múltiples jornadas de nuestra caminata popular.

1. 2001. Defendamos el colón. ¡Alto a la dolarización!

El sábado 13 de enero mientras se encontraban reunidos en el local del Instituto de Estudios Jurídicos de El Salvador (IEJES) y tomaban entre diversas organizaciones populares, acuerdos para iniciar actos de protesta en contra de la dolarización, un poderoso sismo vino a modificar el panorama político de El Salvador y a mostrar con crudeza impresionante el rostro de la pobreza y la marginación.

Los planes de las organizaciones populares en contra de la dolarización, que había entrado en vigencia el 1 de enero, quedaron abandonados ante la necesidad de diseñar estrategias para mitigar los daños causados por el terremoto, en las viviendas rurales y urbanas de los sectores populares.

Ismael Moreno, de la revista nicaragüense Envío, sobre este proceso, evaluaba que:

“Para el 10 de enero el país le había declarado la guerra al dólar. Y al gobierno de Francisco Flores se le venía encima una avalancha de protestas. Para ese día, los 84 alcaldes del FMLN habían acordado sólo aceptar colones y sólo pagar con colones. Las movilizaciones realizadas en varias alcaldías habían dado la pauta del gran malestar y de la decisión de protesta de los sectores populares. El FMLN y diversos sectores de la sociedad civil decidieron preparar una multitudinaria marcha para el martes 16 de enero, en la que conmemorarían el noveno aniversario de la firma de la paz.”

“Se elaboraron 500 mil afiches para distribuir por todo el país con un NO rotundo a la dolarización. Se buscaba presionar a la Corte Suprema de Justicia para que declarara anticonstitucional la Ley de Integración Monetaria y exigiera su derogación. Nunca hasta este momento se habían unido las dos tendencias en pugna dentro del FMLN. Lograr un frente común contra la dolarización hizo el “milagro”. Se conformó un “comando de campaña” similar al organizado para la contienda electoral, esta vez formado por representantes de las dos tendencias, con un acuerdo pleno sobre los objetivos y los métodos de lucha.” (1)

2. 2001. Concertación Ciudadana para la Reconstrucción 2001

En enero y febrero de 2001 suceden dos terremotos que configuran una nueva situación de emergencia nacional. Alrededor de esta nueva situación se configura una nueva coalición de ONGs y sectores populares, la Concertación Ciudadana para la Reconstrucción. En este esfuerzo juega un papel orientador el Obispo auxiliar de San Salvador, Monseñor Gregorio Rosa Chávez (2)

3. 2001. “Y AQUI ESTAMOS…” Declaración conjunta de ANIS e Iglesia Luterana

En abril se realizó un encuentro entre dos tradiciones espirituales salvadoreñas: la indígena y la luterana. Representantes de la Iglesia Luterana y de ANIS compartieron sobre sus visiones de mundo. Concluyeron redactando la siguiente declaración:

“La Asociación Nacional Indígena Salvadoreña y la Iglesia Luterana, conscientes de la necesidad de impulsar la defensa de nuestra identidad cultural ante la arremetida globalizante y comprometidas con la tarea ineludible de construir espacios democráticos en nuestro país; proclamamos ante nuestra sociedad y naciones del mundo la siguiente Declaración Conjunta.

ANTECEDENTES

Nosotros y nosotras somos los pobladores originales de esta tierra, que llamamos Cuscatlán. En 1524, los invasores españoles penetraron en nuestro territorio y respondieron a nuestras muestras de amistad con el arcabuz y la espada. Ingresaron a nuestras poblaciones asesinando a nuestras mujeres, jóvenes, ancianos y niños, quemando nuestros ranchos y destruyendo nuestras cosechas.

Nuestro pueblo indígena organizó la resistencia Nos fuimos a los montes a defender nuestra dignidad, nuestra familia, nuestra tierra, nuestra lengua, nuestros dioses. Al final, se impuso la superioridad tecnológica de los invasores. Fuimos derrotados militarmente, pero no vencidos, porque nunca lograron apagar la llama de la libertad que siguió ardiendo en el corazón de nuestros descendientes, hasta nuestros días.

¡Y aquí estamos…somos los herederos de Anastasio Aquino y de Feliciano Ama!

Los invasores españoles ocuparon militarmente por casi 300 años nuestras tierras. En ese periodo destruyeron nuestra estructura social y nos impusieron la esclavitud; asesinaron a nuestros gobernantes y nos obligaron a rendir tributo al Rey; se adueñaron de nuestros campos y nos desalojaron de nuestros cultivos, destruyeron nuestros templos y quemaron nuestros libros sagrados; violaron a nuestras hijas y esposas y originaron el mestizaje. Y todo esto lo hicieron en el nombre de la civilización cristiana. Es importante conocer y reconocer que no fue un encuentro de culturas, ni un descubrimiento, sino una brutal intervención militar.

Posteriormente, con la independencia en 1821,no se resolvieron nuestros problemas Únicamente cambiamos de amos y continuamos la resistencia indígena En 193 2, sufrimos de nuevo una violenta represión, esta vez a manos de la naciente dictadura militar bajo el mando del general Maximiliano Hernández Martínez. En esta ocasión, nos prohibieron usar nuestra lengua y vestimenta.

Con los Acuerdos de Paz de 1992 no se resolvieron nuestros problemas Las organizaciones y gobierno de ladinos que firmaron los acuerdos no reconocen nuestros problemas ni identidad indígena. Por lo que continuamos resistiendo, bajo nuevas condiciones de apertura democrática.

SITUACION ACTUAL

Nuestra población es la más pobre del país. Con los índices más altos de desempleo, analfabetismo, desnutrición, con los niveles más bajos de acceso a la salud, educación, vivienda, seguridad social, etc. Todavía no recuperamos la tierra que le fue robada a nuestros abuelos.

Nos encontramos a punto de perder nuestras lenguas autóctonas, el nahuat y el cacaopera. Los ladinos han logrado dividimos y atomizarnos. Nos han hecho mucho daño. Han causado mucho dolor y sufrimiento.

Pero no han destruido nuestro Espíritu, que baja desde las montañas y nos sonríe desde los ríos, que nos acaricia con el viento, nos da energía por medio de nuestro Padre Sol y sabiduría con nuestra Madre Luna.

NO LOGRARON VENCERNOS

Nos encontramos muy debilitados, pero no vencidos. Hoy podemos proclamar que los planes de los poderosos de siempre fracasaron. Y aquí estamos.. .no pudieron aplastarnos, no pudieron vencemos, no lograron destruir nuestras raíces populares. Ni los invasores españoles, ni los líderes independentistas, ni las tropas del General Martínez, ni los terratenientes, ni los profetas de la globalización y el mercado podrán destruirnos, porque no puede destruirse el espíritu de libertad de los pueblos.

En una sociedad como la salvadoreña en la que predominan los valores del egoísmo y del consumismo y todos viven bajo el lema: “sálvese quien pueda” nuestros pueblos indígenas reivindican la necesidad de cambiar de rumbo, de construir una nueva sociedad pluralista y tolerante de las diferencias. Compartimos con nuestro pueblo salvadoreño nuestros valores ancestrales: el respeto a los ancianos y ancianas, el valor de la vida comunitaria, el respeto a nuestra Madre Naturaleza, el respeto a la vida como relación sagrada con el Creador y Sostenedor.

La Asociación Nacional de Indígenas Salvadoreños, desde su fundación en 1971 ha trabajado incansablemente por defender los intereses y reivindicaciones de nuestros pueblos indígenas.

Por su parte, la Iglesia Luterana ha acompañado este esfuerzo de ANIS así como ha reconocido con humildad la parte de culpa que nos corresponde como iglesia cristiana. Y nos comprometemos a continuar acompañando este esfuerzo y hacemos un llamado a los sectores democráticos de nuestra sociedad a identificarse con este esfuerzo y adherirnos a esta causa justa de abrir nuevos espacios al pluralismo y la tolerancia en El Salvador.

La Asociación Nacional de Indígenas Salvadoreños y la Iglesia Luterana se comprometen a trabajar por lograr el cumplimiento de la siguiente:

PLATAFORMA INDIGENA

1 Reconocimiento constitucional del derecho de nuestro pueblo indígena a la autodeterminación.

2. Reconocimiento oficial de nuestras lenguas indígenas: el nahuat y el cacaopera.

3 Reconocimiento del derecho de las comunidades indígenas a la tierra.

4. Reconocimiento oficial de la Medicina Natural.

5. Reconocimiento de la religiosidad indígena, de sus sacerdotes, cultos y santuarios.

6. Reconocimiento oficial de los sistemas de gobierno indígenas.

ANIS IGLESIA LUTERANA

CUSCATLAN, 19 de abril de 2001 (3)

4. Mal año para el medio ambiente: CESTA
En un artículo de la periodista Karla G. Velásquez, redactora de COLATINO se aborda la grave crisis ambiental que afecta al país. El artículo titulado “Mal año para el medio ambiente” se refiere al calificativo que el presidente del Centro Salvadoreño de Tecnología Apropiada (CESTA), Ricardo Navarro, le da a la gestión gubernamental en esta área.

“En un balance anual elaborado por CESTA y conocido este lunes, Navarro consideró que el principal problema ambiental que enfrentan los salvadoreños es la contaminación del aire.

“Es muy difícil limpiar el aire, el aire (contaminado) nos va matando silenciosamente”, dijo el ecologista, quien añadió que los efectos generados por esta problemática ambiental se manifiestan a largo plazo, por lo que es más difícil identificarlas.
El agua es el siguiente recurso en la lista de contaminación, “los ríos del país se han convertido en cloacas que reciben toda la contaminación doméstica, industrial y comercial”, afirmó Navarro.

Los ríos más contaminados son el Jiboa, en el departamento de La Paz, el Chancuiste, en San Bartolomé Perulapía, y Tihuapa, en Cangrejera, La Libertad.
A juicio del CESTA, el aspecto que más ha contribuido a la agudización de la problemática ambiental es la falta de voluntad política de los órganos Ejecutivo, Legislativo y Judicial, al retirar de su agenda de trabajo acciones encaminadas a la conservación de los recursos naturales.

Muestra de ello, dicen, es la oposición que el Gobierno y la Asamblea Legislativa mantuvieron al respecto de declarar como zona de protección ecológica la Cordillera del Bálsamo y, por el contrario, aún se mantienen los permisos para la construcción de casas y carreteras en esa zona.

De acuerdo al ecologista, muchos de los proyectos impulsados por la empresa privada y el gobierno están en función de intereses económicos de ciertos grupos o sectores pudientes y distan mucho de las necesidades sociales y ambientales de la población.
“Por ejemplo, la idea de construir el Anillo Periférico es algo más para facilitar el comercio y no viene a solucionar el grave problema del tráfico vehicular”, sostuvo.
Se conoció también que la Policía Nacional Civil ha disminuido su personal destacado en el área ambiental, lo que limita la labor de la corporación policial en la persecución del delito ambiental. El CESTA le apuesta al desarrollo sustentable, lo importante dice, es satisfacer las necesidades humanas sin afectar la naturaleza al punto de acabar con los recursos naturales.(4)

5. 2002. Las pandillas Juveniles. Hommies Unidos

Uno de los principales desafíos que enfrenta la sociedad salvadoreña es el de las pandillas juveniles y su accionar delictivo, en especial de las llamadas Mara Salvatrucha y la Mara 18. Este es un problema que involucra a diversos actores, en particular los mismos jóvenes. La derecha utiliza esta situación de crecimiento de estas pandillas para impulsar salidas autoritarias y represivas. Los sectores populares y de izquierda debemos de construir nuestras soluciones, que pasan por organizar y reorientar la energía de estos sectores juveniles, como se expresa en la iniciativa conocida como Hommies Unidos.

Hommies Unidos de El Salvador, nace el 2 de Noviembre de 1996, con 22 jóvenes de diferentes pandillas con el objetivo de lograr la reinserción social de jóvenes organizados en pandillas, la prevención de jóvenes en alto riesgo social y jóvenes retornados de Estados Unidos por su vinculación con las pandillas.

Su misión, es promover el desarrollo humano y la creación de una cultura de paz, con jóvenes pandilleros no activos en violencia, privados de libertad y comunidades en riesgo social, para que se garanticen sus derechos, deberes y el bien común, a través de la ejecución de programas de prevención, rehabilitación e integración a la sociedad, proyectos de atención integral y apoyo al diseño de propuestas de ley relacionadas con la juventud.

Entre sus programas se encuentran los de carácter educativo tales como becas técnico vocacionales, diplomados y estudios profesionales, concientización de centros escolares, becas universitarias, e integración al sistema educativo. Así como un Programa de Rehabilitación y prevención: charlas de prevención en centros escolares, capacitaciones a ONG’S, coordinación y alianzas con instituciones de rehabilitación, capacitaciones internas y externa del fenómeno de las pandillas.

Luis Romero, Director de esta entidad, señala que:

“Para Homies Unidos es sumamente importante la implementación de proyectos como Beyond Repression II. Consideramos que el intercambio de buenas prácticas e historias de vida de jóvenes es elemental para el desarrollo y fortalecimiento de las organizaciones. Ya que a través de los errores y aciertos de otras organizaciones amigas se crece y se mejora…” (5)

6. 2002. Lucha contra la privatización de la salud. Las Marchas Blancas

A finales del siglo pasado, concretamente de marzo a junio de 1998, presenciamos la entrada en la escena social de un sector profesional muy distinguido y generalmente reacio a las luchas populares: los médicos, los profesionales de la salud. El detonante para esta situación fueron las medidas represivas, que incluyeron órdenes de detención, que un tribunal local decretó en contra de los directivos del combativo STISSS.

Lo anterior basado en una denuncia de la Directora del ISSS, Dra. María Julia Castillo, lo cual provoca la inmediata reacción gremial, iniciándose un Paro Indefinido hasta que la orden de detención fue levantada. Este dio inicio el 19 de marzo. El siguiente día, el 20 de marzo, se llevó a cabo una manifestación multitudinaria y la primera en la historia del país denominada “MARCHA BLANCA” paralizando todo el Sistema de Salud, con apoyo de médicos de Santa Ana, Sonsonate y San Miguel. Las masas populares se tomaban de nuevo las calles para defender su derecho a la salud.

En este período caldeado, por decisión de la Asamblea de Delegados en el mes de abril se aprueba la expulsión del Colegio Medico de la Dra. María Julia Castillo. En el mes de mayo se lleva a cabo la SEGUNDA MARCHA BLANCA.

Posteriormente, El 3 de julio de 2002, se realiza la presentación de la Propuesta del Colegio Médico para la Reforma del Sector Salud llamada Propuesta Ciudadana por la Salud. El 6 de junio, el Sindicato de Médicos del ISSS (SIMETRISSS) anuncia una nueva huelga exigiendo reivindicaciones salariales. El 18 de septiembre inicia la huelga de médicos del ISSS. El régimen responde con actos represivos en la unidad Zacamil, cuando los trabajadores sindicalistas piden el cese de la concesión de servicios. El 27 de septiembre, varios médicos abandonan el hospital de Oncología.

El 1° de octubre el ISSS pone en marcha plan contingencial. El 12 de octubre, el presidente Flores presenta plan de reforma del ISSS. El 31 de octubre el Presidente Flores anuncia que no vetará prohibición legislativa de privatizar el ISSS y retira plan de salud propuesto. El 1° de noviembre, el Gremio médico pide sanción de decreto para levantar huelga. Se habían derrotado los planes de sectores empresariales y del gobierno arenero de privatizar el servicio de salud. Los médicos habían escrito una página gloriosa en la lucha por el derecho a la salud del pueblo salvadoreño. (6)

7. 2002. Solidaridad con Venezuela

El golpe de estado contra el presidente constitucional Hugo Chávez generó una ola de solidaridad de los sectores populares con el pueblo venezolano que se expresó en comunicados y movilizaciones hacia la embajada de ese país, cantando: Uh, ah, Chávez no se va!

8. 2003. Solidaridad con Afganistán e Irak

El 15 de febrero el Foro de la Sociedad Civil, FSC, convocó a sus organizaciones a una marcha desde la Basílica de Guadalupe hasta la Embajada de Estados Unidos, como parte de las protestas que se realizaron en todo el planeta contra la intervención militar estadounidense en Irak. Al llegar los manifestantes, a la cuadra que ocupa la sede diplomática, esta se encontraba custodiada y acordonada por la PNC, la cual, había instalado alambradas para evitar el paso de los manifestantes. El Rev. Roberto Pineda trató de romper este cerco policial y fue golpeado por los policías. (7)

9. 2003. Surge el Bloque Popular Social, BPS

En septiembre de 2003 un conjunto de organizaciones sociales vinculadas al FMLN decide elevar sus niveles de coordinación mediante la creación de un instrumento de coordinación de la lucha popular, que les permitió enfrentar la ofensiva de la derecha y fortalecer las demandas populares. De esta forma nace el Bloque Popular Social por una Democracia Real. Un mes después, el 12 de octubre, surge un nuevo agrupamiento de fuerzas, de otras organizaciones sociales que no integraron el BPS; con el nombre de Movimiento Popular de Resistencia, MPR 12 de Octubre. Ambas instancias representarían en los siguientes tres años los intereses de los sectores populares y conducirían sus diversas luchas. A continuación reproducimos el documento programático y su Proclama de Fundación:

“CARÁCTER: El Bloque es un movimiento político-social reivindicativo de lucha antineoliberal, con una estructura en desarrollo que debe permitir impulsar la amplia incorporación de organizaciones y sectores sociales a la lucha por la democracia real y el humanismo. Es político por considerar que toda lucha social debe perseguir transformar nuestro país en una sociedad de justicia social, de democracia real y humanismo.

Es social por aglutinar en su seno: Organizaciones populares, laborales sociales y productivas de carácter nacional, regional o local cuyo requisito fundamental para su incorporación es: real membrecía de base, capacidad de movilización e identificación con la profundización de la democracia hasta ser real. El Bloque aspira mantener relaciones de lucha y alianzas con todas las organizaciones sociales, populares y políticas que se identifiquen por las transformaciones en beneficio de las necesidades de las grandes mayorías.

VISIÓN: Ser un instrumento de unidad y de lucha de las organizaciones populares y sociales, capaz de encarnar las aspiraciones más sentidas de la población, para lograr el cambio que permita una vida digna y el disfrute de la justicia social y una democracia real para tod@s l@s salvadoreñ@s.

MISIÓN: Generar propuestas y acciones que contrarresten las medidas neoliberales y las fuerzas que las impulsan y convertirnos en factor de poder social para dinamizar la construcción de la democracia real.

PRINCIPIOS: 1. Por la integralidad de los instrumentos de lucha por el cambio. Las organizaciones del BLOQUE parten del principio que las transformaciones fundamentales en función de las necesidades de las grandes mayorías sólo se pueden alcanzar a través de la unidad de las fuerzas sociales y políticas y la integralidad de todas las formas de lucha.

2. Por la Justicia Social Partimos del principio humanista de la justicia social entendida como el derecho a la vida digna, a la no exclusión de las personas, al respeto de los derechos consagrados constitucionalmente y en Convenios suscritos internacionalmente y a su aplicación real.

3. Hasta la democracia real Asumimos el compromiso de mantenernos en pie de lucha en contra de modelos hegemónicos y monopólicos que han mantenido a las grandes mayorías de nuestro pueblo sometido a una democracia restringida. Por lo que nuestro concepto de Democracia es integral y consiste en:

una economía en función de las necesidades de las grandes mayorías y de los sectores productivos del país que garanticen trabajo y salarios digno,
un sistema social que libere la mayoría de nuestra población de la marginación, exclusión, ignorancia y desinformación.
Un sistema de real participación democrática del pueblo en las decisiones políticas de trascendencia.

4. Por el Internacionalismo Porque somos un movimiento solidario con las luchas de los pueblos por su autodeterminación, y su autodefensa ante las amenazas emanadas de las disposiciones de la OMC, del ALCA y de los Tratados de Comercio que tienden a fomentar privatizaciones, destrucción de reservas ecológicas, profundizar las asimetrías entre las naciones, y conducen a la venta de nuestras bases productivas a las Transnacionales.

5. Por una Integración Centroamericana en función del desarrollo de nuestros pueblos Impulsaremos seriamente esfuerzos por el acercamiento de las organizaciones sociales y políticas de los países de Centroamérica que coinciden con nuestras aspiraciones de cambio, como el camino correcto para la reunificación de nuestros pueblos sobre la base de los intereses comunes que nos unen y del propósito de construcción de un futuro de bienestar, inspirados en el pensamiento integracionista de Francisco Morazán y de Simón Bolívar.

6. Lucha combativa El Bloque retoma la herencia de lucha combativa de nuestro pueblo. Nos identificamos con las luchas de resistencia de nuestros antepasados indígenas contra la ocupación militar española; de los sectores populares para lograr la independencia en 1821; de Anastasio Aquino por la tierra y por la dignidad indígena; de Agustín Farabundo Martí y Feliciano Ama contra la explotación; con las luchas antidictatoriales que terminaron con la dictadura Martinista de 1944; con las organizaciones revolucionarias de masas BPR, FAPU, LP-28, MLP, UDN que constituyeron la Coordinadora Revolucionaria de Masas a inicios de los años 80 y con la experiencia de la Unidad Nacional de Trabajadores Salvadoreños (UNTS) a finales del 80, y siempre con el espíritu de solidaridad y lucha de Monseñor Oscar Arnulfo Romero.” (8)

PROCLAMA DE FUNDACIÓN
El Salvador, nuestra Patria, vive una profunda crisis de sus estructuras productivas, de su sistema político y de su forma de vida. La oportunidad abierta por los Acuerdos de Paz de 1992 de construir un nuevo país ha sido bloqueada por las mismas fuerzas oscurantistas que impusieron una guerra de doce años y en la actualidad con su modelo neoliberal han ampliado la brecha entre ricos y pobres y están imponiendo un régimen político autoritario. Hoy tenemos la responsabilidad histórica luchar por conquistar esa nueva sociedad por la que entregaron sus vidas miles de héroes y mártires.

El movimiento popular y social ha respondido a la crisis de este sistema caduco, impulsando diversas luchas para enfrentar los proyectos de privatización de la energía, telefonía, pensiones, etc. Entre estas luchas sobresale por su densidad política y social, el esfuerzo multitudinario que evitó la privatización de la salud, el cual logró el acompañamiento de amplios sectores de la población.

La experiencia de lucha social acumulada durante estos últimos años nos ha permitido clarificar criterios sobre la necesidad de construir un referente social que unifique, organice, concientice y movilice a los sectores del movimiento popular y social. Es por eso que iniciamos nuestras acciones como Bloque Popular Social, como un puño cerrado y fuerte que va a golpear las estrategias privatizadoras y antipopulares de los sectores dominantes areneros y los entes financieros internacionales, como la OMC , el FMI y el Banco Mundial.

Aspiramos a ser como Bloque Popular Social el heredero histórico de la tradición de lucha combativa de nuestro heroico pueblo. Nos identificamos con las luchas de resistencia de nuestros antepasados indígenas contra la ocupación militar española; con las luchas de los sectores populares para lograr la independencia en 1821; con las luchas por la tierra y por la dignidad indígena de Agustín Farabundo Martí y Feliciano Ama; con las luchas antidictatoriales que terminaron con la dictadura martinista; con las luchas por la tierra y la democracia del siglo pasado. Con las organizaciones revolucionarias de masas BPR, FAPU, LP28,MLP, UDN que constituyeron la Coordinadoras Revolucionaria de Masas. Con la experiencia de la Unidad Nacional de Trabajadores Salvadoreños (UNTS). Con el espíritu de solidaridad y lucha de Monseñor Oscar Arnulfo Romero.

Nuestro objetivo fundamental es acabar con el sistema de explotación y opresión que existe en nuestro país. Para lograr esto vamos a unir, organizar, concientizar y movilizar a los sectores populares y sociales para lograr una verdadera democracia. Vamos a luchar por los intereses de los pobres y a transformar las estructuras injustas que en lo político, lo económico y lo social mantienen a nuestro pueblo en la exclusión y la pobreza. Ese es nuestro compromiso y para lograrlo estamos dispuesto a dar nuestras vidas.

Nuestro programa de lucha comprende cuatro banderas fundamentales: lucha por la defensa del agro, por la democracia real, por la justicia social y por la soberanía nacional.

Nos comprometemos a luchar por la defensa del agro. Los Tratados de Libre Comercio, el Plan Puebla Panamá, el ALCA y la OMC, pretenden destruir nuestra agricultura para hacernos dependientes de las corporaciones de los alimentos. Se pretende arrebatarnos nuestras semillas y volvernos consumidores de alimentos importados.

Nos comprometemos a luchar por una democracia verdadera. La democracia no puede reducirse a eventos electorales periódicos, sino que debe comprender mecanismos que permitan la participación de los sectores populares y sociales en la toma de decisiones de los grandes temas de la agenda nacional.

Nos comprometemos a luchar por la justicia social. Observamos como crece la pobreza en todos los sectores sociales. Mientras una minoría corrupta vive en lujosas mansiones la mayoría de nuestro pueblo vive en condiciones desastrosas; mientras una minoría gana millonarios salarios la mayoría de nuestro pueblo está desempleado.

Nos comprometemos a luchar por una real soberanía. Los gobiernos areneros se han caracterizado por su servilismo ante Washington. El actual presidente actúa como un empleado de la Casa Blanca, ataca a Cuba, reconoce a los golpistas venezolanos, y hoy envía tropas a Irak para que nuestros soldados mueran por el petróleo de las compañías.

Esta son nuestras banderas de lucha. Nacemos como un movimiento social y popular que abre sus puertas a todos aquellos y aquellas interesados en promover la lucha social, comprometidos con transformar este país. Aquí van a encontrar un espacio para trabajar y soñar, para crear y luchar. Hacemos un llamado a campesinos, desempleados, estudiantes, mujeres, jóvenes, trabajadores públicos y privados, sectores cristianos, a incorporarse a este esfuerzo.

Somos un Bloque con un fuerte espíritu internacionalista que saluda los logros de la revolución Cubana y se pronuncia en contra del bloqueo criminal que golpea al pueblo cubano; apoyamos los cambios de la revolución Bolivariana en Venezuela y nos solidarizamos con los pueblos que luchan por su liberación.

Estamos en pie de lucha. Nos disponemos a luchar por un nuevo El Salvador.

¡Viva el Bloque Popular Social!

¡Vivan las luchas del pueblo salvadoreño!

San Salvador 20 de septiembre de 2003 (9)

10. 2003. Surge el Movimiento Popular de Resistencia, MPR 12 de octubre

En el marco de una marcha convocada par conmemorar el 12 de octubre como Día de resistencia surge públicamente el Movimiento Popular de resistencia 12 de Octubre, que integran entre otras organizaciones CRIPDES; Ciudadanía y Desarrollo, CORDES, MCM, etc.

11. 2003. Manifiesto de la Red Sinti Techan ante el contundente fracaso de la V Cumbre Ministerial de la Organización Mundial del Comercio –OMC-

San Salvador, 17 de septiembre de 2003.

La Red Sinti Techan festeja junto al creciente movimiento social anti neoliberal de todo mundo la victoria alcanzada para los pueblos pobres y marginados de nuestro continente, y del mundo, rotundo fracaso de los países ricos y poderosos junto a sus empresas transnacionales el descarrilamiento de la agenda de las grandes corporaciones en las Negociaciones de la V Cumbre Ministerial de la OMC realizada en Cancún, México, entre los días 10 y 14 de septiembre de 2003.

A pesar de la gran presión y chantaje a que fueron sometidas las delegaciones de los países pobres, esta vez se pudo resistir la avalancha mercantilista de los Estados Unidos y Europa. Articulados alrededor del Grupo de los 22, lidereado por Brasil y la India, se pudo soportar la presión ejercida en temas cardinales como la agricultura, compras gubernamentales, inversiones, propiedad intelectual y privatización de servicios públicos. Los salvadoreños-as lamentamos profundamente la conducta servil a los países ricos – USA y Europa – de la delegación gubernamental de El Salvador, quienes ante las primeras presiones traicionaron la causa de los países pobres y desertaron del Grupo de los 22.

Con este nuevo fracaso de la OMC, solo comparado con el de Seattle en 1999, los pueblos Latinoamericanos y Caribeños ganamos una trascendental batalla, pero no la guerra. La siguiente batalla será impedir que lo que el gobierno de los Estados Unidos – y la Unión Europea – no logro a nivel planetario sea impuesto en el continente Americano con la firma del ALCA, o mediante acuerdos bilaterales u otros acuerdos como el Tratado de libre comercio entre USA y Centro América o los tratados bilaterales de inversión.

Al igual que lo hicimos los día 10 y 13 recién pasados, nos movilizaremos masivamente para resistir a las presiones de Estados Unidos para romper posición de algunos países pobres que se manifestaron durante esta cumbre. A pesar de amenazas de extorsiones económicas, sociales y políticas que tendrán efectos negativos para nuestros países y pueblos. Nuestra soberanía no se vende.

En nuestro continente la siguiente etapa de lucha será en Miami, con motivo de la reunión ministerial de negociación del ALCA, los días 20 y 21 de noviembre próximos. En Centro América debemos intensificar la resistencia a la firma del TLC USA – CA, ya que este tratado es nuestro ALCA. Los Estados Unidos al fracasar en la OMC y en el ALCA van a presionar más a los gobiernos entreguistas de la región para firmar lo antes posible este tratado.

La victoria en Cancún sobre la OMC nos demuestra que nuestra esperanza de construir otro mundo es viable, que la lucha será larga, pero que si permanecemos unidos el amanecer de ese otro mundo posible estará cada día más próximo.

No a la OMC. No al ALCA, No al Tratado de libre comercio con USA.

Otro Mundo es posible. Otro El Salvador es posible

RED SINTI TECHAN, MIEMBRO DE LA ALIANZA SOCIAL CONTINENTAL (10)

12. 2003-2004 campaña de Schafik para Presidente

A finales de 1983, diversos sectores sociales iniciaron una campaña pública para que el dirigente revolucionario Schafik Handal asumiera el desafío de ser candidato a la presidencia por el FMLN. El BPS fue el primero en pronunciarse. Y luego fueron haciéndolo diversos sectores al interior del FMLN, hasta lograr ser proclamado. La campaña de Schafik fue una gigantesca movilización popular que comprendió diversas jornadas. La gente se lanzó a las calles a expresar su respaldo, y lo mismo hizo en las urnas. Pero el fraude de la derecha evitó este triunfo popular.

13. 2004. Reprimen movilización del Bloque Popular Social, BPS contra la aprobación del Tratado de Libre Comercio, TLC.

El 17 de diciembre unidades antimotines de la PNC reprimieron una concentración del Bloque Popular Social (BPS) que protestaba contra la aprobación por diputados derechistas del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos (CAFTA). La concentración se realizaba de manera pacífica frente al Centro de Gobierno, a lo largo de la Avenida Juan Pablo II, cerca de la Asamblea Legislativa, cuando alrededor de la 1p.m. antimotines de la PNC empezaron a marchar para dispersar la movilización.

Los antimotines fueron empujando a los manifestantes hasta llegar cerca de Metrocentro donde finalmente lograron disolver esta primera manifestación popular de protesta contra el TLC aprobado esta mañana. En el transcurso de esta acción fueron golpeados los pastores luteranos Ricardo Cornejo y Roberto Pineda, así como el diputado del FMLN, Santiago Flores Alfaro.

Gloria Rivas, dirigente comunal del Bloque Popular Social condenó este proceder de la PNC señalando que “disolvieron una concentración pacífica, nos han reprimido para defender los intereses de u grupito de ricos beneficiados con estos tratados comerciales. Pero estamos en pie de lucha, inicia una nueva etapa en la vida política del país en la cual la protesta social va a estar a la orden del día y vamos a responder a la represión con mayor movilización y mayor combatividad.”

Por su parte, José Valencia, dirigente sindical del Bloque Popular Social manifestó que “los que nos reprimieron obedecen ordenes no ya de un gobierno nacional, sino son la fuerza represiva del régimen colonial conducido por el gobernador Antonio Saca, porque con la aprobación del TLC ya no somos un país independiente.”

Finalizó haciendo un llamado a “los sectores populares y progresistas a movilizarnos para lograr una segunda y definitiva independencia. Vamos a estar en las calles para que sepan que el pueblo de Monseñor Romero no puede ser arrodillado, somos un pueblo con mucha dignidad.” (11)

14. 2004. Marchan por regreso de tropas de Irak

Este 16 de agosto miles de salvadoreños y salvadoreñas marcharon esta semana para exigirla al gobierno de Elías Antonio Saca que no envíe un tercer contingente de tropas salvadoreñas a Irak. La marcha fue convocada por el recién creado Movimiento Ciudadano por la Vida y la Justicia Social.

La actividad que inicio en la Plaza del Salvador del Mundo culminó con una concentración en la Plaza Cívica donde participaron lideres del recién creado Movimiento Ciudadano por la Vida que anunciaron la constitución de esta instancia unitaria popular y social, que convocó para una próxima movilización por la paz y la justicia para el próximo 28 de agosto.

El Rev. Roberto Pineda, pastor luterano habló en la actividad a nombre del Movimiento Ciudadano por la Vida y la Justicia Social, Guadalupe Erazo, líder campesina a nombre del Bloque Popular Social, Mateo Rendón, líder cooperativista, por la Alianza Social por el Cambio, Héctor Salazar, líder cooperativista, por el Movimiento Popular de Resistencia 12 de Octubre y Salvador Sánchez Ceren y Schafik Handal, diputados, por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional. (12)

15. 2004.Comunidades campesinas exigen respeto a sus derechos

Representantes de comunidades campesinas de Ahuachapán y Usulután se hicieron presentes esta mañana del 17 de septiembre a una reunión en el Hotel Princess, convocada por la Comisión de Medio Ambiente de la Asamblea Legislativa, para discutir un proyecto de Ley de Veda. Mario Rivera de las Comunidades del Bajo Lempa, Usulután y Crescencio Maldinera, de la Coordinadora Campesina del Bosque El Imposible asistieron a esta reunión para expresar las preocupaciones y necesidades de sus respectivos lugares.

Rivera indicó que desde cuando ocurrió la tormenta Mitch en diciembre de 1998 están luchando porque se construya una borda que los proteja de las inundaciones durante el invierno y que esta nunca termina de construirse por lo que incluso realizaron una Caminata por la Vida de las Comunidades del Bajo Lempa en diciembre del año pasado. Por su parte Crescensio Maldinera, de la Coordinadora Campesina del Bosque El Imposible explicó que el principal problema que enfrentan es la existencia de una Ley de Veda que perjudica su vida como comunidad.

Por eso presentaron una carta ante la Comisión de Medio Ambiente de la Asamblea legislativa. En esta carta se establece que “somos una de las comunidades aledañas a dicho bosque, y nos afecta tanto la ley de veda, somos parte de la cooperativa San Alfonso Miramar, miembros de Coordinadora Campesina. Dicha Ley de veda, no nos permite hacer uso de nuestros recursos, mucho menos, cazar un animal dentro de nuestras propiedades, nosotros somos campesinos y vivimos de dos rubros.” Agregan que “tenemos plantación de café y granos básicos, sobrevivimos de lo que producimos, somos gente pobre, trabajadora y nuestras comunidades no esta en contra del medio ambiente.

Pero desde 1984 sufrimos, multas, amenazas de la administración de SALVANATURA y una respuesta en calidad de ayuda no hemos recibido concretamente, solo promesas como paliativos de las ayudas que reciben para enriquecerse y recibir salarios a costillas de nuestros sufrimientos.” “Pedimos –dicen- a ustedes miembros de Asamblea Legislativa que responsablemente se dignen defender a nuestras comunidades y escuchen nuestro clamor como campesinos y como salvadoreños, empobrecidos y nos apoyen en un desarrollo verdadero y sostenible a favor de nosotros los más necesitados de El Salvador.”

“Solicitamos –indican-créditos blandos para nuestro sector por intermedio del Banco de Fomento Agropecuario, quien fue creado para favorecer al sector agrario, solicitamos no sea solo demagogia de parte del ejecutivo al poner un responsable en la comercialización del café, Salvanatura solo promete pero no cumple!”

Opinan que “en aras de trabajar para cumplir con los fines del estado enunciados en el Art. 1 Cn. “Bienestar Económico “y Art. 101Cn “El Orden Económico debe de responder a principios de justicia Social que tiendan asegurar a todos los habitantes del país la existencia digna del ser humano “… agregando que “El Estado promoverá el desarrollo económico y social mediante el incremento de la producción, la productividad “, venimos ante ustedes y le proponemos los siguientes puntos: 1 – Que en Banco de Fomento Agropecuario, defina una verdadera política crediticia al sector agropecuario campesino, que sea capaces de lograr su reactivación. 2) Que para echar andar esa política crediticia, se solicite al Presidente de la Republica Fondos, para crear esa cartera especial. 3) Que se otorgue créditos a los campesinos para la temporada 2005, en los primeros tres meses del año, y que sus intereses sean blandos, a la vez que no se les pidan como garantía escrituras de propiedad, fiadores, codeudores, o cartas de venta de semovientes; sino que la única garantía sea prendaría, es decir la cosecha. 4) Que se quite el arancel de comisión por el otorgamiento de crédito y de esta manera se incentive al agricultor. 5) Se otorguen refinanciamiento a los campesinos, que por circunstancias de fuerza mayor o caso fortuito, no han podido cumplir con la obligación para con el banco, que estos refinanciamientos sean a 10 años plazo mas 2 años de gracia y a intereses bajos. (13)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>