Los hechos que escribieron sueños

Por Tomás Andréu

SAN SALVADOR – Salvador Sánchez Cerén, candidato a la vicepresidencia de El Salvador por el partido Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), presentó su libro autobiográfico “Con sueños se escribe la vida”, en un salón de un hotel capitalino totalmente abarrotado.

Como antesala a la presentación del libro, se proyectaron imágenes de distintas etapas de la vida de Salvador Sánchez Cerén, que en ese entonces –y en actualidad también, era conocido como Leonel González. Con música de fondo de Silvio Rodríguez, Daniel Viglietti y Víctor Heredia, el salón Bristol del hotel Princess, casi lleno en su totalidad, se preparaba para la presentación oficial del libro.

En la mesa de participantes se encontraban representantes de Editorial Ocean Sur, responsables de la edición del libro, representantes de Editorial Morazán, quienes se encargarán de la venta de la autobiografía, la diputada Lorena Peña del Parlamento Centroamericano (PARLACEN), quien hace el prólogo del libro y además brindó unas palabras al público, la poeta Silvia Elena Regalado, comentarista del libro, el candidato a la presidencial del FMLN, Mauricio Funes, el director de la Biblioteca Nacional, escritor Manlio Argueta y la hija de Leonel González, Claudia Sánchez.

“Con esta obra, Leonel nos propone profundizar los Acuerdos de Paz y señala que la igualdad formal en el terreno político no basta, sino que tenemos que buscarlo también en lo económico, en las oportunidades sociales”, dijo en su participación la diputada Lorena Peña. Mauricio Funes por su parte, fue categórico en señalar, utilizando las palabras del rector Ignacio Ellacuría, asesinado durante el conflicto armado por militares, que “la humildad de una persona, es la más clara expresión de la inteligencia”, en referencia a su compañero de fórmula, Sánchez Cerén.

En la intervención de Leonel González, habló de los hechos que vivió y plasmó en su libro a partir de eso expresó que “no podemos permitir que se nos traté de arrinconar. Tenemos que buscar los espacios de negociación y concertación”. También Leonel González hizo un acto público a sus familiares presentes que por causa de su lucha salieron del país: “yo les pido perdón a mis hermanos por haberlos separado”.

Entre los asistentes se encontraban representantes diplomáticos acreditados en El Salvador, magistrados, religiosos, estudiantes, académicos y diputados, como la diputada de Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), Gloria Salguero Gross.

“Con sueños se escribe la vida”, es un documento testimonial muy importante para la historia de El Salvador por estar escrito por uno de sus protagonistas, que ha participado en distintas etapas políticas para la creación de nuevos escenarios en el país.

—————————————————————————————————————————

SAN SALVADOR – Salvador Sánchez Cerén fue maestro, dirigente social, líder de las FPL y en la actualidad, miembro de la cúpula del FMLN y candidato a la vicepresidencia para las elecciones de 2009. Ha escrito su autobiografía (*), en la que relata parte de su historia y de las luchas sociales que se vivieron en el país.

Leonel González, como era llamado cuando perteneció a la guerrilla salvadoreña, habló con ContraPunto de su libro autobiográfico y nos dio un bosquejo de lo que este aborda. Mientras evocaba aquellos momentos, la luz de sus ojos lo abandonaba al remembrar hechos trascendentales en su vida, como el asesinato de la dirigente Ana María. Esto fue lo que dijo de “Con sueños se escribe la vida”.

¿Desde cuándo empezó a escribir el libro?

Yo no tenía conciencia de lo que era relatar nuestras vivencias. Desde que firmamos los Acuerdos de Paz ha existido la exigencia de relatar todos esos procesos históricos. Después de los acuerdos hice el primer esfuerzo y ese esfuerzo quedó truncado. Le di más importancia al trabajo político. Fui interrumpiendo la escritura meses, un año y con quien hice el intento, entiendo que se sintió frustrado. A partir de 2005 volvió a insistir este compañero Perales del país Vasco quien conoce muy bien la historia nuestra. Mi hija también fue mi aliada que me permitió hacer el libro. Pasamos un año: horas de sábado, domingo. Tuvo la paciencia de escucharme, de grabarme, transcribir, editar. Luego Perales le daba la redacción final. El libro es un esfuerzo desde los Acuerdos de Paz. Estoy convencido que es bueno escribir nuestra vivencias. Con el poeta David Escobar Galindo en el proceso de negociación tuve interlocución y después de los acuerdos esa interlocución se hizo más frecuente, pues después de los acuerdos hubo situaciones críticas y le buscábamos a él como interlocutor y bueno, yo le dije “mira he hecho mi autobiografía, me gustaría entregártela y que tú la comentaras” y me respondió “mira, tengo dificultades con mi tiempo. Lo más seguro es que voy a salir del país”. Galindo me dijo que la historia es más veraz cuando los hombres y mujeres que vivieron esa etapa la escriben, ya sea desde una visión y eso permite que la historia sea viva, de verdad. Esas palabras me estimularon.

¿Qué temas aborda en su autobiografía?

Muy difícilmente se puede hablar de todo. Hay aspectos de mi vida que aún no he decidido darlos a conocer. La realidad del país no lo permite, hay que esperar el momento. Alguien quien lo lea puede decir, “Salvador no habla de su relación con Cuba, Fidel, Daniel Ortega”, es decir, los dirigentes revolucionarios de América Latina y también los detractores podrían decir “aquí no se habla de todas las políticas financieras que tuvo las FPL (Fuerzas de Liberación Popular) en sus primeros años”. Eso temas por la coyuntura no se pueden abordar, pero eso sí, llegará su momento. El libro relata mi infancia en mi pueblo natal y después se vincula con mis estudios normalistas, mi trabajo en las zonas rurales donde la gente era muy pobre, mi incorporación a ANDES-21 de junio (Asociación Nacional de Educadores Salvadoreños), mi incorporación en 1972 en las FPL, mi responsabilidad de padre, maestro y de una organización guerrillera. Todo esto no lo hubiese podido realizar sin mi esposa, luego la etapa de la lucha revolucionaria de masas, el despliegue de la lucha armada, el suicidio de Marcial, el asesinato de Ana María, mi relación con la Comandancia General. Analizo también el asesinato de Ana María, el suicidio de Marcial y la capacidad que tuvo de salirse del Partido Comunista (PC) y cómo toma el ejemplo de la Revolución Cubana para construir de cero armas una de las fuerzas guerrilleras más importantes de aquella época. La etapa del proceso de negociación y después incorporo unas reflexiones finales a los firmados Acuerdos de Paz, cómo veo el futuro de El Salvador. Por eso me agrado el título del libro: “Con sueños se escribe la vida”, como etapa de la guerra, de la ofensiva y mi vivencia termina cuando se inicia el proceso de negociación hasta convertirnos en partido político. Por eso me gustó el título. Soñamos todos, unos los consideran utópicos. Mi autobiografía es con muchos sueños pero con mucha decisión, trabajo, no sólo mío, mi núcleo familiar y de mucha gente que luchó colectivamente. También toco el tema cuando un dirigente pone su persona por encima del pueblo y de su partido, pues crea en las personas degeneraciones…

Quería llegar a este punto, porque se dice que su libro da luz al suicidio de Marcial y el asesinato de la comandante Ana María, ¿Realmente fue Cayetano Carpio el autor intelectual de la muerte Ana María?

Eh…, pues lo que yo presento es toda la información y la investigación que hicimos. Hubo una reunión del Consejo Revolucionario y llegó a la conclusión de condenar a Marcial por esos hechos. En el gobierno de los sandinistas se tuvo que someter a la justicia a los hechores materiales y esos hechores arrojaron luces sobre ese caso. El tema que yo planteo es cómo un alto dirigente y tan sensible que luchó fuerte contra la dictadura por qué llega a esos niveles de deformación, o sea, no hay duda. La duda nuestra es por qué llegó a esto…

¿Qué duda? ¿Al suicidio de Marcial o el asesinato de Ana María?

El suicidio más que todo, es decir, porqué una persona que ha tenido estos valores llega a ese nivel de deformación. Yo reproduzco los documentos, no para condenar, el juez es la historia en la vida, trato de explicar de cuáles fueron las deformaciones, porque para mí, lo que uno debe buscar es fortalecer valores y señalar también las deformaciones que se dan en esos valores. Yo voy más en esa lógica de porqué un revolucionario tan íntegro llega a eso, más que aquello de fue o no fue él.

Usted que lo conoció, ¿Marcial era estalinista?

Claro que sí, pero en Marcial estaba más tema de que las FPL habían caído en manos de pequeños burgueses y que estos estaban dirigiendo la revolución por el camino equivocado. El no creía en la unidad, creía que las FPL fueran las fuerzas aglutinadoras y los demás debían someterse a las FPL, tampoco creía en el diálogo ni en la negociación. Para él eso era traicionar la revolución. Eso hizo que las FPL entraran en crisis fuerte con su pensamiento y eso evitaba que el FMLN (Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional) pudiera desplegar sus unidades y energía. Marcial entró en contradicción con todo el comando central de las FPL. Cerca de Marcial hubo personas que lo adulaban, y él no necesitaba eso y hay que reconocerle su talante y valores revolucionarios pero eso de la estimulación le fue permitiendo que se creyese, el único, el iluminado que podía definir la revolución. Como te digo, esto es un punto de vista, puede haber otros pensamientos discrepantes pero trato de hacer el esfuerzo de explicar dentro de lo que era el colectivo de las FPL, por qué se da ese proceso de degradación de un gran revolucionario.

En la construcción del libro, ¿Cuál fue el episodio más duro de recrear? Tomando en cuenta la carga emocional, afectiva y sentimental que esto implica

El suceso en el interior de las FPL: Marcial y Ana María. Yo conviví con los dos. Con Ana María trabajé como maestro. Ella me visitaba mucho allá en mi pueblo. Con ella visitamos casi todo el país. Había una relación de trabajo, de compañeros, es más, Ana María tenía ese cariño de madre. Ya estaba estudiando yo cuando mi madre murió y no dejaba de sentir ese vacío y ella tenía esa capacidad de afecto familiar, de madre. Recién formada la comandancia, nombra a Marcial el coordinador. En las disputas en el interior del FMLN entre el ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo) y las FPL, el ERP llegó a la conclusión que no era necesario un coordinador y trabajaron para que se desconociera a Marcial como coordinador y las FPL decidieron que Marcial saliera de la comandancia y que quedara Ana María, pero me nombraron a mí para sustituir a Marcial. Llegué un día a la capital a una casa de seguridad cuando de repente llegó una compañera me despertó diciéndome que por la radio se hablaba de la muerte de Ana María. Yo no pude llegar a los sepelios. Relatar eso para mí es doloroso. En Nicaragua hubo capturas y eran de las FPL, de la seguridad que vivían con Ana María. Ella confesó que les abrió la puerta, que era parte del plan y vinculó a Marcial y otras personas. ¿Cómo es posible llegar a ese tipo de errores? Es complicado reconocer que una organización revolucionaria, no está exenta de errores, de errores gravísimos. Marcial me dijo que me quedara en su casa porque no era seguro. Me fui. Cuando era demasiado noche ahí me quedaba a dormir. Todo eso pensábamos que era la CÍA (Agencia Central de Inteligencia) pero el Frente Sandinista nos dijo que era un problema interno de las FPL. Llegamos a una conclusión y le dijimos a Marcial que se fuera a un lugar seguro (La Habana)…

¿Por qué lo querían enviar a La Habana?

Porque lo podían capturar o actuar contra él. Es que era tan raro el ambiente que uno no descartaba que alguien pudiera hacerle algo. Eso él lo consideró como una detención si lo mandábamos allá. El tenía un arma de dos tiros que le regaló el presidente Torrijos de Panamá y con esa arma se suicidó. Al escuchar la detonación fuimos a ver y en efecto, se había suicidado. Esas fechas me golpearon. Uno quisiera olvidarlos, ignorarlos. Volver a armar lo que sucedió, lo siento complicado. Uno internamente quisiera cerrar eso pero hay responsabilidad con la historia.

En su autobiografía, ¿aparece el caso Mayo Sibrían?

No, no aparece a profundidad. Está dentro de los errores, del reconocimiento de los errores. Está poco tratado. El fenómeno es que a partir desde 1981, 82 y 83 la guerra la se hubiera ganado militarmente, casi acabamos con todas las guarniciones como FMLN y como FPL liberamos zonas. El enemigo estaba degastado, debilitado y a la defensiva. La intervención de Estados Unidos se profundizó más. Empezaron a infiltrar gente y hacer redes: gente en tareas y operativos, logrando meterse en el sistema de comunicaciones. Obtuvieron resultados en sus emboscadas y acciones de aniquilamiento. Nosotros empezamos una labor se persuasión, de convencimiento y de control. Se dio esa labor y en algunos casos, se llevó a un máximo nivel y después se escapó de la conducción y quedó más a la discreción del jefe. A través de juicios y eso se empezó con los ajusticiamientos. Nosotros lo paramos, dijimos que no tenía que hacerse, pero se fue dando y ese fue el caso de Mayo Sibrián. Luego decidimos capturarlo y hacerle el juicio. El caso no está planteado en detalle en el libro.

Usted hablaba de grandes errores los casos de Cayetano Carpio y Ana María dentro de las FPL. El caso de Mayo Sibrián, ¿cómo lo observa?

Como tú decis, como un grave error…

También existe la voz de ex combatientes que testimonian que la comandancia de las FPL fue negligente, que no actuaron pronto…

Podría ser… Estábamos en las condiciones de la guerra. Conocimos las deformaciones que tuvo Mayo. Le llamamos muchas veces a Chalatenango, platicamos con él, intentamos convencerlo que esa política era incorrecta, pero ya no se pudo detener, por eso se le enjuició.

No sé si hasta el momento tienen como planes futuros, a los familiares de estos combatientes, enmendarles por el daño moral que hizo Mayo Sibrián. Investigaciones periodísticas y testimonios de civiles y ex combatientes hablan de 800 a 1000 combatientes…

No, no, no, eso tiene mucha deformación. Eso es lo que te decía, la derecha ha tratado de desprestigiar la lucha revolucionaria, planteándola como lucha de bandidos. Esos escritos se han apartado de la realidad por quedar bien con la derecha. Nosotros hemos actuado a partir de lo que se firmó, porque tanto como la Comisión de la Verdad señala este tipo de cosas como errores del FMLN, no sólo señala al ejército, sino que también al FMLN, aunque también comparando, al FMLN se le señala un 5%. Nosotros lo vemos en el marco general de lo que sucedió. Nosotros no somos gobierno, no tenemos recursos para decir vamos a tener una política de reconciliación…

¿Y si alcanzan la presidencia?

¡Claro! Nosotros hemos dicho que vamos a enrumbarnos en el proceso de paz y vamos a cumplir aquellas cosas que están incumplidas y la reparación de las víctimas es uno de los temas que sigue pendiente.

Horizonte 2009

¿Cuál es el análisis introspectivo que haría desde sus inicios como dirigente sindical, pasando por ser uno de los altos miembros del FMLN hasta la posibilidad que tiene de convertirse en el vicepresidente de El Salvador?

Todas estas etapas tienen un propósito. Esta vida está identificada con la justicia social, con la libertad, con la democracia. Estos valores me empujaron en un principio hasta la decisión de abandonar mi familia, y más aún, hasta de perder mi vida y no era por cuestiones materiales. Si en la etapa de los años 70 se hubiese respondido a las demandas obreras, toda la etapa de la guerra no hubiera existido. Esta sociedad inhumana, que te fomenta el individualismo, el consumismo, también te puede hacer perder tus convicciones de la justicia social. En cada etapa yo cultivo los valores sociales estando a la par de la gente, porque las obras sólo las puede hacer el pueblo. El partido me dio la responsabilidad de ser vicepresidente junto a Mauricio, viendo la posibilidad de que exista esa alternabilidad. Mauricio tiene esos valores de justicia y por eso tiene un gran respaldo.

Partiendo desde los orígenes del FMLN, ¿cómo lo observa, ha cambiado, evolucionado?

A veces cuando se habla de evolución se puede decir que se han cambiado los principios, pero en el FMLN los principios no han cambiando, se han adecuado a la realidad, con la sociedad.

¿Cuál será el papel que desempeñe como posible vicepresidente, tiene estructurado un plan a ejecutar?

Estoy trabajando con Mauricio, el partido y otras instancias. El conductor de todo esto es Mauricio y yo lo que debo hacer es contribuir a sus decisiones y respetarlas, pero todo esto es un trabajo de cerca con la población. Actualmente estamos en un proceso de consulta que se llama Diálogo Social Abierto. Son alrededor de 32 mesas técnicas que hemos abierto junto con otras consultas que hemos hecho en los 14 departamentos del país a partir de ahí ejecutaremos nuestro plan de gobierno, el cual sin duda alguna recoge las aspiraciones del pueblo: la justicia, respeto a la constitución, una democracia participativa donde tenga voz y voto la ciudadanía al punto que puedan quitar a los funcionarios que elijen.

(*) El libro “Con sueños se escribe la vida”, de la Editorial Ocean Sur y que será distribuido por la Editorial Morazán, fue presentado este 21 de enero en el Hotel Princess en el Salón Bristol, a las 6:00 p.m., donde el autor presentó oficialmente su autobiografía y conversó con el público asistente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>