Marduk, el dios del imperio asirio

MARDUK, EL DIOS DEL IMPERIO ASIRIO
Reflexión sobre la religión Mesopotámica

De pronto, aparecieron unos dedos de mano humana, que escribían sobre el estuco del muro del palacio real, frente al candelabro, y el rey veía el extremo de esa mano que escribía de manera amenazadora: Mene, Tequel, Ufarsin. Dios ha medido tu reino.
El Libro de Daniel

Cuando las tropas del imperio Asirio asaltaban las poblaciones campesinas
y derribaban las murallas de las ciudades enemigas, así como quemaban y asesinaban a sus pobladores, los sacerdotes de Marduk celebraban estas victorias con rituales y alabanzas.

Marduk, El Gran Señor, era el dios de la guerra que acompañaba a los jefes militares del imperio y les entregaba la victoria. Su animal sagrado era el dragón Sirrush que había vencido a la diosa Tiamar. Su templo, el esagila, era un zigurat, una alta torre que sirvió de base para la leyenda bíblica de la torre de Babel.

Marduk era el dios del orden de opresión de los cielos y de la tierra. Y se convertía luego en el dios de la paz que imponía el silencio y la resignación sobre los pueblos derrotados. La guerra y la paz era el teatro de operaciones de esta divinidad enigmática que protegía a los poderosos.

Marduk era la divinidad suprema, gobernaba las vidas y haciendas de los pueblos que habitaban el valle del Eufrates y del Tigris, en el actual Irak. Era el dios de la tierra de los dos ríos, llamada Mesopotamia. Era una deidad solar, similar a la deidad Ra, en Egipto. Vigilaba la suerte de los poderosos y despreciaba la vida de los humildes.

En esta región tuvieron lugar importantes procesos de producción de pensamiento religioso, que luego influyeron sobre otras culturas, incluida la hebrea, y posteriormente la cristiana. Estos procesos estuvieron vinculados con el desarrollo
de distintos proyectos imperiales, en diversas épocas tales como la sumeria, acadia, mesopotámica, asiria y caldea.

Una de las ideas religiosas fundamentales derivadas de Mesopotamia, es la relativa al pecado original, que explica y justifica la situación de opresión en que viven los
pueblos sometidos a los imperios. Sostiene esta tesis que los seres humanos somos prisioneros de una naturaleza que nos empuja permanentemente al pecado.

Una nación que vivió hace 5,500 años

Estamos reflexionando sobre una civilización que junto con la egipcia son las cunas de la humanidad. Estamos escribiendo de una nación que vivió hace 3,500 años antes de Cristo. Era una civilización guerrera que vivía del tributo de los pueblos conquistados y poseía una cultura fatalista, todo estaba determinado por el juego de los astros en el cielo. Nada podía cambiar.

Nada podía hacerse para torcer el rumbo de los planetas. Los planetas estaban al servicio de los reyes en la tierra y de los dioses en el cielo. El brillo de los planetas ocultaba los sufrimientos de los oprimidos. Las estrellas pretendían borrar las huellas de la lucha de clases.

Marduk gobernaba los cielos y la tierra junto con su esposa Ishtar. Ishtar era la gran diosa madre, la diosa de la naturaleza, de la fuerza de la vida, de la fertilidad, de la primavera, de los ríos, del matrimonio y del destino, de la tormenta y también de la guerra, del amor y de la solidaridad. Su animal sagrado era el león. Los sumerios la habían llamado Innana. Ante de las batallas Ishtar se aparecía al ejercito asirio vestida para la guerra, con arco y flechas, para animarlos a conquistar la victoria.

Un personaje interesante del panteón mesopotámico es Nanshe, la diosa de la justicia, que se compadece de los pobres, especialmente de las viudas y los huérfanos. Un himno dedicado a esta diosa expresa que:
la que conoce al huérfano, la que conoce a la viuda,
la que conoce la opresión del hombre por el hombre,
la que es la madre del huérfano, Nanshe se cuida de la viuda,
hace que se administre la justicia al más pobre,
ella es la reina que atrae al refugiado a su regazo,
y la que encuentra un refugio para el débil…

Los sumerios

Estas divinidades religiosas fueron formándose al calor del surgimiento de los imperios de Mesopotamia. En la época de los sumerios, la cultura inicial, la capital era Ur, el sitio desde donde Abraham emprende su odisea hacia la tierra prometida. Una de las primeras ciudades de la historia de la humanidad. Los sumerios junto con los egipcios, inventaron la rueda, la escritura, la agricultura, los tejidos y el uso de los metales. Sus dioses eran Shamash y Enlil. Los sumerios consideraban que el mundo fue creado en siete días.

El número siete se debe a que los astrónomos sumerios habían identificado siete cuerpos celestes, aparte de las estrellas: el Sol, la Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus y Saturno. Estos astros eran divinidades que determinaban la vida de los humanos. El destino de una persona dependía fuertemente del astro dominante el día y la hora de su nacimiento. Cada día se nombraba según el astro que dominaba en su primera hora, y así surgió la división del tiempo en semanas de siete días.

Los sumerios que escribían en tablas de barro, nos heredaron la historia de Gilgamesh, un rey aventurero que va en búsqueda de la planta de la eterna juventud para lograr la inmortalidad. Gilgamesh tiene toda la sabiduría y construye la ciudad de Uruk, asimismo él narra la historia de un diluvio universal que luego sirve de base para el que conocemos en el Genesis.

Los acadios

Posteriormente, el rey semítico de la ciudad de Kish, adoptó el nombre de Sargón, que significa “Rey legítimo”. Y construyó una nueva capital que llamó Acad. Desde allí inició campañas militares contra ciudades de los sumerios, que ampliaron su reinado hasta convertirlo en un imperio, que incluía toda Sumer y el reino de Elam.

Diversos historiadores consideran al imperio acadio como el primer imperio histórico, ya que dominó y ocupó militarmente a otros pueblos. Sargón estableció un imperio cruel y represivo que levantó muchas insurrecciones populares, que fueron sofocadas a sangre y fuego. Instituyó el acadio como la lengua oficial del imperio, con lo que desplazó al sumerio.

La conquista brutal que realizaron los acadios sobre los pueblos sumerios generó una gran confusión entre estos, ya que los acadios hablaban una lengua semita que nadie entendía pero que estaban obligados a aprender. En el imaginario popular surgió la explicación que esta invasión era un castigo de los dioses por su desobediencia.

Y surgió la leyenda que hubo un tiempo en que todos hablaban la misma lengua, o sea el sumerio, pero que un día los dioses los castigaron obligándolos a hablar dos lenguas (el sumerio y el acadio). Y esto lo relacionaban con la construcción de los zigurats, edificaciones para acercarse al cielo que provocaron la cólera de los dioses por este atrevimiento de los humanos. Los dioses castigaron esta osadía con la confusión de las lenguas. Y esto lo colocaron antes del diluvio, como medida de salvación por si acaso los dioses pensaban en realizar otra hecatombe.

Hammurabi y los antiguos babilonios

Los acadios fueron reemplazados por los amoritas. Entre los amoritas sobresalió Hammurabi como gobernante sabio que codificó la legislación de su época e inició el imperio babilónico. El reinado de Hammurabi se vincula a la ciudad de Babilonia que pasó a convertirse en al capital del imperio así como Marduk pasó a ser el dios supremo. Estos antiguos babilonios consideraban a su ciudad como el ombligo del mundo. La lengua babilonia sustituyó al acadio como la lingua franca aceptada en el comercio y la diplomacia en esta región.

“Para que el fuerte no dañe al débil, para hacer justicia al huérfano y a la viuda, el rey Hammurabi de Babilonia ha escrito sus preciosas palabras en una estela…“así inicia el famoso Código de este monarca babilónico. Se considera que fue Shamash el que dictó estas 282 leyes a Hammurabi. Babilonia es para esta época tanto una sociedad esclavista como un imperio. Esta ciudad fue adonde fueron llevados cautivos los judíos y muchos otros pueblos del Oriente Medio. En Babilonia, luchaban los awilu, los amos, contra los wardu, los esclavos.

Los asirios y Nínive

En este mismo territorio, los asirios construyeron un imperio que sembró el terror sobre muchos pueblos y naciones. Organizaron un gran y terrible ejército compuesto por infantería y caballería. Inventaron las armas de hierro y esto los volvió invencibles. Sus lanzas y espadas derramaron la sangre de muchas naciones que fueron sometidas al yugo de este imperio, que trasladó su primera capital hacia Nimrod, y luego Senaquerib la traslado hacia Nínive. Senaquerib fue el rey que sitió a Jerusalén y luego fue asesinado por dos de sus hijos.

Le rendían culto a Assur que tenía como símbolo el Árbol de la Vida porque era el dios de la naturaleza. Luego se transformó en el dios Sol, deidad de la guerra para acompañar a estas tropas crueles y sanguinarias. Su símbolo fue entonces un disco con alas. Los asirios consideraban que la felicidad radicaba en la victoria en el combate.

Los caldeos y el fin del proyecto imperial de Mesopotamia

Los caldeos son el último grupo que se apodera de Mesopotamia y conduce un imperio. El imperio neobabilónico. En el 612 antes de Cristo Nínive es conquistada por los caldeos, un pueblo arameo. Y esta victoria de los caldeos fue celebrada por los pueblos de la tierra como una victoria contra el despotismo y la crueldad de los asirios. Incluso el profeta bíblico Nahum compuso un poema de júbilo para conmemorar este acontecimiento de liberación. Los nazis de la antigüedad habían sido derrotados.

El autor de esta victoria fue el rey Nabopolasar quien realiza una obra de restauración del poderío de Babilonia. Esta obra fue continuada por sus sucesores, los reyes Nabucodonosor y Nergalsarusur. Nabucodonosor se llevó cautivos a algunos judíos a Babilonia, incluyendo al poeta Daniel y convirtió a Judea en una colonia. Nombró a Sedecías como rey pero este se rebeló animado por Ananías, quien rompió un yugo de madera en un acto que simbolizaba la próxima liberación de Judea del yugo babilónico.

El cautiverio babilónico inspiró a Lutero a denunciar el cautiverio de la iglesia a manos del Papado. Los cautivos judíos nos dejaron este poema para la posteridad y para la resistencia de los exilados de todo el mundo:
Junto a los ríos de Babilonia, allí nos sentábamos y llorábamos,
acordándonos de Sion…Si yo me olvidara de ti Jerusalén,
olvídese de mí mi diestra.

El esplendor del imperio se basaba en la riqueza acumulada por la explotación de muchos pueblos así como por el tráfico comercial que controlaba las riquezas de África oriental, Arabia meridional y la India. En el año 539 los persas bajo el mando de Ciro vencen al ejercito neobabilónico y Mesopotamia desaparece como entidad histórica independiente.

El banquete de Baltasar y la resistencia popular

En el libro de Daniel leemos que el rey Baltasar, ofreció un gran banquete a mil de sus dignatarios, y bebió vino en la presencia de esos mil. Estimulado por el vino, Baltasar mandó traer los vasos de oro y plata que Nabucodonosor, su padre, había sacado del Templo de Jerusalén, para que bebieran en ellos el rey y sus dignatarios, sus mujeres y sus concubinas. Entonces trajeron los vasos de oro que habían sido sacados del Templo, de la Casa de Dios en Jerusalén, y bebieron en ellos el rey y sus dignatarios, sus mujeres y sus concubinas. Mientras bebían vino, glorificaban a los dioses de oro y plata, de bronce, hierro, madera y piedra.

De pronto, aparecieron unos dedos de mano humana, que escribían sobre el estuco del muro del palacio real, frente al candelabro, y el rey veía el extremo de esa mano que escribía de manera amenazadora: Mene, Tequel, Ufarsin. Dios ha medido tu reino. Entonces el rey cambió de color y sus pensamientos lo llenaron de espanto; se le aflojaron todos los miembros y se entrechocaban sus rodillas.

El rey gritó con fuerza que hicieran venir a los adivinos, a los caldeos y los astrólogos. Y tomando la palabra, dijo a los sabios de Babilonia: “Cualquiera que lea la inscripción y me la interprete, se vestirá de púrpura, llevará un collar de oro en su cuello, y ocupará el tercer puesto en el reino”. Pero cuando entraron todos los sabios del rey, no fueron capaces de leer la inscripción ni de hacer conocer al rey su interpretación. El rey Baltasar sintió un gran temor, cambió de color, y sus dignatarios quedaron consternados.

En Mesopotamia también existió la resistencia, también existió la rebeldía. El rey Baltasar experimentó la confusión y la ira ante una pinta en el interior de su palacio. La resistencia popular de Babilonia nos enseñó a pintar las paredes de los reyes y de los presidentes, de los generales y de los obispos y los pueblos latinoamericanos y caribeños siguen pintando en los muros de Montevideo y Oaxaca, de Lares y de Managua, de Puerto Príncipe y de San Salvador: Mene, Tequel, Ufarsin. El pueblo unido, jamás será vencido.

La herencia de la resistencia popular de babilonia es una herencia de lucha, que niega una religión esclavizadora. La resignación ante el destino que nos condena a una vida de esclavos es uno de los contenidos principales de la religión de Mesopotamia que debemos vencer y es un contenido que sigue vigente en muchas religiones, e incluso en la nuestra cuando se convierte en defensora del status quo y pierde su naturaleza subversiva, que es la esencia del mensaje de ese rebelde que fue Jesús de Nazaret. Amén.

Rev. Roberto Pineda

Iglesia Luterana Popular de El Salvador

San Salvador, 14 de octubre de 2006

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>