Me incorpore al ERP en 1972… Entrevista con Roberto Cañas

SAN SALVADOR, 20 de enero de 2010 (SIEP) “Vengo de una familia de clase media…de padres acomodados, nunca me acosté con hambre, su fantasía era que yo fuera profesional universitario…” nos comparte el revolucionario salvadoreño Roberto Cañas, firmante de los Acuerdos de Paz de 1992.

Mi padre Justo Villegas Cañas, fue militar, subteniente, en los tiempos del general Martínez, antes del 44, por desavenencias con el dictador, fue exilado a Nicaragua, de donde viajo a México, y luego en 1940 en Estados Unidos se enrola en el Army y participa en combates en Europa en la Segunda Guerra Mundial.

En 1950 regresa a El Salvador, se casa con mi madre, Edith López Cañas, y nazco yo un 21 de noviembre de 1950. Luego nace mi hermano Sergio. Somos dos. Mi padre era de San Miguel, aunque originalmente su familia venia de Zacatecoluca, donde hubo una peste y primero se fueron para San Vicente y luego para San Miguel. Me parezco a mi papa, era alto. Mientras que mi mama era de Santa Ana, hija natural de Alfonso Quiñónez Molina, con quien mi abuelita tuvo un amorío…

Ambos se dedicaron a cuidarnos a nosotros dos. Vivíamos en la Col. La Rabida, en la 33 calle Oriente, frente a la fabrica Robertoni. Era una zona popular. Y por otra parte, estudiábamos en el Liceo salvadoreño, donde estudia la gente de dinero. Vivía en dos mundos, contradictorios. Mis amistades de la Rabida y mis amistades del Liceo salvadoreño, que celebraban sus fiestas en el Circulo Deportivo Internacional. Todo esto me fue creando sentimientos de sensibilidad social.

En el Liceo salvadoreño estudie desde kinder hasta bachillerato, y empecé a rechazar los ritos de la Iglesia católica, como el de rezar el rosario por las tardes, yo rechazaba el estar rezando como solución a los problemas…en los estudios, si me lo proponía sacaba buenas notas, pero nunca tuve un interés en estar en el cuadro de honor…me atraían mucho las materias humanísticas: literatura, geografía, historia, moral, urbanidad y cívica y era malo en matemáticas, física, química…

También desarrolle en esa época un sentido de independencia, de querer salirme de la casa, de realizar excursiones a Guatemala, de ir a lugares pidiendo ride, era lo que llaman el síndrome del nido vacío, o sea que los hijos rápido se iban de casa, hoy es al contrario, hoy es el síndrome del nido lleno, los hijos regresan a la casa…y con nietos. Bueno, con un grupo de amigos salíamos a andar fregando, íbamos al Cine Tropicana, al cine Modelo, al cine México, a ver los dobles…nos íbamos a pata a todos esos cines. Nos gustaban los juegos rudos, las bromas pesadas, ir a vagar a la Col. Atlacatl, a la 5 de Noviembre….

Nos gustaba estudiar en la noche para los exámenes, a la luz de un bombillo debajo de un poste, en la calle…amo las madrugadas. Y comer el pan recién salido del horno…

Con mi papa teníamos una relación excelente, nos hablaba mucho, nos dedicaba tiempo, como ya estaba pensionado pasaba tiempo con nosotros…nos llevaba y nos iba a traer al colegio, nos llevaba literatura, me acuerdo que nos llevo El Quijote, influyo fuertemente en nosotros, nos dedicaron mucho tiempo, fue un amor ilimitado, tenían sentido de la paternidad y de la maternidad.

Tengo un tío que todavía esta vivo, de nombre Salvador Giralt, compadre con Meliton Barba, que era un gran lector y en su biblioteca encontré por vez primera las obras de Lenin, de Marx… fue mi tío Chamba el que me enseño estos libros…fue en 1967 al finalizar el bachillerato o ya en el 68 iniciando la U… y encontré al marxismo y comprendí que la división en clases no era a causa del destino sino del lugar que ocuparan las personas en la producción…pase de una visión de sensibilidad social a una comprensión científica, marxista de la realidad…

Llego a la UES en 1968…

Llego a la UES al final de su época de oro, años 67,68…habían académicos internacionales excelentes, como Daniel Slutsky, argentino, que revoluciono el estudio de la sociología, le imprimió un rigor académico serio…leíamos a Andre Gunder Frank, a Teotonio Dos Santos, a los teóricos de la dependencia, los estudiantes de la Facultad de Economía y de Áreas Comunes contaban con profesores de primer nivel, argentinos españoles, etc.

Estaba el argentino Jacobo Waisefilz, sociólogo riguroso, rechazaba las corrientes de los manuales soviéticos, por medio de el conocimos a autores como Nikos Poulantzas, a Hanna Arentz, a Louis Althusser y entonces mirábamos con desprecio a los que se dedicaban a leer los Conceptos elementales del Materialismo Histórico de Marta Harnecker, que había sido discípula de Althusser en Paris, y discutíamos con los del PC que nos recitaban la obra de Lenin La enfermedad infantil del izquierdismo… conocimos entonces a Schafik que andaba siempre con un attache , y exponía siempre la imposibilidad de realizar la lucha armada por falta de montañas y que había que dedicarnos entonces a la lucha pacifica….

La UES era entonces una verdadera ciudad universitaria: todo estaba dentro, había residencias estudiantiles, billares, comedores universitarios, gimnasios, se practicaba el karate, el tenis…estaba La Perica, bus de la facultad de Ingeniería, que era una ruta ala que los estudiantes se subían de choto, como una ruta de buses, iba a varios lugares…

Amaba y amo la Universidad con pasión, era una llama de libertad, había grupos de teatro, estaba la escuela de teatro del Maestro Edmundo Barbero, exilado español, se realizaban actos político culturales…

Fue en el Auditórium de Derecho donde nació la gran huelga magisterial de 1968, fue entonces que asistí a la primera manifestación en apoyo a ANDES, tenia 18 años, y me acuerdo de las consignas en solidaridad con Vietnam: Ho, Ho, Ho…Ho Chi Minh! Y fui apoyar a los maestros, estuve por la ENCO repartiendo boletines apoyando a los huelguistas…

Fuimos influenciados por todos los cambios que se daban en el mundo, en los años 60 y 70. El desarrollo del rock, los Beatles, la Revolución China, la píldora, que impulso la revolución sexual, los escritos de Jean Paul Sartre y de Simone de Bouvoir, el Mayo francés, y sus fracasos, problemas, posibilidades…la Revolución Cubana, oíamos religiosamente Radio Habana Cuba, territorio libre de América con su clásica campanita.

Y nos entusiasmábamos con los Tupamaros, fue toda una experiencia de audacia de la lucha urbana, se escapaban de las cárceles por túneles que construían por debajo de la tierra, estudiábamos El Manual del Guerrillero del brasileño Carlos Mariguella, seguíamos las acciones del ERP argentino, de los Montoneros…y queríamos ser del FSLN. Nos formamos en una disciplina de acero…aunque éramos un poco hippies, no al estilo de Fernando Llort, que promovía una mezcla de hippismo con cristianismo muy escapista sino una cultura hippie con compromiso político, a lo Joan Baez.

En aquella época la Dra. Maria Isabel Rodríguez era conservadora y fue la toma de la Facultad de Medicina, de la cual era decana, la que marco el inicio de la Huelga de Áreas Comunes, en 1968…me acuerdo de una pinta, creo que hecha por Felipe Peña: Al fin te violamos puta imperialista….referida a las autoridades de esa facultad elitista.

En el año 69 desde la UES se inicia un trabajo de proyección social, en el que participo, fuimos a La Fosa, la marginal al oriente de la Universidad, a realizar trabajo de concientizacion con el método del brasileño Paulo Freire, íbamos a alfabetizar…Y en la facultad de Economía formamos un frente político radical, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria, el MIR, y ganamos las elecciones de la CESE, llevamos a Alfredo Díaz Barrera, como Presidente. Nunca deje los estudios, aunque me gradué hasta 1980 debido al trabajo político que realizaba, cuando me gradué le lleve el titulo a mi madrecita y le dije: mama, mire ya le cumplí…la ventaja era que en la facultad las clases las iniciaba a partir de las 4 p.m. y eso me dejaba todo el día para hacer trabajo político…

En el año 70 surge la lucha armada…se da una reunión entre Cayetano y Ferman de El Grupo para constituir una sola organización, No logran ponerse de acuerdo y es entonces que nacen las FPL y luego el ERP…

El 19 de julio de 1972 el gobierno interviene militarmente a la U. Llevo ya 4 años de activismo político. Estaba en un círculo de estudio. Lil Milagro Ramírez nos plantea si queremos ser de la guerrilla…estaba Miriam Medrano quien junto con Reinaldo Hernández habían regresado de estudiar en la URSS. Era la época del conflicto chino soviético. Se meten al ERP, Miriam era amiga de Lil Milagro que estudiaba derecho.

Lil dirigía la Resistencia Estudiantil Universitaria, la REU. El nombre se derivaba de la caracterización del régimen como de “dictadura militar en escalada fascista.”Y si en Francia se genero la resistencia, nosotros éramos acá la resistencia al fascismo…. éramos clandestinos, compartimentados…teníamos un periódico de nombre Bandera Roja. Nos enfrentábamos con los grises, la policía universitaria.

Organizando desde los mesones…

Así fue como conocí los mesones…Lil era una gran organizadora y tenia mucha experiencia y capacidad para usar la leyenda o sea el uso de cobertura legal o normal para actividades guerrilleras….los militantes alquilábamos cuartos en los mesones, teníamos cuartos Herbert Guzmán, Carlos Arias, etc. Y se le daba vida a la leyenda, pasábamos tiempo en nuestros cuartos, el suficiente para no levantar sospechas, y desde allí operábamos, salíamos y regresábamos de hacer acciones de propaganda armada, teníamos mimeógrafos e imprimíamos la Bandera Roja…todos escribíamos., era una disciplina…para que no se oyera el ruido del mimeógrafo que era de manivela poníamos La Bala, a todo volumen…

En el 72 luego de la toma de la UES me organizo en una célula político militar. Mi hermano Sergio me recluta, me dice: nos vamos meter a la misma organización, al ERP. Inicio una doble vida, la pública y la clandestina. Era de la REU. Hacíamos pintas: lucha armada hoy, socialismo mañana. El ruido que hace el spray nos ponía nervioso en las actividades de propaganda armada y en el reparto de propaganda.

En una caja d zapatos ADOC metíamos pocos de propaganda, con pólvora y mecha de cohetes y poníamos un cigarrillo encendido, al terminar quemaba la mecha y explotaba la caja y la propaganda se esparcía por los aires…a todas estas actividades ibas armado, en buses, porque no teníamos vehículos en esos primeros momentos, me acuerdo que ibas sentado viéndote la pistola, no podías quitarte la vista del bulto que hacia la pistola, hacíamos sesiones para arme y desarme, desarmábamos serenos, me acuerdo que desarmamos a un sereno allá por la DIGESTYC , para recuperar pistolas…

Los años 73 y 74 milito en la REU junto con Carlos Arias, Sergio Cañas, la responsable era Lil. En el año 74 surge el Frente de Acción Popular Unificada. Y ese año se inicia pleito con el núcleo del Estado Mayor del ERP conducido por Sebastián Urquilla. Nos convocan a una reunión en la que llega Urquilla como jefe del Estado Mayor. Llega de guayabera y armado. Era una reunión entre el Estado Mayor y el núcleo de dirección de la REU. Creo que fue en 1975 antes que mataran a Roque. Nos plantean la tesis de la creación de comités militares que fueran al encuentro de la insurrección de los cuarteles. Roque estaba allí. La Lil era la compañera de Roque. Nos pareció una posición militarista…

Un comentario sobre «Me incorpore al ERP en 1972… Entrevista con Roberto Cañas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>