Saludo a la clase obrera

MI SALUDO A LA CLASE OBRERA Y TRABAJADORES DEL PUEBLO SALVADOREÑO EN ESTE PRIMERO DE MAYO DEL 2007.

Llegamos al mes de Mayo así como la primavera llega hasta nuestras alcobas despertándonos con la suave brisa del viento tropical, con el canto de los gallos del corral vecino, con el perro rascando a la puerta pidiendo abrirla para salir a orinar, con el ruido de los viejos autobuses que son un peligro al momento de avanzar, el campanazo de “la basura!!” del camión municipal, el grito de una madre que urge a su hijo que deje de llorar, y el del canillita que a todo pulmón grita ¡el diario!! ¡El diario!! “Cabeza de mujer asesinada aparece en el banco del parque central”, el “Sereno” que dando su último silbatazo a su casa a dormir se va. Todo parece una mañana tradicional de un día tropical en la ciudad capital de un país de la América Central.
Así recuerdo un día del Primero de Mayo, de 1978 en el que la clase obrera salvadoreña se preparaba para asistir a la marcha “del Primero de Mayo”. La demostración de fuerza del poder obrero estaba organizada, los trabajadores poco a poco iban llegando al “Reloj de Flores” que abre paso a la carretera Troncal del Norte, por donde entran los autobuses provenientes del oriente del país a la “Terminal de autobuses de Oriente”. Las delegaciones estudiantiles llegaban con su juvenil algarabía combativa de “el pueblo unido jamás será vencido” y bailando al ritmo de la famosa canción de “cacho” que era toda una fiesta revolucionaria dedicada a la bandera estudiantil del “Frente de Acción Unificada” (FAU). Entrábamos cantando “Mira la Bandera, Como se menea, como se menea la estrella en la Bandera,!! La bandera eah! Se menea eah!!, Ahí estábamos los militantes de la Juventud Comunista de El Salvador. Muchos de ellos murieron defendiendo la causa del proletariado y otros aun continuamos vivos defendiendo la causa del pueblo trabajador salvadoreño solo que ahora bajo la bandera gloriosa del FMLN.

Las mantas se iban extendiendo poco a poco presentando las siglas de los sindicatos presentes en esta marcha del pueblo trabajador, También los campesinos se hacían presentes acompañando al movimiento obrero en natural alianza obrero-campesina combatientes históricos en la lucha del proletariado en la construcción de la nueva sociedad de justicia e igualdad.

Esta lucha de clases claramente definida en la historia política y social de El Salvador ha sido la característica de las batallas reivindicativas de los y las trabajadoras del pueblo salvadoreño no solamente en su lucha por alcanzar sus propias reivindicaciones económicas, sociales y políticas; sino, que también en solidaridad internacional con todos los trabajadores del mundo.

Bajo un sol que brillaba radiante e intenso estaban los trabajadores salvadoreños de pie, gritando todos unidos “Viva la Clase Obrera” “Vivan los trabajadores”, “Viva la Internacional”; Listos a continuar en su lucha contra del Estado opresor explotador de los trabajadores pagados con salarios de hambre y miseria. Los volantes denunciando las injusticias, las desigualdades las masacres; iban circulando de mano en mano, las mantas exigiendo la libertad para los presos y desaparecidos políticos se desplegaban entre los presentes , los trabajadores con ayuda de megáfonos, agrupando los manifestantes orientaban a las diferentes delegaciones de las organizaciones que se unían a la combativa manifestación, organizadamente, anunciaban “Agrupémonos todos!!” por que “el día que el triunfo alcancemos” “ni esclavos ni hambrientos habrá” “la tierra será el paraíso de toda la Humanidad”
Así se iniciaba una celebración que dio paso a un Primero de Mayo combativo y revolucionario pese a la sangre de los trabajadores que había sido derramada en tantas otras manifestaciones de protestas en contra del cruel sistema derechista; integrado por funcionarios militares y civiles del gobierno sanguinario que dirigía el PCN apoyado al mismo tiempo por un ejercito fascista a cargo de militares de alto rango y que actualmente continúan formando parte junto al partido derechista de ARENA de los escuadrones de la muerte.
Ahora nuevamente el pueblo salvadoreño se prepara para un Primero de Mayo el cual no será distinto a aquel de mis recuerdos puesto que las causas que motivaron estas demostraciones de la clase trabajadora y posteriormente al conflicto armado, aun siguen estando presentes en las luchas del pueblo trabajador salvadoreño. Y son aquellas mismas causas, por las cuales el movimiento popular organizado por el entonces “Socorro Rojo”, dirigido por el Partido Comunista de El Salvador con Farabundo Martí a la cabeza, siguen siendo las principales razones de lucha del pueblo trabajador de El Salvador. Estas no cesaran hasta que el pueblo conquiste la Victoria Final es decir, hasta romper las cadenas de la esclavitud oligárquicas e imperialistas, hasta conquistar ese paraíso de paz y justicia social al que el pueblo salvadoreño y los pueblos del mundo tienen derecho. Hasta que la bandera salvadoreña, junto a la bandera del FMLN, flameen en el azul del cielo como estandartes de dignidad, fraternidad, heroísmo y valentía de un pueblo salvadoreño que siempre se resistirá a vivir de rodillas. Hasta hacer de su patria una Patria Libre y soberana.
Al escribir esta pequeña memoria he guardado un minuto de silencio por todos aquellos obreros que vi desfilar ese día y que ahora ya forman parte de ese contingente de Héroes y Mártires que nunca mueren por que siempre estarán presentes en nuestras luchas y en nuestros corazones.

Ana Gladys Méndez
Ottawa, Canadá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>