Teoría y praxis de la profundización de la democracia en Venezuela.

Reforma y revolución.
Teoría y praxis de la profundización de la democracia en Venezuela.

Intervención de Wladimir Ruiz Tirado, Encargado de Negocios de la Embajada de la República de Venezuela, en el Ciclo de Conferencias organizado por el Departamento de Filosofía de la Universidad de El Salvador, denominado “Filosofía y Teoría crítica en el Siglo XXI.

En los términos clásicos de la izquierda el título de este escrito estaba asociado más bien con una disyunción: reforma o revolución. Hoy, en el marco del proceso político de Venezuela, el plan propuesto por el presidente Chávez de reforma constitucional acerca y vincula de manera estrecha ambos conceptos y procesos, los hace compatibles y necesarios a la hora de evaluar sus implicaciones concretas como un método para radicalizar el proceso revolucionario.

Para entender mejor tal implicación debemos hacer unas referencias previas, de carácter histórico, en relación al impacto del movimiento “chavista” en el proceso político de la Venezuela contemporánea. Sin duda el discurso político que más ha marcado en profundidad el alma nacional, desde la época de Simón Bolívar, ha sido el de Hugo Chávez, el cuatro de Febrero de 1992, cuando, el ahora Presidente incorporó, en una convocatoria sin precedentes en la historia nacional, a los excluidos de siempre en el protagonismo de su quehacer histórico.

¿Por qué el discurso de Chávez caló tan hondo en el pueblo venezolano, ha trascendido nuestras fronteras y hoy es tan significativo para los pueblos de América Latina y del mundo? ¿Por qué Venezuela se ha convertido en una referencia obligada al plantearse los procesos de cambio en Nuestra América?

Creemos que parte de las respuestas a tales cuestiones son las que pueden ayudar a explicar nuestra presencia hoy aquí en la universidad de El Salvador. Entre las razones que podemos mencionar podemos enumerar las siguientes:

Venezuela ha venido señalando un camino de lucha por la democracia y la liberación de los pueblos, dándole continuidad al pensamiento independentista y soberano de Simón Bolívar. Chávez ha demostrado que si es posible, apoyándose en la fuerza del pueblo, y con éste asumiendo un papel protagónico, intentar construir una sociedad alternativa, de contenido profundamente democrático, distinta al capitalismo voraz y salvaje.

De igual manera ha demostrado que el pensamiento antiimperialista de Simón Bolívar está vivo. Utilizando estas herramientas ha enseñado que la “hoja de ruta” de la liberación pasa por enfrentar a las fuerzas de dominación, de cualquier signo, que opriman nuestras patrias y, al mismo tiempo, enfrentar a las oligarquías locales que le hacen el juego al colonialismo foráneo.

En Venezuela hemos logrado unificar, en un gran movimiento de sujetos sociales, a los trabajadores, formales e informales, los campesinos, los aborígenes, las comunidades, las Fuerzas Armadas Nacionales, los intelectuales, las corrientes religiosas, a las mujeres y a los jóvenes, constituido en un vasto instrumento liberador. Un movimiento nacional-popular.

Se ha venido impulsando y construyendo, apoyado en estos movimientos, un modelo propio, endógeno, como lo es la revolución bolivariana, el cual ha sido consagrado mediante un poder constituyente (1999) que sancionó la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la cual establece los principios de la democracia participativa y protagónica como rectores del ejercicio democrático.

Simultáneamente hemos definido una estrategia para constituir un Bloque Regional de Poder en América Latina. Se trata del ALBA, proyecto que comenzó sólo con Venezuela y Cuba y que ahora ya suma a Bolivia y Nicaragua. Planteando mecanismos de integración entre los pueblos y Estados de América Latina sobre la base de los principios de la integración solidaria, la cooperación, la complementariedad y la equidad.

Sin embargo, los avances de la revolución no han estado libres de obstáculos y enemigos. Las fuerzas del oscurantismo y sus aliados de la oligarquía criolla han tratado en varias oportunidades de derrocar al gobierno de Venezuela y detener los avances del proceso. Han recurrido al golpe de Estado como ocurrió en abril de 2002; igualmente, otro intento entre diciembre y enero de 2002-2003, cuando ejecutaron un golpe petrolero, paralizando PDVSA, la principal empresa nacional, y, finalmente, accionaron el mecanismo del referéndum revocatorio en agosto del 2004. Donde Chávez les dio una paliza electoral.

El pasado tres de diciembre de 2006 el pueblo venezolano re-legitimó al Presidente Chávez, con más del 60% de los votos, lo cual le confirió el piso político suficiente para emprender la fase socialista de la revolución. Durante el proceso electoral Chávez habló claro e identificó al imperialismo americano del norte como el enemigo principal del proceso venezolano, pero, además, habló directamente al pueblo, señalando que la única alternativa que tenemos en Venezuela y, casi se puede decir, en América Latina es el socialismo del siglo XXI como modelo de sociedad a construir. Esto hay que recalcarlo, el socialismo es la única alternativa, no hay otra vía posible. Por supuesto, ajustado a las particularidades de los pueblos y las naciones americanas.

Apenas fue juramentado como Presidente reelecto definió claramente y con precisión los motores que impulsarán la radicalización y la consolidación de la revolución.

Un primer motor es el Habilitante, donde la Asamblea Nacional faculta al Presidente a emitir decretos con rango de ley. Se trata de aligerar, en el tiempo y en la formulación, un paquete de leyes que acelerarán las nacionalizaciones de las empresas en áreas estratégicas como la petrolera, electricidad y telecomunicaciones. Además, con incidencia en las áreas financieras, económicas, sociales y administrativas. Como efectivamente se ha hecho. Habilitación enmarcada en los principios constitucionales y legales de la República Bolivariana de Venezuela.

Un segundo motor es el de la Reforma Constitucional. Se trata en este caso de superar, por la vía de los cambios en la normativa, distintas limitaciones que tiene la actual constitución, sobre todo en temas como las formas de propiedad y el ejercicio de la soberanía nacional. Se hará especial énfasis en el desarrollo de la propiedad social de los medios productivos.

Un tercer motor denominado Moral y Luces. Referido fundamentalmente a la necesidad de producir una nueva cultura revolucionaria, cimentada en el estudio y en la investigación, tanto en el plano escolar como en todos los ámbitos de la vida social. Se busca acelerar la formación de formas superiores de conciencia política que produzcan claridad de objetivos y estrategias en el seno de los movimientos populares.

El cuarto motor es la Nueva Geometría del Poder. Se trata aquí del reordenamiento geopolítico de la nación. Una nueva manera de pensar la distribución política, territorial, económica, social y militar de Venezuela.

Y un quinto motor es el de la Explosión del Poder Comunal orientado a cimentar las bases del poder popular en las comunas populares. Se trata de consolidar la más amplia red de estos poderes del pueblo en una gran confederación.

Cada uno de estos motores tiene un gabinete específico y existe una coordinación entre ellos. Entramos en una etapa de radicalización y consolidación de la revolución, donde las exigencias y los retos cada vez serán mayores.

LA REFORMA CONSTITUCIONAL.

Nos detendremos en el tema de la reforma constitucional propuesta por el presidente Chávez, la cual recorre transversalmente cada uno de los motores y a la revolución misma en una perspectiva sin precedentes de democratización de la vida nacional. Utilizando todas la posibilidades que consagra el texto constitucional. Esto es: una reforma para profundizar la revolución.

En primer lugar veamos el procedimiento y las formas de iniciativa que norma el texto constitucional vigente:

TULO IX. DE LA REFORMA CONSTITUCIONAL. Capítulo II. De la Reforma Constitucional. Artículo 342. La Reforma Constitucional tiene por objeto una revisión parcial de esta Constitución y la sustitución de una o varias de sus normas que no modifiquen la estructura y principios fundamentales del texto Constitucional. La iniciativa de la Reforma de esta Constitución podrá tomarla la Asamblea Nacional mediante acuerdo aprobado por el voto de la mayoría de sus integrantes, el Presidente o Presidenta de la República en Consejo de Ministros; o un número no menor del quince por ciento de los electores inscritos y electoras inscritas en el Registro Civil y Electoral que lo soliciten.
Como observamos se trata de una revisión parcial que tiene sus límites claramente establecidos en el artículo 342 constitucional, y que ofrece, además, algunas ventajas relativas con respecto a la constituyente, tal como lo reseña Biardeau:
.
a) su poder de revisión es amplio; siempre y cuando no altere sus principios fundamentales.

b) está sometida a referéndum; es decir, es democrática

c) no afecta el funcionamiento de los poderes públicos.

d) también pone a prueba la versatilidad de la CRBV como herramienta para el cambio y el reordenamiento de las instituciones del Estado, así como referente para otros procesos en América Latina.

En segundo término, veamos algunas de las propuestas hechas por el Presidente Chávez ante la Asamblea Nacional:

1.- Redefinición del territorio.

Se restituye el Distrito Federal y con él la necesaria cohesión del espacio urbano de Caracas, también se le otorga el nombre de “cuna de Bolívar y Reina del Guaraira Repano. Se reconstituye el concepto de unidad estratégica del territorio y se crean nuevas entidades con fines de seguridad, defensa y desarrollo, como las regiones especiales militares (artículo 11), las ciudades, provincias, territorios y distritos federales y distritos insulares (artículo 15). Se define un nuevo tipo de unidad primaria del territorio centrado en la ciudad, asentamiento humano integrado por comunas, y éstas por comunidades.

2.- Desarrollo democrático y participativo

Si la constitución vigente establece estos principios como nodales del sistema democrático, la reforma amplía y solidifica nuevas formas de su ejercicio. Se obliga a que los candidatos a cargos de elección popular sean seleccionados en elecciones internas desde las bases, y permite al Estado financiar actividades electorales y legislar sobre el financiamiento, uso de espacios públicos y accesos a los medios de comunicación en las campañas.

La propuesta también amplía los medios de participación y protagonismo en la senda de la construcción del socialismo: la elección de cargos públicos, el referendo, la consulta popular, la revocación del mandato, las iniciativas legislativas, constitucional y constituyente, el cabildo abierto, la asamblea de ciudadanos y ciudadanas con decisiones vinculantes, los Consejos del Poder Popular (consejos comunales, consejos obreros, consejos estudiantiles, consejos campesinos, entre otros), la gestión democrática de los trabajadores y trabajadoras de cualquier empresa de propiedad social directa o indirecta, la autogestión comunal, las organizaciones financieras comunales, las cooperativas de propiedad comunal, las cajas de ahorro comunales, las redes de productores libres asociados, el trabajo voluntario, las empresas comunitarias y demás formas asociativas constituidas para desarrollar los valores de la mutua cooperación y la solidaridad socialista (artículo 70).

De igual manera, la reforma establece la duración del período presidencial en siete años, e indica que el Presidente o Presidenta de la República puede ser reelegido o reelegida de inmediato para un nuevo período (artículo 230).

3.- En torno a los derechos sociales y laborales.

Sin duda un aporte justo y realista de la propuesta es la incorporación de los trabajadores no dependientes al sistema de seguridad social, tales como taxistas, transportistas, comerciantes, artesanos, profesionales y otros, mediante sus aportes y los del Estado a un “Fondo de estabilidad social para trabajadores y trabajadoras por cuenta propia” (artículo 87). De igual manera que el establecimiento de la jornada de trabajo diurna en un máximo de 6 horas diarias y de 36 horas semanales, similar a la nocturna, la cual no excederá de 6 horas diarias ni de 34 semanales, crean las condiciones para un mejoramiento de la calidad de vida de los trabajadores, a la par que abre espacio para ampliar el empleo formal.

4.- Hacia un nuevo sistema económico.

La propuesta propicia la conformación de una economía de contenido socialista. Así, el artículo 112 propone un Modelo Económico Productivo, Intermedio, Diversificado e Independiente, fundado en valores humanísticos de cooperación y preponderancia de los intereses comunes sobre los individuales, que garantice la satisfacción de las necesidades sociales y materiales del pueblo, la mayor suma de estabilidad política y social y la mayor suma de felicidad posible. De igual manera, el Estado promoverá variadas y distintas formas de empresas y unidades económicas de propiedad social, tanto directa o comunal como indirecta o estatal, así como empresas y unidades económicas de producción y/o distribución social, que pueden ser de propiedad mixta entre el Estado, el sector privado y el poder comunal.
Se prohíben los monopolios y se establece que el Estado puede reservar para su dominio la explotación de recursos naturales o de cualquier otro bien de la nación de carácter estratégico o la prestación de servicios públicos esenciales, directamente o mediante empresas de propiedad social directa, mixta, o unidades de producción socialistas. También el Estado puede otorgar concesiones por tiempo determinado sobre bienes de la nación y servicios públicos, con una reglamentación especial.

5.- Nuevas formas de propiedad.

La propuesta presenta un abanico amplio de formas de propiedad que le otorga al socialismo del siglo XXI un abanico amplio de posibilidades de gestión, distinta concepción respecto a otros socialismos que se centran sólo en la propiedad estatal. En su artículo 115 describe las siguiente formas de propiedad: 1) La propiedad pública, que pertenece a los entes del Estado; 2)la social, que pertenece al pueblo en su conjunto y a las futuras generaciones, la cual podrá ser: indirecta, ejercida por el Estado a nombre de la comunidad, o directa, la cual es comunal, cuando el Estado la asigna a comunidades, comunas, o ciudadana, cuando se asigna a ciudades, 3) la colectiva, perteneciente a grupos sociales o personas, para su aprovechamiento, uso o goce en común, pudiendo ser de origen social o de origen privado; 4) la propiedad mixta, conformada entre el sector público, el sector social, el sector colectivo y el sector privado, en distintas combinaciones, para el aprovechamiento de recursos o ejecución de actividades, siempre sometida al respeto absoluto de la soberanía económica y social de la nación; y 5) la propiedad privada, que pertenece a personas naturales o jurídicas y que se reconoce sobre bienes de uso y consumo y medios de producción legítimamente adquiridos.

En la discusión de este artículo 115, el económico, el que trata de la propiedad, es el epicentro de las definiciones. Lo que allí se decida marcara el sentido de la Carta Magna, el rumbo de la Revolución.

La asamblea nacional, por unanimidad ha aprobado en primera discusión el proyecto de reforma de acuerdo al procedimiento establecido en el artículo 343:

Artículo 343: La iniciativa de Reforma Constitucional será tramitada por la Asamblea Nacional en la forma siguiente:

1. El Proyecto de Reforma Constitucional tendrá una primera discusión en el período de sesiones correspondiente a la presentación del mismo.
2. Una segunda discusión por Título o Capítulo, según fuera el caso.
3. Una tercera y última discusión artículo por artículo.
4. La Asamblea Nacional aprobará el proyecto de reforma constitucional en un plazo no mayor de dos años, contados a partir de la fecha en la cual conoció y aprobó la solicitud de reforma.
5. El proyecto de reforma se considerará aprobado con el voto de las dos terceras partes de los o las integrantes de la Asamblea Nacional.

Debate nacional en torno a la propuesta de reforma.

El debate ha comenzado en todos los ámbitos de la vida nacional, en la opinión pública, tanto la opinión mediática como la no mediática, el tema se ha colocado a la orden del día. Mientras la oposición caracteriza el proyecto de reforma como una manera de perpetuar a Chávez en el poder, el propio presidente le ha salido al paso a tan descabellada idea y ha dicho desde el día de su presentación ante la Asamblea Nacional, de manera clara, que desconocen el contenido democrático de ella.

Ha señalado Chávez que en Europa, donde hay seis monarquías hereditarias y diez regímenes políticos con reelección ilimitada de sus gobernantes, es donde ha habido más fuertes críticas al proyecto de reforma, es la “reina del cinismo”, señaló, al defender su proyecto de reformas constitucionales que le autorizaría someterse repetidamente al voto popular. Alemania, Francia, Italia, Portugal, Eslovaquia, Chipre, Estonia, Eslovenia, Grecia y Letonia tienen reelección indefinida, indicó Chávez, quien agregó que “a estas alturas del siglo XXI todavía quedan reyes” en España, Suecia, Dinamarca, Países Bajos, Luxemburgo y el Reino Unido.

“¡Ojalá en Europa consultaran a los pueblos sobre sus sistemas políticos y económicos; ellos que tienen reyes y reinas que nadie elige y se perpetúan por su carácter hereditario¡”, sugirió nuestro gobernante.

“En fin, esta modesta propuesta lleva, eso si, la gran esperanza de que a partir de hoy se convierta en bandera de batalla, llamo al pueblo todo, a la par de que los señores diputados y diputadas estoy seguro que desde hoy con pasión y con entrega se dedicarán al estudio, al debate, a dar la primera discusión, la segunda discusión y luego la tercera discusión, pero desde hoy el debate de la Reforma Bolivariana debe tomar las calles, que vayan los dirigentes, los líderes, los pueblos, los partidos políticos que apoyan la revolución, los movimientos sociales, los estudiantes, las mujeres, los trabajadores, los indígenas, los militares, los soldados, los combatientes, en todas partes a dar el gran debate que marcará profundamente lo que he venido diciendo desde hace varios meses, el inicio de una nueva era, una nueva era.” (Acto de presentación de la propuesta de reforma constitucional ante la Asamblea Nacional, 15.08.07)

Sin embargo, hay una cierta línea de opinión que desestima la discusión de la propuesta, privilegiando sólo la aprobación. Eso es contrario al espíritu del pensamiento crítico, al ejercicio democrático necesario para la construcción colectiva del moddelo.

Propuesta será sometido a referéndum

La suerte esta echada, así lo contempla el Artículo 344 de la CRBV: “El proyecto de Reforma Constitucional aprobado por la Asamblea Nacional se someterá a referendo dentro de los treinta días siguientes a su sanción. El referendo se pronunciará en conjunto sobre la Reforma, pero podrá votarse separadamente hasta una tercera parte de ella, si así lo aprobara un número no menor de una tercera parte de la Asamblea Nacional o si en la iniciativa de reforma así lo hubiere solicitado el Presidente o Presidenta de la República o un número no menor del cinco por ciento de los electores inscritos y electoras inscritas en el Registro Civil y Electoral.”

Y el artículo 345 de la misma: “Se declarará aprobada la Reforma Constitucional si el número de votos afirmativos es superior al número de votos negativos. La iniciativa de Reforma Constitucional que no sea aprobada, no podrá presentarse de nuevo en un mismo período constitucional a la Asamblea Nacional.”

Estamos seguros que el número de votos afirmativos será una avalancha.

Wladimir Ruiz Tirado
San Salvador, 31.08.2007

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>