ACLARACIÓN NECESARIA ANTE DECLARACIONES DE OBISPO LUTERANO SALVADOREÑO

ACLARACIÓN NECESARIA ANTE DECLARACIONES DE OBISPO LUTERANO SALVADOREÑO

Con mucha sorpresa e indignación hemos leído este día las irresponsables declaraciones al Diario de Hoy del obispo luterano Medardo Gómez, en la que nos acusa de “políticos extremistas.”

Ante estas declaraciones, por las cuales desde ya lo responsabilizamos por cualquier tipo de consecuencias, como Iglesia Luterana Popular expresamos lo siguiente:

1. A finales del 2005 tomamos la decisión de suspender cualquier tipo de polémica pública para no continuar dañando la imagen de nuestra obra luterana. Este compromiso asumido mutuamente ante el Consejo Mundial de Iglesias ha sido roto por estas declaraciones del obispo luterano.
Nuestra visión de fe

2. En marzo de 2005 fuimos expulsados del Sínodo Luterano salvadoreño debido a nuestro compromiso con las luchas de los sectores populares por la paz y la justicia. Este acompañamiento a las luchas de nuestro pueblo, deriva de nuestro entendimiento de la practica liberadora y evangélica de Jesús de Nazaret, del sacerdocio universal de los creyentes practicado por Martin Lutero y del testimonio de nuestro Obispo mártir, Monseñor Romero.

Razones de nuestra expulsión del Sínodo Luterano

3. Una de las razones principales que esgrimió el obispo Gómez en ese entonces fue que poníamos en peligro la “seguridad” de la iglesia con nuestras actitudes “partidistas.” El se refería a nuestra decidida participación, que nos enorgullece, en la campaña por llevar a la presidencia al candidato del FMLN, Schafik Handal. Inicialmente él nos “autorizo” para estas labores, pero después, ante el fraude de ARENA y la llegada al gobierno de Antonio Saca, dijo que “había que ser listos” y cambio de posición y hasta le envió una carta al presidente saliente Flores felicitándolo por su gestión y otra al presidente entrante Saca deseándolo éxitos y pretendió que fuéramos a pedirle disculpas al “presidente electo.”. Nosotros nos negamos a entregar estas cartas. Nosotros repudiamos esa actitud oportunista.

4. Por otra parte, junto con un grupo de pastores empezamos a cuestionar el uso “discrecional” que realizaba el obispo Gómez de la ayuda que se recibía de las iglesias europeas “hermanas.” Este uso discrecional creaba situaciones en las cuales las “ayudas” a los pastores se atrasaban hasta tres y cuatro meses, mientras los fondos se encontraban ganando intereses a plazo en los bancos. Y si a esto agregamos que se realizaban cada año despidos “selectivos” podremos comprender la situación de angustia en que vivían los pastores y trabajadores de la iglesia. Nosotros denunciamos esta situación y nos negamos a justificarla. No podíamos seguir proclamando la justicia desde el altar ante los cooperantes y explotar a nuestros pastores con salarios de miseria.

Nuestra obra luterana

5. Desde nuestra salida del Sínodo Luterano hemos continuado acompañando a nuestro pueblo por medio de las Comunidades de Fe y Vida, COFEVI de la Iglesia Luterana Popular, ILPES. Trabajamos en todo el país, en comunidades rurales y urbanas. Luchamos por la vida de nuestro pueblo amenazada por este sistema capitalista depredador. Esa es nuestra visión evangélica. Esa es la enseñanza de nuestro Señor y Liberador Jesús de Nazaret. Estamos en las calles en oración y acción con nuestro pueblo en lucha.

6. Finalmente, nos declaramos en oración para que nuestro Señor Jesucristo ilumine la mente y toque el corazón de este obispo, torcido en su llamado evangélico, por el demonio de la soberbia, que brota del poder y la riqueza.

SOLA GRATIA, SOLA FIDE

Rev. Ricardo Cornejo Rev. Roberto Pineda
Iglesia Luterana Popular de El Salvador
San Salvador, 7 de agosto de 2010

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>