El fantasma de los días inutiles

Introduccin

Recientemente encontre los manuscritos de un libro de poemas llamado En el Hormiguero de un amigo de nombre Rogelio Cacerez, originario de La Unión, que fue dirigente estudiantil y lder ecuménico que falleció en el año 1988. La primera parte del libro se titula Fuego Cruzado y fue publicado en San José,Costa Rica en 1982. La segunda parte se titula Las líneas enemigas.

La tercera parte se denomina El fantasma de los das intiles y fue escrita en Filadelfia, Estados Unidos en 1985 cuando se desempeaba como corresponsal de la agencia de prensa Noticias de El Salvador, NOTISAL. Les comparto esta tercera parte como un homenaje a un amigo y compañero que conocí en 1974 cuando regrese a El Salvador.

Los das intiles

Es este un martes o un domingo?
en las prisiones, los días
se alimentan con banderas
y recuerdos; con el postre exquisito
del compromiso;
el sufrimiento es un río claro
coronado de estrellas y auroras,
pero…
y los que se perdieron en
los días intiles? Los que abandonados
navegan sin brujula ni mantequilla,
confundiendo el día
con una ensalada gigantesca
con pepinos como lanzas
hiriéndoles el pecho; los que
maldicen cada luna que se
sumerge en sus intestinos
retorciéndoles la vida.

Una vida que cantaba como
una canoa
una vida que reía como
una fuente
una vida que se atrevió
amando el silencio de los arados,
la sabidura de los manuscritos azules,
una patria desangrada y triste,
una hoz y un martillo,
y es hoy una lagrima,
una profunda lagrima,
caminando…

II

Qu voy a hacer sin tus ojos verdes
mirándome fijamente?
Dnde voy a depositar este
chorro de dudas clandestinas?
Con quien descifrar el
enigma de esta vida
cargada de sorpresas?
A quien le cobro la
cuenta por esta cena
comida a medias?
En que gaveta
voy a guardar los recuerdos
cansados de tanto ir y venir
y ni tan siquiera llegar?
Cómo edificar un
cuerpo sometido a la
tristeza?
Cómo rescatar el pan
de tu sonrisa?
A quien voy a saludar
por las mañanas aún
sin rasurarme?
Donde coloco los besos
que aún no me han nacido?

III

En este preciso momento
solo y descuartizado
preocupado únicamente
por la cinta de mi zapato,
frágil como una lágrima,
con la piel manchada y
el semblante triste,
precario y desamparado,
camino con un bastón
de fugitivo, desayuno
en los cementerios,
aburrido y sintomático.

Oswaldo y esto es el
amor?
Salarrué y para esto
hemos nacido?
Roque me prestas
la pistola?

IV

Sobremuriendo
en parques y avenidas
soy una sombra del tropico
agredida con un hacha
y hecho prisionero
en la pasada primavera,
criatura asustada
por la pesadilla que se
repite cada tarde,
acorralado
en mis sueños
con fantasmas persiguiendo
cada momento
es este un octubre
o un marzo?

V

A veces el soñador
y el sueño se confunden
y es peligroso tocar los
clavos de las estrellas
porque en el camino
hacia la felicidad
hay un trago amargo
inevitable, y uno cree
que las ciruelas son rosadas
y resulta que una sola
palabra puede atropellarte
las venas y un simple
gesto hace las veces
de serrucho sobre
la madera de tu pellejo
o sino que me pregunten
a mi, que vengan todos
y toquen la puerta de
mis huesos y
soliciten entrevista.

VI

Una semana
no es nada ms que
una hilera de recuerdos
colgada de este
áspero verano.
y si me pusiera
a dar gritos
o a dar bofetadas
o a darme las gracias
por no hacerlo
y si caminara desnudo
por City Hall
o amenazara con
lanzarme de las
Twin Towers
o me contagiara
de AIDS,
quien sabe si
debo hacerlo?

Una familia
salvadoreña me invita
a comer cemita
recién horneada-perdón-
recién traida del
terruño. Me
Pregunto: quien
carajos es
la semita?

VII

Una cicatriz
y de repente. Otra
cicatriz y otra
y muchas más.
Debo entonar una
canción violenta,
como beso de despedida
o sentarme a meditar
al calor de un ron caribeño,
pregunto: me convertire
en fénix o en cuervo?

VIII

Una tormenta
es un hecho solemne
para alguien que vive en
una cueva como un poeta
de mi patria que pudo
ser mi amigo; una tormenta
se asemeja a un circo o
a una prisión, depende
de lo que se pretenda;
para la gracia de vivir
o de morir sólo se
necesita el
coraje de una oración
o un par de alas que
te eleven hacia la hora
inevitable; a veces
olvido mi violn.

IX

Mi bandera predilecta
es esta camisa cuadriculada
que llevaba puesta
el día que nos besamos
en un parque;
era un caluroso día de
julio del siglo pasado
o habrá sido la escena
borrosa de una pelcula
cuyo título no recuerdo
o un sueño olvidado.
Es necesario que
me olvide de los
rituales? Debo
abstenerme de hacer
confesiones y revelar
juramentos?

X

Hoy invoco tu nombre
como amuleto misterioso;
la ternura de tus sìlabas
primarias
a veces nos construimos
desafiantes castillos
de granito para enterarnos
luego que una
pluma leve como el viento
los destruye al tocarlos
que frágiles somos!

XI

Y donde coloco la fe
que mueve montañas
viejo tonto?
La coloco en la
arena de un río
o la cargo a cuestas
como bulto necesario?
La fe es una linterna
que ilumina los pasadizos
secretos del alma,
una llama encendida
en la oscuridad de la noche
o un reguero de polvora?

XII

Y ahora regreso a mis
cavilaciones nocturnas
imitando murcilagos,
evitando ulceras,
agradeciendo las
buenas noches
de esta soledad
en que me ahogo,
dudo si en verdad
la horca y la guillotina
son comadres, ambas
son mejores que
algunos sueos.

XIII

Cada día invento
excusas para vivirlo,
que si amanece nublado
es porque los grises
me protegen la vista,
que si esta lloviendo
me impresiona el sonido
de la lluvia y si aparece
el sol burlándose de
las cosas es porque
necesito caminar
cuando lo que necesito
es no morir.

XIV

Te amo ahora que estas muerta
y cuando vivimos juntos
en una casa blanca
rodeada de pinturas,
únicamente pude admirar
lo bronceado de tu cuello
un lunar en tu espalda
o tu cabello despeinado.

Te amo ahora que estas muerta
porque cuando construí la tumba
olvide poner tu nombre
y sólo así comprendí
que nunca lo supe
que jamás lo pregunte.

Te amo ahora que ests muerta
y la tierra te sirve de espejo
y camino de nuevo solitario
por la arena de este mundo
esperando tu regreso imposible.

Una flor amarilla
para tu memoria.

XV

Si me preguntaran
cual es mi oficio
respondería que es
el de encender y apagar
luces, noche y día,
despierto y en sueños,
encender y apagar luces,
sentado y caminando
encender y apagar luces,
abrir y cerrar puertas,
encerrado en cuartos
hediondos a cigarrillo,
escuchando una emisora
de otro planeta, comiéndome
la televisin con aguacate
calentándome las pestañas
con Coca Cola, leyendo
periódicos nocturnos,
arrinconado en un letrero
que esta borrado, esperando
que digan que me vaya, que
termino la función, y
entonces quizás
sólo entonces
me quiebre enterito
con la precisión de un
espejo colocado en lo
alto de un grito
lanzado con furia
al vacío del olvido.

XVI

El tiempo traicionó mi lampara
consumió la gota de esperanza
que rivalizaba mis temores,
agotado de ilusiones hoy
me encuentro vacío…
Hubo un tiempo que
saltaba de río en río
emocionado por la
alegría de una sonrisa
compartida. Dónde
perdí la senda?
Dónde empezamos
a caminar por rumbos
diferentes?

En rigor mortis
como Vladimir
esperando a Escorpio.

XVII

Paciencia piojo que la noche es larga

A A. M.

Caminante,
no hay camino
sino espinas en el culo,
simple y llanamente
machetazos en el cuello
en cada esquina
lo se
deep inside
something is broken
forever…
in my soul.

Pasan los días
perpendiculares, silenciosos
con un eco de soledad
entre sus veredas,
hay un rastro de vacío
en el ambiente.

XVIII

Este momento
despojado de tiempo,
expulsado de
calendarios y relojes
es el hilo que esperaba
sin saberlo, quizás lo
presentí algunas noches
de insomnio, pero me
sorprendió el rumbo
de los aguaceros.

Mi vocación era
recorrer las calles
cantando y silbando
con mis banderas
desplegadas, y hoy
es el ruido de fantasmas
el que escucho
por las noches
conversando de mis
ansias destruidas.

XIX

Estoy muerto…
soñe con ser un árbol
y echar raíces en tu cuerpo
tocar tu corazón en cada rama
y ser la sombra de tus sueños
llenar de flores tus heridas
y manar jugo en tus labios
pero sólo fui una hoja
en un tiempo
tierna y radiante
y luego marchita
llevada por el viento.
Estoy muerto…

XX

Huyo de tus perfumes y tu aliento
de la falsedad de tus sonrisas y abrazos,
me refugio de tu estrella distante
para librarme de la hiel de tu regazo.

Destruido como estoy sigo con vida
rumiando agreste las letras del destino
convertido en un fantasma que respira
sumido en la nostalgia me imagino
y contino meditando en mi camino

Reconozco que el golpe fue muy fuerte
inmensa cicatriz llevo en el pecho
pague caro la dicha de quererte
y hoy lloro amargamente este hecho.

Lo nuestro fue una locura perfecta
en un taller de sueños imposibles
que resultaron tristes decepciones
un par de besos y una despedida.

XXI

Anoche converse con mi padre muerto
le pregunte sobre el dolor del alma
y la angustia de un corazón herido
sobre la soledad del amor y el destino.

Me respondió con rostro triste y preocupado
que la vida es una canción alegre
y una braza ardiente
que se vuelve lamento si no se cultiva…
anoche converse
con mi padre muerto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>