El presidente Saca no tiene nada que hacer…

VLADIMIR MEDRANO

I PARTE. SITUACIÓN DE LAS DERECHAS EN EL SALVADOR.

VM: En los últimos días hemos visto como la delincuencia se ha desbordado, las autoridades no pueden controlar este brote de violencia que ha ido en ascenso desde hace mucho tiempo. ¿Cómo analiza usted esta nueva coyuntura planteada para los salvadoreños?

DG: Hay una relación sintomática entre el país y la delincuencia, es importante saber cuál es la fuente generadora, si el país genera la delincuencia o la delincuencia genera el país, y uno puede ver el país a partir de la delincuencia, es decir, si el país se encuentra en la delincuencia o si la delincuencia obtiene al país, aquí hay una relación de continente y contenido, sin embargo es muy difícil, muy difícil y muy aventurado decir que el país, que El Salvador, es sólo delincuencia, hay una buena parte de la población salvadoreña que no esta ligada orgánicamente a la delincuencia, ahora bien, es cierto que toda la sociedad tiene que ver con la delincuencia, en el sentido siguiente: en el que ningún salvadoreño puede presentarse como no afectado por la delincuencia y esto no quiere decir que haya sido asaltado o que haya sido víctima de la delincuencia, independientemente de eso, todo el país es afectado por la delincuencia, y allí aparece una relación muy íntima.

Que sucede entonces en un país donde la delincuencia aparece como el problema más importante, cuando eso ocurre hay una descomposición de la sociedad, y esto tiene lógica por que la sociedad salvadoreña se encuentra partida, una parte está en el territorio del Estado y otra parte está en el territorio de otros Estados del planeta, eso parte la sociedad por lo menos en dos: en los salvadoreños que están en el país y los salvadoreños que están en el exterior, en ambas partes hay jóvenes, muchachos y muchachas, los que están en el exterior están pensando en realizar el sueño americano para los que están en los Estados Unidos, o el sueño para los que están en otros países, pero los que se quedan aquí están pensando en viajar al exterior, unos están aquí porque no han podido irse y están soñando en irse, por otro lado hay una minoría que está aquí, están dispuestos a estar aquí y a permanecer aquí, esa es una minoría, esto quiere decir que la visión de país se difumina, se esparce y se debilita, esto es políticamente peligroso.

Hay un segundo factor, es que la distancia que existe entre el Estado y la sociedad es mayor, enorme, y cada día crece, la sociedad no se mira en el Estado y el Estado no expresa los intereses de la sociedad, ese es el país. Cuando hablo de Estado, hablo de lo que es en rigor el Estado, es decir, a una fuerza social, política, económica, militar, religiosa, ideológica, cultural, sujetiva, que nace de la sociedad, pero se sitúa por encima de la sociedad y de la ley. En El Salvador el Estado es Ricardo Poma, Ricardo Simán, Ricardo Kriete y unos dos más, eso es el Estado, de allí viene el gobierno, que es el administrador de la política del Estado, definida en ese grupo, ese es el Estado, entre ese Estado y la sociedad hay una guerra, entonces qué de raro tiene que los jóvenes se organicen en bandas, es casi un resultado natural y qué de raro tiene que esas bandas desborden en la delincuencia, no tiene nada de raro.

Ahora bien, el gobierno no controla esas bandas, pero además no las somete, hasta ahora lo que se llama gobierno usa la Policía Nacional Civil equivocadamente, hay que establecer que para el gobierno de derechas lo que ellos llaman delincuencia es un recurso político importante, por que eso llamado delincuencia justifica su política represiva y de reducción de los derechos de la ciudadanía, por eso es que ellos aparecen enfrentados con las bandas, otra cosa seria que las derechas pudieran establecer acuerdos políticos con esas bandas, pero no pueden hasta ahora, y han salido derrotados por las bandas juveniles, la Policía Nacional Civil ya no tiene nada que hacer, derrotada totalmente, y esto plantea para el gobierno de derechas un problema de ingobernabilidad.

El Salvador es un país sin gobernabilidad y ya están apareciendo signos de descomposición institucional, las bandas expresan una descomposición institucional, por ejemplo las alcaldías están estableciendo mecanismos de seguridad para su jurisdicción, eso es un rompimiento del orden institucional, y eso todavía empieza.

VM: La delincuencia se va extender más o el desorden institucional?

DG: El rompimiento del orden institucional se va romper aún más, es decir, en cada jurisdicción las alcaldías van a establecer sus propias reglas de seguridad, entonces se fragmenta aún más el poder gubernamental, ahora, pueden las alcaldías hacer eso, si claro que si, eso es lo que se esta poniendo a la orden del día y eso permitirá el establecimiento de políticas diferentes en cada jurisdicción.

VM: Esto es lo que pretendía la derecha o las derechas?

DG: No, esto es peligroso para la derecha, por que el poder de la derecha requiere centralización total, porque eso les garantiza control total, jamás la derecha estimula la descentralización, que es mover poder de arriba para abajo, pero es que esto se le ha ido de las manos a la derecha, la derecha no sabe que hacer.

VM: Estamos entonces frente al resquebrajamiento del sistema neoliberal en El Salvador?

DG: Todo esto que esta ocurriendo en el tema de la delincuencia, es consecuencia del neoliberalismo, por eso decía que su aparecimiento es algo casi natural, porque es una consecuencia inmediata de la política neoliberal, ellos no saben que hacer con el monstruo que han creado.

VM: Si la Policía Nacional Civil y si las instituciones gubernamentales no pueden hacer nada, que nos espera, la anarquía total?

DG: Estamos hablando de una ingobernabilidad, estamos hablando de ausencia de política social, este gobierno no tiene política social y tampoco tiene gobernabilidad, entonces llega el momento donde las propias comunidades han de tomar a su cargo, el problema de la delincuencia, pero no solo referido a la parte de seguridad de las bandas juveniles, también al tema de seguridad ambiental, aplicando un tema más extenso y más profundo de la seguridad, la seguridad en la defensa del agua, la seguridad en evitar la contaminación y del ambiente, la seguridad en la defensa del bosque y la seguridad de ejecución de medidas sociales, ese es el momento que está ya planteado en El Salvador.

El presidente saca ya terminó su periodo, eso es dramático.

VM: Por que Dagoberto?

DG: Porque él ya no tiene nada que hacer.

II PARTE. COMO PUEDE LA IZQUIERDA CAPITALIZAR ESTA COYUNTURA.

VM: ¿Como podría capitalizar la izquierda todo este momento adverso para las derechas?

DG: Este período es caracterizado por el estallido de una crisis política, no siempre la crisis política está a la orden del día, la crisis si, pero no crisis política, hay crisis social por ejemplo que es un fenómeno permanente, cuando la gente no tiene empleo, no tiene salud, vivienda, no tiene seguridad, eso se llama crisis social, la crisis social no supone crisis económica, no: para nada, el hecho de que la gente pierda el empleo no es una cuestión económica, puede haber mucha gente sin empleo, si embargo la economía de la banca va para arriba, los bancos siguen haciendo grandes negocios, no dependen de eso. ¿Cuando hay crisis económica?, cuando los grandes centros de poder capitalista dejan de hacer los negocios, que siempre hacen, y dejan de obtener las ganancias que siempre obtienen, entonces hay crisis económica, es decir, que la crisis social es abajo y la crisis económica es arriba, el hecho de que yo me quede sin trabajo eso no es crisis económica, como es de dramático, porque estamos hablando de la economía capitalista.

En el país hay ahora crisis social, pero también hay crisis económica, las empresas están cerrando, es cierto, el fenómeno de la delincuencia incide en el cierre de las empresas, aparece el fenómeno de la extorsión, pero no es el factor decisivo, para nada.

VM: Pero eso sucede con los micros, pequeños y medianos empresarios, no con los grandes.

DG: Si. Por eso no es el factor decisivo y por eso la crisis económica no deviene de la delincuencia, deviene de la misma lógica del modelo neoliberal, esta crisis económica se desarrolla con la firma del TLC, por ejemplo, porque las empresas salvadoreñas no tienen la capacidad de competir, no son competitivas, no tienen técnica, no tienen tecnología y no pueden producir mercancías de calidad que compitan, esas son las que compiten, si yo hago queso por ejemplo, este queso debe ser un queso limpio, higiénico y de una gran calidad, que compita con los quesos europeos o los quesos estadounidenses, se puede hacer eso en el país, no, claro que no, a eso me refiero, ahora bien, pero ahora aparece la crisis política.

¿Cuándo aparece entonces la crisis política? Es decir, que no todos los días hay crisis política, por ejemplo cuando hay conflicto entre el poder judicial y el poder ejecutivo, ¿hay crisis política? No. Cuando los partidos políticos no se ponen de acuerdo en la Asamblea Legislativa, ¿hay crisis política? No, al contrario eso es parte del juego. ¿Cuándo hay crisis política entonces? La crisis política tiene dos expresiones, primero: hay crisis política cuando se rompe el acuerdo en el equipo gobernante, eso es lo primero, hay que saber que un país no lo gobierna una persona, nunca, siempre lo gobierna un equipo y ese equipo ha de estar de acuerdo, eso es fundamental, hoy en el país se rompe ese acuerdo, claro hay crisis social, hay crisis económica, se rompe el acuerdo en el equipo gubernamental, debemos entender como gobierno al Órgano Ejecutivo, Legislativo y Judicial? Ellos son administradores, el poder lo tiene el estado, y ya sabemos quienes son el estado, tienen nombre y apellido, ellos se distribuyen el control de los puntos claves de la administración, esos no son diputados, claro que no, no son diputaditos, esos no son alcalditos, tampoco, esos no son ministritos, tampoco, para esos cargos ellos mandan a su gente, ellos controlan CEL, eso si lo controlan, ellos controlan la Energía Eléctrica.

¿Cómo se expresa la crisis política entonces? El ministerio más importante del gobierno se llama: Ministerio de Hacienda y el ministro más importante de un país es siempre el Ministro de Hacienda, aquí y en Marte, ¿Quién es hoy el ministro de hacienda?, William Handal. TACA, el anterior ministro López Suárez fue destituido, porque sucede que el ejecutivo necesita control, porque privatizaron todo y hoy el ejecutivo no tiene dinero, ¿A dónde está el dinero entonces? En la banca e impulsaron una reforma tributaria pero los banqueros le dijeron a su gobierno no le damos más dinero, entonces quitaron a López Suárez y pusieron a William Handal, directamente de TACA, entonces la empresa TACA controla hacienda, cuales son las dos misiones de William Handal: 1. Evitar que los señores del capital financiero paguen más impuestos y 2. Evitar que se reforme la ley tributaria, que los demás paguen impuestos pero ellos no.

VM: ¿Eso implicaría el incremento al IVA, entonces?

DG: Por su puesto, por allí va el tema, quienes controlan CEL, la familia Salume, que controlan el negocio de la comida ligera, cual es el tema, hay que elevar las tarifas de la luz eléctrica, ANDA funciona con energía, ANDA no le ha pagado a CEL, más de 40 millones de dólares, CEL anuncia que va a dejar de dar energía a ANDA, ya están en eso, entonces puede el ejecutivo aumentar las tarifa eléctrica impunemente, no, no puede, paga costos y lo que viene es el aumento al IVA, eso si porque el IVA lo pagamos todos, allí no hay problema para la banca, si yo gano $ 50,000 dólares anuales pago 13% de IVA y si gano $ 100,000 anuales pago 13% de IVA, los impuestos son la esencia de la injusticia, porque la ley trata de forma igual a personas totalmente desiguales, ese es el rompimiento del acuerdo en el equipo de gobierno, por eso es que el discurso del presidente el pasado 15 de septiembre ya no te dice nada, no hay país, es el primer componente.

El segundo componente es la conversión del pueblo de actor a sujeto, ¿Cómo opera esto?, el pueblo esta constantemente sometiendo a presión al régimen político, el pueblo exige agua, exige empleo, exige derechos, todo eso es obligación del Estado, forma parte de los derechos sociales, y también tiene derechos individuales, el Estado no responde a eso, aparentemente eso no tiene importancia, pero solo aparentemente, realmente sí. Cuando la gente va a la Asamblea Legislativa o le pide al Gobierno, la gente está actuando como Actor, es como cuando la gente vota, cuando tú votas eres actor, porque estas desempeñando un papel previamente establecido por el sistema político, pero qué ocurre ahora, la gente deja de ser actor y se convierte en sujeto, el control político consiste en que tú sigas siendo actor, si yo pido agua el régimen me da agua, si yo pido trabajo el régimen me da trabajo o me da seguro de desempleo como hacen en otros países, entonces actor es la persona que se mueve en el orden, adentro del orden establecido, sujeto es la persona que se mueve adentro del desorden, que ocurre aquí, la gente ha descubierto que para ser escuchada tiene que ser fuerte y entonces esta tomando las calles, eso lo descubrió hace poco, no hace mucho, se toma una calle, por cierto que las calles son la gloria del régimen político, porque es fácil hacer una calle porque con ellas se hace mucha propaganda, además porque las calles están el servicio del mercado, es de las inversiones menos inteligentes, pero más vistosas, entonces la gente aprendió a tomarse las calles, ¿está eso dentro del orden?, es el desorden, eso desbarata las reglas del orden establecido, es un desorden frente al orden, en ese desorden se construye sujeto político, y esto implica una perdida de control del régimen sobre los seres humanos, eso es lo que esta ocurriendo en el país todos los días, y la gente descubre que cuando se toma la calle llega la televisión, llega la radio, llega la prensa, pero no por el problema, sino por la fuerza demostrada, este es el segundo componente de la crisis, ahora el primer componente: el desacuerdo entre el equipo gobernante y éste van caminando.

Ahora bien. ¿El ejecutivo tiene respuestas? No, no tiene respuestas, por que el ejecutivo no tiene dinero, está en banca rota. ¿A dónde está el dinero? En los Bancos y los banqueros no quieren dar dinero y ya lo dijo William Handal en una entrevista excelente que le hizo El Faro en el que dijo: “yo represento a los empresarios y a los empresarios no les gusta pagar impuestos”, muy sincero. Entonces que hace el ejecutivo, no tiene nada que hacer, por eso es que el Presidente de la República va a pasarse varios días a Estados Unidos viendo lo del TPS y va a pedirle ayuda a Don Francisco, un personaje de una televisora “gringa”, que tiene un programa allá en los Estados Unidos para pedirle ayuda, para ver los problemas de los emigrantes… ¡¡¡Habrase visto!!!, ya no tiene nada que hacer, eso se llama crisis política, esto explica los acontecimientos que se están dando en el país.

Entonces hay en este marco un aumento de la resistencia de la gente y un crecimiento de la oposición, voy a precisar las dos figuras: 1. Aumenta la resistencia en las comunidades en la lucha por sus intereses más directos, agua, trabajo, seguridad, vivienda, la gente sabe hoy más que nunca que tiene que salir a la calle y está haciendo eso. 2. Pero también hay oposición, decir que la resistencia se sitúa en el campo del desorden, la oposición es la cancha del orden, la oposición es parte del juego sistémico, allí también hay un aumento. Inclusive gente que ideológicamente es de derecha no aparece hoy inscrita totalmente en la política del ejecutivo, que es política de derechas, es porque esta coyuntura afecta a todos.

Cada vez las personas que son beneficiadas por el sistema son más ubicadas y sabe todo el mundo que es una minoría de minorías, una cúpula de cúpulas, hay otro elemento en esta coyuntura: se debilita el papel de los partidos políticos, su papel institucional, todo partido político es una institución de derecho público, los partidos políticos son parte del Gobierno, si yo soy alcalde yo soy gobierno, si yo soy diputado yo soy gobierno y para la salud del régimen político, es bueno que el papel de estas instituciones crezca, es eso lo que está ocurriendo en el país, sube la resistencia, sube la oposición, pero aparte y afuera de los partidos políticos, no son los partidos políticos que estimulan esto, esta es una característica muy importante para la coyuntura.

VM: ¿Pero entonces en que desembocaría toda esta coyuntura?

DG: Primero, ¿Para dónde va esto? Al aumento del accionar político de la gente y de las comunidades, cada día la gente descubre que es necesario hacer política y cada vez es más difícil para la gente no hacer política, eso es maravilloso y estoy usando la palabra gente, no estoy usando la palabra pueblo. Pueblo es una categoría jurídica diferente a la categoría gente, yo soy pueblo y soy parte del pueblo, cuando soy súbdito de ese Estado, por ejemplo cuando un salvadoreño se hace ciudadano estadounidense forma parte del pueblo de los Estados Unidos, entonces se hace súbdito del Estado Estadounidense y ya puede ir a morir a Bagdad, a Afganistán como soldado ciudadano estadounidense, no se hace parte de la nación estadounidense, jamás, nunca, pero si del pueblo. Cuando yo digo gente me estoy refiriendo a la sociedad, a los sujetos políticos, porque el sistema político no reconoce sujetos políticos, el sistema político necesita actores, pero solo actores, limitando su papel, al papel que el Estado le asigna, pero aquí ya no se trata de actores, se trata de sujetos, que salen a la calle no para votar, salen a la calle para reclamar sus derechos, esa es la maravilla de la coyuntura actual. ¿Para dónde va esto? Hacia un aumento de la resistencia, a un aumento de las protestas, a un aumento de la protección de sujetos, ahora bien ¿A dónde va esto en cuanto al régimen político? A una descomposición del régimen, eso es lo que esta ocurriendo, el régimen no da respuestas.

VM: ¿Y la derecha entiende esto, en ese caso la izquierda como puede capitalizar toda esta coyuntura. ?

Las derechas al igual que las izquierdas, son un abanico amplio y multicolor, con distintos intereses, son derecha los dueños del Estado, los que controlan el aparato del Estado, pero también son derecha la gente del PCN, ellos no controlan el Estado y no controlan nada, también son derecha, no hay acuerdo entre ellos en como ven la coyuntura, pero si hay acuerdo en entender que la coyuntura es la más difícil que hayan tenido en la posguerra, es deseable que sigan así, pero no es seguro que sigan así, es probable que superen esta etapa y logren un entendimiento conjunto.

En cuanto a las izquierdas hay un panorama parecido, hay una izquierda partidaria, que no entiende esto, que esta ocupada en las cosas de la Asamblea Legislativa, y esta preocupada por el próximo candidato presidencial, que además, no tiene instrumentos teóricos para estudiar la realidad, porque ellos piensan que la realidad es lo de la Asamblea Legislativa, y no que la Asamblea Legislativa es parte de la realidad, no la realidad, entonces ellos no encuentran lo real, pero hay otra izquierda que son los que están en la calle, los que están descubriendo los arroyuelos de la resistencia, y eso es lo que va creciendo, ahora bien, así como pueden haber acuerdos en las derechas, también es necesario acuerdos en las izquierdas, los procesos tienen sus propias maduraciones y los acuerdos tienen valores objetivos, es decir, que no dependen de la voluntad de alguien, hay maduraciones en los procesos, y este es un proceso que esta madurando rápidamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>