El Veto, crisis histórica y los partidos políticos

Tanto uno como otra son decisiones políticas, en una coyuntura de quiebres clasistas, económicos y políticos.
El escenario del país nos ofrece una situación en donde encontramos una transnacionalización de la riqueza y unos sectores económicos sin el poder económico tradicional: sin banca, sin industria, sin ciencia ni tecnología, sin inversiones extranjeras, y en donde los inversionistas nacionales no invierten en el país. Todo el control decisivo parece estar en las manos de las grandes empresas extranjeras. Y los antiguos señores aparecen como sus empleados o como grandes inversionistas en otras regiones. Así las cosas, resultan afectadas las antiguas relaciones con sus antiguos instrumentos partidarios, porque el control del aparato estatal también aparece en manos de grandes intereses foráneos, y de todos modos, el descrédito total de los partidos políticos vuelve demasiado caro y poco rentable el uso de estos instrumentos que huelen a negocios y a empresas que pueden hasta competir en el mercado de la política con sus antiguos amos o dueños. Resulta hasta probable que los mismos sectores empresariales necesiten pasar ellos mismos y de manera directa, a realizar el trabajo partidario como gobernantes.

El Presidente sancionó el anterior decreto que regulaba las candidaturas independientes porque políticamente le convenía y no porque jurídicamente fuera constitucional. Pero no sancionó el decreto electoral que regulaba, ya electoralmente, hasta las papeletas el día de las elecciones.

Pensando jurídicamente, el Presidente debió vetar el primer decreto para ser consecuente con este último veto; pero ocurre que toda la maniobra partidaria para impedir la irrupción del pueblo, independiente y libre del control de los partidos en las elecciones, se encuentra amenazada. Ahora todo parece danzar en un aceite hirviendo cuya temperatura controla la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.

Resulta que el primer decreto sancionado apareció con casi todo el respaldo partidario. Pero el segundo apareció con una poderosa influencia del partido FMLN y su sanción fortalecería las posibilidades electorales de este partido. Hay que recordar, en este punto, que la visita del Presidente Obama fue dedicada a la relación Obama-Funes y benefició exclusivamente al Presidente; en tanto que debilitó al FMLN por su actitud zalamera, por su falta de dignidad histórica, por su desmemoria y por su oportunismo ante Obama, que de todas maneras ignoró a este partido, así como ignoró también a las cúpulas empresariales y al resto de partidos políticos. Esto quiere decir que no estando Funes interesado en fortalecer al FMLN, y teniendo un momento de abundante ventaja coyuntural e internacional, no iba a dejar pasar la oportunidad de golpear políticamente a este partido que tan molesta compañía le resulta, pese a que el FMLN resulta también zalamero con el gobierno Funes, y es incapaz de deslindarse de su gobierno, aun cuando no decide ni el pensar ni el hacer gubernamental.

El veto que comentamos pone en claro ante las mismas cabezas de la cúpula del FMLN que no es ni partido de gobierno ni partido en el gobierno, y es, apenas, partido gubernamental, como los otros partidos. El veto de Funes está diciendo esto precisamente. Y, en este sentido, parece tender un puente a la cúpula empresarial que también vive un momento de deslinde de su antigua relación con instrumentos partidarios.

El veto es un fuerte golpe político al partido FMLN y ha llevado confusión y angustia a una cúpula que no alcanza a entender y sopesar lo que les está ocurriendo. En un reciente comunicado, esta cúpula destila toda su increíble ignorancia de la coyuntura, y sobre todo, su incapacidad de diálogo con el mismo Presidente, al que promocionaron ilusamente como su candidato y su Presidente. En este comunicado, la cúpula partidaria ignora el aislamiento que sufren los partidos políticos ante la sociedad, el desprestigio, la desconfianza, la falta de autoridad de la que adolecen todos los partidos, incluido el FMLN, en la coyuntura. Ignorar, como lo hace esta cúpula, que su conducta política es vista por el pueblo como propia de los partidos tradicionales de derecha, que su incapacidad de reflexión es hasta tema de humor político, que el desprecio con que son tratados por el Presidente de la República es tema de todos los días, y pretender elevarse por encima de los otros partidos, de los que, en la práctica, y en el día a día, no se diferencian en nada, resulta ser el drama más patético de esta coyuntura.

De todas maneras, si decidieran superar el veto, sería la Sala de lo Constitucional, la que de nuevo tendría en sus manos la solución del diferendo, y esto no parece ser una salida favorable para las empresas partidarias.

Como puede verse, la figura del veto, que nació en la antigua Roma como un recurso dado a los tribunos de la plebe para prohibir eso significa la palabra latina veto, las decisiones del senado, controlado por los patricios, tiene en la actualidad un significado no popular y es, más bien, un recurso político en las manos políticas del Presidente. Y en este caso, el recurso resulta bien usado para los intereses políticos de quienes deciden vetar y mal usado para la cúpula del FMLN que, una vez más, deberá someterse a la voluntad y decisión de su Presidente.

Funes parece no necesitar al FMLN, en tanto que este partido parece y aparece necesitando y hasta dependiendo de la voluntad presidencial. Aquí tenemos un drama histórico que representa la agonía del régimen de partidos políticos, aquel que en 1983 fuera santificado en el artículo 85 de la Constitución de ese año. Esos plenos poderes entregados a los partidos resultaron perjudiciales para estos mismos y para el pueblo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>