Estuve en Cuba en 1962 para la II declaración de La Habana…Entrevista con Alfredo Pineda Dubon

SAN SALVADOR, 10 de mayo de 2010 (SIEP) “El 4 de febrero de 1962 tuve el honor de estar en Cuba y escuchar de boca de Fidel Castro pronunciar la II Declaración de La Habana” recuerda emocionado Alfredo Pineda Dubon, de 71 años, revolucionario y comunista salvadoreño, con muchos años viviendo exilado en Costa Rica.

“Todavía resuenen en mis oídos sus palabras iniciales: Vísperas de su muerte, en carta inconclusa porque una bala española le atravesó el corazón el 18 de mayo de 1895, José Martí, Apóstol de nuestra independencia…” Y los aplausos, y el calor revolucionario, la alegría de la gente reunida, la euforia, algo inolvidable…”

“¿Y sabes como termina la declaración? Fidel dijo: Porque esta gran humanidad ha dicho: ¡Basta! y ha echado a andar. Y su marcha de gigantes, ya no se detendrá hasta conquistar la verdadera independencia, por la que ya han muerto más de una vez inútilmente. Ahora, en todo caso, los que mueran, morirán como los de Cuba, los de Playa Girón, morirán por su única, verdadera, irrenunciable independencia. ¡Patria o Muerte! ¡VENCEREMOS!”

En Santa Ana

“Fíjate, que me acuerdo cuando niño que una hermana mía se hincaba para pedir que no le fuera pasar nada a mi papá, que no se lo fueran a llevar, pero un día llegaron a sacarlo de la casa, y quedamos muy preocupados, porque lo llevaban al cuartel…mi papá se llamaba Pedro Pablo Pineda Alvarenga, por suerte se lo habían llevado para que les ayudara…fue para el derrocamiento de Martínez el 2 de abril de 1944. Se lo llevaron, pero no era captura sino que era para que les ayudara en la administración del combustible, ya que era muy conocido como opositor al régimen y como taxista del Parque Colón.”
Mi papá fue de los perseguidos de la dictadura, una persona de mucha confianza del Partido (Comunista), aunque no se si fue miembro, incluso sirvió muchas veces como correo para trasladar información confidencial, y así viajo a toda Centroamérica. Me contaba que una vez lo mandaron a Honduras a buscar a Moisés Castro y Morales, de la dirección del PCS en ese entonces, que estaba exilado allá. Iba con un mensaje de Julio Fausto Fernández, entonces secretario general del Partido, en el que le consultaba sobre si aceptar o no el cargo de embajador en Uruguay, que le estaba ofreciendo Osorio. Al escuchar la información, Moisés le dijo exaltado: ¡esto no se consulta, aquí no va tardar en que tengamos un traidor más…! Y efectivamente así fue…”
Vivíamos en la frontera entre lo urbano y lo rural…del parque Colon al Palmar, en la esquina de la Fray Felipe de Moraga y la 17 calle Poniente, en la esquina del Mesón América, a 300 metros del Parque Colón, de la famosa ceiba que murió…a nuestra casa llegaba mucha gente, opositora al régimen y comunistas. Después fue casa de seguridad. Cuando había mítines del PRAM a mi casa llegaban un día antes los oradores y ahí dormían, para estar listos para el día siguiente.
Así conocí a mucha gente, a Raúl Castellanos Figueroa, excelente orador, a Pepe Rodríguez Ruiz, a Roque Dalton, a Schafik Handal, Roberto Castellanos Calvo, Miguel Mármol, Salvador Cayetano Carpio, a su compañera Tulita, a Virgilio Guerra, santaneco, a Daniel Castaneda, también santaneco y por mucho tiempo secretario general del PCS. Todos amigos de mi papá, y todos clandestinos, perseguidos por el régimen militar. Por eso fue que cuando solicite ingresar al PCS no hubo discusión, era de la familia…
Me acuerdo del Chele Saravia, santaneco, dirigente del Sindicato de Pilotos Automovilistas, que después traicionó y se hizo diputado del PRUD pero que conservó la amistad con mi papá. A veces cuando capturaban a mi papá el Chele nos ayudaba a sacarlo.
En este ambiente, a finales del 60 empecé a asistir a demostraciones contra el gobierno. Y en el 61 ingrese al FUAR. En el 58 me había graduado de maestro de la ENAM. Y el primer año de trabajo lo realice en el cantón Camones. En octubre de 1961 fui juramentado como miembro del PCS. Me juramentó Palitos en una casa de Santa Ana, que así era como conocíamos a Virgilio Guerra.
Me emociono ver a compañeros de la misma escuela en la que trabajaba, que era de nivel Plan Básico. Estaba Leopoldo Nuñez…y otros. Tuve dos pseudónimos, en el FUAR era Augusto y en el PCS era Simón. Augusto por Sandino Y Simón por Bolívar. Palitos era el responsable de la célula. Mi trabajo político era en el FUAR, en la organización de maestros para la Columna Magisterial de Occidente. Participaba en Santa Ana un maestro de apellido Peraza, en Atiquizaya uno d apellido Cárcamo, en Ahuachapan un hermano de Peraza.
Una vez llego a buscarme a la casa un compañero que le decían Bigotes, era ya mayor, de oficio comerciante. Y como no estaba me dejo una razón que dejó muy nervioso a mi papa: “mirá, decile a tu hijo que prepare el pasaporte…” Mi papa le pregunto: y para que? Bigotes le respondió: vos solo decile. Al llegar a la casa mi papa inicio el interrogatorio: mira, ¿y vos en que andas metido? Mi papá quería protegerme.
Palitos me informó que tenía la tarea de asistir a la clausura de la campaña de Alfabetización y al III Aniversario de la Revolución Cubana. Habíamos sido invitados por el ICAP. Me emocione, admirábamos mucho a Cuba, a Fidel, a Camilo, al Che. Era una delegación que incluía al también profesor Mario Medrano, camarada y dirigente nacional de la Columna Magisterial.
Hacia Cuba Socialista
Llegamos a México hasta el 23 de diciembre de 1961, tuvimos un atraso. Tenía 22 años. Llevaba de viáticos 35 colones. Salomón de la Selva fue a encontrarnos. Luego llegó Roque a recibirnos. Nos quedamos en el Hotel Texas que era como el hotel donde se llegaba, tradición que según me cuentan continuo hasta bien entrados los años ochenta. Queda en el centro de la ciudad cerca del Monumento a la Revolución. Interesantemente muchos de los que viajaron con nosotros en el bus y nos contaron sus leyendas, allí se quedaron y luego nos vimos de nuevo las caras pero ya en una reunión informativa, y nos reíamos al saber que íbamos para la misma Isla.
Al llegar a Cuba nos hospedaron en el Hotel Habana Riviera, en la suite 181. Ya habían pasado las celebraciones del III Aniversario. Era un hotel de lujo y yo que llevaba colchas pensando que nos iba tocar dormir en el suelo. Llegaron los cubanos del ICAP a saludarnos. Y conocimos entonces a una hermana mexicana de Roque, muy activa, ella hablo en el acto a nombre de los internacionalistas. Éramos invitados del ICAP, portábamos un distintivo que nos identificaba. Éramos parte de una delegación latinoamericana. Y realizamos una gira por las provincias de Cuba, iniciando en Santiago, a donde viajamos por avión. Desde ahí iniciamos la travesía en dos “guaguas” como le llaman a los buses en el Caribe.
Visitamos Playa Girón, ocho meses después de los acontecimientos de abril. Me acuerdo que caminábamos por el malecón, había una media luna, y vimos brillando en el agua casquillos de bala, me metí al agua que me llego ala cintura y pude sacar dos casquillos…fuimos luego a un sitio llamado Boca de Laguna del Tesoro, los cubanos nos mostraron los canales que servían de vías de comunicación para las compañías carboneras…luego fuimos en lancha a un lugar llamado Rancho Taino de Guama, vimos que habían unos tipos barbados, empezamos a bromear y a gritar: ¡Fidel! ¡Fidel!
Y para nuestra gran sorpresa al irnos acercando a este lugar, al llegar a un rancho vimos a un tipo arrecostado y gritamos al unísono: ¡Chico, ese es El Caballo! Aceleró la lancha y al bajarnos comprobamos que efectivamente era Fidel. Salte y corrí a encontrarlo, al estar frente a él le dije emocionado: ¡Fidel, El Salvador te saluda! Me respondió: ¡Qué bueno que pudieron venir! ¿Y como hicieron para salir?
Me preguntó que como estaba la situación y le hable de las elecciones del Coronel Julio Rivera, y le conté la anécdota que como no había oposición, la derecha lo ganaba todo.
Y que ya para cerrarse la fecha de inscribir candidatos, un grupo de estudiantes asustó al gobierno cuando declaró que iba a presentar un candidato para la presidencia. Ante esto el mismo presidente del Concejo Central de Elecciones se apresuro a decir que hasta podían prolongar el plazo por una semana para darle tiempo a que los estudiantes hicieran la propuesta. Felices los militares por la actitud estudiantil. El día señalado los estudiantes realizaron una marcha desde la U hasta la Plaza Libertad, ahí dieron a conocer al pueblo su candidato: un burro con un letrero que decía: “soy más inteligente que los militares.” Y fíjate que el burro sacó votos en las elecciones. Fidel se carcajeaba de la gracia.
Y entonces me atreví a contarle otra anécdota. Fíjate Fidel que en El Salvador se celebra todos los años el carnaval de San Miguel. Y el presidente guatemalteco Idígoras Fuentes anunció que iba a aparecer de incognito, disfrazado, y que se daría un premio a quien lo descubriera. Y una señora se ganó el premio. Y cuando le preguntaron que como lo había hecho, ella explicó: “lo conocí por la nariz de bruja que tiene…” Luego me criticaron que porque le hacia perder el tiempo a Fidel, que mejor le preguntáramos sobre la situación política. Ah, yo se que a Fidel le gustaron mis anécdotas, se carcajeaba.
Cuando empezaron con las preguntas Fidel dijo que mejor iba a realizar una conferencia de prensa, pero en el hotel, que era por cierto un criadero de lagartos. Luego de un rato nos percatamos que no teníamos como regresarnos al hotel, nos habíamos quedado cinco. Estábamos Fidel, un guatemalteco, una uruguaya, el lanchero y yo. La barca estaba sobrecargada y estaba oscureciendo, y en esta laguna abundaban los lagartos…y al final apareció la lancha de seguridad de Fidel. En la Revista Bohemia de esa época salió esta conferencia de prensa.
De ahí salimos para Varadero. Llegamos para desayunar…
Diputado suplente por el MNR
Fíjate que también fui diputado suplente por el MNR. La cosa fue así: como ya se había aprobado la representación proporcional esto permitió que el PDC aumentara significativamente su presencia de diputados en la Asamblea Legislativa. En nuestro caso luego de la campaña presidencial de 1967 en la que llevamos de candidato al Dr. Fabio Castillo, el régimen decidió ilegalizar al PAR Nueva Línea. Nos quedamos entonces como PCS sin instrumento legal para actuar en los procesos electorales.
Por medio de la campaña electoral habíamos avanzado en generar conciencia sobre la necesidad de los cambios, en particular de la reforma agraria. Me acuerdo de un folleto de esta campaña llamado “Todos los nunca se llegan…” era con muñequitos para explicar la explotación en el campo y la necesidad de la reforma agraria. Hicimos después un esfuerzo por constituir el Partido Revolucionario, PR, por cierto la escritura del partido la hice un abogado santaneco de apellido Canizales, y se leyó en el local que quedaba frente al cine Majestic, sobre la Avenida España. Presentamos la escritura con las firmas requeridas, pero el CCC nos lo rebotó, no lo reconoció…quedamos a cero de nuevo.
En este escenario aparece el Gordo Gamero que ya iba adelantado en conseguir firmas para inscribir al MNR, peor todavía le faltaban algunas, y nos pide que le ayudemos. Lo hacemos y él nos permite llevar algunas candidaturas para las elecciones de 1968. Participo como suplente del Dr. Ángel Gochez Castro. En otros lugares tuvimos problemas con el Gordo Gamero porque no nos aceptó algunos candidatos que considero demasiado “rojos.” Esto hizo que nos acercáramos a Chico Lima del UDN para buscar el ansiado instrumento legal.
Y ganamos como MNR en Santa Ana. El día que nos iban a dar las credenciales nos atrasamos a llegar con el Dr. Gochez Castro y recuerdo que el Gordo Gamero estaba sudando de nervioso, esperando fuera de la asamblea legislativa, que entonces quedaba en el edificio del actual Palacio Nacional. Bien contento cuando nos vio, quizás pensó que no íbamos a llegar. Tapón (Fidel Sánchez Hernández nos entrego las credenciales de diputado.
Luego en el 72 el PCS decide que iba de candidato a diputado propietario por el UDN. Eran ya los tiempos de la Unión Nacional Opositora, UNO. Era el responsable de Propaganda del Partido para la Zona Occidental (Santa Ana, Chalchuapa y Ahuachapan).
Fui fundador de ANDES 21 de Junio, dirigente antes de la Federación Magisterial Salvadoreña, que contribuyo al derrocamiento de Chema Lemus en 1960; y fue uno de los núcleos que dieron origen a ANDES, el otro fue la Unión Magisterial Salvadoreña, dirigida por Mario López. Melida por su parte, era la Directora de Estudio de la Escuela Nacional Superior, que quedaba allá en San Jacinto, donde esta hoy el seminario de los franciscanos.
La lucha magisterial nos hizo acercar posiciones, unificar nuestros movimientos hasta constituir ANDES; que lo hicimos bajo el modelo de la ANDE costarricense, porque vino una delegación magisterial tica y nos explico el proceso y nos siguió respaldando. La primera asamblea unitaria la celebramos en el auditórium del Instituto Central de Señoritas. Como Partido teníamos un núcleo sólido, estaba Lupita Carpio, Gloria, Mario Arnoldo (Chavo) Vaquerano, como responsable de este esfuerzo del Partido nos enviaron a Saúl, o sea Salvador Cayetano Carpio.
Ese año el 1972 en marzo me capturan, llegan a sacarme de mi casa en la Colonia El Palmar, yo trabajaba en el INSA, claro con trayectoria política y gremial…y salgo al exilio en Costa Rica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>