Fui en 1945 del Frente Unido de Obreros Salvadoreños…Entrevista con Mauricio Romero

SAN SALVADOR, 21 de septiembre de 2010 (SIEP) “En el marco de un auge huelguístico de los sectores sindicales, Miguel Ángel Cea, obrero de la construcción, que venía desde el 32, organiza el Frente Unido de Obreros Salvadoreños, FUOS; organismo altamente compartimentando y clandestino, diseñado para reemplazar al PCS en caso que este fuera de nuevo destruido por el régimen militar. Posteriormente Cea se incorpora al PCS y juega destacado papel en el CROSS, la CGTS y la FUSS. Muere en 1980…” nos comparte el militante revolucionario Mauricio Romero, de 82 años.

“Me acuerdo que como FUOS distribuíamos en el centro volantes, denuncias contra el régimen, y lo hacíamos más corriendo que andando, eran volantes sacados en mimeógrafos de manivela… Al final el FUOS se disolvió porque la mayoría ingresó al Partido…pero yo no ingrese en ese momento… mi maestro de zapatería fue el que me presento a Miguel Ángel Cea, él lo conocía. Cea nos explicaba que si de nuevo la dictadura descabezaba al PCS como en el 32, el FUOS lo sustituiría, éramos un grupo como de 60 personas, de todos los oficios pero principalmente obreros de la construcción. ”

“Y siendo muy joven, de 17 años, me integre al FUOS. Era aprendiz en ese entonces de zapatero alistador. Si, aquí en San Salvador. Un año antes, el año 44, me acuerdo que estudiaba en una escuela que quedaba pegado a la Iglesia de Candelaria, la Gamboa, y uno de mis profesores fue capturado y fusilado para el movimiento del 2 de abril, y me dolió, fue la primera lagrima que derrame por un revolucionario…”

“Ya para el 45 mis papas ya no me pudieron sostener el estudio. Mi papá era sastre y mi mamá costurera de maquina de pedal. Tuvieron cinco hijos, dos se les murieron de hambre, otro de infección intestinal. Solo quedábamos dos, pero hace tres años desapareció mi hermano menor, o sea que solo quedo yo.”

Cada dictador tiene su megalomanía. Osorio por ejemplo, nació el 14 de diciembre y dio su golpe de estado precisamente el 14 de diciembre de 1948 y su Plataforma política constaba de 14 puntos. Inició con demagogia y a los días fue pura dictadura.

En 1956 ingrese a la lucha política. Me incorpore al Sindicato Nacional de Obreros Zapateros, creado el 5 de noviembre de 1950. Con personería jurídica. Ahí conocí a Inocente Guerrero, era del Partido y me reclutó, me incorpore a una célula, éramos clandestinos, nos reuníamos en iglesias, en parques, hasta dentro de carros… estudiábamos un boletín llamado Carta Semanal del PCS, y así fui adquiriendo algún nivel, político y también responsabilidades hasta llegar a ser el responsable de la célula, que doy fe que éramos un grupo muy disciplinado, a la hora era a la hora.

Se me olvido contarle que Guerrero había llegado el año 56 de la Argentina donde estuvo exilado con su familia, y donde le sucedió un trágico percance ya que en un incendio perdieron a sus hijas…en aquella época hacíamos los primeros esfuerzos para fundar el Partido Revolucionario Abril y Mayo, que primero se llamó movimiento. El local quedaba frente al Cine Majestic. Fue ahí que conocí a Schafik Handal, a Raúl Castellanos Figueroa y otros. Por cierto permítame decirle que Raúl murió en el año 70, a finales y el entierro fue impresionante, una manifestación jamás vista, inmensa y con los comunistas desfilando tristes y a la vez orgullosos de su dirigente muerto. El llegaba mucho al local del PRAM aunque era profesor universitario.

El 20 de octubre de 1960, en plena lucha contra Lemus fui capturado junto con Inocente Guerrero…realizamos una acción frente al Palacio Nacional, llevábamos un maletín con morteros, y el responsable se demoro en llegar, y estuvimos esperándolos en el costado sur poniente del palacio, frente a la Lechería Atiocoyo. Anteriormente habíamos planificado la acción con Roque Dalton y Blas Escamilla, en una casa de un militante en la Col. Dolores. En esta acción participó el mecánico Segundo Cubías. Íbamos a explotarlos para crear conmoción. El problema que tuvimos fue de indisciplina, porque el encargado de explotarlos no se apareció, era un zapatero simpatizante de apellido Cativo. Pero no Luis Felipe Cativo, él si llego.

Como no llegó, asumí la dirección, empuje a un motorizado que estaba parqueado en la esquina, y le di fuego a un mortero, y salimos corriendo y me alcanzaron a las pocas cuadras ya que cometí el error de llevarme el maletín con los otros morteros y por eso me identificaron unas radio patrullas de la Policía Nacional.

Nos trasladaron primero a la Policía y luego a la Penitenciaría. Me recluyeron en la celda 18, de las de abajo. En la parte alta, en la 7 o 9, distinguía a Roque Dalton García, que también fue capturado. Quiso comunicarse por señas y un policía nos vio y nos amenazó. El 26, con el golpe, íbamos para afuera…nos salvamos de ser fusilados, se oía la bulla de la gente, salí con una bolsa Lintorey lleva de ropa, a incorporarme a una manifestación que pasaba enfrente y que concluyó con un mitin en la Plaza Libertad. Lemus había caído…

Después fui a Costa Rica a una Curso de Capacitación Sindical, ahí conocí a los Mora, a mucha gente de Vanguardia Popular, muy organizados, otra situación, me encontré con un zapatero salvadoreño, exilado desde los años cincuenta, que me rogaba que me quedara, que me iba a conseguir trabajo, temía que me mataran al regresar…Me acuerdo que le mandaron un paquete a Carpio, que al llegar se lo di a Tulita. Estuve también en una reunión sindical en la Unión Soviética, en Moscú, conocí a la famosa Universidad Patricio Lumumba.

Para la creación de la FUSS en octubre de 1965 quede en la Comisión de Honor y Justicia, junto con Salvador Cayetano Carpio. El primer secretario general fue…un pequeñito, Dimas Alas, que vivía allá por Las Oscuranas. El acto lo realizamos en el local de la UTF, allá por el parque Centenario.

El siguiente año fui capturado por andar de artista, pintando las paredes con la consigna: ¡El PR Va! Se refería al Partido Revolucionario, fue una campaña que desarrollamos como PCS. A los días me sacaron.

A finales del 69 fui capturado de nuevo, en el marco de las actividades que realizamos para conmemorar el 100 Aniversario del natalicio de Vladimir Illich Lenin. Con unos círculos de estudio que atendía decidimos realizar un volanteo en las fábricas Capri e Hilasal, que estaban en la Col. Dolores. Y un guardia de la fábrica me capturó y me entregó a la policía. Estuve preso seis meses. Me acuerdo que Blas Escamilla me llevaba comida, los camaradas no me dejaron aguantar hambre en la cárcel y se los agradezco. Esta fue mi tercera y ultima captura.

En el ultimo congreso del Partido, en 1979, me opuse resueltamente al pen-pen (hace un gesto con la manos de disparar). Explique en este congreso que si salíamos de la clandestinidad nos iban a matar, como en el 32. Y sostuve con argumentos que este supuesto viraje lo que iba a conducir era a perder todo lo acumulado en organización sindical y popular. Íbamos a perder la perspectiva de la lucha del trabajo contra el capital. Que era una desviación izquierdista. Soñaban con el pen-pen.

Luego que intervine, Schafik vino a tratar de convencerme, “mira Romerito…”a explicarme que la crisis se agudizaba, pero no lo logró. Me mantuve firme y por eso me aleje del Partido, no iba a acompañarles en este grave error político… únicamente cumplí con mi deber de militante de informar a mi célula de esta decisión de irse a la lucha armada…En el 80 me acuerdo que vi en el centro a Raúl Padilla Vela y me volvió a tratar de convencer para que me incorporara al pen-pen, pero me mantuve firme en mi decisión. Nunca voy a renunciar a mis ideas del papel de vanguardia de la clase obrera y su partido en la lucha por el socialismo. Pero de la clase obrera, no de otros sectores sociales. Como obreros somos celosos de nuestra clase.

Actualmente estoy en el FMLN. Es un gran partido de masas, con mucha fortaleza política, arrastra multitudes, le arrebata el gobierno mas no el poder a la derecha, es una exitosa maquinaria electoral, pero hay que reconocer que también es un instrumento político con mucha debilidad ideológica, cuando uno escucha el discurso de sus dirigentes es ambiguo, no tiene carácter ni visión de clase, hoy que es mas urgente de ser preciso, claro ante las masas, se usa un discurso tímido, se nota falta de formación teórica, hay que leer a los clásicos, no de la literatura, sino del marxismo, bueno ambos…se necesita redoblar la capacitación político- ideológica, y eso solo se puede hacer basándose en el marxismo, sino se cae en idealismos, y en bandazos, acordémonos de la idea inmortal de Lenin: “sin teoría revolucionaria, no puede haber movimiento revolucionario.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>