La tarea es rescatar la Patria…Entrevista con Antonio Velasco Iglesias

La tarea es rescatar la Patria…
Entrevista con Antonio Velasco Iglesias

APOPA; 2 de mayo de 2009 (SIEP) “Nací en 1935 en Santa Tecla. En 1945 cuando tenía diez años vino a la casa un tío de oficio abogado, que había vivido exilado en Colombia desde 1932. El había sido fundador del Partido Comunista y compañero de lucha de Farabundo Marti…” nos narra Antonio Velasco Iglesias, de 74 años, veterano dirigente revolucionario salvadoreño. La entrevista se realiza en el local del FMLN.

“Estos hechos quedaron en mi memoria infantil, mi tío se llamaba Cayetano Ángel, era primo hermano de mi mamá, Sara Velasco Iglesias. El tenía un hermano, que era el menor, Héctor Ángel Iglesias, que se pasaba haciendo comentarios en la casa sobre las actividades de su hermano, y entonces pude tomar conciencia de lo que había pasado en 1932 y también comprendí entonces la fuerte actitud anti-martinista de mi mamá, que enfáticamente rechazaba cualquier palabra o acción del dictador, claro, esto lo decía en el seno familiar…mi mamá era profesora, simpatizante del Dr. Arturo Romero. Todo ese periodo de 1932 A 1944 lo vivimos con la policía martinista fuera de la casa…Mi mamá era familiar del Dr. Luís Velasco, que fue el que le pidió la
renuncia a Martínez en el 44…”

“Mi tío Héctor me explicó sobre el papel del Partido en el 32..y te aclaró que el PC no se montó en el levantamiento, como dicen hoy algunos, lo que pasó es que el Partido estaba tierno, menos de dos años, y era un levantamiento que tenía a la base la recuperación de las tierras de las comunidades primitivas, que eran fuertes en Occidente…”

“Luego mi tío Héctor, que era militante comunista, se fue para Guatemala, para ayudar al gobierno de Juan José Arévalo y luego al de Jacobo Arbenz. Allá se fue a encontrar con otros salvadoreños, que estaban allá exilados como Daniel Castaneda, Virgilio Guerra, Eduardo Camporreales, Fidelina Raimundo, Miguel Mármol (que trabajaba de limpiar vidrios) y otros…”

“El regreso y tuvimos platicas sobre la situación en Guatemala y también sobre lo que pasaba en los país con democracias populares de Europa Oriental. El se interesaba mucho sobre la experiencia del socialismo autogestionario practicado en Yugoslavia, sobre la conducción política de Tito y sus posiciones internacionales…”

“Hablaba sobre los dirigentes revolucionarios guatemaltecos, todos comunistas, era amigo de Manuel Fortuna, de Manuel Galich, de Víctor Manuel Gutiérrez, gente del Partido Guatemalteco del Trabajo…Al final mi tío Cayetano se alejó de la lucha mientras que Héctor se mantuvo.

Solidaridad salvadoreña en 1956 con el pueblo egipcio

En 1956 realizamos en el Predio de la antigua Universidad, afuera, un Acto en Solidaridad con la actitud patriótica del Coronel Gamal Abdel Nasser que había nacionalizado el Canal del Suez y enfrentaba la agresión británica-francesa-israelí. Fue la solidaridad del pueblo salvadoreño con el valiente pueblo árabe de Egipto. En el mitin participaron Jorge Arias Gómez, Schafik Handal, Mario Flores Macal.

Asistí a esta actividad junto con obreros de la construcción, ya que en ese momento trabajaba en esa área, tenía 21 años y vivía en la Col. Luz. Me acuerdo que las sesiones del sindicato de la industria de la construcción eran en la Alcaldía Municipal. Fue en esas reuniones que conocí a un dirigente sindical de nombre Oscar Gilberto Martínez, y fue precisamente él quien me contacto con Mario Flores Macal.

Fue Mario quien me aconsejó: métete a la escuela de Oratoria de Braulio Pérez Marchand. Este era un chileno originario de un pueblito allá que se llamaba Tarapacá. La Academia estaba ubicada sobre la 3ra. Calle Oriente. Bueno, sobresalí en oratorias, tanto que viaje a Guadalajara, México, en agosto de 1958 a un Concurso Internacional de Oratoria. Viajamos junto con el hoy Dr. Andes Soriano y la Dra. Ana Delia Mendoza. Me dieron diploma de participación. En ese año 1958, di un paso que me marco para toda la vida, a los 23 años ingrese al Partido Comunista, me juramentó Miguelito Mármol.

Para esa época conocí a toda una generación de jóvenes revolucionarios: Roque Dalton, Rafael Aguiñada, Manlio Argueta, el Pichón Cea, Raúl Padilla Vela, junto con ellos fundamos en 1958 la Juventud 5 de Noviembre. La dirigía Ricardo Bogrand. Estaba también Luís Felipe Cativo que era obrero, el estudiante Armando Herrera, Brenny Cuenca. Una mujer obrera, Antonia Varela. Había jóvenes obreros, estudiantes, artistas, intelectuales, etc. En 1959 a la venida del escritor guatemalteco Miguel Ángel Asturias, me correspondió decir las palabras de presentación en el Teatro de Santa Ana.

Fue Luís Felipe el que me invitó al local de la CGTS. Y ya en 1959 pase a formar parte del Comité Ejecutivo de esta central sindical, siendo ya secretario general del Sindicato de Empleados de Comercio. A este sindicato me había llevado Daniel Pineda, que fue su fundador. En el Comité Ejecutivo de la CGTS estaba también Jorge Alberto López, Luís Felipe Cativo (Zapatero) Leticia Payés (costurera, de Ilopango) el zapatero Licho Martínez, que había sido secretario general de la FRTS en 1924. La CGTS vanguardizó el enfrentamiento con el dictador Chema Lemus, fue el baluarte, el pilar principal con su gran aliado, la AGEUS. Y después se enfrentó también a la Junta Cívico-Militar de enero del 61.

En el ataúd de Fidelina estaba la bandera roja del PCS

En ese año 1961 realizamos el sepelio de la camarada Fidelina Raimundo, una sindicalista muy combativa que había sufrido la cárcel, la represión y el exilio durante los regimenes de Osorio y Lemus. La velamos en una casa que quedaba en la cuesta de lo que fue el cine Regis, a la entrada para el barrio San Jacinto. En el ataúd estaba la bandera roja del PCS, con la hoz y el martillo, y también la bandera de su sindicato, el Sindicato de Panificadores, de la CGTS. En su sindicato la amaban, la respetaban mucho porque este era un gremio difícil de organizar y ella había sido pieza calve en su organización. Me acuerdo que mandó corona el PCN y la fuimos a votar en la noche.

Acto en Solidaridad con la revolución Cubana

En octubre de 1962 realizamos un Acto en solidaridad con la Revolución Cubana, amenazada por los imperialista, era la crisis de los misiles rusos. Fue un mitin de solidaridad con la Cuba de Fidel, con la Cuba de la revolución. Lo hicimos en el Parque Libertad y fue convocada por el PRAM, la CGTS y AGEUS.

Hable en ese acto en nombre de la CGTS y al terminar el mitin nos siguieron y nos capturaron cerca de las Pupuserías de la 5 de Noviembre, junto con Raúl Castellanos Figueroa. Y nos secuestraron, aunque estábamos detenidos en la bartolina 17 de la Policía Nacional. Después nos llevaron a la cárcel de San Vicente. Y luego nos sacaron para Guatemala con rumbo a México. Cuando pasamos por Escuintla, elementos de la CIA, con acento puertorriqueño o caribeño nos fotografiaron, nos pesaron y nos midieron.

Por esa época vivían en El Salvador exilados cubanos que los había sacado Batista. Me acuerdo de un actor de teatro muy conocido, de apellido Dumé, de raza negra, que trabajaba con el maestro Edmundo Barbero. Actuó en la obra Las manos de Euridice. El nos contactó con un funcionario cubano que realizaba una gira por América Latina para informar sobre los avances de la Revolución Cubana. El se llamaba Carlos Olivares. Entonces decidimos realizar un Mitin de Solidaridad con Cuba. Este fue otro.

Lo organizamos con Roque Dalton, Raúl Padilla Vela, y Luís Felipe Cativo. Salimos a convocar al pueblo del centro, y lo montamos en el Rincón Martiano, que era una placita que quedaba donde construyeron el Hotel San Salvador, entonces estaba al cuadra antigua, con la Corte de Cuentas y allí estaba un monumento a José Martí, estaba el busto que después pasaron para allá por Don Rúa.

¡La solidaridad con Cuba Socialista! Si volviera a nacer, volvería a hablar en ese mitin y volvería a solidarizarme con ese pueblo heroico al que tanto quiero…”

Me acuerdo bien que el 31 de diciembre de 1962 nos lanzan al Río Suchiate, en la frontera con México. Seguimos hasta la capital y fuimos a buscar a Liliam Jiménez, quien nos recibe en Tlalpan. Reanudamos el contacto partidario lo que nos permitió regresar clandestinamente por Honduras. Caminamos desde las 5 de la mañana y como a las 6 d la tarde ya estábamos de nuevo en San Salvador.

Al regresar nos enteramos que la Asociación 5 de Noviembre a la que pertenecíamos, se había transformado en la Vanguardia de la Juventud Salvadoreña, VJS, para integrarse al FUAR.

En 1965 celebramos como CGTS el II Congreso nacional de Trabajadores salvadoreños para discutir el contenido del Código de Trabajo, fue un congreso que reflejo un alto nivel de unidad sindical, ya que participaron todas las centrales sindicales, la CGS, la UNOC, y nosotros, o sea todo el espectro sindical. Incluso nos visitó Emilio Laurel de la ORIT, y también el chileno Juan Puebla de la CUT, que también era dirigente comunista. También vinieron dirigentes sindicalistas de Maracaibo, Venezuela y de México. Al final cuando aprobaron el Código de Trabajo, este exigía la existencia de tres federaciones para crear una Confederación y entonces fue que formamos la FUSS…de octubre de ese mismo año. Junto con Salvador Cayetano Carpio y Roberto Sánchez del Cid firmamos la Carta de Principios de la FUSS. Por esa época hicimos un esfuerzo junto con Ernesto Guatemala por construir el Sindicato de Empleados Bancarios.

Regresan en 1957 los exilados de Argentina

En 1957 organizamos en el local de la CGTS, un Acto de Recibimiento para los exilados que regresaban de Argentina. Estos habían sido exilados en 1952 hacia Guatemala y dos años después se asilaron en la Embajada de Argentina en 1954 con la llegada de Castillo Armas. Regresaron de Buenos Aires y fuimos a recibirlos los siguientes compañeros: Juan Valiente y Miguel Ángel Cea, obreros de la Construcción, Inocente Guerrero
(zapatero) Napoleón Villacorta, Angélica Méndez, Angélica Trigueros, que fue considero la que mas sufrió, porque murieron sus hijos debido al incendio en la callampa (casa marginal) donde vivía…Angélica fue muy amiga del Che que también para ese tiempo (1954) estuvo viviendo en la Embajada argentina en Guatemala. Hubo mucha hermandad, les expresamos todo el cariño de la clase obrera y del pueblo salvadoreño…

En 1965 solidaridad con el pueblo dominicano

Años después en 1965, en abril desarrollamos otro acto de Solidaridad, esta vez con el pueblo dominicano, que conducido por el Coronel Francisco Caamaño Deño le hizo frente a las tropas de intervención del imperialismo yanqui…hicimos un mitin en el Parque Libertad para protestar por esta agresión contra un pueblo caribeño…

En 1965 solidaridad con Vietnam Heroico

Ese mismo año de 1965 el Partido ( Comunista)organizó el 15 de septiembre un Acto en el Parque Libertad en solidaridad con la heroica lucha del pueblo vietnamita por expulsar a las tropas del imperialismo yanqui…Al terminar el acto se repitieron las capturas y volvimos a caer presos, nos afianzaron al terminar el acto. Fue la Policía Nacional y la acusación fue la de “haber quemado la bandera de los Estados Unidos.”m mandaron al Penal de Ahuachapan…era una clara represión contra el espíritu solidario de nuestro pueblo, con los días fueron llegando al Penal a hacerme compañía Saúl Santiago Contreras, Carlos Marín, Tirso Canales y otros militantes comunistas.

El asesinato en 1968 de Oscar y Saúl

En 1968 la dictadura militar asesina a nuestros querido compañeros, directivos de la FUSS, Oscar Gilberto Martínez y Saúl Santiago Contreras en represalia por su destacada participación en solidaridad con la Huelga de maestros impulsada por ANDES 21 de Junio.

Me acuerdo del joven Dimas Alas, el llegaba a los sindicatos, era obrero tipógrafo, trabajaba en la Prensa Gráfica, lo incorpore a un Círculo de estudios del Partido…y salió bueno, llegó a ser un gran dirigente sindical…

Me acuerdo de Virgilio Guerra, con él visitaba Santa Ana, visitábamos muchos lugares de trabajo, fincas, haciendas, éramos de la Comisión Rural…

La célula del 32

En el Partido había una célula integrada por camaradas que habían participado en el levantamiento de 1932…estaba Segundo Ramírez, que era de por allí por Ilopango, Modesto Ramírez; un camarada que siempre andaba descalzo, campesino de La Paz, que conocíamos como Chon, que tenía una cicatriz en la cara y vivía por la Col. Harrison, que queda dentro de la Col. Luz); El Zarco, que fu un camarada campesino que paso deambulando como tres meses por las fincas de café después del levantamiento para evitar ser apresado, era de los Altos de Talnique o Tamanique; el conocido Miguelito Mármol, El Chele Salvador Carrillo, que era fronterologo, además de sastre, en su taller de Santa Anita, trabajaba Daniel Castaneda.

Una persona que me impactó fue Raúl (Castellanos Figueroa), habíamos estado presos juntos, era un persona d una extensa cultura, de una disciplina marxista-leninista, riguroso en la teoría y en la práctica…

Siempre he sido un apasionado de la Guerra Civil española, de sus personajes, de sus eventos…de la Pasionaria…

Durante la guerra mis hijas fueron secuestradas y aparecieron debido a la presión, a la denuncia nacional e internacional… estudiaban e el Central de Señoritas. Tengo 43 años de matrimonio…y fíjese que durante la guerra, tanto ella como mis hijas se organizaron en las FPL, y yo no me daba cuenta, hasta después lo supe, yo creo que mis hijas la organizaron a ella…son cosas de la guerra…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>