Los que sostuvieron la bandera roja en El Salvador

“En 1933 el santaneco Daniel Castaneda, el Viejo Pío, asume la presencia como Partido Comunista. En 1934 otro santaneco, Virgilio Guerra (1904-1982) se le une a este esfuerzo. En esos mismos años aparece Miguel Mármol activando en Usulutan, Modesto Ramírez, Segundo Ramírez. Y todos los que sobrevivieron a la masacre de 1932.”

Daniel Castaneda, (1906-2002) de oficio sastre, fue secretario general del Partido Comunista de El Salvador, PCS. Fue relevado en el V Congreso de 1964 por Salvador Cayetano Carpio.

“Y hay que señalar la contribución al proceso revolucionario por muchas décadas del intelectual revolucionario, abogado Miguel Ángel Vásquez, ((circa 1904-1990) quien participó junto con otro abogado, Moisés Castro y Morales en la fundación el 1 de mayo de 1925 del partido Comunista de Centro América en la ciudad de Guatemala, donde estaban exilados. Ellos fueron luchadores desde la década del veinte del siglo pasado.

Miguel Ángel Vásquez luego se exila en México y vivió allá por cuarenta años, era el director del Fondo de Cultura Popular del PCM. Muere en la ciudad de México a principios de los noventa.

Moisés Castro y Morales es originario de Chalchuapa pero vivió mucho tiempo en Usulutan. Fue profesor de la Universidad Popular en los años veinte y fundador del Partido Comunista de El Salvador el 30 de marzo de 1930.Muere en 1982 exilado en San José, Costa Rica.

Luis Felipe Recinos, que apoyo al laborista Araujo, anduvo con Alberto Masferrer y fundó a finales de los años veinte el Partido del Proletariado Salvadoreño. En 1921 participó en México en la creación de la Confederación General de Trabajadores.

Hasta Alfonso Rochac que luego fue ministro, se acercaba a los círculos obreros y fue profesor de la Universidad Popular.

El Dr. Salvador Ricardo Merlos, luchador demócrata de muchas décadas. Desde los años veinte hasta la lucha contra el dictador José María Lemus a principios de los años 60.

Y hubo internacionalistas como el mexicano Jorge Fernández Anaya, que era del Partido Comunista Mexicano y del Buró del Caribe de la Internacional Comunista, a quien pude conocer en México y que jugó un papel destacado en los momentos iniciales del movimiento comunista salvadoreño.

Una vez hicimos un esfuerzo como PCS por recoger y sistematizar la experiencia revolucionaria de tres comunistas históricos salvadoreños bajo la orientación de un historiador soviético de nombre Serguei Semionov, que investigaba las luchas iniciales de los comunistas de El Salvador. Lo conocí en la reunión de la OLAS en 1967 en La Habana.

“Ya estando en Moscú los tres instalados surgieron diferencias sobre la metodología a utilizar. Mármol quería escribir una historia a partir del periodo precolombino. Al final no se realizó el proyecto y los tres regresaron a El Salvador. Estoy hablando de Miguel Mármol, Daniel Castaneda y Virgilio Guerra.”

Ingreso en 1964 al Partido Comunista de El Salvador

En 1962 conocí a Carpio en el FUAR. En 1964 nos propone a Pedro mi hermano y a mi que nos organizáramos en el Partido. Ingreso al Partido el 15 de mayo de 1964. Fui juramentado por Virgilio Guerra que era el responsable de la célula. Asumí el peudònimo de Nelson. La reunión fue en el garaje de una casa de esquina entre la 13 Av. Sur y la Calle Gerardo Barrios. La célula a la que me integre se llamaba Julius Fucik.

Otros miembros eran Roberto El Pichón Cea; Darío David Chumbulun Torres, que era sobrino de Lidia Torres Díaz; y el poeta y periodista Santiago Chanti Castellanos, que fue después asistente de Schafik.

Este Chumbulun fue parte de un grupo grande de militantes que fueron a entrenar a Cuba. Fue el segundo destacamento. Eran bastantes…65 compañeros. En el primero habían participado Blas Escamilla, Manlio Argueta, Jorge Arias Gómez, era un grupo más reducido. Les toco estar allá para la crisis de los misiles en octubre de 1962.

“Para esa época el FUAR estaba ya desapareciendo. Solo quedábamos los más curtidos. En agosto de ese año 1964 despedimos a los compañeros Alfredo y Julio, que se iban a estudiar a la Unión Soviética. El Movimiento Revolucionario 2 de Abril todavía existía pero de 225 miembros que llegamos a tener habíamos bajado a 100. Estaba todavía el PRAM con Roberto Carìas Delgado, con Pedro Mancìa Cerritos, y otros.”

“Como célula apoyábamos a la parte sindical, establecíamos contacto con trabajadores de fábricas, personalmente visite varias fábricas…de sacos, dulces, talleres mecánicos. En ese año me volví empresario y puse un negocio de relojería y joyería, me iba bastante bien. El negocio quedaba en el Mercado de San Miguelito. Allí me buscaban bastantes compañeros. A muchos los invitaba a almorzar.”

“Allí llegaba Carpio. El era semiclandestino. Hablaba en los mítines y llegaba a los locales sindicales. Lo visite muchas veces en su casa, en los diversos sitios donde vivió. En la Colonia Ferrocarril, en la Zacamil, en la Santa Ursula. Éramos amigos. El llegaba a la FUSS que se creo bajo su conducción en octubre de 1965.”

“En el FUAR fui responsable de la comisión de organización y esto me permitió conocer el trabajo de las demás comisiones y visitar las columnas. Schafik era el coordinador general. Tula Alvarenga coordinaba la Columna de Mujeres. Mario Moreira, la Columna estudiantil. Mario Medrano, la magisterial. Rafael Aguiñada, la Columna 9 de Mayo, en la que participaban Rafael Lizan, Tirso Canales y otros. Mario Aguiñada, la Columna Juvenil, junto con Armando Herrera, Dagoberto Sosa, Abel Cuenca (que esta en Suecia y es primo de Lucio) y otros. Blas Escamilla, la Columna Obrera.”

1966: en el Comité Departamental de San Salvador del PCS

“A principios de 1966 asisto a una asamblea departamental del PCS y soy electo para integrar el Comité Departamental. También eligieron a Tirso Canales, y a Roberto Armijo. La reunión se celebró en una finca al norte de Cojutepeque. Rafael Aguiñada presidió la reunión. Asumo el cargo de responsable de Organización. Es el área en la que sobresalía. Me dedique a la atención de células, al crecimiento orgánico del Partido…”

“Ese mismo año fui seleccionado para asistir a las celebraciones del 13 aniversario del ataque al Cuartel Moncada, en Cuba. Para estar en La Habana el 26 de Julio representando al PCS. Viaje solo hacia México y allí seguí las instrucciones dadas por Raúl Castellanos: decir un santo y seña en el hemiciclo de Benito Juárez a las 11 de la noche determinado día de julio. Funcionó.”

“Y salimos para Paris. Viajábamos tres. Salvador Moncada y Héctor Oquelì Colindres, viajaban a la 4ta. Asamblea de la OCLAE. Conocía a Salvador porque junto con El Peche, Alfredo Castro Quezada, Roberto Vargas y Salvador Linares eran de la célula universitaria Frank Paìz. De Paris viajamos a Praga. Allí estuvimos una semana. Estuvimos platicando con Roque Dalton y Jorge Arias Gómez. Estaba también Miguel Mármol haciendo el libro de su vida, trabajando con Roque. Luego en un Britannia hicimos 23 horas de vuelo hacia La Habana, pasando cerca del Polo Norte.”

“Me impactó mucho el avance del proceso revolucionario cubano. Observar el socialismo en la práctica. Los cambios en la economía. Pude conocer la situación de las provincias. Pude hablar con mucha gente sobre el significado de la responsabilidad del poder. Me entusiasmaba ver el espíritu de entrega a la construcción del socialismo…”

“Visite los hospitales, para ver como habían cambiado y como se diferenciaban de los de nuestros países, que yo conocía. Y fue muy agradable verificar los cambios. Se empezaba a aplicar el enfoque preventivo. Y había una formación acelerada de cuadros de la salud, de médicos. Estuve dos semanas en la isla. Regrese como me fui, Paris, Praga, Panamá, y allí me detienen y me interrogan. Regreso por Honduras.”

“Al regresar al país me integro al esfuerzo del PAR-Nueva Línea, que era un partido opositor creado en los años cincuenta por el Coronel Ascensio Menéndez. Militar antimartinista. Fuimos a platicar con él, vivía en una finca ubicada en una loma, después del mirador de los Planes de Renderos. Me acuerdo que le decían “Cabro Loco.”

“En la directiva del PAR-Nueva Línea estaba Raúl (Castellanos) Schafik (Handal) y Rafael (Aguiñada). Rafael era el responsable político de este esfuerzo. Yo los apoye en el área de organización. El local del PAR estaba frente al Cine Magestic, donde hoy venden piñatas.”

“Fue en esa dirección que un día recibí un telegrama a mi nombre, desde La Habana, en la que los cubanos nos pedían realizar actos de protesta contra los bombardeos norteamericanos a Vietnam, a Hanoi. Inmediatamente fui a enseñárselo a Schafik y nos incorporamos a esta denuncia internacional.”

La campaña del PAR-Nueva Línea

“El esfuerzo político que como PAR realizamos fue muy grande. Llevamos a Fabio Castillo Figueroa como candidato a la Presidencia. Recorrimos todo el país educando, movilizando, organizando. Schafik acompañó toda la campaña. Lo acompañaron como seguridad Pedro Santacruz y Alejandro “Chiricuto” Montano, que vive en Estados Unidos. Fue una campaña muy intensa. Con Fabio nos echamos todo Morazán, que ya yo conocía. Al final logramos sacar 27,000 votos.”

“Como candidato a alcalde de San Salvador llevamos al Dr. Napoleón Rodríguez Ruiz, el papá de Pepe, que le decían “Pistola Cuta” por su baja estatura. Había que llevar una grada para que hablara en las tribunas. A este esfuerzo se unieron muchas personalidades democráticas cercanas al Partido, como José María Méndez padre, el oftalmólogo Roberto Bracamonte y otros.”

“Fabio era muy entusiasta, a la vez que obstinado. Al principio tuvo dificultades para comunicarse por su forma de hablar pausada, reflexiva. Se le puso a la par a Farid Handal para que complementara. Farid hablaba de sobarle el lomo a la bestia…Luego Fabio aprendió y se soltó a hablar y lo hacía muy bien. Se ganó el cariño de la gente…”

“Hay que señalar que con la participación de la izquierda, del Partido en esta campaña del PAR se logro disputarle al Partido Demócrata Cristiano la influencia que había adquirido por el vacío que habíamos dejado en este espacio político electoral. Establecimos vínculos con miles de personas y se incorporaron decenas de cuadros nuevos a la lucha.”

Estuve en 1967 en la reunión de la OLAS

“En 1967 me eligen en el Partido para participar en Cuba en la reunión de la Organización Latinoamericana de Solidaridad, OLAS. Y se decide también enviarme a estudiar a la Unión Soviética, a la Escuela Internacional de Ciencias Sociales en Moscú. Iba a conocer la patria de Lenin, el país de los soviets…”

“En ese tiempo existía un esfuerzo de los cubanos por incidir en el pensamiento revolucionario latinoamericano y empujarlo hacia el apoyo a la lucha armada. Cuestionaban fuertemente la llamada vía pacífica, impulsada por el Partido Comunista de la Unión Soviética, el PCUS. Muchos militantes que iban a estudiar a Moscú regresaban imbuidos con ese pensamiento pacifista, gradualista.”

“Por otra parte, los miembros del Movimiento 26 de Julio, al interior del Partido Unificado de la Revolución Socialista, PURS, que así se llamaba en aquel momento la vanguardia revolucionaria cubana, consideraban la línea de la lucha armada como la única forma de lucha para alcanzar el poder, para tomar el poder.”

“Y había una efervescencia latinoamericana alrededor de la lucha armada que se expresaba en Guatemala con las FAR, con Yon Sosa levantándose en 1962; en Brasil con Carlos Mariguela; en Venezuela con Douglas Bravo y el FLN, en Colombia con las FARC y el ELN; en México con Lucio Cabañas y así en cada país.”

“El libro del francés Regis Debray Revolución en la revolución criticaba fuertemente a los partidos comunistas latinoamericanos, partidarios de la llamada vía pacífica. Hubo declaraciones fuertes de Fidel Castro en contra del Partido Comunista de Venezuela, de Farìas. “

“Es en este marco de debate de ideas que se celebró en marzo-abril de 1966 la Conferencia Tricontinental en La Habana, con delegados de Asia, África y América latina. Nuestro delegado como PCS a esa reunión fue Jorge Arias Gómez. En esta reunión se acordó convocar para julio de 1967 y constituir el capítulo latinoamericano. Se invitó de manera amplia a todas las organizaciones revolucionarias del continente sin descuidar a los partidos comunistas.”

“En nuestro caso decidimos enviar una delegación amplia. Fuimos el único país donde no encontraron otra fuerza política más que el PCS. Integramos una delegación con AGEUS, el PRAM, la FUSS, la JCS y el PCS. Fue una gran experiencia. Un evento muy grande. En una gran sala de conferencias. Con cerca de 800 delegados de todo el mundo aunque la reunión era latinoamericana. Salió la noticia en la revista Bohemia. En la reunión utilice el pseudónimo de Raúl Recinos.”

“Allí conocimos al ruso Serguei Semionov. Al periodista mexicano Mario Menéndez, director de la revista Por esto, que después entrevisto a Cayetano Carpio. También conocimos al periodista español Domingo Lavin, de la revista Siempre. Eran muy interesantes los talleres, conferencias, mesas redondas, debates, etc.”

“Estuvieron participando en la OLAS los cubanos Armando Hart y Osmany Cienfuegos, el uruguayo Rodney Arismendi, el colombiano Gilberto Vieira, el mexicano Arnoldo Martínez Verdugo. Hubo en la reunión muchas consignas. Había una fogosidad tremenda. ¿Estaban las condiciones maduras para la revolución en América Latina? La experiencia del Che en Bolivia nos arroja una evidencia muy significativa.”

“Nosotros decidimos no obstante tener serias diferencias, no pelearnos con los cubanos, sino reconocer sus esfuerzos. Y reconocer la perdida de la mística revolucionaria en muchos de nuestros partidos comunistas. Fuimos cuidadosos que nuestras valoraciones no fueran a afectar nuestras relaciones con los revolucionarios cubanos. Schafik jugó un importante papel en esto.”

“En nuestra delegación fueron Mauro Américo Araujo, representando a la JCS, de la cual era coordinador en Moscú donde estaba estudiando; Domingo Mira y Renan Rodas Lazo, representando al PRAM, Federico Baires y Salvador Menéndez Linares representando a AGEUS; Américo Duran conocido como Pelo Pincho, que trabajaba en la UES, representando a la FUSS, y Schafik y yo como PCS.”

“Como hecho curioso fue que durante este encuentro aparecieron en Granma unas declaraciones del escritor Álvaro Menéndez Leal, que supuestamente se encontraba en Cuba, aunque no venía en la delegación ni lo vimos en la reunión, en las que criticaba a los partidos comunistas por ser “obstáculos para la revolución.”

Hacia la Unión Soviética…

Al terminar la OLAS salimos con Schafik rumbo a Moscú. En un Iliushin en un vuelo que pasaba por el Polo Norte, fueron 14 horas hasta Murmansk, luego hacia la capital soviética. Estuve estudiando por casi tres años, de julio del 67 a enero del 70. El curso duraba dos años pero me quede otros seis meses para una especialización en aspectos organizativos y experiencias de trabajo clandestino. Me interesaba la experiencia del trabajo de la resistencia soviética a los nazis.”

“Allá fui a encontrarme con otros salvadoreños. Raúl Vargas estaba por dos años también. Emma Guadalupe Carpio por seis meses; Mario Aguiñada por un año. Éramos diez los estudiantes salvadoreños. El responsable era Mario Aguiñada, que era ya miembro de la Comisión Política. Al venirse él yo asumí esa responsabilidad.”

“Mi permanencia en el Instituto de Ciencias Sociales de la URSS me permitió adquirir muchos conocimientos, fue una escuela básica para mi formación política, que fue completada con las relaciones, los contactos que pude establecer con personas de todo el mundo, con revolucionarios y comunistas de todo el planeta.”

“Tuve el honor de participar en actividades muy importantes como fue la celebración del 50 Aniversario del triunfo de la Gran Revolución Socialista de Octubre. 1917-1967. Fue un aprendizaje de una riqueza indescriptible. Llegaron los dirigentes de todo el Movimiento Comunista Internacional. Pude asistir a conferencias, encuentros, entrevistas, discusiones. A la escuela llegaron Walter Ulbrich, Dolores Ibarruri, Enrico Berlinguer, Gus Hall y Henry Winston…antiguos dirigentes del Comintern, de la III Internacional.”

“Y por ese tiempo hubieron los aniversario 50 de la Internacional Sindical Roja, del Comintern, del Ejercito Rojo y en todos hubo presencia internacional. Cayetano estuvo para la de los sindicatos. En 1969 llego Schafik para una reunión preparatoria de la Conferencia Internacional de Partidos Comunistas, que luego tuvo lugar en junio de 1969.”

“Pude asistir a estas conferencias, participar en encuentros regionales, de países árabes, africanos, asiáticos, caribeños, etc. estas experiencias junto con el estudio teórico me fue dando un conocimiento amplio de la doctrina marxista-leninista y de la situación internacional.”

“Fíjate que conocí y entable amistad con Rosental, el del Diccionario Filosófico. El era de la Academia de Ciencias de la URSS. Conocí a toda su familia, a su hija Svetlana, estuve en su dacha (muestra foto en la pared de su oficina). Su hijo también era catedrático.”

“En la escuela todo los lunes había una conferencia magistral sobre algún tema. Llegaban especialistas soviéticos de los diferentes institutos de investigación social y natural, matemáticos, etc. Tuve también relaciones con el pueblo ruso. Los visitaba en sus casas. Conocí la ciudad, sus museos, bibliotecas, teatros, fábricas, escuelas, hospitales.”
Condenamos la intervención soviética en Checoslovaquia

“En la primavera de 1968 la invasión soviética a Checoslovaquia nos impactó a la mayoría de estudiantes. La rechazamos. Fuimos muy críticos de esta acción de los soviéticos. Llegó el Rector de la escuela para explicar las razones que condujeron a enviar los tanques soviéticos a Praga. Levantó una gran polvareda de rechazo.”

“Los más directos en denunciar eran los franceses, italianos y rumanos. Y aunque no se permitió hablar, sino enviar preguntas en papel, el rector se vio obligado a decir: al menos permítanme ser un buen militante y explicar la posición del PCUS. Pero leían en nuestros ojos y labios: es una intervención y no la compartimos. Se revolcaron por explicar pero no pudieron convencernos.”

“Sobre los conflictos de la URSS con la Republica Popular China tuvimos muchas conferencias, pero no teníamos mucha información. También discutimos las razones de la caída del Che en Bolivia, la muerte de Ho Chi Minh, la escalada de la agresión militar yanqui en Vietnam.”

“En 1969 asistí como representante de El Salvador al 1er. Congreso Internacional de Periodistas, que se realizó en Leningrado. Y pude conocer esta ciudad cuna de la revolución rusa…”

“Me impactó fuertemente el contraste entre lo que decían los manuales de marxismo-leninismo y la realidad del pueblo soviético. Y esto lo discutíamos en la escuela. Me acuerdo que una vez tuvimos una fuerte confrontación sobre este punto. Criticábamos a un hondureño porque era muy sumiso con los soviéticos.”

“A mi me intereso fuertemente especializarme en cuestiones organizativas, que eran y han sido a lo largo de mi vida mi fuerte. Me esforcé por entender los principios leninistas de organización y de conducción revolucionaria. Por eso hice el curso opcional de Teoría del Partido Revolucionario.”

“Y es que yo observaba a mí alrededor conductas reñidas con la moral socialista. Una juventud totalmente apática, actitudes delictivas, conductas autoritarias prepotentes entre algunos docentes, violaciones a los principios elementales de la democracia. Debo reconocer que muchos de nuestros maestros eran críticos del sistema. Nos contaban en la intimididad de sus hogares, al ganar sus confianzas, sobre las dificultades que tenían para escribir o para que les publicaran sus trabajos, sobre la permanente censura.”

“Un ejemplo de esto era el hijo de Rosental. Joven investigador de la educación. No le publicaban sus trabajos. Se pasó entonces a la biología y se fue a investigar a las islas Kuriles. Tampoco le publicaron. Entonces se dedicó a vender periódicos, repartía Pravda en un camión. Sólo así no tengo problemas decía.”

“Debo reconocer que la influencia del PCUS con respecto a la vía pacífica de la revolución en América Latina tuvo una connotación fuerte. Y esto no obstante que entraba en conflicto con la realidad latinoamericana que era la realidad del Che combatiendo y muriendo en Bolivia; y guerrillas en todos los rincones. Esta realidad no siempre encontraba en el PCUS una aceptación.”

“Reflexionaba mucho sobre la situación en El Salvador. Sobre la conducta y la personalidad de Cayetano a quien llegue a conocer mucho. Analizamos muchos documentos del PCS. Evaluamos la declaración de 1965 del PCS influenciada por Carpio que estaban dadas las condiciones objetivas para la revolución.”

“Discutimos el documento de Roque Dalton titulado Revolución en la revolución en Centro América, parafraseando al libro de Regis Debray. No estuve de acuerdo con este planteamiento de Roque. Llego Carpio a la escuela y le pregunte por su opinión y dijo que no conocía el escrito. Se lo dimos. Luego de leerlo nos compartió que coincidía con la posición de Roque de respaldo a la lucha armada. Era en noviembre del 67 y Carpio llegaba para las celebraciones del 50 aniversario de la Revolución Rusa.”

“Le planteamos a Carpio que porque en el 63 con relación al FUAR había tenido una posición diferente y había calificado a Schafik de padecer la enfermedad infantil de izquierdismo. Nos explicó que las condiciones habían cambiado aunque el periodo era muy corto. Y luego se dedicó a despotricar contra la dirección del PCS, en especial contra Raúl, Schafik y Roberto (Castellanos Calvo). Los acusó de desviaciones pequeño burguesas. Sostuvo que el PCS debía esforzarse por asegurar que la dirección fuera proletaria. Esto era esencial.”

“¿Cómo entenderlo? A esa altura ya sabíamos que las posiciones de clase no se reducen a la pertenencia o el origen, sino están relacionadas con la ideología. Lo que evaluábamos era que Carpio padecía de una fuerte actitud anti-intelectual. Y cuando regrese a El Salvador iba cargado con todo esto.”

Regreso a El Salvador en 1970

“Regrese a El Salvador en enero de 1970 en plena crisis interna. Allá llegaron los documentos de este debate e hicimos comentarios y críticas. Llegaron tanto Schafik como Cayetano. También llegaba Raúl, y daba conferencias magistrales a todos los estudiantes. Era muy pausado para hablar lo que ayudaba a la traducción simultanea…”

“Y regrese de Moscú a San Salvador cargado…con conocimientos, con posiciones, con un gran entusiasmo. Venía con un bagaje de conocimientos y de entusiasmo…Decidí no regresar a mi anterior ocupación, en la cual por cierto me iba muy bien, que consistía en administrar mi propio negocio de joyería. Pensaba dedicarme a la revolución las 24 horas. Ser un revolucionario profesional como lo enseñaba Lenin, un cuadro del partido a tiempo completo.”

“Lo primero que hice fue ir a buscar a Carpio, vivía en la Colonia Zacamil, al norte de San Salvador. Lo encuentro, almorzamos y platicamos. También esta Tula, su esposa. Carpio me hace una reseña histórica de sus relaciones con la dirección del PCS desde los años cuarenta; y que era imposible continuar trabajando con Raúl, Schafik y Roberto porque eran elementos pequeño burgueses infiltrados en la dirección del partido.”

“Incluso Roberto era hijo de un militar. Eran –pensaba Carpio-básicamente intelectuales burócratas, teóricos que habían asimilado la teoría marxista a su manera, al margen del enfoque científico, de clase proletaria. Confesó que había perdido la confianza de poder reorientar el partido no obstante ser secretario general; y que se encontraba preparando condiciones para ya sea cambiar la dirección del PC o crear otra organización.”

“Al escucharlo sentí como que me jalaron de las orejas, me irrite fuertemente. Me encachimbe como decimos y le respondí: nos conocemos desde hace algún tiempo, camarada, amigo. Con todo respeto no comparto sus ideas, me parecen antileninistas, riñen con los principios leninistas porque el Partido tiene normas, que rigen la vida interna. Usted como secretario general esta en la posición de convocar al Comité Central e incluso al Congreso y lo que me esta planteando es la ruptura. No me parece…”

“Carpio estaba nervioso. Tenía un tic característico que era tomar y lanzar un lapicero y empezó a hacerlo, Tula intervino para apoyarlo. Salí molesto del apartamento diciéndole: esto no pude quedarse así, yo voy a proponer una reunión…Me respondió: ¡No, yo ya lo intente! Salí muy molesto…”

“Ese mismo día me fui a buscar a Schafik. Consideraba la situación como muy grave. Lo encontré. Hablamos como tres horas. Le explique que venía de hablar con Carpio, a quién le tenía un aprecio muy especial. Le dije a Schafik: yo quisiera que me hablara sobre esto porque acabo de venir. Schafik fue muy respetuoso, comedido sobre Carpio y su conducta. Me hablo de la trayectoria de militante revolucionario de Carpio; de su calidad humana, de su conducta frente al enemigo, de sus méritos personales.”

“Me explicó sobre las acusaciones directas que hacía Carpio. Las calificó como posiciones fundamentalistas. Me aclaró la posición de Carpio sobre el FUAR. Este fue un instrumento generador de simpatía nacional, surgió como un movimiento con posibilidades de trascender, y generaba liderazgo tanto nacional como personal. Y esto no le gustó a Carpio, se sentía marginado. En el fondo había un problema de liderazgo. Coincidí plenamente con la valoración de Schafik. Me informó que iba a convocar a una reunión del secretariado para discutir este punto.”

“El secretariado del Partido estaba integrado por Carpio, Raúl, Schafik, Rafael y Roberto. La reunión fue en la casa de Raúl en La Esperanza, donde funcionaba un negocio de venta de queiques, que su esposa Rosita preparaba. Informe de mi reunión con Carpio. De sus críticas a la CP por su posición con relación a la guerra con Honduras.”

“Se autocriticaron. Schafik calificó la posición como un descuido. Explicó que ni Raúl ni él leyeron el documento de apoyo a la guerra. Y cuando Raúl lo leyó, inmediatamente llamó a Schafik y aprovecharon una concentración que había en el Parque Libertad para aclarar la posición del PC. Fue Pepe Rodríguez Ruiz, universitario, dirigente del PRAM y de la CP, el que redactó el comunicado y lo difundió.”

La polémica con Cayetano Carpio

“Me asignaron al Comité Departamental de San Salvador. Me asignaron la secretaría de educación política. El coordinador era Blas Escamilla. El de organización era Raúl Padilla Vela. En la primera reunión que asistí se discutió que el mamotreto de 60 páginas que Carpio había redactado para justificar su posición estaba repartido en las células y tenía ya varios meses de estarse discutiendo.”

“Había una crisis en el Partido, se estaba desarrollando un intenso debate interno y la dirección del Partido estaba al margen de esto. Padilla Vela coincidía no en todo pero si con las posiciones antielectorales de Carpio con respecto al PAR. Estaba también en el CD Emma Guadalupe Carpio, hija de Saúl, que era sindicalista. Jesús Paz, conocido como Chusito, que había sido expulsado del país junto con Salvador Moncada por ser hondureños. Estaba Romeo Granadino, que era joyero y luego puso una cadena de moteles en santa Ana.”

“Lo primero que decidimos respecto al documento de Carpio fue retirarlo de circulación. Suspender la discusión del informe del Secretario General. Emma no estuvo de acuerdo. Padilla Vela y Granadino apoyaron. Se aprobó la propuesta de retirar el informe de las células. Supongo que Carpio aspiraba a que el CD apoyara su posición.

“En enero de 1970 conmemoramos el 100 aniversario del nacimiento de V. I. Lenin con dos eventos. Uno se realizó en la UES y el otro en el sindicato Unión de Trabajadores Ferrocarrileros, UTF, que tenían el local al norte del Parque Centenario. En el acto de la UTF habló Carpio y en su discurso dijo públicamente que el PCS con respecto a la guerra con Honduras había caído en “posiciones coliteras de la burguesía” en posiciones dudosas de apoyo al proyecto burgués.”

“De nuevo me sentí indignado y propuse que como CD debíamos reunirnos de inmediato para sentar posición ante el discurso de Carpio. Aceptaron los demás integrantes y del acto nos fuimos a la casa de Padilla Vela en la Colonia Ferrocarril para reunirnos. En la reunión sostuve que la actitud de Carpio era totalmente contraria a las normas estatutarias de nuestro Partido al ventilar públicamente un asunto interno.”

“Y propuse que se redactara una carta para la CP exigiendo que se aplicara la normativa interna a Saúl. Estuvimos de acuerdo y Padilla Vela se puso a escribirla. Emma firmó la carta pero con dolor. Cual no sería nuestra sorpresa cuando vimos aparecer en la casa al mismísimo Carpio. Padilla Vela lo abordó y le dijo: Vos como secretario general tenés derecho para asistir a cualquier reunión de organismo del partido, pero te aclaró que lo que vamos a discutir es tu caso. Si querés te quedás pero creo que lo mejor es que te vayas. Sonrió y nos dijo: ¡No, sí solo venía a saludarlos! Y se fue. Le correspondió al viejo Blas irle a entregar la carta a Carpio.”

“La carta fue conocida por la CP hasta semanas después. El mismo Carpio que debía presentarla no la presentó. Pero sí estoy seguro que aceleró los pasos para definir su repliegue, su retiro de la organización. En febrero anduvimos visitando las células. Y el hacía lo mismo. Su carta de renuncia al PCS apareció el 30 de marzo de 1970. Y al día siguiente se fundan las FPL. No se dio mucho tiempo para reflexionar.”

“Se llevó a José Dimas Alas, que era el secretario general de la FUSS; a Neto Morales, cuñado de Piluya que militaba en una célula de San Jacinto; a Chepe Martínez, a Chila que era panadera; a Roberto Sibrian que era el esposo de Emma Guadalupe y que luego fue asesinado o desaparecido; a Tula, a Corina, y a tres miembros de la célula Frank Paiz. Emma Guadalupe murió en 1978 en la toma del BPR de la Embajada de Venezuela.”

“Siempre mantuve una relación positiva con Carpio. Debo reconocer el mérito que captó el momento de cambiar de rumbo, de la bifurcación. Independientemente de su estilo, él creyó, olfateó, intuyó que las condiciones políticas, las condiciones objetivas ya estaban maduras para la lucha armada y el Partido no estaba preparado para entender este viraje. Las condiciones exigían ya un viraje organizativo, político e ideológico.”

“Considero que él, Carpio, se perdió al no hacer la escuela del movimiento popular ni la escuela de la alianza con sectores democráticos. Le faltó visión en esto. Porque hay que reconocer que la Unión Nacional Opositora, UNO, durante los años setenta se convirtió en el referente político principal de los sectores populares.”

“Por otra parte, el trabajar desde una visión diferente le permitió a Carpio y su nueva organización acumular recursos, ganar experiencia en la lucha armada y acumular fuerzas. La misma crisis de la dictadura militar le favoreció a su esfuerzo porque el régimen respondió a la protesta popular con la represión, con una escalada fascista que dio como resultado el surgimiento de poderosas organizaciones políticas de masas. Esto al principio no fue entendido por el PCS y por ejemplo, criticábamos a ANDES 21 de Junio por politizarse.”

El VI Congreso del PCS el 30 de agosto de 1970

“En abril de 1970 realizamos un Pleno Ampliado del CC del PCS para evaluar la situación creada con el retiro de Carpio, con su renuncia. Allí se decidió convocar al VI Congreso del PCS que tuvo lugar el 30 de agosto de 1970. Lo hicimos en una casa en los Planes de Renderos. Schafik dirigió el congreso. Iniciamos con un análisis de la situación política del país.”

“Asimismo analizamos la situación creada por el Mercado Común Centroamericano. La guerra con Honduras. La situación del Partido. Se abordó la necesidad de reorientar el trabajo. Enfrentar las corrientes economicistas en el movimiento obrero. Impulsar el movimiento social…”

“Se decidió no expulsar a elementos pro Carpio que asistieron al congreso si no ganarlos a nuestros planteamientos. Como el caso de la maestra Mercedes López, que era muy amiga de Emma Guadalupe y fue electa al Comité Central.”

“En el congreso se eligió un nuevo comité central y una nueva comisión política. Ingresaron al comité central de 27 miembros, entre otros Toni Handal, Víctor Gregorio Rivera, Julio Cesar Castro Belloso, Quijano, Carlos “El Ratón” Hidalgo, Miguel Ángel Sáenz Varela. En abril del 79 en el VII Congreso el CC llegó a 35 propietarios y 15 suplentes.”

“En este VI Congreso fuimos electos a la comisión política Raúl Vargas, Alfredo Acosta, Américo Araujo y Domingo Santacruz. Se reeligieron Rafael Aguiñada, Mario Aguiñada, Raúl Castellanos, Roberto Castellanos y Schafik Handal. Salieron de la CP Pepe Rodríguez Ruiz y Jorge Arias Gómez.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>