Manifiesto de la Marcha Mundial de las Mujeres

Manifiesto de la Marcha Mundial de las Mujeres – 17 Octubre 2007

Nosotras, mas una vez, nos movilizamos en este 17 de octubre para
denunciar y exigir el fin de la opresión a la que somos sometidas por
ser mujeres, para acabar con la dominación, la explotación, el egoísmo y
la búsqueda desenfrenada del lucro que traen injusticias, guerras,
colonizaciones, ocupaciones y mas violencia.

De nuestras luchas feministas y las de nuestras antepasadas que lucharon
en todos los continentes, nacieron nuevos espacios de libertad para
nosotras, nuestras hijas, nuestros hijos, para todas las niñas y los
niños que seguirán caminando sobre la tierra. En el 2000 juntamos 5
millones de firmas exigiendo el fin de la pobreza y de la violencia. El
2005 salimos a las calles nuevamente convocando a la humanidad por
Igualdad, Libertad, Justicia, Paz y Solidaridad y tejiendo nuestros
sueños mientras construimos nuestra manta mundial.

Hoy, como antes, denunciamos el capitalismo, el patriarcado y sus
instituciones como las corporaciones trasnacionales y las oligarquías
nacionales, que extraen su riqueza de la discriminación, opresión y
explotación de nuestros pueblos y especialmente las mujeres, del saqueo
de nuestros territorios, agua, tierra, biodiversidad, fuentes de
energía, y desconocen nuestros derechos individuales y colectivos.
Denunciamos estos sistemas que se organizan con base en los privilegios
de los hombres sobre las mujeres, de blancos sobre negros e indígenas,
así como la exclusión de las lesbianas, de inmigrantes y tantas
situaciones de vida consideradas por ellos “anormales”. Denunciamos su
carácter represivo y de criminalización de nuestras luchas.

No tenemos las mismas oportunidades de estudio y nuestros
conocimientos y calificaciones son menos reconocidas. Las conexiones
entre la pobreza y la violencia hacia las mujeres se manifiestan en el
tráfico e explotación sexual, en el feminicídio, en la utilización del
cuerpo de las mujeres como botín de guerra.

Reconocemos las varias formas de opresión hacia las mujeres en los
cuatro cantos del mundo. Tantas veces nos manifestamos, y seguiremos lo
haciendo, contra las ocupaciones militares en Palestina, Afganistán,
Líbano, Irak. En este momento particular relevamos nuestra solidaridad
con las mujeres en lucha en contra la dictadura militar en Birmania, que
empezaran denunciando la alta de los precios de combustibles y abrieran
el camino a monjes, estudiantes y todo el pueblo. Apoyamos a las
compañeras de Costa Rica en su NO al tratado de libre comercio de
América Central con Estados Unidos. Empeñamos nuestra lucha para superar
la terrible violencia que sufren las mujeres en los conflictos armados
en la región de Kivu, Republica Democrática del Congo y Darfur, en la
región oeste de Sudan.

Reafirmamos nuestros caminos para superar la pobreza y la violencia
hacia las mujeres:

Autonomía económica de las mujeres y repartición de la riqueza:
Empleos dignos, con derechos laborales y justa remuneración; manejo, uso
y control de los recursos y medios de vida; fortalecimiento de la
economía solidaria; valorización del trabajo reproductivo y productivo
de las mujeres. No pago de la deuda externa que atenta contra la
soberanía de los países y vigilancia para los nuevos endeudamientos. No
negociar ni firmar tratados de libre comercio que tengan como objetivo
asegurar los intereses de las transnacionales.

Por soberanía alimentaria y contra la privatización de la naturaleza:
Auto-gestión de nuestros recursos naturales que se base en un modelo de
desarrollo que respete las necesidades básicas de las generaciones
presentes y futuras. Derecho a mantener nuestros medios de vida, a
producir nuestros propios alimentos de la forma en que queremos producir
y alimentarnos de acuerdo a nuestra propia cultura.

No más violencia hacia las mujeres: Combate a la violencia sexista que
es un instrumento de control de nuestras vidas, nuestro cuerpo y
sexualidad, de nos tornar objetos sometidos a la voluntad del otro.
Compromiso y medidas concretas del Estado, de la sociedad, en particular
de los movimientos sociales, en la prevención y punición de la violencia
hacia las mujeres.

Paz y desmilitarización: Poner un fin en la impunidad y en el uso del
cuerpo de las mujeres como botín de guerra y del estupro como arma de
guerra. Participación de las mujeres en la resolución de los conflictos.
Política de desarme, contra las ocupaciones y la presencia militar
extranjera incluyendo bases y ejercicios militares.

¡Hasta que todas las mujeres sean libres estaremos en marcha!

Granja do Ulmeiro, Portugal, 08 Octubre 2007

Comité Internacional Marcha Mundial de las Mujeres

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>