Mi hermano fue guerrillero fundador de las FPL…Entrevista con Elsa Morales

SAN SALVADOR, 9 de marzo de 2010 (SIEP) Mi hermano Ernesto Morales, uno de los fundadores de las Fuerzas Populares de Liberación “Farabundo Marti” cayo a los 23 años, había nacido un 4 de marzo de 1949 en el Barrio Concepción, cerca del centro” nos relata Elsa Morales.

Agrega que “éramos cuatro, tres hijos y una hija, la ultima. Mi papa era obrero, maestro de obra, en los años 50 estudio en Cartografía, me mama era una obrera del San Salvador moderno, que se dedico a cuidarnos, ella trabajaba en un negocio de Dry Cleaning, con maquinaria, y claro, era del sindicato.”

“Entre los años 56 y 61 vivimos en San Miguelito, alquilábamos una casa. El dueño era el papa de Oscar Gilberto Martínez Carranza, Don Dionisio Martínez. Mi mama nos llevaba los primeros de mayo a la plaza Libertad y ahí nos sorprendió ver a Don Oscar, como uno de los organizadores.”

“Mi hermano estudio en la Salvador Mugdan, y luego en la Joaquín Rodezno. Era alguien calmado, súper calmado, con facilidad para hacer amigos, y se destacaba por su fisonomía, sus ojos verdes y su pelo amarillo. Esto le viene del lado de su abuelo, era también fuerte, atlético, dado a la práctica de los deportes, y a hacer ejercicios. Con buen carácter, jovial.”

Del 62 al 66 nos pasamos a vivir al barrio San Sebastian de Ciudad Delgado. Ernesto pasó a estudiar en la Seccional de Educación Media, que era una prolongación del INSFRAMEN. Ahí hizo muchas amistades que luego iban a serle útiles en su vida guerrillera. En esta época era futbolista, le gustaba asistir a fiestas y era bailarín, y tenia muchos amigos, novias.

En 1967 a los 18 años se incorpora a la industria de la construcción. Y ahí establece relaciones con la Juventud del Partido Comunista que tenia diversas expresiones, estaba la Juventud del PR, la Juventud Obrera, la Universitaria y la de Secundaria. En el 68 me acuerdo que el asesinato de Kennedy conmociono a la sociedad salvadoreña. Todos nos manteníamos escuchando la radio, tratando de saber que había pasado.

En febrero de 1968 los maestros de ANDES se declararon en huelga y se concentraron en la Plaza del Ministerio de Educación, al costado poniente del Mercado Cuartel. A finales de ese mes el gobierno secuestra y asesina cruelmente a Saúl Santiago Contreras y a Oscar Gilberto Martínez, que eran dirigentes obreros comunistas. A Don Oscar lo recordábamos, porque de niños lo habíamos conocido en donde vivíamos en San Miguelito. Y aquí lo reencontrábamos, había un nexo anterior, y esta vez como mártir del movimiento obrero, ya ellos fueron asesinados por su solidaridad con los maestros en huelga.

Yo no sabía en que andaba metido mi hermano hasta que una vez me llegaron a avisar a la casa que había sido capturado. Y me voy a buscarlo a la Plaza Magisterial. Y cuando llego ya habían sido liberados, los había capturado la Guardia nacional y los había liberado, allí estaba, victorioso, alegre, feliz, orgulloso de haber sido capturado por su apoyo a los maestros. Se sorprende al verme, me abraza y me cuenta lo que había pasado. Sus amigos le piden que me presente y vacila en hacerlo, como protegiéndome. Pero al final lo hace y entonces sus amigos me invitan a que los acompañe, a que llegue a sus actividades. Y así los voy conociendo y me voy incorporando, tenía 16 años.

Lo primero a que me invitaron fue a una excursión a San Diego, era para Semana Santa, mi hermano observa, un poco preocupado, temeroso lo noto, Ahí voy conociendo gente. Le dicen: déjala que vaya…al final accede. Y me invitan a su local. Llego. Mi vida se transforma, me llevo a verme como persona, me identifico con las causas populares, ayudo a mi formación personal.

¿Como se adquiere conciencia de la lucha? En primer lugar la personalidad de Ernesto, la imagen de Don Oscar, y la época, éramos admiradores de la Revolución Cubana que todavía no cumplía diez años, la caída del Che Guevara en Bolivia y su llamado a crear dos, tres Vietnam; comentábamos entusiasmados las hazañas de los Tupamaros uruguayos y su sensacional escape de la cárcel por un túnel subterráneo; las acciones guerrilleras en Venezuela; venían sindicalistas de Guatemala e incluso de Honduras a dar charlas sobre sus luchas populares; nos imaginábamos cortando caña en Cuba. Conocimos a un joven hondureño que andaba con nosotros de nombre Arita…

Me incorpore a la Juventud Obrera, teníamos un local propio en la FUSS, que quedaba en la 5ta. Calle Oriente y 10ma. Avenida Norte. Quedaba al final, a la par del baño. Era el local de la secretaria de Asuntos Juveniles, con bancas de madera. Y ahí pasábamos, platicando, haciendo mantas, contando chistes, leyendo, enamorándonos. Estaba Genaro, Pepe Navas, Chambacu, Rafael el Vietnamita, Aquiles, El Pájaro (Rafael Calderón) Ernesto, Delmy de la ENCO, El Tiuticu, Rafael y por supuesto, Elsa. Y me faltan como seis.

Ah, y también puedo mencionarle a la Juventud del PR, del Partido Revolucionario. Estaba Noemí, Daisy, Isabel Gómez, Arnoldo Benítez, Rene Grande, Dagoberto Sosa y unos jóvenes de Soyapango.

Y una de las actividades más comunes y casi una tradición en el local de la Juventud Obrera era jugar ajedrez y damas. Y uno de los más asiduos participantes de estos torneos era nada más y nada menos que Salvador Cayetano Carpio. De los sindicalistas mayores pocos o nadie se acercaba a nuestro local, a excepción de este líder panificador que era muy ducho y costaba ganarle. Un maestro consumado del juego de damas. Y todos queríamos aprender a jugar para jugar con Carpio. Y el sabia nuestros nombres y nos conocía. Y construyo con cada uno de nosotros un vínculo personal afectivo…especial, lo admirábamos y respetábamos mucho y algunos hasta sabían que era el responsable de la poderosa Comisión Sindical del PCS y para ese tiempo secretario general del mismo. Su personalidad nos influencio…

Leíamos La Madre de Gorki

Leíamos todo lo que caía en nuestras manos…y por lo general todo joven que llegaba leía La Madre de Gorki, Así se tempo el Acero de Ostrovkky, por que nos educábamos en el respeto y admiración a Lenin y la Unión Soviética, así que leíamos a autores rusos. Y también circulaba Secuestro y Capucha de Carpio como un manual sobre como comportarse en caso de ser capturado, encarcelado y torturado. Lo leíamos con mucha ansiedad y detenimiento porque nos podía suceder de caer en las manos del enemigo y debíamos salir airosos de esa prueba suprema. Mediante este libro supimos y aprendimos de las luchas obreras de los años 50. Había una continuidad en las lucha, se creaban nexos, actitudes de compromiso, identidad de objetivos, lecturas permanentes, y se cultivaban mucho las relaciones humanas, el trato fraternal. Esa fue nuestra escuela…

Había también lecturas clandestinas, me acuerdo que una vez le encontré a Ernesto dos folletos uno sobre la VJS y otro sobre Economía Política. Al preguntarle porque los tenia escondidos se molesto. ¡No me andes registrando! Y me intrigaba lo que odia sobre la reforma Universitaria, se estaba creando las Áreas Comunes, y le Rector Fabio Castillo invitaba para que los domingos se fuera a realizar trabajo voluntario.

Los primeros de mayo eran una fiesta popular, nos quedábamos trabajando toda la noche del 30 para amanecer primero, haciendo las letras y pintando mantas, inventando consignas para corearlas en la marcha, construyendo las pancartas móviles con rodos, habían risas y el sonido de los martillos y de los mimeógrafos…y a las ocho de la mañana ya estábamos listos, felices, esperando que iniciar al marcha, nos solidarizábamos con Vietnam, era nuestro día y el día de nuestra victoria, del socialismo que se construía en Cuba, una pancarta grande con la imagen de Lenin…

Me acuerdo de las actividades en 1970 alrededor del centenario de Vladimir Illich Lenin…en la FUSS, en la UTF. También hacíamos una marcha todos los años para el 15 de septiembre, eran dos fechas de nuestro calendario revolucionario.

Era una etapa de muchos espacios de actuación política condicionada por el contexto internacional: la guerra de Vietnam, la solidaridad con Cuba en la que fuimos educados, las luchas guerrilleras en Sudamérica, etc. La gesta de Che se unía a la vida de cada uno de nosotros, y es que la juventud es fuente de todo apasionamiento, y como jóvenes nuestros referentes de identidad eran muy claros: el compromiso popular, el sacrificio, la lucha contra la dictadura militar, el sueño del socialismo. Las carencias materiales eran secundarias, la lucha nos proporcionaba la felicidad. Estábamos dispuestos a entregar la vida para desafiar el orden establecido y establecer la justicia de nuestra causa…

Una vez en 1968 nos dieron la tarea de compaginar las páginas del Diario del Che, que publico el Partido. Pasamos una semana encerrados en un local clandestino de la Col. Atlacatl, por cierto enfrente de la Guardia Nacional y me criticaban porque me dieron la responsabilidad de ir a comprar comida y lo que compre fueron macarrones, y eso comíamos todos los días. En cada comida se me quedaban viendo con ojos amenazadores. Para nosotros era un honor que se nos hubiera seleccionado para cumplir esta tarea. Íbamos a divulgar el pensamiento del Che. En esa casa vivían Liliam Cruz y Gloria Contreras.

Como Juventud Obrera cada toma de posesión de una directiva de un sindicato de la FUSS era una ocasión solemne. Para asistir necesitábamos una credencial, y entonces nos esforzábamos con nuestro trabajo para que nos eligieran para ser delegados, era una escuela política de formación…las tomas de posesión eran en la UTF y en el local del Sindicato de bebidas y gaseosas, que quedaba frente a la Iglesia de Concepción. Me acuerdo que nos impacto en octubre de 1968 la masacre cometida por el ejecito mexicano contra estudiantes en la plaza de Tlatelolco. En solidaridad fuimos a la embajada mexicana y le tiramos pintura roja…

Cuando había huelga íbamos por las noches a acompañar a los huelguistas, allí nos quedábamos con ellos. Me acuerdo de las huelgas de Hilaturas de Centro America, de Corinca, etc.

Para la guerra con Honduras en julio de 1969 me acuerdo que Dagoberto (Sosa) nos busco para darnos una tarea. Se trataba de ir toda la noche a compaginar a la editorial Universitaria, que quedan en la 5 ta. calle oriente y 2da. Avenida Norte, el periódico de la UJP, que allí se editaba. La madera decía: UJP llama a las armas. Salio y hubo que compaginarlo. Tenía una mano y una metralleta. Y después había que salirlo a vender, porque lo vendíamos en los mercados, en los sitios populares.

Ya la visión de la lucha armada estaba impactando, inundando las mentes con mensajes y conductas, y era el resultado de un debate subterráneo que ya llevaba tres o cuatro años, y que al final concluyo en una definición de la que formo parte Ernesto. Y es que Ernesto ya para ese tiempo participaba en actividades de autodefensa del movimiento popular e incluso creo que recibió adiestramiento militar fuera del país, porque cuando el llega a las FPL ya tiene formación militar.

Y fue también Dagoberto el que me recluta para la Juventud Comunista, que era una organización clandestina. Primero estuve en un círculo de estudios. Y fue el quien me juramento para ingresar, el era le responsable de esa célula en la que empecé a militar, junto con Carlitos Castro (hijo de Leti Castro), Noemí, el joven panificador Mauricio González, quien fuera después Ferrum, el primer combatiente caído de las FPL, lo mataron en 1971. Estaba también Rubén Selva, Mercedes “Coban” que era la empresa donde trabajaba; mercedes “la Milagrosa” también era donde trabajaba…y la dirigía Dagoberto. Me acuerdo que en julio de 1969 fundamos la Juventud Comunista. Fue en las afueras de Apopa, un área rural, fui electa delegada a este congreso, un gran honor. Mi primer pseudónimo siguiendo la tradición pro soviética de la época fue Lara.

En octubre de 1969 celebramos el segundo aniversario de la caída del Che por medio de la colocación de mantas en las calles. La actividad era simultánea a las 6 a. m. Las mantas había que subirse a amarrarlas a los postes y decian: El Che Vive. Y repartimos un comunicado que a mi célula le toco hacerlo en el barrio Santa Anita. Cuando estábamos realizando la actividad paso un radiopatrulla. Se bajan y me capturan, capturan también a Miguelito Ibáñez. Nos sube al radiopatrulla y nos conducen al cuartel de la Policía Nacional, al Castillo. Nos llevan al segundo piso, a la oficina de la DIC. Empiezan a pegarle, a golpear a Miguelito. A mí me interrogan: ¿conoces a Tula de Carpio? Nos llevan a un cuarto y veo muchos cables, y me da miedo, me acuerdo de secuestro y capucha y pienso que nos van a torturar por suerte era el cuarto de fotografía, iban a ficharnos. Hay una mujer en una maquina tecleando.

Por la tarde, un policía malencarado me pregunta: ¿Conoces a Blanca Elena Bolaños? Lo niego rotundamente. Y me dice: Y si no la conoces ¿como putas es que esta allá afuera preguntando por vos y te trae chocolate? La primera noche estoy en una celda sola. La segunda noche me trasladan a la celda de las prostitutas. Me toca dormir a la par del baño maloliente ya que los sitios se asignan por orden de llegada. Me tratan mal, me roban la comida y la ropa que me llevan mis familiares. Me entero que Opinión Estudiantil ha hecho la denuncia de mi captura, ya que soy menor de edad, afuera los compañeros se están movilizando. Mi mama me llevaba comida todos los días. Una vez estaba llorando en la celda y un policía me dijo: No llores, cipota, si ya mañana te vas a ir con tu mama. Y efectivamente al siguiente día me pusieron en libertad. Estuve capturada 22 días. Para mi hermano Ernesto fue duro, estuvo muy preocupado, no dormía.

Ernesto es capturado en el estadio

A principios de 1970 o fines de 1969 cuando vino a jugar la selección rusa de futbol, como Juventud se decide llevar una manta y se entra escondida en los cojines, pero a Ernesto y a otros compañeros se la decomisan a la entrada del estadio Flor Blanca y son capturados. Por segunda ocasión se lo llevan preso, le aplican la ley antiterrorista y lo envían a la cárcel de Ahuachapán. Hasta allá íbamos a verlo. Y la vista pública se realizo en Santa Tecla. Ese núcleo de jóvenes estaba preso en abril cuando Carpio presento su renuncia como secretario general del PCS, pero todos ellos se hicieron FPL…Otro integrante de ese núcleo fue Roberto Sibrian. Y también el Seco Vladimir Rogel, aunque este termino en el ERP.

Uno de los capturados era Mauricio González, que viene también de la Juventud Comunista y se une a las FPL. Era de una familia de panificadores. Tiene el honor de ser el primer guerrillero de las FPL caído en combate, lo asesinan en Los Planes en 1971, lo iban a capturar y se resistió, murió combatiendo…en Al salir Ernesto de la cárcel se clandestinizo, ya no regreso a su vida normal de dirigente del Sindicato de la Construcción. Estuvieron preso por cuatro meses. Y al salir Ernesto me dijo: Nunca mas me llevaran preso, si me capturan me llevaran muerto. Y cuando lo vi de nuevo estaba delgado, demacrado, se veía agotado. Me pregunto: ¿Qué dicen de mí? Y le respondí: dicen que te has vuelto guerrillero…Y me dijo: vos deci que no me vez…

Donde llegaba seguido era donde mi mama. Bueno, ahí llegaba varia gente. Me acuerdo que una vez me encontré a El Ordinario, me refiero a Armando Arteaga, que era también de la Juventud, el famoso Pancho que fue asesinado junto con Roque…Bueno, al verme que estaba donde mi mama, me pregunto por ella y dio la vuelta y se fue…aunque el era muy amigo nuestro, era una personalidad muy amigable, muy cariñoso, muy afectuoso…le dije: hola Armando y me respondió: hola muchacha. Nunca lo volví a ver más.

También llegaba a la casa de mi otro hermano, de Roberto. Y me cuenta que se llevaba cosas, comida…Roberto me contó que una vez lo fue a buscar a un billar que frecuentaba, y le dijo: quiubo! Vengo de la casa y me puse tus botas. Roberto se le quedo viendo a sus botas que casi nunca se las ponía, pero no le dijo nada y se felicita por no haberlo hecho, ya que fue la última vez que lo vio…

En enero del 70 decidimos con Rafael Jiménez formar un hogar. Nos habíamos conocido en la lucha. Esto me alejo por un tiempo de las actividades políticas porque lo dedique a mis hijos. Y aunque había oído todo el debate al interior del Partido, al darse en abril la ruptura y la salida de Carpio no ubique en toda su dimensión lo que estaba pasando, solo que no había podido integrarse una estrategia tanto guerrillera como política del PCS.

Ernesto en ese año 70 se clandestinizo, se hizo guerrillero y también se caso con Sonia…dejo una hija. La hija le hizo una carta para el triunfo del FMLN: hoy te veo celebrando la victoria en la calle…Ernesto es hoy también abuelo, tiene dos nietas…Ernesto en su escenario de actuación tomo una decisión radical: para el lo de revolución o muerte no fue solo una consigna, sino parte de su vida. El asumió principios, valores, convicciones vinculadas a dar la vida por el pueblo y no a la búsqueda de cargos públicos ni comodidades como es hoy frecuente, creo que hay que regresar a estos origines que fueron los que nos ganaron el respeto y cariño de nuestra gente. Lo de mi hermano Ernesto fue una decisión tomada…

Ernesto junto con Dimas caen el 10 de febrero de 1973

Ernesto, de 23 años, en las FPL conocido como Omar junto con Dimas Alas, de pseudónimo Carlos, panadero exsecretario general de la FUSS, cae en una emboscada que le tendió el enemigo para capturarlos. Mueren gritando: revolución o muerte, el pueblo armado vencerá…el 10 de febrero de 1973; caen dos fundadores de las gloriosas FPL. Mueren combatiendo, con las armas en la mano. Caminaban por la línea férrea, de la San Pedro al barrio San Sebastian, donde muchas veces se quedaban en casa de colaboradores… acuérdese que el vivió allí y tenia muchos conocidos, y ahí los emboscaron. Fue un sábado.

El lunes 12 de febrero salieron sus fotos en el periódico Diario de Hoy. Me llegan a avisar: creo que es tu hermano el que sale en el periódico, se ve como dormido, con los ojos cerrados, reconozco la ropa que usaba. A esa hora salgo para la casa de mi mama para darle la fatal noticia. Mi mama al verme sospecha y me dice: ¿Qué andas haciendo? Le pregunto: ¿y Neto no ha venido? Me dice: ¿Qué ha pasado? Le cuento. Nos vamos a buscar a Sonia, su esposa. Al verme un lunes por la mañana junto con mi mama sospecha y le damos la infausta noticia. En Teleprensa estan pasando las imágenes… Una sobrina pregunta por Ernesto: ¿y tu papa?

Mi mama se acuerda de las recomendaciones de su hijo: si algún día le vienen a decir que yo estoy muerto, no me vaya ir a pedir, no se presente, y no se vista de luto ni me lleve flores, no quiero cruces…Y dice mi mama: no lo voy a pedir. Los cuerpos estan en el cementerio La Bermeja. Pero después mi mama recapacita: lo tengo que pedir, necesito verlo…Y se presenta al Juzgado de Ciudad Delgado y ahí le informan que fueron enterados como desconocidos…solo los enrollaron en un petate y los enterraron. Entonces mi mama y Sonia le pidieron al juez que los exhumaran. Lo hacen dos semanas después. Hay una gran cobertura de prensa. Trasladamos sus restos a dos ataúdes café, no se les pone cruz, sino se les hace un obelisco. Y se le pone esta placa: Neto: caíste empuñando las armas liberadoras y por eso vivirás eternamente en las luchas de tu pueblo. Y lo enterramos pegado a Dimas en La Bermeja. Mi mama en una semana envejeció diez años, la perdida de un hijo es un sufrimiento insoportable que solo una madre entiende, es muy duro, difícil. Luego tuvimos que trasladar sus restos a Jardines del recuerdo porque abrieron una calle en el cementerio. Y pusimos otra placa porque no permitieron la que estaba. Esta dice: continuo presente en las cosas y los seres que ame… Bueno, Ernesto es el ausente mas presente en esta familia, seguimos hablando de el, nunca lo vamos a olvidar.

Unos días después de su asesinato, cuando voy para mi casa, veo a Carpio que se sube al bus, se sienta a mi lado, me dice: quiero que le traslade a su mama mi pésame y el de la organización, la caída de Neto ha sido un fuerte y doloroso golpe, del que sabremos reponernos y su sacrificio contribuirá a la segura victoria popular de este pueblo.” Se bajo a la siguiente parada. Andaba solo.

El 1 de abril de 2004, en el aniversario 34 de las FPL celebrado en Guazapa al que fui invitada, me dijeron: quiere conocer a quien encabezaba el Batallón Ernesto Morales de las FPL, el que ataco el Cuartel El Paraíso y me presentaron a José Victoria Quinteros, conocido como Moris, campesino como de 40 años. Y me contó emocionado que lo que guarda como lo más valioso de la guerra es que todos los días por la mañana en la formación se decían: vamos a ser un nuevo José Ernesto

Morales, vamos a seguir su ejemplo…y me contó que al firmar los Acuerdos de Paz regreso a su pueblo con una hamaca que le dieron, regreso al olvido y al abandono…

La represión nos obliga como familia a irnos en los ochenta primero a Costa Rica y luego a Nicaragua. Me vinculo al Movimiento Nacional Revolucionario, MNR del Dr. Manuel Ungo. Tuve el honor de acompañar en 1988 al Dr. Ungo y al Dr. Héctor Oqueli Colindres al Centenario de la Internacional Socialista. Fui delegada de este partido a la Interpartidaria y en 1992 a COPAZ. El Dr. Ungo desde el MNR y el Frente Democrático Revolucionario fue un luchador inclaudicable por la democracia de nuestro país. Me acuerdo que con su característico sentido de humor tenía un dicho: no solo la muerte nos iguala…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>