Notas sobre deportes

SOBRE DEPORTES
Por Raúl Padilla Vela (VII)

INDICE

ESTE AÑO TODOS LOS CAMINOS CONDUCIRAN A ROMA
UNA SUGERENCIA A APYLD
DE JOE LOUIS A INGEMAR JOHANSON
PECHOS DE AGUA
LA SELECCIÓN DESCALZA
UNA RELIGION QUE HERMANA A LA HUMANIDAD
ENTREVISTA CON GENTE QUE GUSTA DEL FUTBOL
LOS DIOSES TAMBINE GUSTAN DEL FUTBOL
JAMAS HUBO GUERRA DEL FUTBOL

Marginales.
ESTE AÑO TODOS LOS CAMINOS CONDUCIRÁN A ROMA

El Diario de Hoy Raúl Padilla vela 0-mayo-60

“Si quieres cantar juegos nobles,
mi corazón no busca el universo
una estrella más ardiente ni más
brillante que el sol, igual que
nosotros no podemos cantar
competiciones más nobles que
los juegos olímpicos”. Píndaro

La inmortal Grecia de los tiempos clásicos heredó al mundo tradiciones que embellecen la vida de la humanidad actual. Su aporte a la cultura es universal, los principios del desarrollo cultural de la humanidad se forjaron con la Grecia Antigua. Hesíodo, Homero, Píndaro, Sófocles, Sócrates, Platón, Aristóteles, Pericles, Solón, Heráclito, Epicúreo, son nombres inmortales que rubrican el esplendor de un pueblo en el que se impuso el pensamiento en todas las relaciones humanas.

Los griegos amaron la vida, la embellecieron en la medida de sus posibilidades. Esparta animó la cultura física; Atenas dio preferencia al cultivo del intelecto. La coordinación de estas dos tendencias fructificó y se define por la frase de Juvenal “Mens sans in corpore sans”. La pedagogía adoptó ese lema y ahora en este siglo de sputniks y Rock and Roll, conserva plena vigencia.

Hace 1 738 años se celebraron los primeros juegos olímpicos en honor del dios supremo de la mitología griega. Zeus recibía el tributo de las “levadura” del pueblo griego, los jóvenes disputaban honores en los campos deportivos de Olimpia. Cada cuatro años se celebraban esos juegos. Su regularidad hizo que los griegos se acostumbraran a contar el tiempo tomando como referencia las olimpiadas.

Vino la decadencia del pueblo griego. Se perdieron de vista los juegos olímpicos. Fue hasta 1894 que se revivieron gracias a la humana labor del barón Pierre de Coubertin. Son las olimpiadas modernas. La primera se celebró en Atenas en 1896, la última en Melbourne, Australia. la próxima en Roma, en el verano de este año.

Las olimpiadas de Melbourne fueron ganadas por los atletas soviéticos, arrebatando de ese modo la supremacía que venían manteniendo en el deporte mundial los norteamericanos, desde hacía muchos años. Este año la incógnita en el deporte mundial se resolverá en Roma. Por eso todos los caminos conducirán a Roma.

UNA SUGERENCIA A LA APYID

Diario de Hoy. Raúl Padilla Vela. 1963

Es indudable que después del cinematógrafo el balompié constituye el espectáculo de mayor atracción para el pueblo salvadoreño. Nuestro Estadio Nacional, motivo de orgullo en la década del 30 , es insuficiente para la afición deportiva. El reciente festival de la Asociación de Periodistas y Locutores Deportivos (APYI.D) y el Campeonato Centroamericano y del Caribe, celebrado el mes de febrero de 1963 lo confirman. Esto hace de mayor urgencia la construcción del estadio universitario, trabajos que marchan muy lentamente y que deben acelerarse para el bien del deporte nacional.
La insuficiencia del Estadio Nacional ha traído como consecuencia la acentuación de un problema: las muestras de incultura de los espectadores. Concurrir a las graderías de sol es un riesgo y poco a poco se ha ido convirtiendo en un rasgo de valentía. Proyectiles de toda clase – desde el insignificante bagazo de naranja hasta la botella vacía de aguardiente- hacen impacto en los cuerpos de los espectadores. En el ultimo partido, por curiosidad llevé la “contabilidad” de los objetos y personas que hicieron blanco en mi humilde humanidad, he aquí el resultado: 9 bagazos de naranja, 10 tapitas de gaseosa. un pedazo de aguacate, dos bolsas rellenas de zacate encendidas, dos guacaladas de agua, un rótulo de propaganda de un partido político que participa en las actuales elecciones, un envase vacío de oranjal, un niño de unos diez años de edad, una sombrilla, una vendedora de fruta helada. Lo más lamentable del caso es que el espectáculo no puede apreciarse en todas sus dimensiones.

Los últimos minutos los ocupan nuestros fanáticos en estarse “esquivando” los impactos.

Las autoridades son incompetentes para llevar a cabo una acción educadora. EI aficionado de balompié ha desarrollado animosidad hacia ellas, pues casi todos recuerdan los trágicos acontecimientos del tres de febrero de 1961 , en el memorable juego de Uruguay y Argentina. Por eso creo que para la solución de este problema se hace necesario la acción conjunta de entidades para desarrollar una campaña de educación entre la fanaticada, y es a la Asociación de Periodistas y Locutores Deportivos (APYLD) a quien le toca ocupar el primer lugar.

Marginales
DE JOE LOUIS A INGEMAR JOHANSON.
Diario de Hoy. Septiembre de 1959. Raúl Padilla Vela.

A raíz de haberse retirado del cuadrilátero el maravilloso púgil Joe Louis, el boxeo en su división máxima ha visto desfilar una serie de campeones que no han podido mantenerse en posesión de la corona el tiempo necesario
corno para poder impresionar a los fanáticos con su calidad.

La edad de oro del boxeo en esta categoría ha pasado. Del año 1925 a 1948, casi veinte años que hacen historia. Billy Cohn, Arturo Godoy, Primo Carnera, Max Schmelin y otros siguieron los pasos de Jack Dempsey y Gene Tunney, dándole los matices de grandeza a esta época. Joe Louis, el Bombardero de Detroit, fue su máxima expresión.

Después de Louis aparece una serie de boxeadores mediocres. El sucesor Ezzard Charles, es el primero de la serie. La victoria obtenida sobre Jersey Joe Walcott en la disputa de la corona dejada por Louis, no tiene méritos sobresalientes. EI y todos sus sucesores no han tenido el respaldo del gran público. Han cultivado simpatías a base de pequeñas dotes personales.

Jersey Joe Walcott tuvo simpatías entre cierto sector del público porque su perseverancia era un ejemplo para los que se declaran derrotados ante el fracaso de los primeros intentos. Además, su edad avanzada hito posible una mezcla de simpatía con lástima. Se esperaba que de un cuadrilátero pasara directamente a un asilo. Rocky Marciano lo impidió.

Marciano, el tremendo fajador de brazos extremadamente cortos, mereció los elogios más vacilantes para un campeón. Su misteriosa actitud en la vida boxística es desconcertante. Sin contrincantes dignos de tomar en cuenta, joven y con grandes perspectivas para mejorar en estilo, abandona el título. Lo anuncia con mucho bombo, le adjudica a su esposa la conquista de su renuncia. Todo el mundo piensa que no es más que un golpe propagandístico. Y sucedió lo que nadie esperaba …era verdad lo anunciado. Rocky dejó el boxeo para dedicarse a su hogar. ¿ Habrá habido influencia del “raqueterismo” en su decisión ? Nadie lo sabe. La corona se somete a disputa. La gana un desconocido boxeador, carente de cartel casi completamente. Se llama Floyd Paterson.

El nuevo campeón defiende su corona frente a boxeadores mediocres, más que él. En las defensas que hizo de su título jamás se le vieron aptitudes suficientes como para considerarse invencible. Un día sus “dirigentes” se atrevieron a probar suerte y lo enfrentaron a un boxeador muy bien calificado, dentro de lo relativo. Sucedió lo que tenía que suceder: la corona cambió de testa. Un nuevo campeón advino en el panorama boxístico mundial : Ingemar Johansson.

Ingemar Johansson, sueco de nacimiento, tiene una historia deportiva muy singular y casi es seguro que, más de algún productor cinematográfico lo tenga en cartera. Es calificado como “cobarde” en una época de su carrera deportiva por su propio pueblo, es aclamado ahora como el mejor de los valientes. Gracias a sus puños mas su agresividad y a la solemne inutilidad del propio Floyd. Un hombre menospreciado se torna de la noche a la mañana en el ídolo de todo su pueblo. Por otra parte, ha logrado algo más que el campeonato de los pesos completos del mundo entero, ha dejado de ser exclusivo de los púgiles estadounidenses.

PECHOS DE AGUA
Diario el Mundo. Pavel Raymundo Oliva

-El Zurdo, Pechuga y Mozote, al saco!!
-Panterita, Angelito, Chorizo y Manada, pasen hacer sombra, veinte minutos, no menos !!
-Pambelé, Suvillaga y Manlio, hagan cuerda,
-Tirso, Pichón, Resortes y Quijada sigan en el “puchinbol” !! Gonzalo y Pavel suban al ring para hacer guantes. Tres minutos de pelea por uno de descanso. Tres rounds que los controle Pancho!

Esas eran las órdenes que daba Andrés Rodríguez,
entrenador cubano de boxeo, que auxiliado por Pancho Castillo, tenían a su cargo un grupo de muchachos que se entrenaban en el edificio del antiguo Gimnasio Nacional, situado a unos cien metros al poniente del edificio central de la Policía Nacional. Además de los mencionados también se encontraba entre ellos Juan Mijangos, obrero textil de la fábrica Minerva. Era muy valiente, audaz y aguantador. Después de los entrenos siempre nos quedábamos charlando sobre nuestros sueños deportivos. El más soñador de esa muchachada era sin lugar a dudas, Juan Mijangos. Pero eso lo hacía el blanco preferido de las chanzas y las bromas más variadas que se pudieran imaginar.

-Oye, Pechos de Agua ( era el nombre de batalla de Mijangos), ayer soñé que estabas en el Madison Square, en momentos que te presentaba Kid Gavilán ante el público gringo y del mundo entero: “En esta esquina, Kid Pechos de Agua, de El Salvador” . Y la gente te aplaudía mucho.
— Eso, Pechos de Agua, te harás famoso no solo en sueños. – Y ¿ cuándo te harás profesional? le preguntó Manada.
— Ya lo soy, respondió con mucho orgullo.

Pechos de Agua había tenido una pelea en el Cine Popular contra Tambache Armijo, boxeador profesional radicado en la ciudad de Santa Ana, quien lo había noqueado en el primer minuto del primer round en una pelea pactada a tres asaltos.

— ¿ Cómo fue que te noqueó Tambache? , le preguntó Tuzito.

— No bajé la guardia y me dio un golpe en el hígado. Eso fue todo, me sacó el aire y por cierto que ese golpe me hizo mucho daño, pues ya nadie me quiere contratar y ahora la plata me hace mucha falta, pues en la fábrica ha habido un recorte del personal, dijo Mijango con algo de amargura.

En esos momentos se unió al grupo Andrés Rodríguez, acompañado de Pancho, y dirigiéndose a nosotros dijo:
— Pongan atención. para el próximo mes, el sábado 26, el Club REAN ha programado una función y me han pedido tres boxeadores para las preliminares. ¿Quienes quieren pelear? A veinticinco colones al vencedor y diez al perdedor. – Yo, respondió Pechos de Agua. – ¿A quienes nos enfrentaremos?, preguntó Angelito Domínguez, el más prometedor de los fajadores.
-Necesito un mosca, un gallo y un pluma, respondió Rodríguez.
— Mosca, Avalos; gallo, Pechos y pluma, Mozote, dijo Pavel. Todos estuvieron de acuerdo con la propuesta.
—Pechos , no, lo van a noquear otra vez, dijo burlonamente Gonzalo. – No, que vaya Pechos y no baje la guardia. Además tiene a su favor toda la barra de Candelaria, sentenció Manlio y lo secundó Mozote.

Todos estuvieron entonces de acuerdo. Y empezaron las conjeturas. Los del REAN van a presentar a Tuzo Portugués contra Estebano Tercero…No, al Zurdo del Iguamo contra Young Coronel.. La reunión terminó y los entrenamientos siguieron cinco días a la semana, mientras aumentaba la ansiedad por la pelea de Pechos…

El Cine Popular estaba pletórico de gente. Solo iluminado el ring enmedio de una nube espesa del humo de cigarrillos. Todo era tensión. Era el Zurdo del Iguamo contra Estebano Tercero. Boxeo internacional. Un dominicano contra un nicaragüense. La barra del Barrio Candelaria estaba en la galería sur animada por el Choco Meme y Judas. Nicasio Varela, otro cubano, era el árbitro de toda la jornada. Subió el anunciador oficial:

— En esta esquinaaaaa…,Juan Mijangos, del Gimnasio Nacional, ..la multitud estalló en gritos ..Predominando la barra candelareña:..Pechos de Agua…Pechos, Pechos…. Pechos de Agua… Ra..Ra..Ra… Ganará… Pechos… Pechos de Agua. El boxeador saludó a sus simpatizantes, como saludan los campeones. Luego el anunciador oficial presentó al rival de Pechos, era un desconocido que le llamaban el Canguro de La Curuncha.

Sonó el gong. El Canguro salió directo hacia Pechos de Agua asestándole un izquierdazo directo al plexo, un uppercut al hígado con la derecha y seguidamente un directo al mentón. Pechos cayó a la lona y la barra de Candelaria calló. Su ídolo estaba horizontal. Un minuto estuvo inconciente. Pancho Castillo lo llevó al camerino y le preguntó: – Y ahora ¿ que pasó? – No subí la guardia respondió con tristeza Pechos de Agua. Y allí terminó su carrera de boxeador profesional

Sus nietos cuentan ahora a sus amiguitos que su abuelito, Juan Mijangos cuando estaba joven, fue campeón nacional de boxeo… Nadie se acuerda de Juan Mijangos pero si, todos los candelareños jamás olvidaron a Pechos de Agua, Pechos de Agua, ra..ra…ra.
LA SELECCION DESCALZA
Diario El Mundo Pavel Raymundo Oliva.

El sureste del parque zoológico de San Salvador está actualmente ocupado por un estanque en el que los visitantes se solazan contemplando una muestra de lo bello de la naturaleza. Pero no fue siempre así, hace treinta años más o menos, funcionaban allí dos canchas de fútbol, una con las medidas reglamentarias y otra un poco más pequeña. Entrenaban en ellas varios equipos como el Atlante, Pipiles, Corsarios, Santa Anita, Varsity, París en forma permanente y en las temporadas escolares los futbolistas de los planteles del sur de la ciudad como las escuelas “Padres Aguilares”“Francisco A. Gamboa” Anexa Normal, “José Simeón Cañas”, “José Matías Delgado”, “República del Brasil” y otras.

Los equipos siempre eran “probados” por un equipo de muchachos muy pobres y que permanentemente se mantenían en ese lugar. De tanto jugar se habían convertido en verdaderos malabaristas del fútbol. “El Argentino” Grijalva, por ejemplo, fue un precursor legítimo de Gustavo Lucha o Jorge González, Huevo Mejía, llegó a ser seleccionado nacional. Ese grupo era conocido con el nombre de “Selección Descalza” y se llamaba así, porque todos los jugadores, con una sola excepción ( el autor de este artículo) eran descalzos, eran “chuñas” todos eran conocidos por sus sobrenombres y raramente se usaban los nombres propios. Los más connotados jugadores de la “Selección Descalza” eran: “Pata Hueca”, “Guara” (no era la Guarita del Campo de Marte), Chepe león, Argentino, Castorcito, Cabezón Gorgojo Pata de Hierro, la Piernuda Chirinita, Chucha, Chino, chicharrón, Chilguete, Moscarrón y otros. La causa principal para dejar de jugar en este equipo era que se calzaran.

En cierta ocasión el recordado Víctor Manuel Piche, entrenador del famoso Pipiles F C, quiso incorporar a su equipo juvenil a “Pata de Hierro”. La prueba fue decepcionante en los primeros 75 minutos de juego. No le salía nada al jugador de la Selección. El Santa Anita los superaba por un gol a cero. Faltaban quince minutos para terminar el juego. Era amistoso. Pata hablo con Piche y luego se quitó los zapatos. A los dos minutos hizo una gambeta, dejando tres jugadores atrás y … ¡Gol! Empezó la exhibición de sus virtudes balompédicas y le entraron leña. Una falta grosera contra Pata, que repito ya jugaba “chuña”. Unos treinta metros de distancia a la meta. La valla del Santa Anita hizo un hueco y por allí pasó la pelota. Un “chuñazo” de padre y señor mío, que el portero solo la vio pasar y tuvo que recogerla como a cincuenta metros de distancia pues los marcos no tenían mallas.

Como el reglamento exigía ya entonces los zapatos, Pata de Hierro, no pudo jugar con el “Pipiles FC” y se quedó jugando en las canchas del Modelo y del Polvorín. Esa era la trayectoria de casi todos los jugadores de la Selección Descalza, que careciendo de zapatos, fueron la gloria del fútbol de las barriadas de Candelaria, el Calvario y Santa Anita hace más de treinta años.

UNA RELIGIONQUE HERMANA A LA
HUMANIDAD
Diario El Mundo. 27-VI-82 Manuel Ovidio Paredes

España fue el centro del mundo entre el 13 de junio y el 11 de julio de 1982. La reunión más universal ha concluido . Un nuevo soberano por cuatro años : Italia, ha surgido. Alegría hubo en abundancia para varios pueblos. La máxima felicidad para Italia. Fueron muy alegres Alemania, Polonia y Francia. También tuvieron sus momentos felices otros pueblos como Honduras, Argelia y Camerún. Otros, en fin, vieron el rostro de la tristeza como Bélgica, Inglaterra, Argentina y Brasil. (el triste más consolado del mundo). Para otros pueblos la amargura fue gigante. FI Salvador sigue siendo el triste más triste del mundo. Pero ya nos alegraremos. La tristeza no nos aniquila. Jamás.

Esa fuerza avasalladora del balompié es una “religión” universal, judíos, hindúes, budistas, cristianos, islamistas, metodistas, discípulos de Cristo, Iglesias de Cristo, mormones, adventistas, pentecostales, científicos cristianos, nazarenos, testigos de Jehová, brujos y aprendices de brujos coexisten en buena armonía con la nueva “religión”. El balompié hermana a los pueblos. Por eso es conveniente conocer algunos datos importantes de esta nueva “religión”.

Origen : Inglaterra.
Fundador: el pueblo inglés, que no se dedicaba a los ecuestres ni tenía donde ir de caza.
Creencias: equipo que pierde un penal, pierde el juego
(Italia falló, pero ganó). Un comer es igual a medio gol. La mejor manera de ganar tiempo es perdiéndolo. La mejor Forma de defenderse es atacando. Equipo ganador no se cambia.
Libro sagrado: el Reglamento de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA).
Vida religiosa: los domingos por la tarde principalmente en algunos lugares. Cualquier día por la noche o a cualquier hora, se celebran grandes concentraciones en uno templos que se llaman estadios. Algunos con capacidad que pasa de los cien mil fieles. Cada cuatro años se reúnen representantes del mundo entero y entonces todos los habitantes de la tierra, incluyendo a los astronautas que andan fuera de ella, se ponen tensos. La próxima será en 1986 y ya se hacen los preparativos.
Sistema de Gobierno: es regida por la FIFA y su sumo pontífice actual es el brasileño Juan Havelange. Los practicantes del rito principal (partidos) son regidos por unos señores que visten de negro. Son intocables y no se equivocan, pero a la vez, son los hombres que más insultos reciben de una sola vez. Más de alguno ha sido sacrificado al final o durante el mismo rito. Si actúan bien , nadie se acuerda de ellos.

Sectas: antes se hablaba de fútbol europeo o fútbol latinoamericano. Hoy se ha universalizado. Las mujeres lo practican, pero nadie las ve jugar, aunque las ven.
Ubicación Geográfica: se cumple con sus normas en cualquier lugar del mundo y en el que se tenga una pelota, que puede ser sustituida por algo que se pueda patear. Para el año 1999 se anuncia el primer juego de Fútbol en la luna. Nuestros Futbolistas ya están allá.
Fieles: todos los hombres, miles de millares de hombres, de todas las edades y también millones y millones de mujeres.

ENTREVISTAS CON GENTE QUE GUSTA
DEL FUTBOL
Diario FI Mundo. Manuel Ovidio Paredes.

EI fútbol es fascinante tanto para el que lo juega como el que lo presencia. Le agrada a Kissinger, a Mitterand, al Rey Juan Carlos, a Melina Mercuri, a usted y a mí. Esto es Fácilmente comprobable yendo a la cancha más cercana un domingo o leyendo su periódico favorito (EL MUNDO) el día lunes en su sección deportiva. El fútbol es para ricos y pobres. Los petroleros de Kuwait y los televidentes de El Salvador en el mundial de España lo confirman. Por ese interés es que he hecho estas entrevistas a tres honorables ciudadanos, cuyas opiniones son de interés para nuestros aficionados.

El primero tiene 28 años de edad. Activo en un torneo sindical y dice que empezó a jugar en la juvenil de El Vencedor, de la ciudad de Santa Elena. Su equipo Favorito en la liga mayor es el Luís Ángel Firpo. He aquí sus opiniones sobre el balompié:

– juego fútbol desde los 9 años. Primero lo hice en las calles, luego en la escuela, hoy donde se me presente la ocasión. Para mi es un deporte en el que se necesita mucha voluntad, mucha fuerza física, inteligencia y amor. . No juego por dinero, pera creo que el amor a las monedas ha producido muy buenos futbolistas. Me he ganado varios premios, el último Fue por un gol que hice a los del “Dorado”, desde una distancia de unos 40 metros. Fue un gol de película.

– Yo voy al Cuscatlan siempre que hay programación. A veces asisto al Flor Blanca. Para mi, el mejor equipo que ha tenido el país, es el Alianza, aquel en el que jugaban Raúl Araña Magaña, Roberto Rivas, Guido Alvarado, Zamora, “Ruso” Quintanilla, Salvador Mariona, “Pata Gorda” Morales, El Chueco Hermosilla,” Pechuga” Villalta, “Conejo” Liévano, Sepúlveda, “Cascarita” Tapia, “Chino “ Flores. Este es el equipo que recuerdo en mis años infantiles. Nunca olvidaré el 2 a 1 con que se impuso el Alianza al santos de Pelé. Otro juego inolvidable es el que tuvo el Santa Tecla contra el Universidad, cuando la pareja Pipo-Avellaneda de la U, hicieron un gol formidable que el árbitro anulo, y se repitió la jugada anotando un gol igual, pero igual, que si fue válido. EI resultado del partido fue un justo empate a tres goles por equipo.

– Para educar a la afición debe participar la radio en sus transmisiones de los juegos, los periódicos deben incluir en sus crónicas deportivas excitativas para que los aficionados moderen su conducta. En el Cuscatlan, en la zona conocida por Vietnam es donde más desórdenes se registran. Deberían ponerse allí carteles pidiendo compostura. El robo o confiscación de los tres balones fue la protesta del público por el mal espectáculo que daba la selección salvadoreña el domingo 22 de mayo. Yo absuelvo al público, aunque no a los ladrones.
El segundo entrevistado es un profesor de Educación Física y manifiesta que jugo fútbol con el Santa Anita. Cincuentón o algo cerca. Está muy bien informado, leamos lo que dice.

— He jugado fútbol en casi todos los niveles y por la índole de mi trabajo aún lo hago aunque con mucha lentitud. Jugué en nivel infantil con compañeros como Raúl Mejía Fuentes, Armando (El Pelado) González, Armando (El Gallo) Larín, Alfredo ( Bicicleta) Martínez, Luís Padilla Vela, Sigfrido Velasco, Antonio González, Rafael Ramírez Zamora y otros cipotes que ahora ya estan cerca del medio paquete. EI mejor recuerdo que tengo es un gol de penalti que le quité a Alfredo La Baiza Ruano, cuando jugaba en el Instituto El Salvador yo defendía los colores de la Normal de Maestros Alberto Masferrer. Ruano fue campeón goleador de la liga colegial ese año.

-El equipo que más me ha gustado fue el del Juventud Olímpica de aquella serie de Confraternidad y Victoria, celebrada en 1945 para enaltecer el fin de la Segunda Guerra Mundial. El Juventud barrió con todos los equipos guatemaltecos, empezando por el Municipal. Su alineación era: en la portería Eliseo (Cheyo) Mejía, en la defensa Rafael (Chapuda) Reyes y Gonzalo (Chirina) Palacios; en la línea media: Julián Linares, José (Chepón) Deras y Antonio (Chimbimba) Vega en la delantera: Rafael (Negro Lito) Cruz, Héctor (Palo) Canales, Julio (Bazuka) Corado, Miguel Ángel (Chincuya) I)eras y René Gutiérrez El Choco). Eran los tiempos en que se jugaba un 2-3-5 . Entonces no se ganaba por jugar y la camiseta se sudaba de verdad. Un juego inolvidable para mi es el del Juventud Olímpica contra el Municipal de Lima (Perú). Filos ganaban 1 por 0. El reloj marcaba el minuto 90 del juego. Estaba oscureciendo. Julián Linares interceptó un jase y puso la pelota a los pies de Lito Cruz. Este, todavía en terreno defendido por el Juventud avanzó unos cuantos metros y casi desde la línea media del campo soltó un patadón que el portero Arenaza ni vio pasar la pelota, los miles de aficionados que llenábamos las graderías del Flor Blanca deliramos con ese gol y los gritos de alegría han de haber asustado a las once mil vírgenes.
-…? – Las campañas educativas dirigidas a la afición son necesarias, los periódicos en primer lugar, la radio y la televisión deben cooperar. El espectáculo bochornoso que se observa a la salida de los estadios debe ser superado. Yo que he jugado se lo que es el calor de la afición, pero no puedo estar de acuerdo en los desmanes de unos pocos, que tarde o temprano pueden causar daños de consideración. Esto también tiene que ser tarea de los maestros, pues para ello basta ir a los juegos de la colegial y darse cuenta que las barras son muchas veces malcriadas y vulgares, las empresas de publicidad pueden contribuir costeando esas campañas. El deporte en general lo agradecerá.

El tercer entrevistado es un hombre ya bastante entrado en años, no quiso darme su nombre y lo encontré casualmente en un restaurante oyendo un partido que la selección nacional perdía ante los guatemaltecos el miércoles 25 de mayo. – En mis tiempos de infancia no se conocía el fútbol. Hasta los años 20 viví en Santiago de la Frontera (Santa Ana), por allá sólo se jugaba ladrón librado, el deporte favorito era la natación y teníamos que caminar a campo traviesa hasta el lago de Güija para practicarlo.

– Mi equipo) favorito hoy es el FAS (Futbolistas Asociados Santanecos) y ya era n hombre maduro cuando se formó, le he seguido su trayectoria desde que se formó. Antes me gustó el 44 y el Meca, también de Santa Ana. Anteriormente me dio muchas emociones el 33, auspiciado por la Policía Nacional y no olvido un juego que tuvieron contra el Velez Sarfield de Argentina y sus juegos contra el Alacranes. Los jugadores del 33 que más recuerdo son el Chivo Guardado, Zope Cuellar, Gancho Donado, Güishte Contreras, el Viejo Toledo, el Chuña Cañas. En aquel tiempo el jugador se fajaba en la cancha como un hombre de verdad. El fútbol era más rudo, pero no mal intencionado. No ganaban un “cuis” por jugar y ellos tenían que pagar a veces. Eran tiempos muy románticos en las que en las cantinas se oían las vitrola con las voces de Agustín Lara, Lorenzo Barcelata, José Mojica, el doctor Alfonso Ortiz Tirado o Toña la Negra.

-La afición siempre ha dado problemas aquí y en todas partes, los fanáticos ingleses llegaron hasta Australia para hacer un relajito. los “hinchas” italianos fueron a llorar a Atenas su tragedia particular, los escoceses ya no se diga. La afición es caprichosa. Me acuerdo de un buen jugador del equipo Libertad. Jugaba hasta el último segundo de los 90 minutos con entusiasmo y energía. Si el equipo iba perdiendo siempre había un culpable y pronto empezaban a gritar desde las graderías: ¡Saquen a Lulo! Otras veces no aparecía Lulo en la alineación y de repente todos los partidarios del Libertad empezaban a gritar: ¡ Metan a Lulo!. Se hizo una costumbre y a veces no era el Libertad el equipo que estaba jugando , cuando se oían los gritos:
¡ Saquen a Lulo! Lo que quiero destacar es el comportamiento de nuestra al afición que es muy complejo, y por eso al planificarse una campaña educativa debe actuarse con mucho cuidado, pues caprichosa como es, hasta puede retirarse de los escenarios deportivos, lo que pasó el 22 de mayo no es nada extraordinario, aunque solo me consta de oídas, debe tenerse cuidado pues un informe arbitral desfavorable puede causar un serio perjuicio al maltratado fútbol nacional.

LOS DIOSES TAMBIEN GUSTAN DEL FUTBOL
Diario El Mundo. 12-XII-85. Pavel Raymundo Oliva

Los combates entre griegos y troyanos habían sido muy violentos; los campos en que habían entablado la lucha quedaron cubiertos de sangre y de cadáveres. Zeus se sentía muy apenado) por la crueldad de Aquiles. Afrodita, la diosa de la hermosura se sentía muy deprimida. Hera estaba en la misma situación. llamaron a Iris, la veloz mensajera de los dioses y le dijeron que fuera a traer al cojo llefestos y que todos juntos discutirían que hacer para sacar de la tristeza al todopoderoso Zeus. EI herrero, cojo de los dos pies, era muy ingenioso y al nomás ponerlo al tanto de las inquietudes de las diosas, les hizo la siguiente propuesta: celebrarían un juego de fútbol entre troyanos y griegos. Este era un juego que en ese tiempo no se conocía aún, pero que Hefestos sí, ya que Cronos que reina en el pasado, en el presente y en el futuro, se lo había explicado con lujo de detalles. Cronos decía que era el juego de los futuros mortales que verían la Aurora que anuncia el día dentro de unos tres mil años. En efecto en esos días el mundo entero viviría días afiebrados por las eliminatorias del Mundial de México.

Cronos y Hefestos discutieron el lugar en que celebrarían el juego de fútbol que aún no conocían griegos y troyanos. le preguntaron a Gea por el mejor estadio para que los dioses presenciaran un juego de esa clase, la diosa respondió que en su orden sería el de Maracaná en Brasil, el Wembley en Inglaterra y el Lenin en la Unión Soviética. En esos momentos llegó al conciliábulo el belicoso enemigo de los hombres, Ares, quien con voz autoritaria dijo que no se necesitaba un estadio gigantesco sino un escenario parecido al que los dioses del Olimpo observaban en esos momentos y de inmediato propuso el Estadio Cuscatlan, en El Salvador. Los dioses mismos, basados en los poderes de sueño, enseñaron cuando dormían todas las artes del fútbol a griegos, de hermosas grebas, y a los troyanos , robadores de mujeres. Cronos adelanté el tiempo hasta 1985 después del nacimiento de Cristo, y lo ubicó en una tarde de verano y todo esto se hacía para recrear a Zeus, el que amontona las nubes, y todos los habitantes del Olimpo. Los dioses Sueño, Fuga, Temor y Terror (la hija predilecta de Ares) se encargaron de alejar a todos los mortales que se acercaban al coloso de Monserrate. Ese día los vecinos de la Floresta, repartos los Elíseos, los héroes, Dina y Monserrate durmieron largas siestas. Zeus amontonó un poco de nubes para evitar que los tripulantes de helicópteros , que buscaban a un secuestrado, vieran tan singular juego.

Desde el Olimpo, Monte de Tesalia, en Grecia, se trasladaron a través del tiempo y del espacio, todos los dioses para presenciar el cotejo. Febo, Hefestos, Atenea, y Hera invitaron ir juntos al omnipotente Zeus. Para el arbitraje del juego dispusieron que fueran Príamo, Néstor y Atenor.

A las graderías el primero en llegar fue Baco y sus Dionisios o sean sus adoradores que eran muchos. Se acomodaron por todos lados: en platea, en sombra, en sombra preferencial y por supuesto que en Vietnam , el sitio preferido de los bochincheros. Hermes también no perdió el tiempo y su presencia se hizo notar cuando empezó a vender vino y semillas de girasol, oyéndose el grito de “un dracma más y se va de paso”. Heras e Hiparión estaban presentes con su ánimo ardiente. Las graderías del estadio Cuscatlan –el Coloso de Monserrate- estaban pletóricas de dioses. Todo estuvo listo para las tres de la tarde de un día cualquiera del verano del año 1985.

El primer equipo en ingresar a la gramilla fue el de los griegos con su entrenador Agamenón, como técnico, a la cabeza. Todos vestían de rojo. Alinearon en un 4-3-3. Como portero apareció Odiseo, fecundo en recursos. Como defensas alinearon Diómedes, Ayax, Eumelo y Menelao. En la volantía aparecieron Antioco, Epeo y Leonteo. En la delantera Ascalafo, Patroclo y Polípeles. En la banca aparecieron Aquiles, el de los pies ligeros, Eurialo, Nireo, Agapenor y Elefenor.

Por supuesto que los troyanos , todos vestidos de azul, ingresaron a la gramilla, minutos después. Iban encabezados por su técnico Eneas y alinearon con un 4-4-2. Como porteros apareció Tersíloco. Como defensas Paris, Ascanio, Asteropeo y Adrasto. En la volantía alinearon con Hegeo, Idlo, Licaón y Heleno. Como delanteros aparecieron Héctor, el impetuoso y Dámaso. Como suplentes estaban Glauco, Serpedón, Leomedonte y Asio.

Fue un juego parejo en los primeros 9º minutos teniéndose que llegar a extratiempo para sacar un ganador. Héctor por el lado de los troyanos anotó un precioso gol que Odiseo ni siquiera pudo ver el balón. Por los griegos fue Diomedes que después de sortear a Licaón y Paris le cambió la pelota al griego Tersiloco y la anidó en las redes troyanas.

Los dioses en las graderías mostraban sus simpatías y las
Musas dejaban oír y ver sus gracias en la sombra preferencial, mientras las Parcas hacían un gran relajo en Vietnam. Zeus se mostraba entusiasmado con las magníficas jugadas de los miembros de ambos equipos, pero su parcialidad era con los griegos.

Los aficionados, dioses todos del Olimpo, que favorecían a los griegos pedían a gritos desaforados que entrara a jugar Aquiles. el de los pies ligeros. Este niño malcriado sin embargo, se hacía rogar por Agamenón ya que se la llevaba de mágico, atenido a sus innegables habilidades. Al minuto 89 del tiempo ordinario, Héctor en una entrada antideportiva golpeo a Patroclo, quien fue sacado de la cancha en camilla. Todo favorecía a los troyanos que estaban en la ofensiva. Príamo, el árbitro central se hizo el disimulado y ni siquiera tarjeta amarilla sacó al jugador infractor. Luego vino el pitazo final de los 90 minutos.

Empezaron entonces, los 30 minutos de tiempo extra. En el intervalo los dioses se dieron a la tarea de aconsejar a los técnicos. Agamenón hizo entrar al de los pies ligeros en reemplazó de Patroclo y en lugar de Diómedes ingresó Niros. Ares, a quien apodaban Marte, aconsejó a Eneas para que entraran más “leña” , pero Minerva les dijo que usaran la inteligencia. Los troyanos cambiaron a Asie por Danaso y a Glauco por Ascanio. Tetis animaba al de los pies ligeros. Mientras tanto Baco y los Dionisios seguían libando y libando en las graderías del Estadio Cuscatlan…

Las emociones siguieron a montón. Odiseo hizo atrapes sensacionales y los más notorio fueron los taponazos que le quitó a Heleno que hizo gritar de asombro a todos los dioses de las graderías. Aquiles se dio varias escapadas y en una de ellas le hizo una jugada antideportiva a Héctor, mandándola a la enfermería. Era clara la intención de vengar a Patroclo. Príamo tampoco le sacó tarjeta amarilla al agresor. Quizá quiso corregir el anterior error con Héctor. Ah, árbitros de fútbol ¡ Los troyanos se vieron abatidos y en los cinco minutos que faltaban al partido los griegos anotaron tres goles, y para aumentar el dolor fueron obra del jugador de los pies ligeros. Era evidente que Glauco no pudo tocarle el talón al delantero griego, a pesar de que esa era la consigna que le había dado Eneas.

Los dioses quedaron satisfechos con el juego. Zeus que aparentaba ser partidario de los troyanos solo para mortificar a Hera, estaba muy feliz. Ares a quien a veces le llamaban Marte, estaba furioso y buscaba con quien desquitarse. Luego se retiraron los dioses del Olimpo. Los griegos y troyanos hicieron un paréntesis a su guerra inútil mientras en San Salvador, los del FDR y el gobierno iniciaban un diálogo con la iglesia católica de juez…Entonces desperté, y solo pude decir: ! Qué lindos son los Sueños que dan los pitos!

NUNCA HUBO GUERRA DEL FUTBOL
Programa Radial “Aquí América latina” CKIA
Raúl Padilla Vela. Québec. PQ Canadá 1994

El campeonato mundial de fútbol esta por terminar, gran parte de la humanidad está a la expectativa de este evento deportivo que se repite cada cuatro años. Este evento sirve para muchas cosas, por ejemplo, el actual buen desempeño de la selección búlgara, ha servido al gobierno de su país para hacer propaganda a su gestión.
En el mundial de 1970, poco antes de las finales, hubo una guerra. Una guerra que tuvo como pretexto las rivalidades en el fútbol, y por eso se le llamó la Guerra del Fútbol. Fue un pretexto inventado por los medios. Muchas personas repiten esa falsedad.
En pocas palabras, esta guerra se debió a lo siguiente: una transnacional llamada Agencia de Desarrollo Latinoamericano (ADELA) entró en negociación con el gobierno hondureño para construir un complejo de industria papelera, que aprovecharía como materia prima los pinos de Yoro y Olancho, los dos departamentos más grandes de honduras. En estos departamentos vivían miles de familias campesinas salvadoreñas.

La corporación papelera no quería litigios. las autoridades hondureñas empezaron a expulsar a las familias salvadoreñas. Para ello usaron la violencia y hubo muchos muertos. Los terratenientes salvadoreños presionaron al gobierno del general Fidel Sánchez Hernández para que impidiera la expulsión de esas miles de familias, los terratenientes hondureños presionaron al gobierno del general Oswaldo López Arellano para que intensificara la expulsión.

En ese marco vinieron las eliminatorias para el mundial de México. 1Honduras ganó el primer juego como local 1 × 0.. El Salvador gano el segundo, como local 1 × 0. Hubo maniobras para hostigar a los jugadores en los dos países. En México se jugó el desempate. Ganó El Salvador.

Las expulsiones siguieron. Los terratenientes salvadoreños no podían permitir el regreso de esos 300, 000 salvadoreños. Los terratenientes hondureños querían que fueran las tierras de Yoro y Olancho las que entregaran al consorcio ADELA, pues las tierras del resto del país eran de su propiedad o eran propiedad de las compañías bananeras.

Ambas oligarquías tenían el mando sobre sus ejércitos. Entonces, el 19 de julio de 1969 (hace 25 años), estalló la guerra entre estos dos países, Honduras y El Salvador, que por muchos años habían vivido en paz. La verdad es sencilla, y se dice con pocas palabras, pero cuando se
confunde el pretexto con la causa, hay que usar muchas palabras. Por eso, todavía hay mucha gente desinformada que sigue hablando de la guerra del fútbol.

Y ahora, que el campeonato mundial de fútbol está por terminar, debemos vivirlo deportivamente y tener mucha
precaución con los que pretendan convertirlo en pretexto.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>