Para el PCS la unidad era una tarea estratégica…Entrevista con Domingo Santacruz (cuarta parte)

SAN SALVADOR, 23 de agosto de 2008 (SIEP) “Para el Partido Comunista, para el PCS, la unidad era una tarea estratégica para asegurar la victoria popular y estábamos en lo correcto…” señala Domingo Santacruz, destacado revolucionario salvadoreño, presidente del Tribunal de Ética del FMLN.

Agrega que “ya en julio de 1971 sostuvimos una reunión con el Comité Ejecutivo de ANDES 21 de Junio, en la que participaron Melida Anaya Montes, Mario López, y por parte nuestra estuvimos Rafael Aguiñada Carranza, Jorge Alberto Moran Cornejo, Alejandro Montano, Quijano, y mi persona, todos miembros de la Comisión sindical del PCS. En la reunión coordinamos actividades de solidaridad que realizaríamos como FUSS-FESTIAVTSCES en apoyo a la huelga magisterial.”

Los que salen y los que llegan…

“Pepe (José Napoleón Rodríguez Ruiz) abandona, es separado de la dirección del partido en el VI Congreso, debido a problemas disciplinarios y de seguridad, incluso falta de solidez ideológica como quedo de manifiesto con el comunicado de apoyo a la guerra con Honduras, él salió de la dirección, era el responsable de propaganda… También salió Manuel Marin, del sector sindical, que era suplente de CP y había acompañada a Carpio en la Comisión Sindical, sale también Carlos “El ratón” Hidalgo. Tanto Marín como Hidalgo eran cuadros formados en la URSS, habían ido a la Escuela de Cuadros, y fueron en su momento pilares de apoyo para la elección de (Cayetano) Carpio como secretario general del PCS en el V Congreso de 1964. Sale Porfirio del CC, Hugo González, Toño Díaz, hermano de Lucila Díaz, la mamá del Dr. Alfredo Díaz, que acaba de morir. Incluso sale Jorge Arias Gómez, quien solicita permiso para continuar sus estudios de derecho y poder graduarse…”

“Virgilio Guerra salió del CC, pidió que se le relevara porque había puesto una mueblería, la “Mueblería Morazán” que quedaba en la Calle Gerardo Barrios y 17 Ave. Sur. Jacinto Castellanos Rivas, participó en el VI Congreso, pero estaba ya apartado debido a su enfermedad, padecía de cáncer, que lo llevó al suicidio, vivía cerca de Freund, ya llegando a Mejicanos, será la 39 calle poniente. Estuvo también el VI Congreso, Salvador Carrillo, cuadro histórico del PCS conocido como el Fronterologo, estuvo el sindicalista de la construcción, Miguel Ángel Cea, Mario Medrano, dirigente de ANDES, Beto López, dirigente de la CGTS… ”

Y llegan…a la dirección del partido, Américo Mauro Araujo, Raúl Vargas, Dagoberto Sosa, Rolando Orellana (al CC), y mi persona. Rafael y Mario Aguiñada ya estaban. Y también ya estaban Schafik (Handal), Raúl (Castellanos), Roberto Castellanos Calvo, Adán Chicas, Miguel Ángel Sáenz Varela, Alfredo Acosta Díaz, y de suplentes: Bernardo Salvador Carcamo y Toño Moran, ambos trabajadores de la construcción de Santa Ana, y también de la Comisión Sindical. En el VI Congreso de 1970 se amplió el Comité Central. A nivel de secretariado de CP. Quedo un triunvirato: Schafik, Raúl y Roberto. Hubo gente del CC que no estuvo totalmente convencida de estos cambios como Quijano y Julio Cesar Castro Belloso, ambos sindicalistas y miembros del CC. Daniel Castaneda quedo como suplente del CC.

Fue hasta abril de 1973 que el CC decide que Schafik asuma la secretaría general y se elige. En realidad hubieron dos momentos: del 70 al 73 en el que el secretariado concentró una enorme carga de trabajo y el que se inicia con la elección de Schafik.

La estructura interna era la siguiente: la Comisión Nacional de Organización (CNO) estaba integrada por Rafael Aguiñada Carranza y acompañado por Alfredo Acosta Díaz
( suplente de CP). Estaba también David Pereira y Héctor Acevedo. En la Comisión de Juventud estaba Dagoberto Sosa y todavía quedaba Rolando Orellana. En Finanzas por siempre Nando, o sea Roberto Castellanos Calvo. En la CNE, Educación, estaba Schafik, Jorge arias Gómez y luego estuve yo. En el 73 creamos la JC…En la Comisión Agraria estaba Daniel Castaneda, Raúl Vargas y también Miguel Mármol, y Segundo Ramírez, y un hijo de este último, de nombre Fidel. Schafik era el responsable de la Comisión Militar, la cual fue fortalecida en el VII Congreso en 1979. En ese entonces estaban Víctor Manuel Sánchez Bonilla (El Niño que fue desaparecido en 1975), pedro “El Ronco”, Ricardo rivera. Que fue Remberto, Marino o Vanzetti. Blas Escamilla también fue electo para el CC en el VI Congreso.

El VI Congreso de 1970 hizo una evaluación sistemática del desempeño del Comité central y de la Comisión Política. Evalúo las debilidades en estrategia y táctica, la línea y los métodos para conducir al movimiento sindical y político.

Y llegamos al VII Congreso del PCS en abril de 1979…

En abril del 79 celebramos, y de nuevo en una casa grande en Los Planes de Renderos, el VII Congreso del PCS. Fue un evento partidario en medio de una aguda y profunda escalada fascista, la dictadura militar había pasado a implementar una línea de ametrallamiento, de aplastar el despliegue de la lucha de masas lo que nos obligó a profundizar el combate popular, la lucha organizada del pueblo y a la vez vivíamos en un momento álgido de la lucha sandinista en Nicaragua ya punto de estallar en Guatemala, avanzaba el proceso revolucionario en nuestra región…

Como comunistas dimos nuestro apoyo al FSLN y criticamos al Partido Socialista Nicaragüense, PSN. El PSN tenía fisuras internas, se habían dividido en dos fracciones, la dirigida por Luís Sánchez, Chagüitillo, y la otra de González. Esta última terminó fusionándose en el FSLN. La revolución popular sandinista era ya inevitable…

El VII Congreso conoció el Informe del Comité Central (que había sido redactado por cinco comisiones) , también se aprobaron los estatutos, que tuvieron 400 propuestas de enmiendas y agregados, las cuales se habían venido acumulando desde 1973. Hubo la necesidad de elaborar los Fundamentos y Tendencias de la Línea general, hubo 24 pronunciamientos, y un llamado a celebrar el 50 aniversario del PCS.

El VII Congreso eligió al nuevo Comité Central, evalúo los errores y aciertos de la dirección en su gestión de 9 años, las experiencias del 72 y del 77, la política de alianzas… Los problemas internos ya que el partido se había ramificado por todo el país, sobre el trabajo electoral, los vínculos con el movimiento de masas, las relaciones internacionales, etc.

Se enfatizo en la necesidad de conocimiento del país, y de la teoría científica de la revolución, el marxismo-leninismo. Se criticaron seriamente los errores, las desviaciones, las debilidades de los cuadros del Partido, en particular al apoltronamiento tanto físico, de actuación, como ideológico. Me acuerdo que se critico a Jorge Arias Gómez sobre este punto.

El VII Congreso eligió luego de un análisis de las tareas planteadas un nuevo Comité central, que debía convertirse en un vehículo dirigente del partido, el CC se amplió, dos terceras partes fueron nuevos y confirmados un tercio. En 1970 se eligieron 17 y hoy se subió a un CC de 35 propietarios. La CP se elevó a 13 y luego a 15. Schafik fue reelecto secretario general y Américo como subsecretario. En la CNO quedo Alfredo Acosta (Neri) y Dago Sosa; luego Neri fue sustituido por David Pereira. En Propaganda quedo Raúl Vargas y Mario Aguiñada; que era el responsable de Voz Popular, y estaba también Jorge Arias Gómez (Chano); en la CNE estaba yo, en Finanzas Nando, en la Juventud Comunista, Dagoberto Gutiérrez (Camilo), que hacía equipo con José Luís Merino, Lito Aguiñada y Norma Guevara.

En la Comisión Agraria estaba Raúl Vargas. En la Comisión Militar quedo Lucio, aunque el responsable era Emilio, estaba también Ricardo Rivera…su esposa cayó junto con Toni Handal, el hermano de Schafik, les cayeron en un taller que él tenía. Como Miembros Emeritos del partido fueron declarados Miguelito Mármol, Daniel Castaneda (Pío), y Salvador Carrillo (Adolfo). Y post-mortem Raúl Castellanos Figueroa y Rafael Aguiñada Carranza. Este VII Congreso fue organizado por Ramiro, Lucio y JJ. A la CP entraron en este VII Congreso Dagoberto Gutiérrez, José Luís Merino y Norma Guevara. Y Rolando Orellana como suplente de CP.

Después del VII Congreso, la lucha popular en Nicaragua terminó en victoria militar en julio de 1979, y dimos todo el respaldo, incluso publicamos posición pública sobre el PSN, y a mi me delegaron en mayo de ese año a una reunión de Partidos Comunistas de Centroamérica, México, Cuba y Panamá. Fue en san José, Costa Rica. En esta reunión se ratificó la posición revolucionaria de los militantes de los PC en apoyo a la Revolución Popular Sandinista…En el PSN habían dos corrientes, en esa reunión Luís Sánchez nos acusó de “intromisión en asuntos internos.” Como PCS reiteraos posición de apoyo al FSLN y a la Revolución Popular Sandinista. A esa reunión asistieron por Honduras, Rigoberto Padilla Rush, por Costa Rica, Manuel Mora y Humberto Vargas, de Vanguardia Popular…decidimos lanzarnos a la solidaridad combativa con la Nicaragua insurrecta. Un dirigente de nuestro partido, el Dr. Miguel Angel Sáenz Varela, se incorporo como medico al Frente Sur…

El Foro Popular

A nivel interno, a esa altura, estamos a mediados de agosto del año 79, ya se vislumbraba un golpe de estado y la represión arreciaba contra el movimiento popular…en ese momento se toma la decisión de convocar al Foro Popular, se le encarga a JJ y a Celia la tarea de aglutinamiento de fuerzas democráticas, se reunían en la UTF, en la UES, era la estructura de un frente amplio para enfrentar la crisis nacional, la represión se generalizaba y en ese marco iniciamos encuentros con las otras organizaciones revolucionarias, que guardaban desconfianza acerca de nuestra línea, iniciamos encuentros bilaterales…

El viraje que no llegaba…

Luego de las elecciones presidenciales del 72 y luego las del 77, a pesar de realizar discusiones y elaborar documentos, sobre la necesidad de un viraje profundo en nuestro accionar político, y aunque hubo un crecimiento dirigido de nuestra militancia, la verdad es que todas estas discusiones no se traducen en aplicar la línea en el marco de una estrategia ofensiva…ya desde 1973 veníamos discutiendo la necesidad de profundizar la definición del carácter revolucionario del partido, de los métodos y estilos de trabajo y sus mecanismos de control, desde 1973…

Pero hubo una resistencia reiterada para dar el viraje hacia la lucha armada, a pesar del Comité Central ampliado de abril de 1973, que evalúo el desarrollo del Partido, la falta de condiciones para avanzar hacia la construcción de un Partido fuerte, y que ratifica las conclusiones de diversos plenos del CC, y en este esfuerzo debe reconocerse que el papel principal lo jugó Emilio, hubo críticas por la tardanza en reestructurar la Juventud Comunista…y es que el FUAR había dejado desde los años 60 a mucha gente organizada.

En el 73 se creó la JC, había una presión enorme sobre el Partido para este paso. Había ya un debate al interior del Partido sobre el problema del poder, su naturaleza y características. Había que luchar por el poder, era la conclusión inevitable, pero en la práctica esto se fue relegando…y, lo que estaba muy claro, era lo también inevitable y urgente, y necesario para el avance del proceso revolucionario, de la unidad de la izquierda, este era un valor fundamental, estratégico…y esto se fue fortaleciendo…para el PCS la unidad de la izquierda era una tarea estratégica crucial, y por lo tanto la lucha por la unidad se transformó en un acuerdo expreso del VII Congreso. Había que dejar de lado por lo tanto toda polémica con la organizaciones de izquierda revolucionaria, que llamábamos en aquel entonces ultraizquierdistas.

El cumpleaños de Saúl…

Emilio asiste al primer encuentro entre el PCS y las FPL, tuvo lugar el 6 de agosto de 1979, casi diez años después de la separación…La fecha fue con ocasión del cumpleaños de Carpio, y lo quería registrar con una celebración. Estuvo Schafik por el PCS y salvador y Mélida por las FPL. Antes de esa echa la relación se sostuvo mediante mensajeros, era una relación de papelitos, se entregaba el mensaje en un punto de encuentro y no se hablaba. Así eran las cosas en aquel momento. Lastima porque hubiéramos evitado tragedias si hubiéramos compartido información sobre el enemigo. Por ejemplo, la casa donde le dieron muerte a Felipe Peña, era una casa de seguridad de la CP del PCS, que habíamos abandonado por razones de seguridad, y las FPL llegó a alquilarla. Queda enfrente del ISSS de Santa Anita…

Un año antes, en el 78, entre en contacto con la dirección del ERP. Las reuniones eran en El Palomar, una casa de dos plantas situada frente a la tienda Royal donde vivía Roque Dalton, al inicio de la calle 5 de Noviembre en San Miguelito. El contacto lo hice por medio de Raúl Vargas, que era familiar de Miriam Flores, hija de Angel Mario Flores, antiguo militante comunista, él tenía dos hijas, Miriam que era del ERP y la otra que era de las FPL. Sostuvimos varias reuniones con Jorge Meléndez, Jonás, y con Sonia Medina. Hablábamos sobre como veíamos la realidad del país, la situación del Gobierno, los grupos de poder, el rol de la izquierda…Al darse el golpe del 15 de octubre de 1979, ellos deciden suspender temporalmente los contactos. Nos comunican que consideraban la participación del PCS en la primera junta como “una traición.”En uno de esos encuentros, mientras esperábamos el inicio de una reunión, Angel Mario me reveló que escuchó por boca de Balta, que en el pasado se había ajusticiado a dirigentes del PCS.

Con el PRTC los contactos eran más antiguos, ya en febrero de 1977 nos acompañaron en la toma de la Plaza Libertad luego del fraude lectoral cometido contra la UNO, se unieron con nosotros, incluso participaron en varias “barbacoas” y otras actividades de auto defensa armada. Nos reuníamos con Mario López y con Manuel Castillo. Nos reuníamos en la Zacamil, en un apartamento de Alfredo Acosta. Llegaba también Jacinto, personaje interesante que siempre estaba entrenando sus puños en las paredes. Con ellos fue fácil la coordinación…

En la Junta de Gobierno…

Nuestra participación en la Junta de Gobierno nos ocasionó serios costos políticos. Se dio en el marco de diversos hechos represivos, marchas campesinas ametralladas, la Plaza Libertad ensangrentada. No obstante esto, considero correcta nuestra visión de aquel momento: participamos para poner a prueba los espacios de la dictadura militar, y no dejar abandonados, solos, a los sectores democráticos, con los cuales habíamos recorrido un largo trecho…

Hicimos contacto con Quique Álvarez Córdoba, al que ya conocíamos. Y le explicamos nuestro planteamiento: poner aprueba ala dictadura y al llegar el momento de quiebre no salíamos. Estuvo de acuerdo con nuestro planteamiento. A la par de este proceso de diálogo y acercamiento con fuerzas democráticas, avanzábamos en la conformación de la Coordinadora Político-Militar, que fue creada el 17 de diciembre de 1979, integrada por las FPL, la RN y el PCS.

Únicamente estuvo Schafik en esa reunión representando al PCS y tuvo que aceptar la condición humillante que Carpio impuso de retirarse de la Junta…hay que señalar que Schafik no se encontraba en el país cuando la CP tomó la decisión de incorporarse a la Primera Junta de Gobierno. En ese momento, Roberto Castellanos Calvo, Nando, dio unas declaraciones desafortunadas, apoyando este esfuerzo, lo cual fue aprovechado por Carpio en esa reunión.

Dos días después, el 19 de diciembre, en reunión de CP se toma la decisión de retirarnos de la Junta de Gobierno. El 20 regresa Schafik del exterior. Venía de la firma del acuerdo de unidad, que había sido el 17 de diciembre. La presencia del PCS en la Coordinadora dependía de ese punto.
Al regresar Schafik, se entera de la verdadera situación. Le explicamos las razones de orden político que nos impulsaron a participar en la Junta de Gobierno. Aunque hubieron algunos, hay que decirlo, que se habían entusiasmado más de lo debido de estar en el gobierno. Pero había acuerdo de salirnos y lo cumplimos. Porque venía un quiebre y era un quiebre histórico…Y había que prepararnos para conectar con este esfuerzo estratégico. Nuestra permanencia en la Junta dejaba dudas sobre nuestra posición, y entonces salimos de la Junta.

Tanto Manuel Ungo como Rubén Zamora, gente del MNR y de la izquierda del PDC, no se querían salir, alegaban que todavía había espacios que debían ser aprovechados….Al final nos salimos y los dejamos solos. Y nuestra salida vino a agudizar más la ya crítica situación política, vino a aislar a los militares de derecha.

El 22 o 23 de diciembre realizamos una reunión en la Colonia Miramonte para evaluar nuestra participación como Foro Popular en la Junta de Gobierno. Ahí anunciamos nuestra decisión como partido de retirarnos. Se nos comunica que se harían presentes los militares Guillermo García y Nicolás Carranza. Llegan y cuando se plantea el punto de la necesidad de impulsar una Reforma Agraria, al unísono nos responden: ¡ese punto no pasa! Allí terminó la reunión del Gabinete. Y eso creo el momento adecuado. Nosotros informamos que íbamos a renunciar. Los demás nos piden extender el plazo hasta el 26 de diciembre para hacerlo. Aceptamos. El MNR terminó saliéndose hasta el 30 de diciembre y Rubén Zamora y Héctor Dada terminaron quedándose más tiempo.

Nuestra participación en la Junta nos significó pagar una factura política d alto costo, pero el rédito político fue también importante ya que quedo claro quienes realmente mandaban en el país, los militares, y esto fortaleció las posibilidades de la unidad entre sectores democráticos y revolucionarios. Rescatamos a memo Ungo, a Rubén, a Oquelí…más adelante se daría la traición de la Democracia Cristiana…

(Continuara)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>