YO TAMBIEN CUENTO

YO TAMBIEN CUENTO
Por Jessica P. Alpert

Miembros que viven fuera y dentro de El Salvador están interesados en las historias de nuestros antepasados así como amigos, vecinos, y familiares. Esta serie de artículos sobre nuestra comunidad estará incluida en la sección “Yo También Cuento” dándonos la oportunidad de conocer más sobre la comunidad israelita. Como les he contado, mi trabajo durante este estudio está basado en la historia oral, o sea, los testimonios de cada uno de ustedes. Con sus historias orales, textos antiguos, y memorias escritas cada día intento entender más sobre la vida judía salvadoreña.

No soy la primera persona que ha estudiado este tema. Esta semana les doy otro vistazo a una de las historias sobre los primeros años de la Comunidad Israelita. Preparada por Don Alexandre Granat, el Rabino de esta comunidad desde el año 1958 hasta los finales del los años setenta. De descendencia húngaro, Rabino Granat vino con su esposa Marianne y aquí tuvieron dos hijas: Annette y Margarita. La familia disfrutó de la presencia y apoyo de sus primos, Ildiko y Pablo Tesak.

La Comunidad Israelita de El Salvador, Segunda Parte
Por Alexandre Granat
San Salvador, El Salvador 1973

En 1909 se produce la llegada al país del señor Alfredo Widawer. Hombre piadoso y de excepcionales virtudes, organiza y orienta realmente el comienzo de la vida religiosa y la vida comunitaria conoció nuevos rumbos. Enérgico y decidido, el señor Widawer organizo las primeras reuniones de los correligionarios para celebrar Rosh Hashana y Yom Kipur. Bueno as mencionar la colaboración entusiasta y abnegada de otras personas que, junto con el señor Widawer, echaron las cimientas de nuestra organización religiosa actual, los señores Julio Lewy, Moisés Lewy y mas tarde, Gerhard Loewenstein, Jorge Lewinsky, Federico Falkenstein, y Federico Lowy. Ellos hicieron posible que estas fechas tradicionales fueran celebradas en casas particulares inicialmente y puede afirmarse que desde entonces, las fiestas mayores han sido celebradas en El Salvador sin interrupción.

En 1912 llegan al país el señor Federico Bloch para trabajar en la firma Luria-Meyer, en San Miguel, los hermanos Max y Martín Levin y el señor Max Rosenblum para la Casa Goldtree. Destinado en la Casa Haas, llegaron a El Salvador los señores Luciano y Roberto Simón. Con su hermano Roberto, fundo posteriormente su propio negocio en 1917. Esta firma fundada por don Luciano Simón tiene hoy como sucesores a los señores Enrique Weill y Jorge Salomón, bajo el rubro comercial de Weill, Salomón, y Cia, que manejan firmas conocidas en el ámbito nacional. Los señores Weill y Salomón llegaron a El Salvador en 1927 y 1928, respectivamente.

En el ano de 1913, llego al país el señor Max Freund, un hombre de grandes dotes y visión. Gracias a su esfuerzo personal, la vida comunitaria adquirió nuevas perspectivas ya que, en la época, concibió la idea de adquirir un terreno para edificar una Sinagoga. Muy merecido, entonces ha sido que el señor Freund haya sido el primer presidente de la Comunidad, elegido en 1943, donde igualmente fueron distinguidos como Presidentes Honorarios los señores Herbert De Sola, León Liebes, Eugenio Liebes, Alfredo Widawer, y Benjamín Bloom. Al término de la Primera Guerra Mundial, el señor Widawer tuvo la generosa actitud de donar los primeros libros de rezos que fueron de útil uso en nuestra Comunidad.

En los anos inmediatos a la Segunda Guerra Mundial, las casas de los esposos Widawer y Freund, fueron espontánea y generosamente ofrecidas para los rezos y reuniones de la Comunidad.

En esos anos difíciles para la vida judía en los países europeos que promovieron una mayor corriente migratoria hacia América, en El Salvador llegaron numerosas familias buscando refugios temporales en esta hospitalaria nación. Como muchos otros, Don Eugenio Liebes, Don Ernesto Reich, Don Enrique Guttfreund, y don Max Freund trabajaron constantemente para sacar sus seres queridos de Europa. Justo es mencionar el constate apoyo que nuestra Comunidad ha brindado a estas familias a quienes, con legendario espíritu de hospitalidad favorecieron el mejor destino de nuestros hermanos exilados.

Debemos mencionar igualmente por la importancia que tiene en el desarrollo económico de esta hospitalaria tierra, la fundación y funcionamiento del Banco Occidental por el señor León Emmanuel Dreyfus de Santa Ana, quien posteriormente se traslado a San Salvador con la sucesión de la Familia Bloom. Con relación a esta familia, el ultimo miembro de ella, el señor Benjamín Bloom donó su fortuna de aproximadamente 9 millones de dólares al Supremo Gobierno de El Salvador con el definido mandato de erigir un hospital, el mas completo posible para la atención y cuidado de la NET. Con el tiempo, este hospital fue construido y, a la par que cumple a cabalidad con los fines de su creación y con los deseos del donante, representa un moderno complejo arquitectónico que es signo característico del avance edilicio de la ciudad.

Un destacado hombre de negocios, como el señor Armando Frenkel, ha contribuido a crear para los judíos residentes de la Republica una respetable consideración. También, el señor Ernesto Liebes fue una de las personalidades sobresalientes de nuestra comunidad. El puede ser considerado como padre de la idea sionista en nuestra Comunidad y fue el primer presidente de la Organización Sionista de nuestra Comunidad. El Estado de Israel reconoció sus grandes meritos y lo nombro su Cónsul honorario en 1949, habiendo sido elevado mas tarde a Cónsul General.

El señor Carlos Bernhard, procedente de Alemania, llego al país cuando tenía 15 anos. Bajo la influencia de Don Ernesto Liebes, él tomo parte muy activa en la Comunidad y de la Organización Sionista. En el ano 1959 fue nombrado por el gobierno del Estado de Israel, vice cónsul honorario y algunos años mas tarde elevado al puesto de Cónsul honorario.

Otro destacado miembro de nuestra Comunidad, digno de mencionar es el señor Enrique Guttfreund** quien llego al país en 1934, para trabajar con Casa Goldtree. Dedico muchos esfuerzos a la organización de la vida comunitaria, interesándose especialmente en la educación de la juventud. Formar parte siempre de la Junta Directiva de la cual actualmente es vicepresidente. En su afán por la educación y las artes tomo interés en la alfabetización del país y fundo la Asociación Pro Arte de El Salvador de la cual fue presidente por muchos anos desde su fundación en 1958.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>