Cuando el país era grande…Entrevista con Schafik Handal

SAN SALVADOR, 4 de febrero de 2005 (SIEP) En primer lugar influyeron mucho mis padres, en especial mi madre, que tenía hacia los pobres una actitud de solidaridad, explica Schafik Handal, de 74 años, principal lider histórico de la izquierda salvadoreña, en entrevista realizada por el programa radial Fe y Esperanza, de la organizacin ecuménica Comunidades de Fe y Vida (COFEVI).

Agrega que estudie la primaria en el Colegio Municipal de Usulutan, de nombre Manuel de Jess Chávez, y mi mamá que se llamaba Erlinda, aunque su propio nombre era Yamileth, siempre me preparaba panes para llevar, de unos panes grandes que habían, panes con frijoles fritos, y me daba dos, uno para mi y otro me decía, para darle a algun compañerito que fuera pobre y no le den en su casa.

Nunca me dijeron nada porque me pasaba jugando con los cipotes (niños) pobres, andbamos siempre jugando con ellos, me acuerdo que tenía una pelota de fútbol y nos ìbamos a jugar enfrente del cuartel, en ese tiempo se puso de moda el indoor baseball, que era con una bola grande, y mis padres me ayudaron mandándome a hacer un bate y armábamos los juegos con los cipotes de la barriada.

Cuando estaba en quinto o en sexto grado vinieron a darnos unas charlas que me influenciaron, eran sobre la unidad centroamericana, eran gente del Partido Unionista Centroamericano, del PUCA, y formamos los estudiantes un grupo de apoyo, yo me uní desde entonces a ese ideal.

El primer año de secundaria, el primer curso, lo realice en un colegio que fundó el sacerdote Juan Gilberto Claros, hermano de otro sacerdote que estuvo en la Basílica. Después, como no había continuación en Usulutan, me vine al Colegio García Flamenco, que estaba en el centro de San Salvador, en la avenida Cuscatlan, a dos cuadras del Palacio Nacional, allí estuve interno.

En este colegio de secundaria estaba cuando se producen las jornadas de abril y mayo del 44. En esa época los estudiantes universitarios eran muy pocos, calculo unos 600, y solo existía la Universidad de El Salvador. Una vez fracasada la insurrección del 2 de abril… en donde combatieron aquí y en Santa Ana contra la dictadura de Martínez. La insurreccin fracasa y se inició un período muy duro y sangriento, habían fusilamientos diarios, Martínez fusiló hasta a su compadre, hasta a un hijo natural que tenía, el general Martínez implantó el estado de sitio, el 2 de abril que cayó domingo de Ramos hubo una gran represión.

En el colegio había un profesor de nombre Salvador Cañas, universitario, culto y de pensamiento progresista que siempre conversaba con nosotros sobre lo que estaba pasando, en el colegio se oían los disparos y pasaban los camiones con los fusilados por la Avenida Cuscatlan. Recuerdo que estábamos en clase de álgebra, con el Profesor Belgori, y de pronto llegaron dos estudiantes universitarios al aula y dijeron con permiso e iniciaron su discurso: pertenecían al Comité Nacional de Huelga y nos exhortaban a incorporarnos a la Huelga General de Brazos Caídos , que iba durar nos dijeron recuerdo muy bien hasta que caiga el tirano, cuando terminaron de hablar nos pusimos de pie y salimos a apoyar la huelga. El director Rubén H. Dimas se preocupó mucho porque pensaba que lo iban a culpar. Los sealamientos en ese tiempo se pagaban con la muerte.

Nos fuimos y alcanzamos a tomar el último tren que salía para Oriente, no habían carreteras en aquella época, se acababa de inaugurar la Panamericana pero no pasaba por Usulutan, el tren demoraba cuatro horas, iba parando en cada estación, era cuando sentíamos que el país era grande….

Nos fuimos a la huelga…en Usulutan había un señor de apellido Osegueda que publicaba un periódico afin al tirano Martínez, publicaba que los insurrectos andaban a salto de mata y que los iban a fusilar, Martínez fusiló al General Márquez que era su compadre, era el jefe de la 1ra. Brigada de Infantería, en lo que hoy es el Mercado Cuartel, por eso le llaman así. Fallaron por errores de discreción, se tomaron la radio nacional y le revelaron al tirano sus posiciones y este pudo controlar la situación. Gabriel Garca Márquez en su novela El Otoño del Patriarca señala algunos de estos detalles.

Estando en Usulutan, en mayo el mismo periodiquito cuando Martínez cae, saca un numero extra con el título: huye el tirano. Cambio de líneas. Explicaba el director que era debido a la represión que tenía que adular al tirano…

Para mi estos acontecimientos de abril y mayo del 44 tuvieron un gran impacto. Muy grande. No había cumplido los 14 años, soy del 30, cumplía 14 en octubre. Estabamos claros que estabamos desafiando a un poder enorme, dueño de la vida del país, era un desafío grande, hacer caer aquel tirano parecía una empresa imposible, parecía muy difícil, la prensa lo elogiaba diariamente, las noticias casi no llegaban a la población, tenía un fuerte control…

La lección es que el pueblo si se une puede, no hay fuerza que pueda detener a un pueblo unido y decidido a terminar con una dictadura, esto tuvo un impacto muy grande en mi persona…

Después estudie en el Colegio Francisco Gavidia, donde don Celestino Castro era el director, él tenía mucha sensibilidad social. Allí junto con otros dos amigos fundamos un periódico estudiantil, junto con Efraín Pérez Gómez, también de Usulutan y Román Flores, por cierto tío de Paco Flores, el expresidente. Nos lo publicaba un amigo de una imprenta no nos cobraba mucho que era progresista e incluso estuvo exiliado en México, lo imprimiamos e ibamos a los colegios a venderlo, ibamos hasta la Escuela Militar. Primero se llamaba Alma Joven y luego le cambiamos a Sangre Joven.

Me impactó mucho que al cumplirse el 100 aniversario de la muerte de Gerardo Barrios, decidimos ir a la biblioteca a investigar sobre su vida y le dedicamos la edición, y fuimos a venderlo al Colegio Sagrado Corazón, como ya lo habíamos hecho antes, aunque era muy conservador, pero la superiora se escandalizó y salió muy alterada y nos sacó del colegio y se puso a recoger los periódicos. Para nosotros era inexplicable lo que pasaba. Pero nos sirvió para darnos cuenta cual era la verdadera historia de Gerardo Barrios y no la historia lírica que nos contaban, y para la verdadera historia contaba quienes y porque lo habían matado. Por eso era el impacto…

Al final salimos de bachilleres, eramos poquitos, solo seis de Usulutan, eramos privilegiados, se nos decía: hola bachiller, adiós bachiller, como si se tratara de un alto título académico. Luego ya en la Universidad fundamos la Asociación de la Juventud Democrática. En Guatemala estaba el gobierno de Arbenz, con un programa nacionalista, la reforma agraria, una nueva visión…

Forme parte del movimiento estudiantil que impulsó la Reforma de la Universidad en 1950, estuvimos más de un mes en huelga y al primer grupo lo sacó la Guardia Nacional, y fuimos a la Asamblea Constituyente para exigir que se estableciera la autonomía universitaria en la nueva constitución, y lo logramos, la autonomía es el logro de la lucha que impulsamos. Luego de este logro nos preguntamos:que sigue? Nos pusimos a leer y a involucrarnos en la lucha popular ya de manera permanente. (primera entrega)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>