Declaracin Final del I Encuentro Ecumnico Latinoamericano y Caribeo de Espiritualidad y Dimensin Poltica de la Fe

DECLARACIN FINAL

Bienaventurad@s quienes luchan por la justicia (Mateo 5)

Con ocasin del 1er. Aniversario de la Siembra del Padre Juan Vives Suri, se desarroll el I Encuentro Ecumnico Latinoamericano y Caribeo de Espiritualidad y Dimensin Poltica de la Fe, en el Saln Simn Bolvar de la Universidad Bolivariana de Venezuela, Caracas, del 23 al 26 de junio, como resolucin adoptada por el II Congreso Bolivariano de los Pueblos realizado en Diciembre 2004. Se cont con la participacin de 838 compatriotas, incluyendo la presencia solidaria de 10 invitados e invitadas de Colombia, El Salvador, Repblica Dominicana, Argentina, Puerto Rico-Estados Unidos y Cuba, todos ellos y ellas como expresin de las comunidades de la fe Catlica, Anglicana, Pentecostal, Presbiteriana, Luterana, Evanglica, Discpulos de Cristo, entre otras.

El Encuentro reflej la motivacin e intereses de los pueblos de Amrica Latina y el Caribe sobre la interrelacin de la espiritualidad y la dimensin poltica de la fe. Se entendi por espiritualidad liberadora los grandes sentimientos de amor que, desde la opcin por los/las pobres, quiere llegar a un amor universal por la humanidad. Esta fe en el Evangelio de Jess que nos lleva a esa espiritualidad nos exige un compromiso con la transformacin poltica, econmica, cultural y social de nuestros pueblos. La espiritualidad as entendida tiene que comprometerse en una pastoral de accin liberadora que sirva de agente de integracin y unidad de los pueblos de Nuestra Amrica, desde una identidad ecumnica cristiana. Este ecumenismo popular debe dejar como resultado la construccin de a Iglesia del pueblo.

Inspirada en los ideales de Bolvar, el Che Guevara, Monseor Romero, Blanca Canales y Mam Ting, entre otros/as miles de mrtires que actuaron frente a la exclusin, opresin y colonizacin poltica, econmica, cultural y religiosa, que ha llevado a nuestros pueblos a vivir en pobreza, militarismo imperial y al modelo del neoliberalismo salvaje, la reflexin de los/las participantes en el evento reconoci esa espiritualidad con su dimensin social y poltica como el factor determinante en la formacin de las comunidades que aceptan la opcin por la construccin del socialismo del siglo XXI, con sus valores fundamentales de igualdad, justicia, libertad, solidaridad, y cuyo resultado sea el surgimiento de un hombre nuevo y una mujer nueva.

Recogemos en nuestra accin pastoral liberadora la diversidad racial, religiosa, cultural, de gnero y generacional, entre otras. Por tanto, nos comprometemos a incorporar a diferentes comunidades ecumnicas al proyecto de lucha por la liberacin y la unidad de nuestros pueblos a travs de una Red Ecumnica Latinoamericana y Caribea que ha comenzado a construirse a partir de este Encuentro de comunidades cristianas y otras creencias y espiritualidades por la liberacin de los pueblos.

Nos comprometemos a seguir construyendo una teologa de la dignidad como continuidad del legado histrico desarrollado por la Teologa de la Liberacin, sobre la base de la tica y la espiritualidad de los procesos de liberacin latinoamericano-caribeos.

Todos y todas quienes asistimos a este Primer Encuentro Ecumnico, reunidos/as en las comunidades de la Gran Caracas: Caricuao, La Vega, Petare, Coche, Las Minas de Baruta y Parroquia San Pedro; y del Estado Miranda: Caucagua, Carrizal y la Crcel de Yare II; con participacin de delegados de los Estados Falcn, Zulia, Amazonas, Aragua, Monagas, Lara, Tchira, Bolvar, Nueva Esparta, Vargas, Apure, Anzotegui y delegados del exterior ya mencionados, reconocemos y nos hacemos solidarios, como consecuencia y exigencia de la dimensin poltica de nuestra fe, de la trascendencia histrica, tica, moral y espiritual del proceso bolivariano que impulsa el pueblo de Venezuela y su impacto esperanzador para los pueblos

de nuestro continente.

Objetivos para la nueva fase

Consolidar y ampliar la Red Ecumnica Latinoamericana y Caribea.

Promover la inclusin e integracin de los pueblos de Amrica Latina y el Caribe desde la espiritualidad liberadora.

Desenmascarar la prdica de las jerarquas religiosas asociadas a los poderes dominantes establecidos que no responden a los intereses de nuestros pueblos.

Contrarrestar, desde nuestra profesin de fe, la manipulacin de la religiosidad del pueblo por parte de los medios de comunicacin.

Resultados

Se plante la necesidad pastoral de desarrollar ministerios profticos con capacidad de identificar, denunciar y atacar las causas de las situaciones concretas de explotacin y marginacin que viven nuestros pueblos.

Se identific el profundo distanciamiento de las jerarquas religiosas con respecto al pueblo y, como resultado, el distanciamiento del pueblo de esas jerarquas.

Se observ la necesidad de desarrollar una prctica teolgica del amor que cultive la cultura de la paz con justicia y que ataque la cultura de la corrupcin. Por tanto, nos comprometemos a promover la reconciliacin de los pueblos, dentro del marco de la justicia.

Se decidi incorporar en nuestra agenda de accin la mujer como sujeto poltico que encarna la liberacin y las luchas de resistencia.

Se acord impulsar los esfuerzos por promover y profundizar el respeto a la soberana y autodeterminacin de los pueblos, rechazando toda poltica de terrorismo de Estado.

Se acord fortalecer la difusin de los valores e informaciones a travs de los medios de comunicacin alternativa, que enfrenten la accin de los medios de comunicacin de poder.

Se acord crear e identificar espacios de reflexin, discusin e intercambio de ideas comunes a favor de los pueblos.

Se acord coordinar esfuerzos solidarios con otras propuestas y redes liberadoras existentes en Nuestra Amrica.

Se acord que los/as asistentes de este evento hacemos nuestra la pregunta de nuestros hermanos presos de la Crcel Yare II: Cmo hacer que este Encuentro se convierta en un espacio para lograr nuestra verdadera libertad?.

Se acord el compromiso de hacer llegar a los y las participantes todas las preguntas y respuestas que surgieron en las mesas de trabajo.

Se acord la realizacin de encuentros regionales preparatorios que permitan nutrir el II Encuentro Ecumnico para el prximo ao 2006.

El Espritu del Seor est sobre m.

El me ha ungido para traer Buenas Nuevas a los pobres,

para anunciar a los cautivos su libertad

y a los ciegos que pronto van a ver.

A despedir libres a los oprimidos

y a proclamar el ao de la gracia del Seor

Lucas 4: 18-19

Caracas, 25 de Junio de 2005

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>