El papel de los intelectuales en la revoluciòn latinoamericana

El papel de los intelectuales en la revolución latinoamericana.
Dedicado a José Carlos Mariategui

Daniel Franco Rochina

En los últimos meses han tomado lugar artículos y comentarios escritos por intelectuales de gran valía que tradicionalmente han sido identificados como proponentes del pensamiento de izquierda Latinoamericana. Tales artículos se publican en foros o páginas en el Internet, pero lo que nos atañe en este editorial es analizar el trasfondo del papel que algunos de éstos intelectuales juegan en la creación del pensamiento latinoamericano, su orientación hacia la juventud y cómo éstos politólogos inciden en esta.

Primer ejemplo. El politólogo Heinz Dieterich, de origen alemán y actualmente residente en México analiza en un artículo publicado en la página rebelión.org titulado: “Venezuela: ¿puede triunfar el socialismo del siglo 21?” donde desde un supuesto enfoque marxista analiza a la revolución bolivariana y objeta su papel actual, la acusa de favorecer los intereses de la oligarquía y le resta valor a los avances de estos 6 años de gobierno bolivariano encabezado por Chávez. Sugiere en el documento, que el establecimiento de cooperativas, la cogestión, la regulación del mercado, el trueque y las empresas no-mercantiles, no significan, de por sí, que se esté construyendo una economía socialista..
Nuestro héroe marxista de origen germánico dispara un último postulado en su crítica al gobierno bolivariano al que diagnostica de padecer “fragmentación ideológica” que, según él, “imposibilita la formación de un bloque histórico de poder, unificado por un mismo proyecto de liberación, que pueda servir de sostén defensivo y ofensivo al Presidente…sin Chávez el proyecto colapsa sin duda alguna” Y remata insinuando que sin la figura paternal de Chávez, hay serias dudas de la continuidad de ese proyecto en aras de un “realismo revolucionario” que él mismo objeta en la totalidad de sus obras recientes.

Segundo ejemplo. James Petras. Pertenece a un grupo de intelectuales norteamericanos, del que también forma parte Noam Chomsky, que critica las políticas hegemónicas de su país. Se dice de él que es un firme adversario de la globalización, además es asesor del movimiento de los sin tierra en Brasil. No obstante, Petras emplaza a Evo Morales desde aún antes de ser presidente de Bolivia: “Dice que ser indígena no es garantía de que Evo trabaje por esa población, pues también son indígenas Toledo (del Perú), Gutiérrez (de Ecuador) y varios de sus antiguos ministros y ministras”.
Afortunadamente, estos puntos de vista han encontrado contrapuntos en el pensamiento nacido en Latinoamérica, a fin de cuentas es cuestión de debate de tesis. Las carencias que Dieterich advierte en Venezuela, las visualiza también en Bolivia y aún mas profundo y preocupante es que éstos politólogos sean percibidos como confusos adversarios de los procesos que se están dando en el sur.
En artículo publicado por Petras en la misma página llamada rebelión.org, le demanda a Evo requisitos para garantizar el “carácter socialista” aparte del sueño calenturiento de expropiación sin condiciones a la burguesía boliviana obviando la naturaleza (¿por negligencia u omisión premeditada?) del proceso en ese país:
1) Transformar Bolivia, desde una oligarquía blanca e imperialista en un Estado de obreros agrícolas indígenas.
2) Nacionalizar la industria petrolera.
3) Hacer una profunda reforma agraria.
4) Defender a los cultivadores de coca.
La maniobra de Petras, según Cesar Villalona en un artículo de respuesta consiste en: “atribuirle a la izquierda la esperanza de ver lo que Evo no prometió”

“Raspa a un radical y encontrarás a un burócrata”.
Vladimir Ilich Ulianov

En Venezuela y Bolivia se probó las tesis de que se puede combinar las lucha política con la lucha en las calles A pesar de su porte intelectual éstos letrados parecen desconocer las leyes de la dialéctica esenciales para el análisis de la historia y contrario a ello, contribuyen a la confusión y atomización del pensamiento y el movimiento de izquierda en nuestro subcontinente. El Dr. Ernesto Guevara de la Serna, afirmó sobre la cuestión marxista en Cuba ante el segundo congreso de la UJC: “La revolución cubana, en caso de ser marxista, lo es porque ha descubierto por sus propios medios los caminos que señalara Marx” y nadie objeta el carácter socialista de la revolución cubana, aún en proceso.
No pregonamos dogmas, axiomas o pensamiento único, pero consideramos que desde el porte intelectual que ostentan Dieterich y Petras le deben una alta factura a la edificación del criterio en la juventud estudiosa y revolucionaria. Bien sabemos que al fin y al cabo, “anti globalización” no es lo mismo que “revolución”. Paul Nizán, periodista y comunista escribió en el año 1932: “en un mundo brutalmente dividido en amos y sirvientes, hay que confesar públicamente una alianza con los amos durante mucho tiempo ocultada, o proclamar la adhesión al partido de los servidores. No hay lugar para la imparcialidad de los intelectuales. Sólo quedan las luchas partidarias.” Queremos creer, sin ser ingenuos pero si revolucionarios y marxistas aún en formación, que detrás de Fidel, está toda una sociedad y un partido comunista; que detrás de Chávez está el pueblo bolivariano que ha sabido defender la construcción de su revolución y queremos creer que detrás de Evo, estará el pueblo indígena Boliviano para defender un proceso inédito en su historia reciente y queremos creer que todas estas luchas, diversas y multicolores, latinoamericanas, morazanistas, mariateguistas, bolivarianas, indigenistas de alguna forma, por sus propios medios, nos llevarán ineludiblemente… al SOCIALISMO.

EQUIPO MAPACHE
San Salvador 27 de mayo de 2006

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>