El Salvador: contienda social y contienda electoral

Las luchas sociales y populares Marzo estuvo marcado por la celebración de dos grandes acontecimientos: el día internacional de las mujeres y un nuevo aniversario del martirio de Monseñor Romero. En medio de estos acontecimientos transcurrió el 20 aniversario de la Ley de Amnistía, algunas acciones sindicales en contra de la Ley de Asocios Públicos-Privados y la Ley de la Función Pública así como el inicio de una nueva crisis entre la Asamblea Legislativa y la Corte Suprema de Justicia.

La celebración del día internacional de las mujeres tuvo dos vertientes: la convocada por Las Dignas que se concentró en el Parque Cuscatlan y la marcha caravana convocada por la Concertación Feminista Prudencia Ayala. Ambas concluyeron en la Asamblea Legislativa.

Reconocieron Las Dignas que con la entrada en vigor de la Ley de Igualdad, Equidad y Erradicación de la Discriminación contra las Mujeres y la Ley Especial Integral por una Vida Libre de Violencia para las Mujeres se han dado avances importantes a nivel institucional.

No obstante esto, denunciaron que “prevalece un sistema de justicia que promueve la impunidad; la violencia brutal contra mujeres jóvenes; la penalización absoluta del aborto, diversos hechos de violencia simbólica, la expropiación y saqueo de nuestros territorios y la falta de protección y el incumplimiento de los derechos laborales de las trabajadoras.”

Por su parte, la CFPA explicaron que “a partir del 2012, luego que entrarán en vigencia leyes que tienen el mandato de garantizar el ejercicio pleno de los derechos de las mujeres, se genera el reto al Estado de que estas leyes sean aplicadas de manera efectiva para la erradicación de la discriminación y violencia en que las mujeres vivimos cotidianamente.”
Por otra parte, el 10 de marzo el GOES inauguró la cuarta Ciudad Mujer en San Martín, al oriente de San Salvador.

En otro orden, diversas organizaciones defensoras de derechos humanos, incluyendo a IDHUCA y FESPAD, presentaron el 20 de marzo una solicitud para que la Corte Suprema de Justicia declare como inconstitucional la Ley de Amnistía, que fue aprobada hace 20 años y mediante la cual ha predominado la impunidad.

Asimismo el Frente Sindical salvadoreño marchó el 12 de marzo hacia la Embajada de Estados Unidos para exigir a la Embajadora Mari Carmen Aponte que cese sus presiones para aprobar la Ley de Asocio Público-Privado.

Finalmente, centenares de empleados públicos marcharon el 20 de marzo hacia la Asamblea Legislativa para repudiar el proyecto de Ley de la Función Publica, que coarta drásticamente conquistas sindicales y legaliza la flexibilización laboral. La Coordinadora Sindical de los Trabajadores se reveló con esta marcha como un espacio popular con capacidad de convocatoria y de lucha combativa.

Un nuevo round entre la Asamblea Legislativa y la Corte Suprema de Justicia

La decisión de la Asamblea Legislativa de elegir a los magistrados de la Corte de Cuentas sin tomar en cuenta y burlándose de las recomendaciones giradas por la Sala de lo Constitucionales es un nuevo round de una ya prolongada disputa entre estas dos instituciones. Es parte de la recomposición institucional provocada por la llegada al gobierno en 2009 de una alianza entre sectores democráticos y el FMLN.

No obstante que en la pelea anterior en el 2012, al final el FMLN-PDC-PCN y GANA tuvieron que ceder ante el creciente repudio popular, parece que en esta ocasión desean probar de nuevo suertes, a partir de contar entre otros cambios, con la presidencia de la Sala de lo Constitucional.

De esta nueva crisis provocada por el bloque mayoritario de partidos, parece ser que los más afectados serán por una parte, el presidente de la Republica, que de nuevo aparecerá sea como cómplice silencioso de un esfuerzo orientado a romper las reglas de juego del sistema lo que lo debilita frente a su aliado principal o como incapaz de imponer su voluntad y evitar una nueva crisis, y garantizar así un Fomilenio II en un país estable, lo que lo presenta como débil y confundido. Es una frágil posición de perder-perder.

El otro afectado será el candidato presidencial del FMLN, que tendrá de nuevo que separarse de su partido, como ocurrió en el reciente caso de las reformas a la LAIP, donde la presión social le obligo a cambiar discurso, o tendrá que acuerpar la decisión, cargando como candidato con el peso de un craso error político.

Y ya hay costos, ya que mientras Quijano e incluso Saca opinan que debe cumplirse con el fallo, Sánchez Ceren opta por no opinar. Pero tendrá que hacerlo, y en cualquier dirección que lo haga, pagará factura. Es una frágil posición de perder-perder.

Es interesante como la compleja dinámica legislativa, que debería de favorecer al candidato presidencial del FMLN por el peso legislativo de este partido, viene ya en repetidas ocasiones, a favorecer a los candidatos de la derecha Quijano y Saca. Y favorecerá seguramente al candidato de izquierda, Gutiérrez.

Por otra parte, las últimas encuestas revelan con claridad que una segunda vuelta es inevitable y segura, dado el congelamiento numérico de los candidatos del FMLN y de ARENA, lo cual queda ratificado con las últimas encuestas de marzo que ya agregan en un virtual empate triple al candidato del Movimiento de Unidad. Y que pronto posiblemente agregaran al candidato de la coalición CD-MNP-PSD. En este marco las alianzas antes, durante y después de la primera vuelta pasan a jugar un papel estratégico.

La decisiva batalla de Maduro en Venezuela

La historia ha colocado al movimiento revolucionario venezolano en una encrucijada. La perdida de su líder máximo le obliga a someter de nuevo a la consulta popular la continuidad del proyecto bolivariano gestado por Hugo Chávez. Seguramente se lograra la victoria electoral pero no puede negarse que estamos en una nueva etapa del proceso, con nuevos desafíos y nuevas amenazas.

El desenlace del 15 de abril afectará en cuatro escenarios: en primer lugar en el desarrollo del proceso interno de lucha de clases, pero a la vez impactará en la solidaridad con Cuba y los gobiernos vinculados al Alba como Bolivia, Ecuador y Nicaragua; en la cooperación e integración latinoamericana y caribeña, que nos involucra como país; y finalmente, en el papel a nivel internacional de oposición a los imperios y de alianza con Irán, China y Rusia.

No es poco lo que esta en juego y la derecha latinoamericana y los Estados Unidos lo saben. Y no escatimaran esfuerzos y recursos para inclinar la balanza a su favor. Capriles y la derecha venezolana están conscientes de esta situación. Y los revolucionarios venezolanos también.

Panorama electoral

Los cuatro candidatos presidenciales –Sánchez Ceren, Quijano, Saca y quizás Gutiérrez- tendrán que usar de toda su imaginación mediática, para lograr sobrevivir los largos meses de campaña 2013 que les esperan y en los cuales su principal habilidad será la de evitar convertirse en personajes aburridos y previsibles, como ya esta sucediendo.

Parece ser que mientras la obediente fracción proestadounidense de la Administración Funes se ha resignado a cumplir fielmente con la doctrina de neutralidad electoral, y dedicarse a implementar sus proyectos insignia como Fomilenio II, la influyente y audaz fracción probrasileña continua con sus preparativos para irrumpir en la escena electoral y esta vez respaldando a un conocido crítico de este gobierno.

Efectivamente, todo parece indicar que el Partido Social Demócrata (PSD) conducido por el actual Secretario de Vulnerabilidad, Jorge Meléndez, sea aprobado o desaprobado por el TSE, junto con el también socialdemócrata Centro Democrático (CD) van a probar suertes con la Tendencia Revolucionaria y llevar como candidato presidencial a su dirigente máximo, Dagoberto Gutiérrez.

Esta coalición PSD-CD-TR, a la cual podría sumarse la UNDPC, viene a debilitar al FMLN de la misma manera que la candidatura de Saca esta debilitando ya en las encuestas a ARENA. Parece ser que las gestiones realizadas a último minuto y con veinte años de atraso por la dirección del FMLN para atraer a la TR; no dieron los resultados esperados, por la existencia de compromisos previos de la TR con el Proyecto Socialdemócrata.

Con la candidatura de Dagoberto el proyecto socialdemócrata se fortalece ya que gana un político de altos quilates y ojala que el movimiento popular no pierda a uno de sus principales impulsores. El tiempo nos dirá si en esta alianza van a prevalecer los intereses de la socialdemocracia internacional o los de la revolución, que claramente no son los mismos.

Es de notar que Dagoberto llega debilitado a esta alianza ya que su proyecto de partido MNP no pudo lograr las firmas exigidas para su inscripción. Y tendrán que buscar posada con la franquicia del CD. Pero también es de reconocer que es actualmente el más brillante pensador de izquierda salvadoreño. Es también significativo que este esfuerzo es el cruce histórico de sectores con raíces en los antiguos ERP, PDC y PCS.

El presidente Funes por su parte, decidió resucitar este 15 de marzo al Movimiento Ciudadano por el Cambio, ente creado en mayo de 2010 en Apaneca, pero que nunca cuajó. Y parece marcar así su separación de la Unidad Nacional por la Defensa y Profundización de los Cambios, UNDPC.

Sánchez Ceren y Quijano, por su parte, continúan desarrollando una campaña electoral de corte tradicional y se encuentran empantanados con las benditas encuestas. Las aguas electorales están llegando a su nivel. Posiblemente este mes lleguen a su nivel.

Los dueños del país (la banca colombiana en El Salvador)

Los cinco principales bancos en (y no de) El Salvador han cosechado suculentas ganancias durante el 2012, seis años después de ser absorbidos por el capital internacional. Estamos hablando del Banco Agrícola; del Scotiabank, anteriormente Banco de Comercio; del Citibank, anteriormente Banco Cuscatlan; del Davivienda, anteriormente HSBC y originalmente Banco Salvadoreño; y del Banco de América Central.

El Banco Agrícola, que es el número uno y propiedad del Bancolombia, reportó a la Superintendencia del Sistema Financiero activos en el orden de $ 3,833 millones, con un patrimonio de $ 598.5 millones y una línea de crédito que ascendió a $2,574 millones. A noviembre de 2010 sus activos ascendían a $3,776 millones y a noviembre de 2011 bajó a $3,599 millones. En el 2012 logra recuperarse.

El Scotiabank, en el segundo lugar, y de capital canadiense, reportó activos por $1,951 millones, un patrimonio de $228.4 y créditos por $1,421. A noviembre de 2010 contaba con activos en el orden de $2,221 y a noviembre de 2011 bajó a 1,867 millones. Ocupaba entonces el tercer lugar en el ranking bancario.

El Citibank, en tercer lugar y de capital estadounidense reportó activos por $1,877 millones, un patrimonio de 317.7 y créditos por 1,119. A noviembre de 2010 poseía activos por $2,221 millones y a noviembre de 2011 bajó a 1,976 millones, y ocupaba el segundo lugar en el ranking bancario.

Davivienda, en cuarto lugar y de capital colombiano, reportó activos por $1,865 millones, un patrimonio de $283.6 y créditos por $1,236. A finales de 2010 como HSBC, de capital inglés, poseía activos en el orden de $1,885.6 millones.

El BAC, quinto lugar y propiedad del grupo financiero colombiano Aval reportó activos por $1,376 millones, un patrimonio de $160.2 y créditos por $909.2. A finales de 2010, como BAC-Credomatic poseía activos por $1,216 millones.

En el ranking bancario centroamericano, el hoy colombiano Banco Agrícola es el único que logra colarse en el listado de los primeros quince puestos. En el 2008 ocupó el puesto numero siete, con activos por $3,817 millones, en el 2009 se mantuvo en el puesto siete, en el 2010 en el puesto diez, mientras que el año 2012 se colocó en el puesto once, con $3,833 millones. El ranking esta casi monopolizado por instituciones bancarias panameñas, ocho de los quince puestos encabezados en el 2008 por el Banco General y en el 2012 por el HSBC Panamá.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>