Fui del COPAR en 1979… Entrevista con Fernando Cortez

SAN SALVADOR, 31 de marzo de 2010 (SIEP) “Después del VII Congreso del PCS de marzo de 1979, formamos la Columna Proletaria de Acción Revolucionaria, COPAR, de ahí salieron los GAR y posteriormente el esfuerzo militar que finalmente se llamaría FAL…” nos relata Fernando Cortes, de 55 años, revolucionario salvadoreño conocido como Caleb.

Naci el 4 de febrero de 1955 ¿Qué como llegamos a la lucha armada? Fue una necesidad histórica, por el desarrollo de una aguda confrontación política e ideológica en las estructuras del PCS que terminó abriéndole paso a la necesidad de organizar grupos armados para responder a la crisis nacional.

Cuando surge esta necesidad, organizaciones armadas ya existían. En nuestro caso, estábamos desarrollando una estrategia de lucha político electoral por medio de la Unión Nacional Opositora, la UNO. Eso lo hicimos durante casi toda la década de los años setenta, hasta que se plantea la necesidad y surge el debate al interior del PCS de integrar, de pasar de la lucha electoral a la lucha armada.

En 1979 recibimos la orientación de desarrollar grupos de choque, la tarea de crear organismos político-militares dentro del movimiento obrero, como parte de una estrategia global del Partido. Ya en 1980 los mejores cuadros del movimiento popular y social pasaron a trabajar en estructuras político-militares de lo que después sería el FMLN. En este marco es que surge el COPAR…fue un esfuerzo borroso, de transición…recién terminaba el VII Congreso y estábamos entusiasmados por la decisión de que todo el Partido se vinculara a la lucha armada, al esfuerzo político-militar. Mediante el COPAR reclutaríamos para el brazo armado del PC, esa era su función. Acompañar militarmente la lucha social, la lucha sindical, proteger las huelgas, dar seguridad a los dirigentes, enfrentar la represión de la dictadura militar, etc. Practicábamos arme y desarme, elaboración de explosivos, etc. Asumimos la tarea, la Columna Obrera cumplió su papel, antes que las FAL…

Otro organismo que formó parte de los momentos iniciales de nuestra incorporación a la lucha armada fueron los Grupos de Acción Revolucionaria, los GAR, que funcionaban como células con tareas político-militares y que nos permitieron incorporar al combate popular a nuestros simpatizantes y amigos. Fue un esfuerzo realmente popular…cada célula del PC atendía a varios GAR, teníamos GAR en las fábricas…esto nos permitió la toma de varias fábricas en el Boulevard del Ejercito, que era donde se concentraba el sector industrial…pudimos contactar e incorporar a gran cantidad de obreros a este esfuerzo y fue de aquí que se nutrió las FAL. Y después estos compañeros se incorporaron a los frentes de guerra…

Nuestro primer esfuerzo de construir un frente de guerra fue en las faldas del volcán de San Vicente, en un lugar llamado Los Laureles, inicio el 30 de octubre de 1980. Pensaba que se trataba de unidades militares ya establecidas pero al llegar descubro que se trata de grupos de campesinos huyendo de la represión, eran de diferentes lugares… reorganizamos este esfuerzo y logramos organizar una estructura militar, y participamos en enero del 81 en la primera ofensiva “final”

Posteriormente se incorporo a este esfuerzo compañeros con preparación militar. Llegó Alejandro. Nos dio orientaciones, con él preparamos la ofensiva del 10 de enero del 81. Era un momento amargo, buscamos acercamiento con otras organizaciones político-militares que estaban en el terreno pero eran escurridizas, esperaban lograr la hegemonía en el área…nosotros teníamos pocas armas y pocos combatientes. Al venir las armas, estaban unas cajas de mechas y otras de cargadores, agujas percutoras… éramos un grupo de 30 personas con armas pero sin munición…de todo lo recibido no hacíamos una…El ERP, RN y FPL ya habían acumulado…me acuerdo que era amargo todo aquello, salimos de madrugada a atacar un puesto de la GN, llevaba una pistolita y 2 tiros ¡dos tiros!

Luego de eso me trasladan para Chalatenango como comisario político. El Comandante Moisés estaba a cargo. Me integro con un pelotón y logramos dar un golpe exitoso cerca de Las Vueltas, recuperamos todo el material. La GN era un grupo represivo de elite, de derecha, resistieron fuertemente. Me acuerdo que una vez pasamos por una zona bajo control de las FPL, llamada El Jícaro, y nos cobraron peaje…había disputa a nivel de mandos aunque habían buenas relaciones a nivel de base…tuvimos 45 compañeros hombre-arma y cuando llegamos a los 100 hubo que retirarse y luego se traslado toda esta fuerza para concentrarla en Guazapa…fuimos a una escuela de formación político-militar basada en la escuela vietnamita: fortalecer la unidad y golpear continuamente para fortalecerse. Esta escuela que era unitaria permitió mejorar nuestras relaciones.

Me tocó enfrentar la ofensiva gubernamental Guazapa 10. Mandos y tropa, de diversas organizaciones, nos tocó por primera vez compartir la misma tienda, los mismos frijoles y tortillas. Cada organización puso a disposición lo que tenía para enfrentar la invasión: las FAL puso 2 palos chinos y cajas de municiones, el PRTC granadas, el ERP el conocimiento de la zona. Salimos a montar emboscadas.

Luego me mandaron para la Metro y luego para Jucuaran. Era una zona con fuerte presencia del ERP y nos miraban como advenedizos. Pero logramos acuerdos, nos reunimos con Jeremías o sea Blandino…por ese tiempo cayó Alex en Usulután…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>