¿Hacia donde va la izquierda?

Juan Medrano, un hombre que siempre navegó en la izquierda, cree que el peor negocio que puede hacer el FMLN es tratar de encontrar un candidato presidencial interno porque eso colocará a ese partido en una disputa que lo hará perder terreno. “Cuando se pelean entre ellos siempre pierden”, dice.

Lafitte Fernández
Diario El Mundo
Cuando se escucha hablar a Juan Ramón Medrano, parece un profesor de secundaria que no necesita sermonear a sus alumnos para darse a entender. Habla con pausas, no gesticula mucho pero es filoso con su pensamiento.

En la guerra le llamaban “comandante Balta”. Dicen, quienes le conocieron en esa épocas de sables, monte y balas, que era el único capaz de tomar a un grupo de hombres de vientres abultados, indisciplinados y sin muchos libros en sus cabezas y los convertían en personajes que querían hacer la guerra cargados de ideales y buenos métodos guerreros.

Medrano viene de la guerrilla y aunque se largó del FMLN hace mucho tiempo, todavía hay quienes ahí le respetan. Quizá las diferencias ideológicas, las personalidades fuertes envueltas en las grandes decisiones y la idea de dejar las armas y caminar hacia un centro izquierda, obligó a Juan Ramón a alejarse del poder.

Aunque han pasado años desde su alejamiento, si se quiere tratar de entender al FMLN hay que escuchar a Juan Ramón.

No cree que él camine en el sonambulismo y en clarividencias. Simplemente, tiene una certera disposición hacia el análisis de sus antiguos compañeros porque, creo yo, en el fondo les entiende lo que tienen soterrado en el pensamiento y en el alma.

Con su frente amplia y su cabeza de “presbítero”, quizá camino a la calvicie, un buen día me aventuré a escuchar las interpretaciones que tiene Juan Ramón sobre la izquierda salvadoreña.

En una sala llena de recuerdos del Diario El Mundo, traté de tomar un curso sobre la izquierda con Juan Ramón. Esto es lo que aprendí de él.

Estima que en la izquierda hay tres tendencias. La primera, la más fuerte, la más poderosa en el mejor sentido de esa palabra, la representarían los ex miembros del Partido Comunista.

Son estos quienes tendrían hegemonía en el FMLN. Y esa supremacía la derrochan en su dominio territorial. En cada departamento.

A éstos los ve Juan Ramón como viajeros frecuentes hacia el chavismo y el Socialismo del Siglo XXI. Manejan Alba Petróleos y han sacado buena nota en destrezas para hacer negocios.

En esa primera tendencia, “Balta” ubica a José Luis Merino, Héctor Acevedo, Orestes Posada, Luz Estrella Rodríguez y a otros como el “Diablito” Ruiz.

Como cualquier grupo político, existirían diferencias entre ellos pero son “matices”, a juicio de Medrano.
Aquí incluye también a Roberto Lorenzana pero a él lo ve como el más político de todos. Es el estratega que arma los rompecabezas que se convierten, al fin y al cabo, en el principio de las grandes acciones políticas. A Lorenzana no le interesaría, según su juicio, el lenguaje intiimperialista. Tampoco ajusta su pensamiento a la lucha antiempresarial.

Otro hombre importante dentro del grupo que tiene las riendas del FMLN es el actual presidente de la Asamblea Legislativa, Sigfrido Reyes, y la jefa de la fracción legislativa, Norma Guevara.

Segundo grupo
Una segunda tendencia de la izquierda salvadoreña estaría encabezada por los miembros de las viejas FPL, fundadas, entre otros, por Cayetano Carpio. A estos les atribuye Medrano, una mayor preocupación por aspectos idelógicos, por los principios proletarios y por el rescate del pensamiento de Shafick Handal.

Medrano ve a este grupo más vinculado a Cuba, con mayores preocupaciones por la ideología, por los principios proletarios y por examinar el pensamiento de Shafick Handal.

Este grupo estaría más vinculado al gobierno de Mauricio Funes y algunos de sus principales representantes ocupan cargos importantes en la actual administración como Salvador Sánchez Cerén, Hugo Martínez, Gerson Martínez y Violeta Menjívar, entre otros.

Si estos grupos son los más importantes dentro del FMLN, a “Balta”, había que plantearle una pregunta obligada: ¿Cómo se amarran ambos grupos?

“Hay un pacto fuerte. Bastante firme entre los dos grupos mayoritarios. Las FPL nacieron del PC. Tienen un origen común. Cayetano Carpio fue secretario general del PC. Todo era bastante similar, también las formas de hacer las cosas. Cayetano era como un Obispo. Ahora, hay diferencias pero tienen un arreglo histórico. Sánchez Cerén llegó a un arreglo con la otra gente para buscar a un hombre como Funes como candidato presidencial. Eso los hizo trascender más de un millón de votos”, dice Medrano.

Conforme avanza el tiempo, las posibles candidaturas del FMLN se tornan un enigma. Cada quien pronuncia un nombre. Cada quien tiene sus apuestas. Medrano no sabe quién será el elegido dentro de ese partido, pero, sí pretende saber de dónde podría salir ese candidato.

Cita algunos nombres: de un lado coloca a Gerson Martínez, al Canciller Hugo Martínez a Oscar Ortiz. Ubica más a la izquierda a Sigfrido Reyes y a Roberto Lorenzana.

Cree que cualquiera de los candidatos debe ser potable para los empresarios, no debe despertar incertidumbre y está obligado, a la vez, a sumar.

En toda esta trama entra en juego el anuncio que hizo en su biografía oficial José Luis Merino: llegó la hora de un candidatura de adentro, sentenció en su libro.

Lo que inquieta dentro del análisis político es quién y cómo se designaría ese candidato de “adentro”.
Para Medrano, una disputa interna dentro del FMLN por una candidatura sería bastante desgarrador para ese partido. “Cuando no se ponen de acuerdo, pierden”, asegura echando mano a la historia del FMLN.

¿Quién los pone de acuerdo?, pregunté a Medrano. Responde sin pensarlo dos veces: “Ahí entra Roberto Lorenzana. El juega un papel importante”.

También cree que Medardo González, uno de los tres hombres fuertes del FMLN, jugaría un rol privilegiado. Pero, no deja atrás la influencia de los cubanos y venezolanos y hasta los nicaragüenses que son los que tienen fuerza, experiencia y capacidad de influenciarlos.

La otra izquierda
Dentro de su análisis, Juan Ramón Medrano no deja al lado la izquierda que encabeza Dagoberto Gutiérrez y otras representaciones como la Iglesia Luterana y otros personajes como Salvador Arias.

A esa izquierda, Medrano la coloca dentro de otro eje. Para él existe una diferencia: ésta izquierda no participa del gobierno y, de alguna manera, eso les da más independencia.

También tendría la ventaja de que, al no participar del gobierno, no estará sujeta a resultados como el FMLN. Sus acciones electorales no estarán atadas al vaivén a los resultados en temas como la lucha contra la inseguridad, el desempleo o el desempeño de la economía.

Para Medrano, de la forma como el gobierno haga las cosas y por el compromiso del FMLN con Funes, la izquierda que representa Dagoberto puede agarrar más fuerza o no. Puede capitalizar el voto más radical, sobre todo, porque representan una fuerza social organizada.

“Soy crítico del FMLN cuando comete errores”

¿Qué papel le das a la izquierda de Dagoberto Gutiérrez?
Puede, en un momento, de acuerdo con los resultados de este gobierno del FMLN, quitarle bastante base social del FMLN. Pueden hacer llamamiento a abstención electoral sin proponérselo directamente. Siempre tendrán su peso. Pueden ser duros críticos del FMLN.

¿Hay cambio en el pensamiento de esta izquierda salvadoreña?
Yo creo que sí. La realidad mundial los han obligado a evolucionar. Ahora, con esto del Medio Oriente, y como aliados de Kadafi, los obliga aún más a separarse del socialismo radical.

¿Hay evolución o simplemente cambios?
Han evolucionado. Algunos de ellos son empresarios. Están invirtiendo en el sistema político capitalista. Hay en eso fondos invertidos para el FMLN pero hay reglas del juego que deben cumplir, sobre todo, cuando hay un gran capital. Esas reglas las aprendió hasta Hugo Chávez.

¿Influye en eso Cuba?
La verdad es que el referente de Cuba era el sistema socialista. Eso hace rato se derrumbó. Mira lo que pasó en la Unión Soviética. Devinieron en mafias. Raúl debe hacer una reforma necesaria. Cada vez hay menos socialismo.

Se dice que el planteamiento, incluso dentro de los cubanos, ya no es destruir el sistema sino humanizarlo. ¿Qué crees?
A los ex RN, ex ERP, a los renovadores, reformadores, a Joaquín Villalobos, a Facundo, a Francisco Jovel, a Julio Hernández, a Raúl Mijango los sacaron, entre otros, por eso mismo. Pero tal vez se peleó por ese camino en el momento equivocado y con el método equivocado.

Ahora, es lo que están haciendo ellos. Por esos corrimientos es que se quería que el candidato fuera Abraham Rodríguez y no Rubén Zamora, hace algunos años. Ahora, mira, ven las remesas como un punto clave para la economía. Ahora están aceptando eso. Ahora se busca una posición socialdemócrata que nosotros buscamos antes.

¿Qué les pasó a ustedes?
A nosotros no nos cuajó lo que quisimos hacer, políticamente. Teníamos que acercarnos a planteamientos socialdemócratas porque necesitábamos acuerdos importantes con empresarios y los Estados Unidos.

¿Este FMLN está donde querías estar? ¿Te gusta este FMLN?
Yo soy crítico del FMLN cuando cometen errores de método. Funes es el primer gobierno de izquierda y hay que apoyar la gobernabilidad.

¿Con qué no estarías de acuerdo?
Que busquen un candidato propio para que vengan las medidas socialistas. Ahí no tendrían razón. Con imagen moderada, con alianzas, pueden volver a ganar. Pero con candidato propio mirando a Cuba o a Hugo Chávez o el Socialismo del Siglo XXI la gente no estará con ellos. Con eso no estoy de acuerdo.

¿Necesita el FMLN un candidato de adentro o de afuera?
El FMLN está en discusión interna en medio de dos opciones. Lorenzana dijo, públicamente, que para él no debe ser candidato de adentro. Uno interno, lleva a la disputa interna. Lorenzana sabe que eso no conviene. Necesitan el fenómeno del candidato externo que les de medio millón de votos adicionales. La clase media no milita en el FMLN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>