HACIA LA PLATAFORMA DE UN MOVIMIENTO AMPLIO INTERSECTORIAL

A lo largo del presente ao se viene consolidando un referente social poltico, con clara orientacin poltica no partidaria, este esfuerzo tiene como propsito el disear un plataforma programtica sectorial. Este ejemplo evidencia la construccin de propuestas desde la sociedad civil organizada y dirigidos por lderes y liderezas legtimos y verdaderos, podemos asegurar que es est prctica la que determina el rumbo y destino de los partidos polticos que luego de entrar en agendas electorales buscan a estos referentes sociales para vender votos.

Las votaciones del 2006, sern un ejercicio de mayor disputa y presencia de ofertas, las izquierdas estarn presentes en su gama ms amplia y despus de mayor madurez frente al electorado, es casi seguro que no acudirn coaligados mucho menos en alianza frente a las derechas ms consolidadas y posicionadas. Lo ms seguro es que existan sealamientos y descrditos entre las izquierdas partidarias, negndose unas a otras y acusndose de falsas y lo ms comn, las izquierdas acusndose de ser de derecha para deslegitimarse.

Los discursos radicales sern marcados por el FMLN, sealando los graves errores del gobiernote ARENA, su estrategia desde ya est centrada en la acusacin y en bloquear estratgicamente los movimientos del ejecutivo, las disputas internas del frente no le dan el ancho de las alas para volar hacia un escenario ms propositivo, sus principales detractores son sus mismos liderazgos que representan la disputa histrica por la hegemona de las estructuras de direccin del frente.

No se puede negar que el FMLN es la primera fuerza de oposicin y de mayor arraigo en la poblacin, la cantidad de alcaldas en su poder y la bancada parlamentaria son un bloque importante para incidir polticamente, el poder del frente es resultado de la acumulacin social y poltica desde hace muchos aos, aun durante la guerra civil. Pero este poder no es mecnicamente esttico ni vitalicio, mucho menos un cheque en blanco que gastar por siempre, ya otros partidos han perdido su acumulacin o caudal electoral, por ejemplo el PDC y PCN ahora reducidos a un puado de diputados sin partido y a unos polticos gastados pelendose por los bienes y la legalidad de sus siglas.

El frente por supuesto no ser reducido a eso, no al menos durante poco tiempo, a menos que su direccin siga la ruta de la crisis crnica y las disputas intestinas, que motivan y obligan a la dispora de su militancia o peor aun a dar la razn a sus detractores por las decisiones poco democrticas y no concertadoras en el manejo de los asuntos internos del partido y de las relaciones con el ejecutivo y las otras fuerzas polticas y sociales.

Por otra parte el recin formado partido Cambio Democrtico acudir y promover los llamados a la concertacin y consenso social, pero que antes de las elecciones prximas no demuestra estar atento ni dispuesto a sentarse con los sujetos sociales para establecer alianzas polticas, pero que en la campaa electoral asumir el papel de abanderado de las causas populares. Su carrera por constituirse como partido le alej de la posibilidad de establecer un respaldo social innovador que fuera la diferencia del comn y tradicional ejercicio de crear partidos polticos: primero el partido y luego a buscar las masas votantes.

El partido Concertacin Social Demcrata que con lideres y lideresas, sean cuestionados o no, sean legtimos o no, sean figuras gastadas o no, sean polticos con buena o mala imagen; estn sistematizando su experiencia anterior: trabajar por acumular socialmente en aquellos sectores que histricamente tiene afinidad por un proyecto de cambio y que en su descontento por el manejo de las cosas en el frente, ahora optan por un propuesta que recoja sus aspiraciones y visin progresista. Este esfuerzo Social Demcrata que segn su dirigencia aun no es partido, sino ms bien es un esfuerzo de acumulacin social tiene una estrategia clara y acertada acorde a las nuevas realidades del pas.

El movimiento amplio intersectorial busca convertirse en un sujeto social no partidario pero con poder y fuerza para negociar frente a las izquierdas partidarias y las derechas que poltica y econmicamente controlan el ejecutivo y la asamblea legislativa. Votar por dirigentes de la cosa pblica no es elegir ni ejercer poder, elegir dirigentes polticos no es lo mismo que votar por las direcciones partidarias, construir una plataforma programtica con poder no es lo mismo que vender una plataforma electoral, votar no es lo mismo que elegir, el poder real en el ejecutivo y en la asamblea legislativa no es lo mismo que el poder real de la organizacin social con fuerza y capacidad de incidir y construir rumbos.

Los partidos polticos transan en la compra-venta de votos, el sujeto social define la legitimidad y la tendencia de los votos, y ms aun, define la ruta y el destino de los y las administradoras de la cosa pblica y hasta el destino de los partidos mismos. Y ah, ejerce poder, elige y define plataforma programticaactualmente gremiales de maestros, sector informal, jvenes, organizaciones comunales, agrupaciones de profesionales, mujeres, agro ecologistas, entre otros, trabajan en un movimiento amplio intersectorial, construyendo su plataforma programtica, ms halla de fechas electorales, ms halla de los partidos polticos, determinando su estrategia y sus acciones por una opcin de cambio, por consolidar un proyecto de izquierda social, crtico y amplio.

Las derechas tienen su dinmica propia, sus tensiones y reacomodos propios, sus disputas y acuerdos particulares, la ventaja de estos es que estn claros en la necesidad de unirse y luchar frente a un enemigo comn: las izquierdas partidarias y sociales y tiene definida y puesta en marcha su estrategia. Las izquierdas aun estamos buscando como eliminar y poner en desventajas a las otras izquierdas, as llegaremos a las prximas elecciones, volviendo mala palabra los nombres de los que pueden ser aliados en la lucha por el poder. Por ejemplo una prctica negativa del frente es etiquetar de social demcrata a toda voz de crtica y de opinin, tildar de vendido y desestabilizador a las opiniones y las propuestas de cambio. La direccin actual del frente se cierra a la posibilidad de tender puentes entre los aliados naturales y celosamente guarda su derecho de censurar y de invalidar a las otras izquierdas partidarias.

Errar en dos elecciones presidenciales que han significado la gran oportunidad, producto de las disputas y el no entendimiento interno en cuanto al candidato y a las disputas de direccin del aparato partidario, sumado a las voces de descontento y sealamiento en cuanto a donde esta la responsabilidad de dichas fallas es suficiente para que el frente sistematice su experiencia. Ms grave es la situacin de los resultados de las elecciones internas en las que existen opiniones de hubo fraude, cosa que la recin electa direccin debe de aclarar y demostrar lo contrario, el frente no se puede dar el lujo de estos rumores, por su origen y su legado est en la obligacin de ser transparente, democrtico y revolucionario, sin caer en los vicios de los partidos tradicionales y electoreros. De ser ciertos esos rumores, el frente ha iniciado su ruta crtica hacia la extincin.

Segn las cosas, es ms fcil encontrar entendimiento entre el frente y el PCN, que entre el frente y los otros partidos de izquierda. Por supuesto, es ms fcil postergar a la derecha en el poder si no nos encontramos y aceptamos que las izquierdas son ms que un partido y un grupo de dirigentes sociales militantes del mismo partido. Si en 1980 se logr un entendimiento entre la gama de izquierdas, desde las marxistas a las socialdemcratas y se sumaron los socialcristianos, por qu hoy no podemos volver a la lucha juntos? El enemigo sigue siendo comn, su poder es mayor, su dominio y control es casi absoluto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>