La inocencia del coronel

18 de Junio de 2013 Figurar en una lista de personas que escucharon la orden ilegal de matar y que fueron incapaces de evitar un asesinato previamente anunciado no es delito, según el coronel retirado René Roberto López Morales. Él era teniente cuando el coronel Benavides llegó a la Escuela Militar procedente de una reunión en el Estado Mayor y le dijo a él y al resto de los oficiales de la Escuela Militar que tenía luz verde del propio Estado Mayor para matar a Ellacuría y no dejar testigos. Preguntó si alguno de los oficiales allí presentes estaban en contra de la medida y nadie se opuso. Eran las nueve de la noche. Faltaban cinco horas para el momento en que se produciría el asesinato de los jesuitas y de dos mujeres hospedadas en su casa. Al entonces teniente López Morales no se le ocurrió llamar por teléfono a nadie para que avisaran a Ellacuría o a cualquiera de los jesuitas. Órdenes son órdenes y hay que cumplirlas. A pesar de que asesinar es ilegal, y el propio código militar insistía ya entonces en no obedecer una orden ilegal. Tres años después, ya ascendido a capitán, López Morales fue a declarar ante la Comisión de la Verdad. En su primera entrevista con los Comisionados no colaboró en absoluto. Después de que Benavides informara de la orden de matar, López Morales se fue a dormir y ni oyó ni vio nada. Al menos eso les dijo a los Comisionados. Ni siquiera reconoció, al contrario de otros miembros del grupo de oficiales que permanecían en la escuela, que Benavides había transmitido la orden de matar.

Ahora aparece como coronel retirado, participando en un apoyo público al FMLN. ¿Es ético que aparezca tan fresco y tranquilo, hablando de inocencia, un encubridor de un crimen de lesa humanidad? La participación política, es ciertamente, un derecho de todos. Pero para participar en la misma desde una opción ética es importante reconocer públicamente los errores de la vida pasada. El coronel retirado López Morales debería decir en primer lugar la verdad: Que aceptó como válida una orden ilegal de asesinar, probablemente por miedo a aparecer como desobediente y que eso entorpeciera su carrera. Y que un miedo aún mayor, probablemente a ser considerado como traidor, le impidió hacer una llamada telefónica a alguien para intentar salvar la vida de inocentes. Debe reconocer también que mintió ante la Comisión de la Verdad. Y debe declarar públicamente que se arrepiente. Además debe reconocer, como militar conocedor de las entrañas del ejército, que un crimen como el cometido sólo pudo llevarse a cabo desde una autorización del Estado Mayor. Esto lo reconoció públicamente en su momento el coronel Ochoa Pérez, por poner un solo ejemplo. Y que fue un crimen institucional, encubierto en sus máximas responsabilidades desde el Estado Mayor, y con los abogados de los acusados pagados desde el Estado Mayor.
Después de actuar con sinceridad y valentía, aunque sea tarde, puede dedicarse a la política. Dos virtudes, la sinceridad y la valentía, que suelen inculcarse a los militares, pero que en medio de las guerras civiles latinoamericanas han sido con frecuencia olvidadas. La sinceridad ha sido considerada como traición cuando se trata de reconocer errores o masacres. Y la valentía ha desaparecido cuando se trata de reconocer la verdad de los hechos. En el caso jesuitas, la valentía consistió en asesinar a personas desarmadas, incluidas mujeres, y en temblar después cobardemente cada vez que la sombra de la justicia se acercaba especialmente a coroneles y altos oficiales. El espectáculo de los oficiales que corrieron a refugiarse en cuarteles de la Fuerza Armada cuando recientemente se dio una alerta verde contra ellos no deja de tener rasgos cómicos, aun en medio de lo trágico de los acontecimientos que se rememoran. Igual que el coronel Montano en Estados Unidos, negando haber servido en el ejército salvadoreño, a pesar de que llegó a ser viceministro de Defensa.
No todos los oficiales que participaron en aquellos sangrientos días fueron cobardes a la hora de decir la verdad. Los hubo honestos que supieron reconocer la realidad y que incluso a nivel personal supieron pedir perdón a las víctimas y se arriesgaron reparando, desde sus posibilidades, el mal hecho. Leyendo las declaraciones ante la Comisión de la Verdad de los militares que fueron interrogados por el “caso jesuitas” se puede ver desde muy pronto el diferente talante de unos y otros. Aun en medio del lógico miedo a oponerse a una orden del Estado Mayor, en un momento de crisis fortísima para el país y para el propio Ejército, en las declaraciones ante la Comisión de la Verdad se ve la diferencia de talante entre unos oficiales y otros. Alguno de ellos tuvo que presentar la baja y migrar, por quejarse en conversaciones entre compañeros de la injusticia que suponía dar órdenes y no asumir responsabilidades de parte de miembros del Estado Mayor. Como en todas las historias donde la vida y la muerte están en juego, se puede encontrar de todo. Pero nunca es tarde para ser sincero, para reconocer la verdad cuando la misma es patente, y para pedir perdón. Todos hemos tenido miedo en una o muchas ocasiones. Pero el reconocer la verdad y el pedir perdón honra a todos, incluso a quienes han cometido crímenes graves.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>