UST: TRES AÑOS AL SERVICIO DE LA CONSTRUCCIÓN DEL PARTIDO REVOLUCIONARIO Y LA LIT-CI

UST: TRES AÑOS AL SERVICIO DE LA CONSTRUCCIÓN DEL PARTIDO REVOLUCIONARIO Y LA LIT-CI

Este 17 de febrero se cumplieron tres años desde el congreso de fundación de la Unidad Socialista de Trabajadores.

Han sido tres años difíciles donde nuestra pequeña organización ha combatido a un gobierno de frente popular que sigue al pie de la letra los dictados del imperialismo para la región.

Pero la brutal crisis económica mundial, el papel del imperialismo que ha reducido al país a ser una semicolonia dependiente y saqueada, así como la falta de una dirección clasista y socialista, ponen a la orden del día la razón de ser de nuestra organización: la lucha implacable contra el gobierno y el imperialismo y la necesidad de construir una dirección revolucionaria en el país que tome las banderas históricas de la clase trabajadora.

Esta construcción, desde nuestro punto de vista, pasa por la unidad centroamericana, latinoamericana y mundial, por eso reivindicamos claramente que estos tres años han estado también al servicio de la construcción de la LIT-CI y la reconstrucción de la IV internacional.

Proceso de formación de la UST

El partido surgió de un proceso de unificación de dos grupos, que fueron el grupo de compañeros que venían de la experiencia del Movimiento Socialista de Trabajadores y Campesinos (MSTC) , y por otro lado un grupo de compañeros y compañeras, que provenían de la juventud de la Tendencia Revolucionaria , luego de ser expulsados de esa organización, por presentar sus posiciones de critica a la cúpula de la TR y su política oportunista de cara a las elecciones presidenciales del año 2009. Esta agrupación escribió un documento en el que se resumen los graves vicios denunciados y de los que al final se comprobó era artífice y cómplice la misma cúpula.

Luego de las primeras conversaciones sobre la necesidad de entrar en un proceso de discusión y estudio, las dos agrupaciones llegaron al acuerdo de iniciar las primeras discusiones teóricas y programáticas, de cara a construir lo que sería más tarde el Comité de Enlace . Esto como parte inicial para llegar al acuerdo de construir un partido revolucionario.

Ya para mayo del año 2010, en ocasión de la marcha del día de la clase trabajadora, tuvimos la experiencia de marchar ya de manera unificada, y se había avanzado a elaborar una prensa común, que en su primera edición describía la experiencia: “El primero de mayo (del año 2010) un grupo, centralmente de jóvenes, provenientes de diferentes experiencias y organizaciones decidimos marchar juntos, aglutinados bajo una consigna “Por la construcción del Partido Revolucionario”. Esta consigna sintetizaba lo que nos unía en aquel momento: queríamos explorar la posibilidad de avanzar juntos hacia la construcción de una organización política, revolucionaria, para la lucha de la clase trabajadora”.

Desde un primer momento la creación del comité de enlace y su desarrollo contó con el apoyo directo de la internacional. Es así, que un camarada de la sección en Costa Rica, estuvo instalado en el país durante más de un año, dándole seguimiento al proceso, siendo así una de las fortalezas de la unificación, así como, también la disposición a iniciar las conversaciones, por parte de las dos agrupaciones.

Es muy importante reivindicar este proceso de fundación, porque expresa lo que venimos caracterizando que objetivamente existe un proceso de reagrupación de los y las revolucionarios, ante la traición más evidente de los viejos aparatos y direcciones estalinistas, en nuestro caso, este proceso se expresó en la unificación de las dos agrupaciones, esencialmente integradas por jóvenes.

Es así como se llegó al congreso fundacional de la UST en el año 2011. El recuerdo que nos queda de ese momento es de una alta moralización producto de un proceso de discusiones profundas y fraternales, pero con la conciencia de que estábamos ante un hecho histórico: el nacimiento de la primera organización trotskista en El Salvador.

Tres años de luchas contra el gobierno, la patronal y el imperialismo

Cabe recalcar que la construcción e intervención de la UST ha estado marcada en un contexto difícil: en el país no ha existido una tradición trotskista y el largo proceso de conflicto armado estuvo comandado por una dirección burocrática y guerrillerista, lo que aún cala en la consciencia de las masas.

Posteriormente con los Acuerdos de Paz, las privatizaciones neoliberales y saqueos de ARENA y el gobierno de conciliación de clases del FMLN, nuestro partido siempre tuvo una posición clasista e independiente, de denuncia ante estos gobiernos. En el caso del gobierno Funes FMLN, siempre hemos sido sinceros con los activistas con que luchamos cotidianamente y que muchos de ellos apoyan al gobierno: el FMLN llegó a la presidencia, no para levantar las banderas históricas de la clase trabajadora, sino desmovilizarla y ser garante de los negocios del imperialismo en la región. Decíamos que el FMLN había abandonado su programa socialista y se convirtió en un gobierno de colaboración de clases.

Ante la capitulación total de la mayoría de la izquierda al FMLN, nosotros fuimos partícipes de las principales luchas de la clase trabajadora: por la defensa de los derechos de la mujer trabajadora, del derecho a la organización sindical, y el derecho a una educación y salud gratuita y de calidad. Hemos luchado contra la Ley de la Función Pública, Ley de Carrera Docente, Asocio Público Privado, contra la privatización de la educación pública, y contra la eliminación del Escalafón. Ahí hemos aprovechado para explicar pacientemente que el camino no son las mesas de diálogo, sino la movilización en las calles para defender las conquistas y avanzar hacia otras nuevas.

Además, hemos sido partícipes e impulsado un pequeño pero importante polo de reorganización que se ha creado en torno de estas y otras luchas, como lo es la Coordinadora Sindical Salvadoreña, que agrupa sindicatos del sector público así como colectivos estudiantiles, que en el marco de un sindicalismo burocrático, ha enfrentado con movilización los ataques del gobierno.

Estos 5 años de gobierno Funes han comprobado nuestras tesis: la burocracia sindical ha sido correa de transmisión de las políticas proimperialistas del gobierno. Este gobierno ha atacado el salario mínimo, los derechos laborales, desgastado la educación pública y ha continuado el pago puntual de la deuda, mantenido los TLC, la dolarización y los grandes privilegios al empresariado. Hemos explicado pacientemente que el FMLN de los ochenta, por el cual miles de personas dieron su vida, no existe más. Ahora es un partido abiertamente burgués.

La elecciones presidenciales de 2014 confirman este giro. El FMLN, luego de triunfar en primera ronda pero no alcanzar el porcentaje necesario para salir victorioso de una sola vez, en el marco de la segunda vuelta ha concretado alianzas con sectores burgueses como Antonio Saca (expresidente con ARENA y excandidato de UNIDAD) y el oligarca cafetalero Antonio Salaverría, entre otros. Además el eje de campaña del candidato Salvador Sánchez Cerén ha sido claramente el de llamar a la calma a los empresarios, a asegurarles una vez más que no va a expropiar, ni a desdolarizar; que no va a romper los acuerdos y tratados del imperialismo. En una palabra: se viene un segundo gobierno de conciliación de clases con un programa burgués y proimperialista de cabo a rabo.

Por eso desde el inicio del proceso hemos mantenido una posición principista. Una organización que se reivindique revolucionaria no puede llamar a votar por burgués, por eso tanto en la primera como en la segunda vuelta llamamos a votar nulo porque nadie nos representa como trabajadores. También hemos sido claros desde el principio que estamos por luchar contra la oposición derechista y el regreso de ARENA, que sería volver a los gobiernos neoliberales tradicionales, con brutales privatizaciones y ataques a los derechos de los trabajadores.

Además, estamos lanzando desde ya el llamado para organizar las luchas contra los ataques del próximo gobierno y además para construir en esas luchas una alternativa clasista y socialista para las elecciones legislativas 2015.

Tres años de construcción de la internacional

La UST es una organización clasista y socialista, que le propone a la clase trabajadora salvadoreña organizarse y luchar en las calles no solo para mejorar sus condiciones de vida. Explicamos pacientemente que la clase trabajadora debe confiar en sus propias fuerzas, sin necesidad de unidad con ningún sector de la burguesía, para poder imponer sus intereses. Que esos intereses solo se cumplirán plenamente si derrota a la burguesía y hace la revolución socialista.

En ese marco, sabemos que la unidad centroamericana y latinoamericana es vital para que cualquier revolución triunfante se sostenga y se desarrolle. Por eso formamos parte de la Liga Internacional de los Trabajadores, Cuarta Internacional (LIT-CI), que agrupa a revolucionarios de todo el mundo.

Como vimos anteriormente, estar en la LIT-CI fue vital para la existencia de la organización. Por eso, si sabemos que el capitalismo está organizado social, económica y políticamente a nivel mundial, el socialismo debe ser mundial. Para derribar al capitalismo, se debe construir, la dirección revolucionaria, el partido mundial para hacer la revolución socialista.

En ese sentido, reivindicamos una vez más la razón de ser de la LIT-CI: ponerse al servicio de la reconstrucción de la IV Internacional. Rechazamos cualquier postura nacional trotskista que se conforma con organizarse solo en los límites de sus propios países. Para nosotros la construcción y desarrollo de la LIT en Centroamérica es vital y está por encima del desarrollo que podamos tener en uno u otro país. Por eso con mucho orgullo podemos decir que estos tres años de existencia han sido tres años de internacionalismo proletario.

¡VIVA LA UST!

¡VIVA LA LIT-CI!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>