¿DE DÓNDE SURGE LA DOCTRINA Y PRÁCTICA DE “ATAR Y DESATAR DEMONIOS, BENDICIONES Y MALDICIONES»?

¿DE DÓNDE SURGE LA DOCTRINA Y PRÁCTICA DE “ATAR Y DESATAR DEMONIOS, BENDICIONES Y MALDICIONES”? Juan Alberto Rodriguez

Aspectos básicos sobre el origen de la doctrina y práctica de “Atar y Desatar” en el medio del “Movimiento de Guerra Espiritual”

CONTENIDO

INTRODUCCIÓN

I. ANTECEDENTES Y POSTULADOS DE LA DOCTRINA DE “ATAR Y DESATAR” SEGÚN EL “MOVIMIENTO DE GUERRA ESPIRITUAL”
a) El origen del movimiento de la guerra espiritual
b) Peter Wagner, pionero del “Movimiento de Guerra Espiritual”
c) Las convicciones del “Movimiento de Guerra Espiritual”
d) La difusión del “Movimiento de Guerra Espiritual”
e) Doctrinas principales
f) Fuente de origen de las doctrinas del “Movimiento de la Guerra Espiritual”

II. LA DOCTRINA Y PRÁCTICA DE “ATAR Y DESATAR” U “ORACIÓN DE GUERRA”
a) La oración de “Atar y desatar” u “Oración de Guerra”
b) Otras operaciones de “Ataduras” y “Desataduras”
c) Ejemplo de una oración de “Atar” y “Desatar”
d) Máximos exponentes de la doctrina de “Atar y Desatar”
e) Actividades de oración

CONCLUSIÓN
a) Encuestas por países
b) Resultados semejantes entre países
c) Para reflexionar…
NOTAS BIBLIOGRÁFICAS

INTRODUCCIÓN

En estos días la doctrina de “Atar y desatar” está como de moda. En mi barra de noticias recientes de Facebook me he topado como tres o cuatro estudios excelentes que refutan la estrategia neopentecostal de “Atar y Desatar”, algunos estudios muy buenos del Ps. Chuy Olivares o Pablo Santomauro. Lo cual me hizo reflexionar ¿Por qué hay tanto material disponible que refute las doctrinas neopentecostales del “Movimiento de Guerra Espiritual”? ¿Por qué aún sigue en boga aun después de más de veinte años de que se inició dicho movimiento? ¿Por qué se quiere creer que estos métodos de oración e intercesión son realmente efectivos? ¿Qué está pasando realmente en el Cristianismo Actual?

Yo crecí en el medio neopentecostal casi dos años y he escuchado cada motivo por la cual se puede atar: Demonios, personas que se ofenden o nos hieren, situaciones que no se pueden controlar, palabras negativas, incrédulos, oposiciones satánicas cuando vamos a buscar empleo, entre otras cosas que llegan al grado de lo ridículo y extraño, como cuando parpadea la luz o escuchamos un ruido natural de nuestro alrededor.

Otros casos, todavía más extremos, se pretende “Atar” al “Espíritu de Narcotráfico”, “Espíritu del Alcoholismo”, “Espíritu de Drogadicción” o, peor aún, como dijo un conocido pastor de sana doctrina, al “Espíritu de Smog” de la Cd. México (y esto lo escribo seriamente y sin herir ni ofender a nadie). Cuando uno ve desde la perspectiva bíblica, comenzamos a entender que se ha perdido enormemente el sentido común que el SEÑOR nos dotó a nosotros como seres humanos.

Claro está que para cada motivo se tiene la coartada con una palabra profética de “Así dijo el SEÑOR”, o porque así el “Ungido de Jehová” se lo ha mandado. Llegan al extremo, inclusive, de ir a regiones remotas, como el Tibet, para sólo orar por la conversión de los incrédulos sin preocuparse que por medio del evangelio es por el cual ellos pueden salvarse. No digo que sea malo e impropio orar por los inconversos, sino que hay modos correctos y bíblicos para interceder por otros sin necesidad de llegar a los extremos.

Anexo un comentario del pastor Aarón González, de Ministerios Monte Gerizim; explica en uno de sus mensajes: “El problema es que si Dios lo dijo, entonces esas palabras tienen el mismo peso y autoridad que la Biblia, que es la palabra de Dios. Y son tantas las personas que dicen que Dios les dio una palabra, que luego se contradicen unas a otras, e incluso, contradicen a la Biblia; pero eso, a nadie le importa”.

Además, se pierde también la perspectiva bíblica, debido a que pastores y líderes que adoptan estas doctrinas y prácticas extrañas tienen un aborrecimiento parcial o total a la sana teología y a los principios de la hermenéutica; sin importar que se deseche por ignorancia o a conciencia abierta. Recordemos que la teología en sí recoge y organiza las doctrinas importantes que YA ESTÁN en la Biblia (Temas como la Trinidad, la creación, los ángeles, el hombre y su pecado, la salvación, la expiación, el nuevo nacimiento, la justificación, etc.), y la hermenéutica tiene como principio fundamental que la Biblia se explica por sí sola (“Un texto, sin su contexto, es pretexto…”).

Como he mencionado anteriormente, hay buenos estudios que refutan la doctrina “Atar demonios y bendiciones”, las cuales se pueden googlear; recomiendo “¿El SEÑOR Jesús nos mandó a atar demonios?”, del Pastor Chuy Olivares, a su vez, también tiene su versión en audio mp3 en la serie “CÓMO INTERPRETAR LA BIBLIA”, temas 2 y 3.

Pues bien, ahondaremos el de dónde proviene esta doctrina y el contexto en que surgió de ella.

I. ANTECEDENTES Y POSTULADOS DE LA DOCTRINA DE “ATAR Y DESATAR” SEGÚN EL “MOVIMIENTO DE GUERRA ESPIRITUAL”

El origen de la doctrina y práctica de “Atar y desatar”, dentro del marco de una mala interpretación del contexto bíblico, se remonta en el hoy conocido como el “Movimiento de Guerra Espiritual”; ya que ésta es una de sus prácticas más comunes en las iglesias y círculos neopentecostales. Para entender esta doctrina es necesario estudiar el contexto en el que se mueve.

a) El origen del movimiento de la guerra espiritual

El autor Frank W. R. Benoit, escribe en su estudio “LA HISTORIA Y EL IMPACTO DEL NEO-PENTECOSTALISMO” sobre el origen del “Movimiento de Guerra Espiritual”: “El movimiento de guerra espiritual tomó su propio rumbo a finales de los 1980 y en los 1990, promoviendo doctrinas sobre demonios generacionales, espíritus territoriales, caminatas de oración, “oración de guerra” y posesión demoníaca en creyentes que necesitaban un ministerio de liberación. Wagner era uno de los patrocinadores del movimiento, junto con Charles Kraft, Ed Murphey y Cindy Jacobs, muchos de ellos empezando ministerios de guerra espiritual a raíz de la aceptación del movimiento entre los neopentecostales y otros evangélicos de todas clases” (1).

b) Peter Wagner, pionero del “Movimiento de Guerra Espiritual”

Mario Rodríguez Cardozo, colaborador del Sitio Web de la Organización “LA BIBLIA DICE”, escribe en la introducción de su tema “La Guerra Espiritual”; que fue en el año 1989 surge (en términos específicos y establecidos como conjunto doctrinal) una nueva corriente teológica en la rama de la demonología denominada “La Guerra Espiritual”, encabezado por Peter Wagner, quién es seguramente el pionero y profeta de este nuevo movimiento. Él es uno de los padres de la “tercera ola” (“Un mover del Espíritu Santo”). A continuación los siguientes datos:

• Es profesor del Seminario Teológico de Fuller y el líder del movimiento mundial para el crecimiento de la iglesia (iglecrecimiento). Como miembro del comité internacional de Lausana y coordinador del Movimiento A.D. 2000, Wagner tiene excelentes relaciones internacionales, dando conferencias por todo el mundo, para dar a conocer sus ideas sobre la “Guerra Espiritual” que él califica de “Programa del Espíritu Santo para los años 90”.
• Wagner cuenta que en el año 1985 conoció por primera vez la “Guerra Espiritual” por medio del pastor Argentino Omar Cabrera, y que este tema se dio a conocer a personas con posiciones claves en el ámbito evangélico mundial, por medio de cinco talleres que trataron sobre “espíritus territoriales” en el Congreso Lausana II en Manila en 1989. Jack Hayford, Yonggi Cho, Omar Cabrera, Edgardo Silvoso, Tom White y también Peter Wagner entre otros trataron este tema en sus conferencias.
• En 1990 en Pasadena, California, hubo una reunión de hombres y mujeres que habían tenido ya alguna experiencia con la “Guerra Espiritual”. Wagner fue el coordinador de este encuentro en el que participaron Larry Lea, John Dawson, Jack Hayford, Charles Kraft y otros más.
• Un año después, C. P. Wagner fue el orador principal del primer congreso para el avivamiento y la edificación de la iglesia, en Nuremberg, donde por primera vez presentó y dio a conocer el tema a un amplio público mundial.
• Gracias a organizaciones misioneras internacionales como por ejemplo “Juventud con una Misión”, “Operación Movilización”, “Campus Crusade For Christ” (Cruzada Estudiantil para Cristo), y muy en particular la asociación “Marcha para Jesús” e “Intercesores Internacionales”, la Guerra Espiritual se ha convertido en una metodología que la practican no solo en los movimientos Pentecostal y principalmente Neopentecostal, sino también entre los evangélicos no Pentecostales (2).

c) Las convicciones del “Movimiento de Guerra Espiritual”

Según el Prof. Oscar Arias, estudiante de Postgrado del Seminario Teológico Centroamericano; las razones por las cuales el “Movimiento de Guerra Espiritual” realiza tales doctrinas y prácticas, entre ellas la de “Atar y Desatar”; para hacer énfasis en ellas como medio para lograr avances espirituales significativos en la misión de la iglesia son las siguientes:
1. La creencia de que se está “…penetrando una era de confrontación y de enfrentamiento definitivo entre el Reino de Dios y el reino de las tinieblas”. En este enfrentamiento, se dice que gran cantidad de espíritus malignos “están siendo lanzados para derribar a los líderes y desintegrar las iglesias”.
2. La convicción de que las prácticas de la guerra espiritual son un medio bíblico y necesario para lograr un evangelismo eficaz (3).

d) La difusión del “Movimiento de Guerra Espiritual”

El administrador del Sitio Web de la Organización “CRISTIANISMO HISTÓRICO” escribe sobre el origen de la Guerra Espiritual en artículo “¿Cómo se popularizó este movimiento de la guerra espiritual?”, el cual fue publicado el 12 de Octubre del 2009 (el cual anexo casi en su totalidad pues su aportación es muy crucial): “En los últimos años una gran cantidad de libros ha invadido las librerías cristianas del mundo, algunos de los cuales han alcanzado hasta tres y cuatro ediciones. A continuación veremos algunos de los autores que han escrito libros influyentes acerca de la Guerra Espiritual”. Y prosigue con una lista de los autores más vendidos sobre el tema:

Peter Wagner: Sus tres libros más conocidos sobre este tema son: “Escudo de oración”, “Iglesias que oran” y “Oración de guerra”.

Neil T. Anderson: Sus dos libros más conocidos son: “Rompiendo las cadenas” (sobre todo su capítulo cuarto) y “Una vía de escape”.

Héctor Torres: Su libro titulado “Derribando fortalezas”, es considerado uno de los libros claves de la Guerra Espiritual. Muchos creen que en el capítulo quinto de este libro titulado: “Las armas de guerra”, es una síntesis de lo que comprende el pensamiento de la Guerra Espiritual.

Dr. Ed Murphy: Autor del libro de Guerra Espiritual más leído en el mundo. El título del mismo es “Manual de guerra espiritual”, libro que es considerado como la “Biblia de la Guerra Espiritual”.

Gerardo y Carol Robeson: El título de su libro es “La guerra espiritual” (un enfoque bíblico para la lucha espiritual).

Otras personas influyentes en propagar el movimiento de la Guerra Espiritual son: David Bryant y sus conciertos de oración; el movimiento de oración AD 2000; Cindy Jacobs y sus generales de intercesión; Dick Eastman y el movimiento “Cada hogar para Cristo”; Steve Hawthorn y Graham Kendrick con sus énfasis en las caminatas de oración.

“En síntesis la Guerra Espiritual, como una doctrina, vive y se sustenta en la publicación de los libros arriba mencionados y de otros más por supuesto”; concluye (4). Además de la literatura que trata sobre el tema que nos atañe, están otros medios como el Internet, la radio y las cadenas televisivas cristianas.

e) Doctrinas principales
Dentro del marco doctrinal del “Movimiento de la Guerra Espiritual” existen las siguientes enseñanzas:
• Objetos transmisores de demonios
• Maldiciones generacionales
• Herencias transmisoras de demonios
• Espíritus territoriales
• Cartografía espiritual
• Oración guerrera (Atar y desatar; auto-liberación)
• Ministerio de liberación (entrevistas a demonios y sesiones de regresión)
• La autoridad y gobierno de Satanás sobre el mundo
• Los métodos para hacer guerra espiritual
• Los métodos de evangelización

f) Fuente de origen de las doctrinas del “Movimiento de la Guerra Espiritual”

Los especialistas en el tema; Robert J. Priest, Thomas Campbell y Bradford A. Mullen; explican que originalmente los cristianos basan su conocimiento del mundo espiritual a través de la Biblia. Se creía que no había más fuentes que proporcionaban datos confiables. Estas doctrinas sobre la guerra espiritual se basan en seis fuentes extrabíblicas:

Información recibida de los demonios. Durante las sesiones de liberación se obligan a los demonios a hablar con la verdad a modo de confesiones. Se da una lista de nombres funcionales de demonios: muerte, oscuridad, autorechazo, nerviosismo, violación, religiosidad, lesbianismo, coerción, bulimia, cafeína, zahorismo; etcétera. Sus exorcismos son demorados con el fin de aprovechar primero la información que los demonios pueden brindar. Incluso, hasta se puede invocar un cerco de protección para que el demonio no se sienta amenazado por otros de su clase con el propósito de que brinde información valiosa. Esta información también es usada para la cartografía espiritual. Se cree que algunos exorcistas pueden reconocer que cuando un demonio miente. He aquí los comentarios de los mentores de la guerra espiritual:
Ed Murphy: “He aprendido a impedir que los demonios me mientan”; “Lo obligué (al demonio) a revelar toda la jerarquía demoniaca que trabaja en esta mujer y en su familia entera”.

Charles Kraft: “Es valioso ordenarle al demonio que nos informe acerca del siguiente problema a resolver de una persona… Cuando tenemos toda su información, los mandamos a los pies de Jesús para que Él disponga de ellos”; “Uno puede poner un cerco de protección alrededor del demonio para salvarlo de cualquier venganza”; “Bajo tal protección testificará libremente”.

Información dada por practicantes de otras religiones. Según los maestros del movimiento de la guerra espiritual, entre los animistas, los nombres de los espíritus territoriales son bien conocidos. Se sugiere que los dioses paganos del AT, como Bel, Dagón, Asera, etc., así como otros dioses que se conocen por medio de la arqueología; son espíritus territoriales.

Información recibida del uso de relatos o testimonios. Se considera que es legítimo el uso de experiencias observables, es decir, el uso de testimonios sobre otros temas, como por ejemplo; la posibilidad de que un creyente esté endemoniado. No siempre estos relatos o testimonios son bien documentados ni interpretados. El siguiente comentario para respaldar el uso de testimonios:

Peter Wagner: “Supongamos que una persona de confianza me dice que sus dientes tenían caries y que, después de orar, Dios los llenó. ¿Sería razonable en tal caso exigir pruebas médicas? A menos de que haya razones para desconfiar, mi posición actual es aceptar sin reservas los testimonios de personas sinceras. No quiero ser crédulo, pero el apóstol Pablo nos exhorta a creer ‘todo’ (1 Corintios 13.7) y, en tales casos, es mejor ser un creyente que un escéptico”.

Información recibida de la evidencia de los resultados. Los misionólogos y maestros del movimiento de la guerra espiritual creen que su forma de conducir la guerra espiritual aumenta en forma significativa los resultados evangelísticos obtenidos. Pero, en esta materia, las apariencias no son confiables. Aparentemente, la predicación de Cristo en Galilea tuvo un éxito tremendo, hasta el extremo de que la gente quería hacerlo su rey (Juan 6.14-15).

Pero cuando el SEÑOR les explicó el costo del discipulado, relativamente pocos quedaron (Juan 6.66). Los verdaderos frutos evangelísticos deben medirse por los que quedan, no por los que, al principio, responden con entusiasmo. Aun en casos de un éxito evidente, es posible que los resultados se deban a factores diferentes, y no necesariamente la promoción de la enseñanza acerca de los espíritus territoriales y su victoria sobre ellos por medio de la oración guerrera.

Información recibida por medio de los “sentidos espirituales”. Se sugiere que los cristianos tienen “sentidos espirituales” con los cuales se pueden detectar la presencia de demonios y espíritus territoriales. Estos sentidos están basados en sentimientos, de los que se afirman que pueden ayudar en la cartografía espiritual. A esto también se le conoce como discernimientos de espíritus, tantos buenos como malos; además de percibir la tensión o la armonía según el ambiente que lo rodea. Un comentario:

George Otis: “Mientras que ciertos individuos atribuyen esos sentimientos negativos a factores subjetivos, más y más cristianos están relacionando tales experiencias con la presencia e influencia de espíritus territoriales”.

Información recibida de revelaciones que vienen de Dios. Se sostiene que Dios sigue dando a los creyentes “palabras de conocimiento” en cuanto a situaciones que confrontan de forma continua y frecuente. Según este método, llega por medio de intuiciones, un dolor corporal, un recuerdo imprevisto, o a través de otros medios comunes como mirar un cuadro o escuchar un comentario de algún programa de TV. Estas revelaciones han llegado a adentrarse en el campo de la profecía; a pesar de que puede cometerse errores y desviaciones en mayor o menor proporción (5).

II. LA DOCTRINA Y PRÁCTICA DE “ATAR Y DESATAR” U “ORACIÓN DE GUERRA”

a) La oración de “Atar y desatar” u “Oración de Guerra”

La doctrina de “Atar y Desatar” dentro del “Movimiento de Guerra Espiritual” también es conocida como “Oración guerrera” u “Oración de Guerra”. Este tipo de oración o intercesión se define como la principal “arma” en la confrontación contra Satanás y sus huestes demoniacas. También plantea la intercesión a favor de líderes y pastores de la iglesia para incrementar la eficacia de las labores ministeriales. Generalmente va acompañada de confesión positiva, palabra profética, auto-liberación y ministración de liberación de demonios.

El Pastor Alberto Castro, autor del artículo “Atar y Desatar”, publicado el día 03 de Noviembre del 2010; en el sitio web de Centro Cristiano de Alabanza (CCA); explica hay dos tipos de objetivos por las cuales se “Atan” y “Desatan”:

Bendiciones. Tales como:
• Sanidad
• Prosperidad financiera
• Ángeles
• Un terreno
• El Espíritu Santo
• Un carro
• Hasta un marido.

Maldiciones. Tales como:
• Enfermedad
• Pobreza
• La ira
• Espíritus de lascivia
• “Las calorías”
• Y por su puesto al diablo y los demonios.

El Pastor Castro también añade: “Con frecuencia se induce a los padres a atar el espíritu de rebeldía en sus hijos desobedientes. Atar el espíritu de incredulidad, de ira, de alcoholismo, de lesbianism. etc” (6).

b) Otras operaciones de “Ataduras” y “Desataduras”

Desatarse a sí mismo de:
• Propias palabras
• Palabras negativas de otros
• Maldiciones familiares
• Espíritus de enfermedad
• Espíritus de pobreza
• Ligaduras del alma
• Cargas de opresión
• Falta de perdón, resentimiento
Desatar a otros de:
• Atado en contra de su voluntad (costumbres de sus padres)
• La religión
• De sus propias palabras
• Por las relaciones del ocultismo (entrega a demonios o ídolos)
Posibilidades de atar a:
• Nuevos cristianos a Cristo y a Su iglesia.
• Hijos a la obediencia a Cristo, destruyendo especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo.
• A los cónyuges entre sí.
• Al conocimiento de la libertad en Cristo (7).

c) Ejemplo de una oración de “Atar” y “Desatar”

A continuación copio una oración que un ministro evangélico dio a conocer en su Sitio Web:

“Padre, yo ato mi cuerpo, alma y espíritu a tu voluntad y propósitos para mi vida. Yo desato de mi alma, todo obstáculo y mecanismo de distracción que me impida moverme más profundamente en ti. Yo desato todo obstáculo y mecanismo que el enemigo trate de poner en mi vida. Yo desato todo acuerdo incorrecto en el que alguna vez haya entrado, sea con otra persona, con un espíritu satánico, una decepción o falsa filosofía. Yo desato, corto y separo toda atadura del alma que haya formado con alguna persona.

Yo desato, separo y destruyo cualquier justificación, lógica o argumentos a los que me haya aferrado como excusa a actitudes erradas, patrones de comportamiento o falta de perdón en mi vida. Yo desato y despojo toda cobertura de muerte de mi alma, cualquier atadura generacional escondida en mi alma, cualquier oposición y resistencia de mi alma y cualquier agenda escondida de mi alma. Yo desato el control del alma, auto-defensa, auto-dependencia y auto-protección que yo haya permitido crecer en mi alma sobre mis necesidades sin suplir, mis heridas y asuntos no resueltos. Los he tenido por tanto tiempo, que he creído que jamás se podrán arreglar, solo proteger. Perdóname por esta creencia, Jesús, y fortaléceme mientras continúo desatando las capas de mi alma para que puedan ser expuestas a tu gracia sanadora.

Yo desato todo temor a seguir siendo decepcionado(a) y herido(a) si mis necesidades no suplidas son reveladas. Yo desato toda creencia incorrecta que haya tenido alguna vez, de que Tú no “arreglaras” cada una de mis heridas y asuntos no resueltos en mi vida, sanándome, fortaleciéndome y llenándome de gozo y paz. Te pido que perdones mi duda, que me limpies y guíes mis pasos hacia la realización de tu propósito para mi nacimiento. Amén” (8).

d) Máximos exponentes de la doctrina de “Atar y Desatar”

El Prof. Oscar Arias reunió para su tesis, de Postgrado del Seminario Teológico Centroamericano; los siguientes comentarios de algunos de sus principales exponentes de la doctrina y practica de “Atar y desatar” u “Oración de Guerra”:
Peter Wagner: “La oración de guerra… (Es aquella…) diseñada para sacar a los incrédulos de las tinieblas a la luz y del poder de Satanás a Dios… Se le conoce también como ‘Atar al hombre fuerte’”. Wagner explica sobre el significado de “Atar” en Mateo 12.29 y Lucas 11.21, 22 tiene que ver con la tarea evangelística. Así lo expresa al enseñar el texto de Lucas: “Obviamente en este contexto el ‘Hombre fuerte’ se refiere a Belzebú o a algún otro principado de alto rango. ¿Cuáles son los ‘bienes’ que los principados y los poderes de las tinieblas guardan en forma tan celosa? Indudablemente hay muchos, pero ninguno les resulta más valioso que las almas perdidas. Siempre y cuando la armadura del hombre fuerte esté intacta, tiene a las almas perdidas en donde quiere” (Todas las citas mencionadas extraídas por Arias de: Wagner, “Iglesias que oran”, trad. por Javier Quiñones (Miami, Florida, USA: Editorial Caribe, 1995), pág. 141). Además, según esta enseñanza, también se hace uso de las “Llaves del Reino” a fin de que el imperio del mal no obstruya la edificación de la iglesia de Cristo aquí en la tierra.

René Peñalba: Es necesario, según Peñalba, investigar donde se encuentran las fortalezas demoniacas en cada comunidad y orar contra ellas, hacer una oración de guerra bien planeada a fin de que “se rompa el velo que tiene a la gente atrapada en el error” (Extraída por Arias de: René Peñalba, “Entendamos la Guerra Espiritual”, cassette núm. 1: “¿En qué consiste?” 40 minutos).

Mark Bubeck: (Este tipo de oración) “Representa una de las más grandes necesidades de intercesión en estos días”. Para él la oración de guerra es un arma importante y poderosa para la liberación de la gente que vive atada por el Diablo, pero poco usada por los creyentes. Aún el mismo Satanás, en palabra de Bubeck: “…hará todo lo posible para desviar al creyente de la oración combativa”. Bubeck ofrece el siguiente ejemplo de una oración de guerra por un paciente en un hospital: “Reclamo el terreno que en su vida él ha dado a Satanás por creer el engaño del enemigo. En el nombre del Señor Jesucristo resisto toda la actividad de Satanás para mantener a (Juan) en ceguera y oscuridad. Ejerciendo mi autoridad que me es dada en mi unión con el Señor Jesucristo, derribo las fortalezas que el reino de las tinieblas ha formado en contra de (Juan). Aplasto y rompo y destruyo… Destruyo en oración la ceguera y sordera espiritual que Satanás mantiene sobre él…” (Todas las citas mencionadas extraídas por Arias de: Mark I. Bubeck, “El Adversario, el cristiano frente a la actividad demoníaca”, trad. por María Caro (USA: Editorial Portavoz, Pág. 100).

Dean Sherman: Sherman opina que la oración de guerra debe hacerse también para contrarrestar el poder de las tinieblas sobre las relaciones entre creyentes y para que la obra de Dios no sea estorbada en ellos. Por ejemplo, cuando surjan situaciones que amenacen la reconciliación entre creyentes, Sherman aconseja decir a Satanás: “…Te reprendo. No tendrán mi matrimonio, mis hijos, mi amigo, mi líder. Te resisto y te ato en el nombre de Jesús”. Para él es imprescindible que los creyentes, si desean detener la influencia del mal, se dirijan “…a Satanás y a los poderes de las tinieblas, directamente, reprendiéndolos, y verbalmente negándoles el acceso… a sus vidas” (Todas las citas mencionadas extraídas por Arias de: Sherman, “Guerra Espiritual”; Pág. 69, 70).

Edward Murphy: Según Murphy, la manera en que los creyentes deben “resistir al diablo”, como lo enseña Santiago 4.7, es a través de una confrontación verbal basada en la Palabra de Dios. Para él hay momentos de crisis o ataque satánico en la vida del cristiano en que se debe seguir el ejemplo de Jesús en Mateo 4.1-11 y encarar al diablo mediante un “choque de verdad”. Para Murphy la resistencia contra Satanás, se debe realizar en forma enérgica y hasta burlona. Así lo expresa y practica: “Los demonios son malos, mentirosos, engañadores y asesinos, y así se los digo a ellos. Están condenados a arder en el infierno por toda la eternidad, y se lo hago saber con pleno desdén y menosprecio. Este enfoque les crea dificultades a algunos creyentes, quienes afirman que no deberíamos reprender al diablo o a sus espíritus inmundos” (Todas las citas mencionadas extraídas por Arias de: Edward F. Murphy, “Manual de guerra espiritual”, trad. por Juan Sánchez Araujo (Miami, Florida, USA: Editorial Betania, 1994; Pág. 606, 608).

Guillermo y Ana Maldonado: Según el matrimonio Maldonado, se “Ata” y “Desata” por medio de la intercesión y de la revelación. “Una de las cosas que los creyentes deben entender, es que a cada uno de nosotros se nos ha sido dado el poder y la autoridad para representar a Dios, y ejercer dominio y señorío. Dios creó al hombre para que ejerciese señorío sobre todo lo creado. Todo lo que permitamos como creyentes, será permitido en el cielo, y todo lo que prohibamos aquí en la tierra, será prohibido en los cielos” (“El Poder de Atar y Desatar”, Cómo interceder efectivamente; Guillermo y Ana Maldonado, ERJ Publicaciones, Edición 2006; Pág. 81).

e) Actividades de oración

También se proponen actividades de oración para confrontar a las huestes de las tinieblas por medio de cuatro maneras:
Marchas de alabanza por la ciudad. Estas son celebradas cuando creyentes de distintas congregaciones se unen para caminar por la ciudad, orar por ella (“atando y desatando”) y alabando a Dios con el fin de destruir las fortalezas y operar un cambio en la atmosfera espiritual. La alabanza es considerada como un tipo de oración para hacer callar a Satanás de sus acusaciones a los creyentes.

Caminatas de oración. Consiste en caminatas de oración concentradas en los vecindarios, que ayudan a derribar el muro entre la iglesia y la comunidad y destruir las fortalezas del enemigo. Se enriquece con otra estrategia del “Movimiento de Guerra espiritual”: La “Cartografía espiritual”.

Expedición de oración. Consiste en la unión de varios creyentes para orar enfocando sus esfuerzos en las regiones, cubriendo una extensión de tierra particular. Su propósito es abrir una región para el Reino de Dios que está bajo dominio de algún principado territorial.

Viajes de oración. Consiste en el envío de creyentes a otra ciudad o a algún punto estratégico con el propósito de orar en el lugar. Según Peter Wagner, existen dos clases de viajes de oración:
• Viajes de oración intercesora: Se trata de intercesión y derribo de fortalezas demoniacas.
• Viajes de oración profética: En este tipo de viaje se incluyen actos proféticos, basados en textos del AT, como:
o El ungimiento con aceite.
o La libación.
o El uso de piedras, sal y granos.
o Y cuanta cosa el SEÑOR dirija hacer.
(Cita mencionada extraída por Arias de: Wagner, “Iglesias que oran”, trad. por Javier Quiñones (Miami, Florida, USA: Editorial Caribe, 1995), pág. 224).

Hasta aquí la contribución del Prof. Oscar Arias (9).

CONCLUSIÓN
Pues bien ya hemos abordado los postulados sobre la doctrina y práctica de “Atar y Desatar”, pero ahora redacto las siguientes cuestiones:
• ¿Qué resultados fidedignos han obtenido el “Movimiento de Guerra Espiritual”?
• ¿En el contexto real que tan falible es este método para “atar demonios”, “derribar principados” y “Atar nuevos creyentes para Cristo” como sustituto de la sana predicación del evangelio?
• ¿Realmente han incrementado nuevas conversiones en las iglesias?
• ¿Será que gracias a esta estrategia de oración cuyo origen proviene de “revelaciones” logra obtener “Nacidos de nuevo” en la Iglesia actual?

La siguiente información proviene de fuentes confiables:

Edward Cleary (misionero a Bolivia y Perú y actual profesor de estudios sobre Latinoamérica en Providence College, Rhode Island) acaba de confirmar las verdaderas cifras de conversión en las iglesias evangélicas de Latinoamérica. Diversas encuestas han mostrado cifras similares, comprobando que el porcentaje de la población evangélica no incrementa. A pesar de que las conversiones continúan, la población evangélica no aumenta. Esto es muestra siniestra de problemas graves.

a) Encuestas por países

Chile. Johnstone publicó en Operation World en 1993 que el 27.9% de los chilenos eran protestantes, con 25.4% de los chilenos siendo pentecostales. Pero un censo realizado cuidadosamente en 1992 mostró que sólo un 12.4% eran evangélicos. En 2002 las cifran eran aproximadamente 16%. Un estudio sobre la asistencia a culto en Chile mostró que menos de la mitad de los pentecostales asistían a culto una vez por semana, y una tercera parte no asistían casi nunca. El nominalismo no sólo ha crecido grandemente en el seno de la iglesia pentecostal, sino es permitido. Encontramos tasas altas de nominalismo en otras denominaciones también.

México. En México se encuentra patrones similares en el estudio sobre la asistencia a culto en Chile, con menos de la mitad de los evangélicos activos en la iglesia, y grandes porcentajes nunca asisten. Bowen encontró que 68% de los que fueron bautizados en iglesias protestantes en México en los años 80, para el año 1990 habían salido. Se estima que las mismas cifras se darían en otros países. Lo que estamos viendo es que mientras las personas siguen “convirtiéndose”, también desertan a la Iglesia. También que de las personas criadas en hogares evangélicos un 43% ya no se identificaban con ninguna religión.

Brasil. En Brasil el crecimiento numérico de las iglesias evangélicas ha sido rápido, de hecho, ¡probablemente la mitad de todos los evangélicos de Latinoamérica residen en Brasil! En 1993 Johnstone dijo que el 21.6% de la población nacional era evangélico, pero esto se contrasta con el censo de 2000 que pone el porcentaje de evangélicos en 15.4.

Guatemala. Durante muchos años hemos oído que Guatemala ya pasó a ser un país “evangélico”, con más del 50% de la población siendo evangélica. Sin embargo, la realidad es otra. Desde los primeros años de la década de los 90 parece que el crecimiento evangélico paró en un 25% de la población.

b) Resultados semejantes entre países

Bowen encontró que en Latinoamérica un 43% de aquellas personas que fueron criadas en iglesias protestantes ya no son protestantes como adultos.

Una encuesta cuidadosa realizada por Steigenga en Costa Rica y Guatemala encontró que un gran porcentaje de lo que hoy afirman no tener religión habían formado parte de grupos evangélicos.

El 57% dijeron que habían experimentado una sanidad milagrosa. 37% dijeron que habían experimentado una conversión personal. Y 13% dijeron que habían hablado en lenguas.

Las encuestas muestran que hoy un 12% de la población en Guatemala dicen no tener afiliación religiosa. Estas cifras crecientes se presentan en Costa Rica también (10).

c) Para reflexionar…

Y estas estadísticas no cuentan los altos índices de criminalidad, inseguridad, narcotráfico, contaminación, abusos y violaciones sexuales, embarazos no deseados, mortandad y natalidad, el sobrepeso, desempleo, etc.

Si esta doctrina y práctica no es tan falible ni poderosa, reitero: ¿Por qué es tan popular? Si surgió hace poco más de dos décadas, ¿Qué hace pensar que proviene de Dios? ¿Sé puede confiar en una doctrina y práctica que proviene de fuentes no confiables?

¿Dónde queda el tipo de oración que se abandona en la voluntad del SEÑOR?

¿No contribuye esta doctrina falsa consecuencias como eludir la responsabilidad personal? ¿Qué dice la Biblia al respecto? ¿Realmente tomamos en serio Su autoridad?

De momento les aporto este humilde material. En lo futuro, espero contribuir todavía más con el tema. Hasta entonces.

¡Dios los bendiga!

Hno. Juan Alberto Rodríguez.

Agosto 2012

—————————————————-

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS

(1) Fuente electrónica:
http://obrerofiel.s3.amazonaws.com/teologia/pdf/La%20historia%20e%20impacto%20del%20neopentecostalismo.pdf
(2) Fuente electrónica:
http://www.labibliadice.org/labibliadice/aqualisplus/indexr.php?seccapl=2&id_categ=tdbl&tema=est-web3&apl=3&sessid=&system=11&secc=7
(3) Bibliografía: “Guerra espiritual: Descripción y evaluación del movimiento contemporáneo”, (Primera de dos partes) Prof. Oscar Arias, estudiante de Postgrado Seminario Teológico Centroamericano Pág. 50; KAIROS N°22/Enero-Junio 1998.
(4) Fuente electrónica:
http://www.cristianismohistorico.org/2009/10/12/guerraespiritual2/
(5) “PODER Y MISIÓN” Debate sobre la Guerra Espiritual en América Latina, Capítulo 1: “El sincretismo misionológico: El nuevo paradigma animista”; de Robert J. Priest, Thomas Campbell y Bradford A. Mullen; pág. de Publicaciones INDEF, 1997, 1998; Pág. 25-32.
(6) Fuente Electrónica: http://ccaglobal.org/contenidos/atar-y-desatar/
(7) Fuente Electrónica: http://www.iglesiamielcc.org/oracion_de_atar_y_desatar.php
(8) Fuente Electrónica:
http://www.obispodanielrivera.org/Pages/oraciondeatandoydesatando.aspx
(9) Bibliografía: “Guerra espiritual: Descripción y evaluación del movimiento contemporáneo”, (Primera de dos partes) Prof. Oscar Arias, estudiante de Postgrado Seminario Teológico Centroamericano Pág. 66-69; KAIROS N°22/Enero-Junio 1998.
(10) Fuente Electrónica:
http://apologista.wordpress.com/2009/05/27/crisis-en-las-iglesias-evangelicas-2/

Publicado 25th August 2012 por JUAN ALBERTO RODRÍGUEZ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>