El hondureño Cuscatlán ocupara segunda posición de la banca salvadoreña Roberto Pineda 10 de septiembre de 2019

El panorama financiero salvadoreño atraviesa este año por serias transformaciones. En primer lugar, abandonan la cancha local los canadienses del Scotiabank; el hondureño Grupo Terra se posiciona en el segundo lugar desplazando a la tercera y cuarta posición a los colombianos Davivienda y Banco de América Central; el nicaragüense Promerica pasa a ocupar quinta posición del ranking y el salvadoreño-árabe Grupo Salume compra las acciones del mexicano Banco Azteca y crea el Abank. Examinemos cada una de estos movimientos y su significado.

Se van los canadienses, se fortalecen los hondureños  y los colombianos siguen hegemonizando

Con esta compra el hondureño banco Cuscatlán será el segundo banco más grande del país, solo superado por el colombiano Banco Agrícola. Como resultado de esta fusión el Banco Cuscatlán tendrá activos superiores a los $3,500 millones y otros $2,400 millones en préstamos y depósitos. 

En el caso del primer lugar, el colombiano Banco Agrícola posee activos al 30 de junio de este año, en el orden de los 4,693.2 millones de dólares.[1] En el caso de los colombianos Davivienda y de América Central pasan a ocupar respectivamente los lugares tercero y cuarto, lo que permite ingresar  a la quinta posición al nicaragüense Promerica. 

Los primeros cinco lugares del ranking quedan establecidos de la siguiente manera: Colombia, Honduras, Colombia, Colombia y Nicaragua. Los grandes bancos internacionales de la primera venta de hace una década se han ya retirado: el inglés HSBC, el estadounidense CITI,  el canadiense ScotiaBank,  y el mexicano Banco Azteca.

El Scotiabank en busca de nuevos horizontes

En el caso de ScotiaBank, decidieron a  finales del año pasado replegarse de la región centroamericana y buscar nuevos horizontes, ya que  también vendió sus operaciones en nueve países del Caribe así como sus negocios de seguros de vida en Jamaica y Trinidad y Tobago en 2018.

El ScotiaBank inició operaciones en El Salvador en octubre de 1997 y ocupaba unas sólida posición  del ranking bancario  hasta que la familia Nasser, dueña del Grupo Terra y principal accionista del ahora hondureño  Banco Cuscatlán S.A y de Seguros e Inversiones S.A – SISA, comprara en junio de este año el 100% de las acciones de este banco. El presidente de Banco Cuscatlán y de SISA en el país es el banquero, anteriormente vinculado al salvadoreño Banco Agrícola Comercial, Eduardo Montenegro Palomo.[2]

Fue en diciembre de 2015, que el hondureño Grupo Terra anunció la compra de la banca comercial del estadounidense Citi y sus acciones en SISA, lo que constituyó su incursión en el mundo financiero salvadoreño, rebautizándolo como Cuscatlán, asimismo son dueños en el país de las gasolineras Uno, antes propiedad del consorcio Shell.

Un nuevo chico en la ciudad: el Abank

El último movimiento en el tablado bancario salvadoreño es el realizado en agosto pasado, por el empresario salvadoreño de origen árabe, y a la vez dirigente del partido Democracia Salvadoreña (DS), Adolfo Salume Artiñano,  al comprar las acciones del Banco Azteca y establecer el Abank.  El Abank viene a sumarse al también salvadoreño Banco Azul, propiedad de Carlos Enrique Araujo Eserski, ex directivo del entonces salvadoreño Banco Agrícola Comercial. El banco Azul ocupa el lugar doce del ranking, mientras el Abank vendrá a ocupar el 14, o último lugar.  Ambos son los únicos bancos salvadoreños privados del ranking.


[1] https://abansa.net/storage/reports/August2019/asIxpEAV7yIJkBhPL495.pdf

[2] Ver Pineda, Roberto. La banca transnacional “salvadoreña” diez años después. https://www.alainet.org/es/articulo/183584

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>