Realizan en UES Primer Foro Centroamericano y del Caribe sobre Pensamiento Decolonizador

Realizan en UES Primer Foro Centroamericano y del Caribe sobre Pensamiento Decolonizador

SAN SALVADOR, 19 de septiembre de 2018 (SIEP) “Decolonizar nuestro pensamiento es uno de los grandes desafíos del presente…” indicó el Maestro Guillermo Campos, jefe del departamento de Filosofía de la Universidad de El Salvador y uno de los organizadores del Primer Foro Centroamericano y del Caribe sobre Pensamiento Decolonizador.

La actividad inicio por la mañana con el tema Epistemologías del Sur moderado por el Maestro Hugo Figueroa y que contó con la participación del cubano Alberto Pérez, con el tema Una mirada la epistemología del sur, comprometida con la emancipación múltiple del pueblo; del salvadoreño Roberto Pineda que habló sobre ¿Cómo pensar desde el sur? La construcción de nuevas epistemologías y del costarricense Luis Mora, que disertó sobre La descolonización de las humanidades.

En su intervención, el cubano Pérez planteo que debe existir claridad que el poder imperial “aplica para nuestra América Latina un sistema de dominación múltiple. No hay una sola forma de dominación, sino una multiplicidad de estas…”

Por su parte, el salvadoreño Pineda enfatizó que “debemos reconocer que hemos mimetizado el pensamiento del norte, sabemos cómo pensar desde el norte, hemos sido desde niños socializados a pensar desde el norte. Y no hablo del norte geográfico sino desde el norte histórico, epistémico, de relaciones de poder…”

Finalmente, el costarricense Mora argumentó que “la relación entre humanismo y colonialidad debe ser vista a través de una serie de acercamientos críticos que tengan en cuenta la realidad material de su propio desarrollo…”

Il tumulto dei Ciompi

Il tumulto dei Ciompi
by Italia.Medievale • 12 dicembre 2006 • Commenti disabilitati su Il tumulto dei Ciompi

di Ornella Mariani.

La stagione medievale compresa fra il 1289 ed il 1381 fu impegnata da una serie di rivendicazioni: un filo rosso segnò tutta l’Europa, legando le rivolte urbane della Fiandra alla ribellione rurale della Jacquerie francese di Jacques Bonhomme; l’insurrezione inglese di Tyler e Ball alla lotta dei Ciompi, non di rado saldando esigenze sociali ad interessi religiosi, come evidenzia la scheda di sintesi degli eventi:

1289: tumulto dei Follatori a Bologna;
1296/1306: tensioni nelle Fiandre di Douai;
1311/ 1313: ondata di scioperi in vari centri inglesi;
1320: protesta dei Pastorelli francesi;
1323/ 1328: sommosse contadine e urbane ancora in Fiandra;
1337: ostinate astensioni dal lavoro a Gand;
1340: disordini dei contadini in Danimarca;
1344: torbidi dei tessitori nella polacca Poznan;
1345: scontri a Firenze, per l’arresto di Ciuto Brandini, ideatore di una fratellanza tra cardatori e operai non aderenti alle Arti;
1345: ulteriori insurrezioni a Gand;
1346/1354: ribellioni antisemite accese dal contagio di peste in vaste aree fraco/tedesche;
1358: esplosione della Jacquerie nelle campagne francesi e sollevazione di Étienne Marcel a Parigi;
1363/ 1384: fermenti dei tuchins in Linguadoca e Piemonte;
1375/ 1395: proteste in Polonia contro il divieto di associazionismo dei lavoratori salariati;
1377: agitazioni in Boemia.
1378: moti a Puy e a Nimes;
1378: manifestazione dei Ciompi a Firenze;
1379/ 1381: incidenti a Gand,a Bruges e a Lubecca;
1381: marcia dei contadini su Londra ed assassinio del Primate di Canterbury.

Fra le circostanze elencate, ai fini della evoluzione del costume e dell’economia in Italia, quelle di Firenze furono certamente dotate di rilevante spessore.

A quel tempo, la gerarchia politico/sociale era costituita da un Popolo grasso, ovvero le ricche Arti Maggiori; un Popolo minuto, ovvero le borghesi Arti Minori; un Popolo magro, ovvero proletariato bracciantile, operai e commercianti minori collassati dalla crisi economica causata dalla Peste nera, nella seconda metà del ‘300.

I Ciompi, il cui nome derivava dalla corruzione del termine francese compère, erano lavoratori salariati della lana; appartenevano ad uno dei gradini più bassi della scala sociale; avevano come luogo di ritrovo la chiesa di santa Maria dei Battilani in Via delle Ruote; erano privi di rappresentanza nel sistema corporativo delle Arti e dei Mestieri e, pertanto, non godevano di alcuna attenzione politica e venivano pagati in quantità appena utile alla sopravvivenza, con una sottodivisione del fiorino.

La svalutazione del rame, col quale la moneta era coniata, fu all’origine della loro sommossa: nel 1378 essi accamparono il diritto di associazione e di presenza comunale, ponendosi fra i primi esempi di reazione economico/politica del Medio Evo.

La vicenda

Cominciò con le violente lotte fra la fazione aristocratico/borghese del Magistrato guelfo Pietro degli Albizzi, di Lapo di Castiglionchio e di Carlo Strozzi e la consorteria piccolo/borghese dei Ricci, degli Alberti, dei Medici, di Giorgio Scali e di Tommaso Strozzi colpiti nel 1372 dall’Ammonire: la legge, emanata nel 1347 ma inasprita nel 1358, condannava i ghibellini all’interdizione sine die dalle cariche pubbliche, accentuando l’ arroganza dei Capitani guelfi ed instaurando una odiosa politica della sopraffazione.

I primi sintomi di rinnovato malessere si manifestarono il 18 giugno del 1378 quando d’intesa con Alberti, Strozzi e Scali, il Gonfaloniere di Giustizia Silvestro dei Medici convocò il Collegio delle Compagnie e il Consiglio del Popolo proponendo una la rimessa in vigore per un anno degli ordinamenti giudiziari contro i Grandi; la diminuzione dell’autorità dei Capitani ed il reintegro degli Ammoniti nei loro uffici. Ma, a fronte dell’opposizione alle richieste, espressa la impossibilità a provvedere al pubblico benessere per l’ostracismo della Signoria, egli si dimise dall’incarico.

Le sue dichiarazioni, tuttavia, allarmarono il Consiglio del Popolo fino a rendere necessaria la presenza dei Priori che, lungi dal placare la concitazione, la accesero minacciando di morte i sostenitori degli Albizzi mentre Benedetto Alberti dalla finestra eccitava la gente al grido di Viva il popolo!

Chiuse le botteghe, la piazza si armò e il pericoloso fremito di reazione portò all’approvazione delle pretese avanzate da Silvestro. Il positivo risultato, però, produsse altre rivendicazioni; rimise in gioco la rivalità tra le Arti Maggiori e le Arti Minori; rilanciò il disagio degli Artigiani, subordinati alle soverchierie delle Arti.

Il 20 giugno le Corporazioni si riunirono e procedettero all’elezioni dei Sindaci per poi recarsi, munite di armi e bandiere, in piazza della Signoria ove ottennero la nomina di una Balìa di ottanta cittadini con facoltà di presentare riforme.

Mentre se ne selezionavano gli esponenti, alcuni membri delle Arti Minori con nutriti gruppi di contadini saccheggiarono ed incendiarono le abitazioni di Lapo da Castiglionchio, degli Albizzi, dei Bondelmonti, dei Pazzi, di Cario Strozzi, di Migliore Guadagni.

II 21 giugno, disorientata dai violenti incidenti del giorno avanti, la Balìa approvò importanti concessioni a favore del Popolo; revocò una serie di disposizioni riferite all’autorità dei Capitani ed emanò un’amnistia agli Ammoniti, limitandone l’esclusione dalle pubbliche funzioni ad un solo triennio.

Ripristinata la pace, furono eletti i Priori ed il nuovo Gonfaloniere, nella persona di Luigi Guicciardini: entrata in carica il 1° luglio, la Signorìa ordinò ai cittadini di deporre le armi; allontanò i protagonisti delle turbolenze dei giorni precedenti; assunse una serie di iniziative a garanzia della sicurezza pubblica.

Ma, malgrado le apparenze, gli animi erano ancora accesi; non era stato rispettato il disarmo e gli Ammoniti protestavano contro l’insufficienza dell’amnistia.

Le Corporazioni, pertanto, si riunirono nuovamente l’11 luglio ottenendo che: chi, dopo il 1320, avesse ricoperto una carica sociale di rilievo, non potesse essere ammonito e, se lo fosse già stato, venisse reimmesso nel suo diritto; il Capitanato di parte guelfa fosse sottratto alla fazione fino ad allora titolare; fossero imborsati i nomi dei futuri Capitani.

In definitiva, dai vantaggi restò escluso il solo Popolo minuto i cui esponenti, temendo d’essere puniti per l’adesione ai torbidi; impauriti dalle conseguenze dei saccheggi cui avevano partecipato ed aizzati da Simoncino Bugigatti, Paolo della Bodda, Lorenzo Riccomanni, organizzarono un piano segreto di difesa contro i provvedimenti della Signorìa che, edotta del complotto, ordinò l’arresto e la tortura del Bugigatti e di tre compagni.

E fu la rivolta dei Ciompi.

Il 20 luglio del 1378, al suono delle campane delle chiese, essi si armarono; bruciarono la casa del Gonfaloniere di Giustizia, asportandone il drappo; ottennero la liberazione dei tre detenuti e il giorno dopo assaltarono il Palazzo del Podestà donde inviarono un duro ultimatum alle Istituzioni cittadine, dettando secche ed ineludibili condizioni: abolizione del Giudice straniero dell’Arte della lana; creazione di tre nuove Corporazioni dei Mestieri; concessione al Popolo della quarta parte delle cariche pubbliche, compreso il Gonfalonierato di Giustizia; sospensione per un biennio dei giudizi per debiti inferiori ai cinquanta fiorini; limitazione del potere dei Capitani.

La Signoria accolse le istanze e il Consiglio del Popolo le approvò in attesa della ratifica del Consiglio comunale che, per legge, poteva essere riunito solo nel giorno successivo.

I Ciompi attesero, ma pretesero che le chiavi delle porte cittadine fossero consegnate ai Sindaci delle Arti e che i Priori licenziassero le milizie impegnate sulla piazza.

Il 22 luglio, mentre l’assise comunale si accingeva a pronunciarsi sulle richieste, i Ciompi intimarono alla Signorìa di abbandonare il palazzo: Tommaso Strozzi e Benedetto Alberti obbligarono i Priori ad uscire minacciando, in caso di resistenza, il massacro delle loro famiglie.

L’accoglimento delle pretese suscitò un’ondata di trionfalismo, enfatizzata dalla esibizione del gonfalone di giustizia da parte del giovane cardatore di lana Michele di Lando. Acclamato Gonfaloniere, egli fu incaricato anche di riformare la Signoria; tuttavia saggiamente accettò solo il primo onere e, insediatosi, vietò ogni ricorso alla violenza; creò le tre nuove arti dell’Agnolo, dei Cardatori e dei Farsettai e, in onore ai patti, fece eleggere nella metà della nuova Signoria i designati del Popolo.

Il 24 luglio i neoeletti occuparono gli uffici; garantirono alla città la rimozione di tutti i vecchi rancori; richiamarono gli esuli; condonarono le pene per i fatti avvenuti; conciliarono con la volontà popolare le nuove imborsazioni del Comune ordinate dalla Balìa; divisero i ruoli in parti uguali fra le Arti Maggiori e Minori e la recenti istituite dai Ciompi che, da quel momento, contarono su Magistrati scelti dal proprio gruppo e, a tutela dei loro interessi, sedettero nei Consigli della Repubblica.

A conferma della generale pacificazione, nella Messa celebrata il 3 agosto in San Giovanni, presente la Signoria, fu revocato l’interdetto ecclesiastico.

Persuasi del buon esito della rivoluzione e del miglioramento delle loro condizioni economiche e politiche, i Ciompi si ritrovarono, invece, privi di lavoro e reddito: a causa dei tumulti, le fabbriche erano state chiuse.

L’aumento della disoccupazione produsse nuove turbolenze.

Il 27 agosto una riunione in piazza San Marco; un’altra in Santa Maria Novella ed una terza davanti al Palazzo della Signorìa degenerarono in scontri brutali: l’esame delle nuove proteste fu affidato ai nuovi Priori che sarebbero entrati nella carica solo il successivo 1° settembre.

Il 31 agosto fu rinfacciato al Gonfaloniere Michele di Lando il disinteresse per le difficoltà economiche di quanti lo avevano eletto e gli fu duramente ingiunto di dimettersi: irritato da tanta insolenza, egli pose mano alla spada; fece arrestare i sediziosi; munito dell’insegna, scese in piazza e, raccolta al grido di libertà una schiera di armati, aggredì e disperse i Ciompi che, sconfitti dal loro stesso referente, persero tutte le posizioni conquistate.

Il 1° settembre, infatti, la nuova Signoria escluse i membri popolari dal Governo e disciolse una delle tre nuove Arti avvantaggiando la piccola Borghesia di Silvestro dei Medici, Benedetto Alberti, Giorgio Scali e Tommaso Strozzi.

La pace era sfumata e la gente era agitata dalle continue prepotenze dello Strozzi e dello Scali, un compagno del quale fu arrestato il 15 gennaio del 1382.

Senza indugio, essi assalirono il palazzo del Capitano del Popolo e liberarono il detenuto; ma la Signoria reagì immediatamente: Tommaso Strozzi fuggì a Mantova; lo Scali, invece, fu spietatamente decapitato.

Il 21 gennaio, occupata la piazza, armi in pugno la fazione degli Albizzi istituì una Balìa di centotrè cittadini cui dettero l’incarico di riformare l’Esecutivo.

Prevalse, naturalmente, l’odio che cancellò ogni elemento rivoluzionario; oppresse le due Arti di recente istituzione; stabilì che dal 1° marzo il Gonfaloniere di Giustizia sarebbe stato selezionato fra le Arti Maggiori; annullò le sentenze di Ammonizione; avviò una dura persecuzione degli avversari irrogando molte pene capitali ed esiliando Silvestro de’ Medici a Modena per cinque anni e Michele di Lando a Chioggia e poi a Padova, condannandolo nel novembre del 1383 in contumacia alla decapitazione ed alla confisca dei beni per essersi avvicinato a Firenze, in spregio dei limiti di duecento miglia di distanza impostigli.

La rivoluzione era sostanzialmente fallita e, come scrisse Filippo Villani,…I Ciompi se ne andarono sì come gente rotta, et senza capo et sentimento, perché si fidavano et furono traditi da loro medesimi… mentre la dominazione del Popolo grasso, alleato col Popolo minuto, era di fatto restaurata.

Analogamente si era conclusa la Peasant’s Revolt inglese, dovuta ad una endemica crisi economica nazionale; a riforme agrarie inadeguate ed alla politica feudale di sfruttamento delle terre attraverso manodopera sottopagata e ridotti in servitù: esplosa dopo la vana attesa di un Secondo Avvento che riscattasse le sofferenze successive al morbo della peste e riaffermasse principi di equità sociale, anch’essa fu brutalmente repressa.

Estratto da “it.wikipedia.org/wiki/Rivolta_dei_contadini”

Bibliografia:
Storia Universale Vallardi (XX vol.)
Storia d’Italia Einaudi (XIV vol.)

La revuelta de los Ciompi: una insurrección proletaria en la Florencia del siglo XIV

La revuelta de los Ciompi: una insurrección proletaria en la Florencia del siglo XIV

“La lucha entre el capitalista y el obrero asalariado se inicia al comenzar el capitalismo”. Marx, El Capital.

“Hay una alianza contra el bien común cuando cierta clase de gente jura, o garantiza, o conviene que no trabajará más a un precio tan bajo como antes, y aumenta ese precio por su propio designio, se pone de acuerdo en no trabajar por menos, y establece entre sí castigos o amenazas contra los compañeros que no observen esa alianza. Aquel que lo tolerara actuaría contra el derecho común, y nunca podrían concertarse buenos contratos de trabajo, porque los miembros de todos los oficios se esforzarían por exigir salarios más elevados que lo razonable, y el interés común no puede soportar que se atente contra él. Por ello, tan pronto como semejantes alianzas se ponen en conocimiento del soberano o de otros señores, ellos deben echar mano de todas las personas acordadas y tenerlas en larga y celosa prisión. Y, luego de una larga pena de prisión, se puede imponer a cada una setenta sueldos de multa”. Philippe de Beaumanoir (1252-1296), Coutumes de Beauvaisis.
“Aunque los primeros indicios de producción capitalista se presentan ya, esporádicamente, en algunas ciudades del Mediterráneo durante los siglos XIV y XV”, escribe Marx en su famoso capítulo acerca de la acumulación originaria, “la era capitalista solo data, en realidad, del siglo XVI”.
Aquellos indicios de producción capitalista en la Italia del siglo XIV, no obstante, bastaron para que en algunas ciudades se formara una clase de obreros asalariados con capacidad para organizarse e imponer por la fuerza sus propias reivindicaciones al resto de clases, al menos momentáneamente. Por eso se puede hablar de proletariado en Flandes y en la Toscana, en aquella época, y de insurrecciones proletarias en Siena y Florencia, en 1371 y 1378 respectivamente.

***
UNA SUBLEVACIÓN PROLETARIA EN LA FLORENCIA DEL SIGLO XIV (Simone Weil)

El final del siglo XIV fue, de una manera general, en Europa, un periodo de revueltas sociales y de sublevaciones populares. Los países donde el movimiento fue más violento fueron aquellos que se encontraban entre los económicamente más avanzados, es decir, Flandes e Italia; en Florencia, ciudad de grandes comerciantes pañeros y manufactureros de la lana, tomó la forma de una verdadera insurrección proletaria, que tuvo un momento victorioso. Esta insurrección conocida con el nombre de la sublevación de los Ciompi, es sin duda, la pri­mera de las insurrecciones proletarias. Por eso merece ser estudiada y aún más porque ya presenta, con una notable pu­reza, los rasgos específicos que más tarde encontraremos en los grandes movimientos de la clase obrera, entonces apenas constituida, y que aparece así como conteniendo un factor revolucionario desde su aparición.

Florencia, es durante el siglo XIV en apariencia un Es­tado corporativo. Desde los ordinamenti di giustizia de 1293, el poder está en manos de las Artes, es decir de las corporaciones. Un Arte es, o una corporación, o más fre­cuentemente una unión de corporaciones, una especie de pequeño Estado dentro del Estado, con jefes electos cuyos poderes comprenden la jurisdicción civil sobre los miembros del Arte, con el dinero de los fondos cotizados y con unos es­tatutos; y Florencia está gobernada por los priores de las Ar­tes, magistrados designados por las Artes, y un gonfalonier de justicie designado por estos priores, que tiene a sus órdenes miles de mercenarios armados. En cuanto a los nobles, los ordinamenti di giustizia los han excluido de toda función pública y sometido a unas medidas de excepción muy severas. Si a esto añadimos que todos los magistrados son elegidos para un muy corto periodo de tiempo y que deben rendir cuentas de su gestión, parece que Florencia sea una república de artesanos.

Pero en realidad las Artes florentinas nada tienen que ver con las corporaciones medievales. De entrada su número es­taba fijado en veintiuno y no podía ser modificado; en se­gundo lugar está prohibido formar un nuevo Arte. Aquellos que se hallan fuera de estos veintiuno están privados de sus derechos políticos. Después, se encuentran la Artes de los ar­tesanos y pequeños comerciantes que sí parecen las corpora­ciones ordinarias de la Edad Media; estas Artes, denominadas Artes menores, son mantenidas en un segundo plano de la vida política. El poder real corresponde a las Artes mayores a las que solamente pertenecen, si dejamos a parte los jueces, los notarios y médicos, los banqueros, los grandes comercian­tes, los fabricantes de paños y de sedas. En cuanto a aquellos que trabajan la lana o la seda, algunos son miembros menores del Arte correspondiente a su oficio, con sus derechos muy restringidos; pero la mayor parte son simplemente subordina­dos al arte, es decir, sometidos a su jurisdicción sin poseer ningún derecho; y tienen severamente prohibido no solamen­te organizarse, sino incluso reunirse entre ellos. El Arte di Por Santa María que agrupa a los fabricantes de las sederías y sobre todo el Arte della Lana son pues, no unas corporaciones, sino unos sindicatos de la patronal. Lejos de ser una democra­cia, el Estado florentino está directamente en las manos del capital bancario, comercial e industrial.

A lo largo del siglo XIV, el Arte della Lana cogió, poco a po­co, una influencia preponderante, a medida que la fabricación de tela se convirtió en el principal negocio de la ciudad, de manera que todas las grandes familias de las otras corpora­ciones, invertían en éste sus capitales. Por su estructura cons­tituye un pequeño Estado, que organiza sus servicios públicos, cobra sus impuestos, emite empréstitos, construye locales, instala almacenes, se encarga de las negociaciones y conve­nios que sobrepasan las posibilidades de cada empresario; es también un “cartel” que impone a sus miembros un máximo de producción que tienen prohibido rebasar; es sobre todo una organización de clase, que tiene como principal objetivo defender siempre los intereses de los fabricantes textiles con­tra los trabajadores. Estos, por el contrario, privados de toda capacidad de organización, se encuentran desarmados. Esta es la principal razón de la insurrección de los Ciompi.

Estos trabajadores de la lana se dividían en categorías muy diferentes, según la situación técnica, económica y social, y que, en consecuencia, cada una de ellas jugaron un rol dife­rente en la insurrección. La más numerosa era la de los obre­ros asalariados de los talleres. Cada comerciante de tejidos, tenía junto a su tienda, un gran taller, o mejor dicho, si se tie­ne en cuenta la división y la coordinación del trabajo, una ma­nufactura donde se preparaba la lana antes de pasar a las hila­turas. Los trabajos ejecutados en estos talleres lavado, lim­pieza, batanado, cardado, tramado eran en parte trabajos de peón, pero en parte también relativamente cualificados. La organización de estos talleres era como el de una fábrica mo­derna, exceptuando la maquinaria. La división y especialización del trabajo eran llevadas hasta el límite; un grupo de con­tramaestres aseguraba la vigilancia; la disciplina era una disci­plina de cuartel. Los obreros asalariados, pagados al terminar la jornada, sin tarifas, ni contratos, dependían totalmente del patrón. Este proletariado de la lana era en Florencia la parte más menospreciada de la población. Por eso también, de to­das las capas sublevadas de la población, era de prever en ellos el espíritu más radical. Se conocía a estos obreros como los Ciompi y el hecho que ellos diesen el nombre a la insurrec­ción muestra el grado de participación que en ella tuvieron.

Los hiladores y los tejedores estaban, también, reducidos de hecho a la condición de obreros asalariados; pero eran obreros a domicilio. Aislados por su mismo trabajo, privados del derecho a organizarse, no parece que hayan demostrado en ningún momento un espíritu combativo. El tejedor era, verdaderamente, un trabajador altamente cualificado; pero la ventaja que los tejedores habrían podido lograr de este hecho fue anulada, en el siglo XIV, por la afluencia a Florencia de te­jedores extranjeros, sobre todo alemanes. Los tintoreros, al contrario, también obreros muy cualificados, pero imposibles de reemplazar por extranjeros porque no había tan buenos tintoreros como en Florencia, entraron los primeros en la lu­cha reivindicativa. A decir verdad, los tintoreros estaban pri­vilegiados en comparación con otros trabajadores de la lana. La tintorería exigía una inversión de un capital considerable y esta inversión comportaba grandes riesgos; así los fabricantes no buscaban tener sus propias tintorerías. Esto hizo que el Arte della Lana construyera para el tinte grandes locales con­teniendo buena parte del utillaje y los puso a disposición de todos los industriales particulares que los quisieran utilizar; de ese modo los tintoreros no dependieron jamás de un indus­trial particular, como era el caso de los Ciompi y de los tejedo­res, cuyos oficios pertenecían a los fabricantes. Los bataneros y tundidores de tejidos, se encontraban a este respecto en la misma situación que los tintoreros. En fin, los tintoreros no estaban enteramente privados de derechos políticos. Ellos tenían una organización, puramente religiosa es verdad, pero que les permitía reunirse. No estaban simplemente subordi­nados al Arte della Lana, como los obreros de los talleres, los hilanderos y los tejedores; eran miembros, si bien “miembros menores” y tenían, por lo tanto, una cierta parte en el go­bierno. Por lo tanto sus intereses estaban lejos de coincidir con los de los Ciompi, y su actitud en el curso de la insurrec­ción lo demostró. Sin embargo, razones para sublevarse no les faltaban. Privados del derecho de organizarse para defender sus condiciones de trabajo, subordinados a sus patronos, quienes, a causa del derecho corporativo devenían sus jueces en caso de litigio, ellos habrían sido rápidamente reducidos a la misma situación de los otros obreros si no hubieran aprove­chado las crisis económicas y políticas.

Las primeras luchas sociales importantes tuvieron lugar en 1342, bajo la tiranía del duque de Atenas. Este era un aventu­rero francés a quién Florencia, empujada por las continuas querellas que en ella tenían lugar entre las familias más ricas, entregó el poder con el fin de que restableciera el orden.

Esta elección había sido apoyada, sobre todo, por los des­contentos, es decir, de una parte por los nobles, a quienes había devuelto el acceso a las funciones públicas pero que deseaban ver el fin del Estado corporativo, y por otra parte por el pueblo. El duque de Atenas se apoyó principalmente, durante los meses que reinó sobre los obreros, gracias a los cuales él esperaba poder resistir la hostilidad de la alta bur­guesía. Dio satisfacción a los tintoreros, que se quejaban de ser pagados con años de retraso y de estar sin recursos lega­les, y que demandaban poder constituir un vigesimosegundo Arte; organizó a los obreros de los talleres de la lana, no en una corporación, sino en una asociación armada. Sin embargo, poco después fue derrocado por un motín en el que tomó par­te toda la población, y no tuvo más defensores que los car­niceros y algunos obreros; el Arte de los tintoreros no fue creado, pero los proletarios de la lana guardaron sus armas, de las que se servirían en los próximos años. A la demagogia del duque de Atenas quien, subestimando el derecho corpora­tivo, dio satisfacción a todas las reivindicaciones de los obre­ros de la lana, le sucedió la más brutal dictadura capitalista. Por lo tanto las revueltas estallaron pronto. En 1343, 1.300 obreros se sublevaron; en 1345, nueva sublevación dirigida por un cardador y teniendo por objetivo la organización de los obreros de la lana. La gran peste de Florencia, que diezmó a la clase obrera, redujo la mano de obra y provocó así una subida de los salarios, por lo que el Arte della Lana tuvo que estable­cer nuevas tasas, recrudeció con más agudeza la lucha de cla­ses. Después de una crisis provocada por la guerra contra Pisa, y que paró momentáneamente los conflictos, la vuelta a la prosperidad, por un fenómeno frecuentemente repetido des­de entonces, provoca una huelga de los tintoreros que durará dos años y que termina con una derrota en 1372; pero esta derrota no pone fin a la agitación de las capas trabajadoras. Dicha agitación coincide con un conflicto entre la pequeña burguesía de una parte, y la gran burguesía unida en cierta medida a la nobleza, de la otra. Los nobles, en tanto que clase, han sido definitivamente batidos cuando, después de la caída del duque de Atenas, intentaron apoderarse del poder; pero entonces la mayor parte de las familias nobles se aliaron con la alta burguesía dentro del “partido güelfo”. Este partido güelfo se había formado en la lucha, tras largo tiempo aca­bada, entre Güelfos y Gibelinos; la confiscación de los bienes de los Gibelinos les dio riqueza y poder. Devino la organización política de la alta burguesía, dominando la ciudad después de la caída del duque de Atenas, falseando los escrutinios, apro­vechándose de unas medidas de excepción tomadas en otro tiempo contra los Gibelinos y mantenidas en vigor para apar­tar a sus adversarios de las funciones públicas. Cuando, a pe­sar de las maniobras del partido Güelfo, Silvestro de Medici, uno de los jefes de la pequeña burguesía, fue nombrado en junio de 1378, gonfaloniero de justicia, y propuso medidas contra la nobleza y el partido Güelfo, el conflicto se agudizó. Las compañías de las Artes salieron armadas a la calle; los obreros las apoyan e incendian algunas mansiones de los ricos y las cárceles, que están llenas de presos por deudas. Final­mente Silvestro de Medici está satisfecho. Pero como señala Maquiavelo, “guardaros de excitar una sedición en una ciudad creyendo que la pararéis o dirigiréis a vuestro gusto”.

De la dirección de la pequeña y mediana burguesía el mo­vimiento pasó a la del proletariado. Los obreros permanecie­ron en la calle; las Artes Menores los apoyaron o los dejaron hacer. Y desde este momento aparecen los rasgos que se re­producirán espontáneamente en las insurrecciones proletarias francesas y rusas: la pena de muerte es decretada por los in­surgentes contra los saqueadores. Otro rasgo peculiar de las sublevaciones de la clase obrera, el movimiento no es en mo­do alguno sanguinario; no hay derramamiento de sangre, ex­cepción hecha para un nombre: Nuto, policía particularmente odiado. La lista de las reivindicaciones de los insurgentes, lle­vada a las autoridades el 20 de julio, tiene también un carácter de clase. Se pide la modificación de los impuestos que recaen pesadamente sobre los obreros; la supresión de los “oficiales extranjeros” del Arte della Lana, que constituyen unos instru­mentos de represión contra los obreros, y juegan un rol análo­go al de la policía privada que poseen actualmente las com­pañías mineras de América. Sobre todo reclaman la creación de tres nuevas Artes; una vigesimosegundo Arte para los tintore­ros, bataneros y tundidores de tejidos, es decir, para los traba­jadores de la lana aún no reducidos a la condición de proleta­rios; una vigesimotercer Arte para los talleres y otros pequeños artesanos aún no organizados; finalmente y sobre todo un vigesimocuarto Arte para el “pueblo menudo” (popolo minu­to), es decir de hecho para el proletariado, que estaba consti­tuido entonces por los obreros de los talleres de la lana. De la misma manera que el Arte della Lana no era en realidad sino un sindicato patronal, este Arte del popolo minuto habría fun­cionado como un sindicato obrero; y debería tener la misma cuota de poder en el Estado que el sindicato de la patronal, pues los insurgentes reclamaban el tercio de las funciones públicas para las tres Artes nuevas y el tercio para las Artes menores. Al no ser aceptadas estas reivindicaciones, los obre­ros se apoderaron del Palacio el 21 de julio, conducidos por un cardador de lana convertido en contramaestre, Michele di Lando, que es inmediatamente nombrado gonfaloniero de justicia, y que forma un gobierno provisional con los jefes del movimiento de las Artes menores.

El 8 de agosto, la nueva forma de gobierno, conforme a las reivindicaciones de los obreros, es organizado y se provee de una fuerza armada compuesta no ya de mercenarios, sino de ciudadanos. La gran burguesía, sintiéndose momentánea­mente la más débil, no hace oposición abiertamente; pero cierra sus talleres y sus comercios. En cuando al proletariado, rápidamente se da cuenta que lo que ha obtenido no le da seguridad, y que un reparto igual de poder entre él, los arte­sanos y los patronos es utópico. Disuelve, entonces, la organi­zación política que se habían dado las Artes menores; elabora petición sobre petición; se retira a Santa María Novella, se organiza como lo había hecho en otras ocasiones el partido Güelfo, nombrando ocho oficiales y dieciséis consejeros, e invita a las otras Artes a venir a concertar sobre la constitución con que se debe dotar a la ciudad. Desde entonces la ciudad posee dos gobiernos, uno en el Palacio, conforme a la nueva legalidad, el otro no legal en Santa María Novella. Este go­bierno extra-legal se asemeja singularmente a un soviet; ve­remos aparecer por unos días, en el primer despertar de un proletariado en plena forma, el fenómeno esencial de las grandes insurrecciones obreras, la dualidad de poder. El prole­tariado, en agosto de 1378, opone ya, como lo haría después en febrero de 1917, a la nueva legalidad democrática que él mismo ha hecho instituir, el órgano de su propia dictadura.

Michele di Lando, hará lo que habría hecho en su lugar no importa cual buen jefe de Estado socialdemócrata: se vuelve contra sus antiguos compañeros de trabajo. Los proletarios, que tienen contra ellos al gobierno de la gran burguesía, a las Artes menores, y sin duda también las dos nuevas Artes no proletarias, son vencidos después de una sangrienta batalla y ferozmente exterminados a principios de septiembre. Se di­suelve la veinticuatroava Arte y la fuerza armada organizada en agosto; se desarma a los obreros; se traen compañías del ejército en campaña, como en París después de junio de 1848. Algunas nuevas tentativas de sublevación son llevadas a cabo en el curso de los meses siguientes, bajo la consigna: ¡Por el veinticuatroavo Arte! Son ferozmente reprimidas. Las Artes menores guardan aún algunos meses después la mayoría en las funciones públicas; pues el poder está repartido por igual entre ellos y las Artes mayores. Los tintoreros que han conser­vado su Arte, pueden aún utilizarlo para una acción reivindicativa e imponen una tarifa mínima. Pero una vez privados, por su propia culpa, del apoyo del proletariado cuya energía y re­solución los había colocado en el poder, los artesanos, los pe­queños patronos, los pequeños comerciantes, son incapaces de mantener su dominio. La burguesía, como lo remarca Maquiavelo, solo deja el campo libre en la medida en que teme al proletariado; desde el momento que lo juzga aniquilado, se deshace de sus aliados provisionales. Más bien, se descompo­nen por sí mismos a causa de la desmoralización, también ca­racterística, que penetra y desmorona sus filas. Dejaron ejecu­tar a uno de los más destacados jefes de las clases medias, Scali; y esta ejecución abrió la vía a una brutal reacción que mandó al exilio a Michele di Lando, a Benedetto Alberti y a muchos otros; significó la supresión de las vigesimosegunda y vigesimotercera Artes y de nuevo el dominio de las Artes mayo­res y el restablecimiento de las prerrogativas del partido Güel­fo. En enero de 1382, el status quo de antes de la insurrección estaba restablecido. El poder de los patronos será en lo suce­sivo absoluto y el proletariado, privado de organización, no pudiéndose reunir ni siquiera para un entierro sin un permiso especial, deberá esperar mucho tiempo antes de poder poner­lo en cuestión.

Maquiavelo, que escribe un siglo y medio después de los acontecimientos, en un periodo de calma social completa, tres siglos antes que se elabore la doctrina del materialismo histó­rico, con la maravillosa penetración que le es propia, discierne las causas de la insurrección y analiza los intereses de clase que determinaron su curso. Su relato de la insurrección, que se expone a continuación, a pesar de la indignada hostilidad aparente en su mirada hacia los insurgentes que toma erró­neamente por meros saqueadores, es importante tanto por la admirable precisión de todo aquello que responde a nuestras preocupaciones actuales, como por el carácter cautivante de su narración y la belleza del estilo.

Simone Weil

***
HISTORIA DE FLORENCIA (Nicolás Machiavelo)

Apenas la primera sublevación se apaciguó, se produjo otra que dañó a la República mucho más que la anterior. La mayor parte de los incendios y saqueos ocurridos en los días prece­dentes habían sido hechos por la baja plebe de la ciudad, y quienes se habían mostrado en ellos más audaces tenían mie­do, una vez calmadas y arregladas las mayores diferencias, de ser castigados por los desmanes cometidos y de ser aban­donados, como ocurre siempre, por aquellos mismos que los habían instigado a cometer el mal. A ello se añadía el odio que el pueblo menudo tenía contra los ciudadanos ricos y contra los jefes de las Artes, porque les parecía que no recibían, de estos, un salario suficientemente justo por los trabajos reali­zados.

Cuando, en tiempos de Carlos I, la ciudad se dividió en Ar­tes, se les dio jefes y competencias a cada una de ellas y se estableció que los miembros de cada una de dichas Artes fue­ran juzgados en las causas civiles por sus propios jefes. Estas Artes, como ya dijimos, fueron doce en principio. Luego, con el tiempo, se añadieron otras varias que elevaron el número a veintiuna, y fue tal su poder, que en pocos años se adueñaron de todo el gobierno de la ciudad. Y, como entre ellas había unas más importantes y otras menos, se dividieron en mayo­res y menores, siendo siete las mayores y catorce las menores.

Precisamente de esta clasificación, junto con otros motivos que ya hemos mencionado, procedió la arrogancia de los Capi­tanes de barrio, ya que los ciudadanos que habían sido güelfos antiguamente, y bajo el gobierno de los cuales recaía siempre aquella magistratura, favorecían a los que pertenecían a las Artes mayores, mientras perseguían a los ciudadanos de las Artes menores y a quienes los defendían. Por esto se promo­vieron contra ellos todos los tumultos de los que hemos hablado. Pero, como al organizar las corporaciones de las Ar­tes, quedaron fuera, sin corporación propia, muchos de los oficios en que trabajaba el pueblo menudo y la plebe, que­dando sometidos a las otras diversas Artes, de acuerdo con el tipo de trabajo que realizaban, ocurría que, cuando no se sen­tían debidamente remunerados con el salario que percibían por sus trabajos, o se creían de alguna manera oprimidos por sus propios maestros de oficio, no tenían otro sitio al que re­currir que al magistrado del Arte que los gobernaba, del cual les parecía que no obtenían la justicia a que creían tener dere­cho.

De todas las Artes u oficios, la que mayor número tenía y tiene de ese tipo de obreros subordinados es la de la Lana; la cual, siendo como es poderosísima y la primera de todas, es la que, en mayor número que las otras, daba y da de comer con su trabajo a la mayor parte de la plebe y del pueblo menudo.

Los hombres de la plebe, tanto los que dependían del Arte de la Lana como los de las otras Artes, estaban, por las razo­nes antedichas, llenos de rencor; y, como a ese rencor se unía el miedo al castigo por los incendios y robos que se habían cometido, se reunieron de noche varias veces para hablar de lo ocurrido y cambiar impresiones sobre el peligro en que se encontraban. Con ese motivo, uno de los más decididos y ex­perimentados que allí había, para infundir ánimos a los demás les hablo de esa manera: “Si tuviéramos que decidir ahora sobre si era o no era conveniente empuñar las armas, incen­diar y saquear las casas de nuestros conciudadanos, y despojar las iglesias, yo sería uno de los que estimaría que había que pensarlo bien y quizás hasta aprobaría que se prefiriera una tranquila pobreza a una peligrosa ganancia. Pero, puesto que las armas las hemos empuñado ya y se han cometido muchos desmanes, me parece que lo que debemos pensar es que no hay por qué abandonarlas ahora y cómo podemos hallar de­fensa para los males que se han cometido. Yo creo sin ningún género de dudas que esto, aunque no nos lo diga nadie, nos lo dice nuestra misma necesidad. Estáis viendo a toda esta ciu­dad llena de rencores y de odio contra nosotros; los ciudada­nos se agrupan entre sí, la Señoría está siempre de parte de los magistrados. Podéis creer que se traman conjuras contra nosotros y que se aprestan nuevas fuerzas contra nuestras cabezas. Debemos por tanto tratar de obtener dos cosas y proponernos dos fines en nuestras deliberaciones. El primero es que no se nos pueda castigar por lo que hemos hecho en los días pasados; y el segundo, que podamos en adelante vivir con más libertad y con más satisfacciones que en el pasado. Nos conviene por lo tanto, según mi parecer, si queremos que se nos perdonen los anteriores desmanes, cometer otros nue­vos, redoblando los daños y multiplicando los incendios y los saqueos, y apañándonos para tener más cómplices, porque, cuando son muchos los que pecan, a nadie se castiga; y a las faltas pequeñas se les impone sanción, mientras que a las

grandes y graves se les da premios. Por otra parte, cuando son muchos los que padecen los atropellos, son pocos los que tratan de vengarse, porque los daños que afectan a todos se soportan con más paciencia que los particulares. El aumentar, por tanto, los males nos hará perdonar más fácilmente y nos dará la posi­bilidad de conseguir lo que deseamos obtener para nuestra li­bertad. Y me parece que vamos hacia seguros resultados posi­tivos, porque los que podrían oponérsenos están desunidos y son ricos. Su desunión nos dará la victoria; y sus riquezas, una vez que sean nuestras, nos servirán para mantener dicha victo­ria. No os deslumbre la antigüedad de su estirpe, de la que se blasonan ante nosotros, porque todos los hombres, habiendo tenido un idéntico principio, son igualmente antiguos, y la na­turaleza nos ha hecho a todos de una idéntica manera. Si nos quedáramos todos completamente desnudos, veríais que todos somos iguales a ellos; que nos vistan a nosotros con sus trajes y a ellos con los nuestros y, sin duda alguna, nosotros parecere­mos los nobles y ellos los plebeyos; porque son sólo la pobreza y las riquezas las que nos hacen desiguales. Me duele mucho porque veo que muchos de vosotros se arrepienten, por motivos de conciencia, de las cosas hechas, y quieren abstenerse de las que vamos a cometer. De verdad que, si esto es cierto, vosotros no sois los hombres que yo creía que erais. Ni la conciencia ni la mala fama os deben desconcertar, porque los que vencen, sea cual sea el modo de su victoria, jamás sacan de esta motivo de vergüenza. En cuanto a la conciencia, no debemos preocupar­nos mucho de ella porque donde anida, como anida en noso­tros, el miedo del hambre y de la cárcel, no puede ni debe tener cabida el miedo del infierno. Y es que, si observáis el modo de proceder de los hombres, veréis que todos aquellos que han alcanzado grandes riquezas y gran poder, los han alcanzado o mediante el engaño o mediante la fuerza; y, luego, para encu­brir el carácter brutal e ilícito de esta adquisición, tratan de justificar con el falso nombre de ganancias lo que han robado con engaños y con violencia. Por el contrario, los que por poca vista o por demasiada estupidez dejan de emplear estos siste­mas, viven siempre sumidos en la esclavitud y en la pobreza, ya que los siervos fieles son siempre siervos y los hombres buenos son siempre pobres. Los únicos que se libran de la es­clavitud son los infieles y los audaces, y los únicos que se li­bran de la pobreza son los ladrones y los tramposos. Dios y la naturaleza han puesto todas las fortunas de los hombres en me­dio de ellos mismos, y éstas quedan más al alcance del robo (de la rapiña) que del trabajo y más al alcance de las malas que de las buenas artes. De ahí viene el que los hombres se coman los unos a los otros y que el más débil se lleve siempre la peor par­te. Se debe, pues, emplear la fuerza siempre que se presente la ocasión; y esta ocasión no nos la puede ofrecer mejor la for­tuna, estando como están desunidos todavía los ciudadanos, vacilante la Señoría y desconcertados los magistrados, de tal manera que, antes de que vuelvan ellos a unirse y se serenen sus ánimos, puedan ser fácilmente aplastados. De este modo, o quedaremos enteramente dueños de la ciudad o conseguiremos una parte tan importante de ella, que no solamente se nos per­donarán nuestras faltas pasadas sino que tendremos fuerza sufi­ciente para poder amenazarlos con nuevos daños. Yo reco­nozco que esta decisión es audaz y peligrosa; pero, cuando la necesidad aprieta, la audacia se considera prudencia y, en cuan­to al peligro de las grandes empresas, los valientes nunca lo tienen en consideración, porque las empresas que comienzan con peligro tienen al final su recompensa; y, de los peligros, jamás se salió sin peligro. Además yo creo que, cuando vemos que nos preparan cárceles, tormentos y muertes, es más peli­groso estarse quietos que tratar de librarse de ellos, porque en el primer caso los males son seguros mientras que en el se­gundo sólo son posibles. ¡Cuántas veces os he oído quejaros de la avaricia de vuestros superiores y de la injusticia de vuestros magistrados! Ahora es el momento no solamente de libraros de ellos, sino incluso de ponernos tan por encima de los mismos, que sean más bien ellos los que tengan que quejarse y dolerse de vosotros, que no vosotros de ellos. Las oportunidades que la ocasión nos brinda pasan volando y, una vez que han pasado, es inútil que tratemos luego de alcanzarlas. Ya veis los prepa­rativos de vuestros enemigos. Adelantémonos a sus planes, y el primero que empuñe las armas saldrá sin duda vencedor, con ruina del enemigo y encumbramiento propio. Con ello, muchos de nosotros alcanzaremos (el honor) la honra de esta victoria, y todos lograremos la seguridad”.

Estas palabras encendieron fuertemente los ánimos, ya de por sí encendidos al mal, de manera que decidieron empuñar las armas una vez que hubieran atraído a más compañeros a sus planes. Y se obligaron con juramento a socorrerse mutua­mente si alguno de ellos era apresado por los magistrados.

Mientras que estos se preparaban a adueñarse del poder, sus planes llegaron a conocimiento de los Señores que, en vista de ello, prendieron en la plaza a un tal Simoncino, por quien tuvieron noticias de toda la conjuración y de cómo pro­yectaban organizar el motín para el día siguiente. Por lo que, una vez conocido el peligro, reunieron a los miembros de los colegios y a los ciudadanos que, junto con los síndicos de las Artes, se preocupaban de la unificación de la ciudad. Pero, antes de que se reunieran, ya se había echado encima la no­che. Aconsejaron éstos a los Señores que se convocara tam­bién a los cónsules de las Artes; y estos a su vez aconsejaron unánimemente que se llamara y se hiciera entrar en Florencia a todas las tropas en campaña, y que los gonfaloneros del pueblo se presentaran por la mañana en la plaza con sus com­pañías armadas.

Mientras se sometía a tortura a Simoncino y, simultánea­mente, se reunían y deliberaban los ciudadanos, un tal Nicolo de san Friano reparaba el reloj del palacio. Este, dándose cuenta de lo que ocurría, apenas volvió a su casa, soliviantó a toda la vecindad, de manera que, en un momento, más de mil hombres armados se reunieron en la plaza del Santo Spirito. La noticia de este motín llegó a los demás conjurados y tam­bién San Pietro Maggiore y San Lorenzo, lugares por ellos de­signados, se llenaron de hombres armados.

Había ya amanecido el día, que era el 21 de julio y en la pla­za no se habían presentado más de ochenta hombres de ar­mas a favor de los Señores. De los gonfaloneros no se pre­sentó ninguno porque, al oír que toda la ciudad estaba en ar­mas, tenían miedo de dejar sus propias casas. Los primeros de la plebe que se presentaron a la referida plaza fueron los que se habían reunido en San Pietro Maggiore. Los soldados no se movieron a la llegada de éstos. Se presentó a continuación el resto de la muchedumbre y, al no encontrar resistencia, re­clamaron con terribles gritos sus prisioneros a la Señoría. Y, para conseguirlos por la fuerza, ya que con las amenazas no se los entregaban, prendieron fuego a la casa de Luigi Guicciar­dini, de manera que los Señores, por miedo a cosas peores, se los entregaron. Una vez que los liberaron, arrebataron el gon­falón o estandarte de la justicia al ejecutor que lo tenía y, enarbolándolo, prendieron fuego a las casas de muchos ciu­dadanos, persiguiendo a todos los que, por motivos públicos o privados, eran objeto de su odio. Muchos ciudadanos, para vengarse de ofensas personales, los encaminaron a casas de sus enemigos, ya que para ello bastaba sólo con que una voz gritara en medio de la multitud: “¡a casa de fulano!”, o que el que llevaba el gonfalón se dirigiera hacia allí. Se prendió fuego también a todas las escrituras del Arte della Lana. Después de haber cometido muchos desmanes, para paliarlos con algunas obras plausibles, nombraron caballeros a Silvestro de Medici y hasta otros sesenta y cuatro ciudadanos. Entre ellos estaban Benedetto y Antonio degli Alberti, Tommaso Strozzi y otros que eran partidarios suyos, aunque a muchos los obligaron por la fuerza. Entre estos hechos cabe señalar el de que a mu­chos que les habían quemado sus casas, luego, en el mismo día (tan de mano iban el beneficio y el daño), ellos mismos los nombraron caballeros. Esto es lo que ocurrió a Luigi Guicciar­dini, gonfalonero de justicia.

En medio de tantos desórdenes, los Señores, al verse aban­donados por las gentes de armas, por los jefes de las Artes y por sus propios gonfaloneros, estaban asustados, pues nadie había acudido en su auxilio de acuerdo con las órdenes recibi­das y, de los dieciséis gonfalones, solamente la enseña del León de oro y de la Ardilla, enarboladas por Giovenco della Stufa y por Giovanni Cambi, hicieron su aparición. Pero tam­poco éstos permanecieron mucho tiempo en la plaza, pues, al ver que nadie los seguía, se marcharon también.

Por otra parte, los ciudadanos, viendo la furia de aquella desatada muchedumbre y que el palacio había sido abando­nado, unos decidieron quedarse encerrados en sus casas mientras que otros prefirieron incorporarse a la turba armada para poder de esa manera, mezclados con ella, defender sus propias casas y las de sus amigos. De esta manera, se venía a acrecentar la fuerza de aquellos y a menguar la de los Señores.

Duró este tumulto todo el día y, al caer la noche se detuvie­ron junto al palacio de micer Stefano, detrás de la iglesia de San Bernabé. Su número pasaba de seis mil y, antes de que amaneciera, hicieron, mediante amenazas, que las Artes les enviaran sus enseñas. Entrada la mañana, marcharon al pala­cio del corregidor o Podestá llevando al frente el gonfalón de la justicia y las enseñas de las Artes; y, como el corregidor se negara a entregarles el palacio, lo atacaron y le obligaron a ceder.

Los señores, viendo que no podían contenerlos por la fuer­za, trataron de hacerles comprender que estaban dispuestos a pactar con ellos y, llamando a cuatro hombres de sus Colegios, los mandaron al palacio del corregidor a informarse de cuáles eran las intenciones de aquellos. Allí pudieron éstos ver que los jefes de la plebe, en unión de los síndicos de las Artes y de algunos otros ciudadanos, habían decidido ya lo que iban a exigir a la Señoría. Volvieron, pues, acompañados por cuatro delegados de la plebe, con estas peticiones concretas: que el Arte de la Lana no pudiera continuar teniendo un juez foraste­ro; que se crearan tres nuevas corporaciones de Artes, una para los cardadores y tintoreros, otra para los barberos, juboneros, sastres y análogas artes mecánicas, y la tercera para el pueblo menudo; y para estas tres nuevas Artes siempre hubie­ra dos Señores, mientras que habría tres para las catorce Artes menores; que la Señoría proveyera sedes donde pudieran re­unirse estas Artes nuevas; que ningún perteneciente a estas Artes pudiera ser obligado en el término de dos años a pagar ninguna deuda inferior a cincuenta ducados; que la Deuda pública anulara sus intereses y sólo se restituyeran los capita­les; que fueran amnistiados todos los confinados y condena­dos, y los amonestados recobraran el derecho a desempeñar cargos. Aparte de todo esto, pidieron otras muchas cosas a favor de sus particulares protectores así como, por el contra­rio, pretendieron que muchos de sus enemigos fueran confi­nados y amonestados.

Estas exigencias, aunque deshonrosas y gravosas para la república, por temor a otras cosas peores, fueron en seguida aprobadas por los Señores, por los colegios y por el Consejo del pueblo. Pero, si se quería que tuvieran validez, era necesa­rio también que se aprobaran en el Consejo municipal. Y, co­mo no se podían reunir en un solo día los dos Consejos, fue necesario esperar al siguiente. De todos modos, pareció que por el momento las Artes quedaban contentas y la plebe sa­tisfecha, y prometieron que, una vez ultimada la ley, termi­narían todos los motines.

Llegada luego la mañana, mientras el Consejo municipal es­taba deliberando, la muchedumbre, impaciente y voluble, se personó en la plaza enarbolando las acostumbradas enseñas y con tal alto y espantoso griterío que hicieron asustarse a todo el Consejo de los Señores. Por ello uno de los Señores, Guerriante Marignolli, impulsado más por el temor que por ningún otro sentimiento personal, so pretexto de vigilar la puerta desde abajo, bajó y huyó a su casa. Pero al salir no pudo ca­muflarse tan bien para que no ser reconocido por la muche­dumbre, aunque no se le hizo daño alguno; sólo que la mu­chedumbre, apenas lo vio, comenzó a gritar que todos los Se­ñores abandonaran también el palacio y que, si no, matarían a sus hijos y prenderían fuego a sus casas.

Mientras, se había aprobado ya la ley y los Señores se hab­ían retirado a sus habitaciones. Los del Consejo, que habían bajado abajo pero sin salir fuera, andaban por el pórtico y por el patio, perdidas ya sus esperanzas de poder salvar la ciudad al ver tanta deslealtad en la muchedumbre y tanta maldad o tanto temor en quienes habrían podido frenarla o dominarla. También los Señores se hallaban desconcertados y desconfia­ban de la salvación de la patria, viéndose abandonados por uno de sus propios miembros y sin que un solo ciudadano acudiera a prestarles ayuda, ni siquiera a darles ánimo. Es­tando, pues, vacilantes sobre lo que podrían o deberían hacer, micer Tommaso Strozzi y micer Benedetto Alberti, ya sea que los moviera la propia ambición deseando quedar dueños del palacio, o ya fuera porque creían obrar bien así, los persuadie­ron a ceder a las presiones del pueblo y volverse a sus propias casas como simples ciudadanos.

Esta propuesta, viniendo como venía de quienes habían si­do jefes del motín, llenó de indignación a dos de los Señores, Alamanno Acciaiuoli y Niccolo Bene, aunque los demás cedie­ran. Y, recobrando un poco de su valor, dijeron que, si los de­más se querían marchar, ellos no podían impedirlo pero que, por su parte, no estaban dispuestos a renunciar a sus cargos antes de que se cumpliera el término de los mismos, a menos de perder también la vida. Esta disconformidad de opiniones aumentó en los Señores el miedo y en el pueblo la irritación, hasta el punto de que el gonfalonero, prefiriendo acabar su magistratura con desdoro antes que con peligro, se entregó a Tommaso Strozzi, quien lo sacó de palacio y lo llevó hasta su casa. También los demás Señores, uno tras otro, se fueron de manera semejante; por lo que a Alamanno y Niccolo, viendo que se habían quedado solos, y para que no se les considerara más valientes que prudentes, se marcharon también. El pala­cio quedó así en manos de la plebe y de los Ocho de la guerra, que todavía no habían cesado en sus cargos.

Cuando la plebe entró en el palacio, llevaba en sus manos la enseña del gonfalonero de justicia un tal Michele di Lando, cardador de lana. Este, descalzo y semidesnudo, subió a la sala llevando tras de sí a toda la muchedumbre y, cuando llegó a la sala de audiencias de los Señores, se detuvo y, volviéndose hacia la muchedumbre, dijo: “Ya lo veis: el palacio es vuestro y la ciudad está en vuestras manos. ¿Qué os parece que haga­mos ahora?”. Y todos le respondieron que querían que fuera gonfalonero y Señor y que los gobernase a ellos y a la ciudad como mejor le pareciera. Aceptó Michele la Señoría pero, co­mo era hombre inteligente y prudente y que debía más a la naturaleza que a la suerte, decidió pacificar la ciudad y acabar con los tumultos. Y, para tener ocupado al pueblo y darse tiempo a sí mismo para poder ordenar las cosas, mandó que se buscara a un tal señor Nuto, a quien micer Lapo di Castiglionchio había hecho alguacil mayor (jefe de policía); y la mayor parte de los que lo rodeaban se fueron a cumplir su encargo.

Para comenzar con justicia el gobierno que se le había con­fiado, hizo ordenar públicamente que nadie incendiara o sa­queara cosa alguna y, con el fin de infundir miedo a todos, plantó horcas en la plaza.

Dando comienzo a sus reformas (del Estado), destituyó a los síndicos de las Artes y nombró otros nuevos, privó de la magistratura a los Señores y a los Colegios, y quemó las bolsas destinadas a la elección de cargos. Entre tanto, la muchedum­bre había arrastrado hasta la plaza al señor Nuto y lo había colgado por un pie en una de aquellas horcas. En un mo­mento, puesto que todos y cada uno de los que estaban a su alrededor le iban arrancando pedazos, no quedó de él más que dicho pie.

Por otra parte, los Ocho de la guerra, pensando que con la marcha de los Señores se habían quedado ellos dueños de la ciudad, habían nombrado ya a los nuevos señores. Michele, presintiendo esto, mandó a decirles que desalojaran inmedia­tamente el palacio, pues quería demostrarles a todos que sa­bía gobernar Florencia sin necesidad de su consejo. Hizo luego reunir a los síndicos de las Artes y organizó la Señoría con cua­tro miembros del pueblo menudo, dos para las Artes mayores y otros dos para las menores. Hizo además un nuevo censo y distribuyó los cargos del poder del Estado en tres partes, dis­poniendo que una de dichas partes correspondiera a las Artes nuevas, otra a las menores y la tercera a las mayores. Conce­dió a micer Silvestro dei Medici el usufructo de las tiendas del Ponte Vecchio y retuvo para sí la corregiduría de Empoli; y concedió otros muchos beneficios a muchos ciudadanos ami­gos de la plebe, no tanto para recompensarlos por su cola­boración como para que lo defendieran siempre contra sus enemigos.

Estimó la plebe que Michele di Lando, al reformar el go­bierno del Estado, se había mostrado excesivamente favorable a los más ricos y que a ella no le había cabido en dicho go­bierno todo lo que necesitaba para mantenerse en el mismo y poder defenderse; de modo que, impulsados por su acostum­brada audacia, tomaron las armas y, en forma tumultuosa, se presentaron en la plaza enarbolando las enseñas y pidiendo que los Señores bajaran a la escalinata para discutir con ellos de nuevo los asuntos relativos a su seguridad y a su bienestar. Michele, viendo la arrogancia de los mismos y para no irritar­los más, pero sin escuchar sus pretensiones, censuró su modo de pedir las cosas y los exhortó a deponer las armas, pues sólo así se les concedería lo que por la fuerza no se les podía con­ceder sin menoscabo de la autoridad de la Señoría. Por todo ello, la multitud, irritada contra los del palacio, se retiró a San­ta Maria Novella, donde nombraron por su cuenta ocho jefes con sus subalternos y con otras atribuciones, que les conferían autoridad y respeto; de manera que había dos Estados y la ciudad tenía ahora dos gobiernos distintos.

Estos nuevos jefes decidieron que en el palacio hubiera siempre al lado de los Señores ocho miembros elegidos por sus propias Artes y que todos los acuerdos que tomará la Se­ñoría deberían ser confirmados por ellos. Quitaron a micer Silvestro dei Medici y a Michele di Lando todo lo que en ante­riores decisiones se les había concedido y asignaron cargos a muchos de los suyos, con subvenciones para que pudieran desempeñarlos con dignidad. Una vez tomadas estas decisio­nes, para darles validez, enviaron a dos de los suyos a la Se­ñoría para pedir que los Consejos se las confirmaran, y con el propósito de conseguirlo por la fuerza si de grado no lo conse­guían. Estos, con gran audacia y mayor presunción, expusieron su embajada a los Señores y echaron en cara al gonfalonero la dignidad que ellos mismos le habían conferido y el honor que le habían hecho, así como la mucha ingratitud y las pocas con­sideraciones con que él los había tratado. Pero como, al ter­minar el discurso, pasaran a las amenazas, no pudo Michele soportar tanta arrogancia y, considerando más el cargo que desempeñaba que su propia ínfima condición, decidió poner freno con medios extraordinarios a aquella extraordinaria in­solencia; y, sacando la espada que llevaba ceñida, los hirió gravemente y luego los hizo atar y encerrar.

Este hecho, cuando se supo, encendió de ira a toda la mu­chedumbre la cual, pensando que podría obtener con las ar­mas lo que no había conseguido desarmada, empuño furiosa y tumultuosamente dichas armas y se puso en marcha para ir a enfrentarse con los Señores. Por su parte, Michele, temiendo lo que iba a ocurrir, decidió prevenirlo, pensando que resul­taría más honroso atacar que esperar dentro de los muros al enemigo y verse precisado como sus antecesores a huir del palacio con deshonra y vergüenza. Reuniendo, pues, un gran número de ciudadanos que ya habían comenzado a darse cuenta de su error, montó a caballo y, seguido por muchos hombres armados, se dirigió a Santa Maria Novella para com­batir a la plebe.

La plebe que, como arriba dijimos, había tomado parecida decisión, casi al mismo tiempo que Michele y los suyos salían, se puso en marcha a su vez para dirigirse a la plaza; pero la casualidad hizo que sus recorridos fueran distintos y no se encontraran en el camino. Michele, al volver atrás, se en­contró con que la plaza había sido ocupada y se intentaba asaltar el Palacio. Entablando batalla con ellos, consiguió ven­cerlos, expulsando de la ciudad a una parte de ellos y forzando a los otros a deponer las armas y esconderse.

Obtenida la victoria, los tumultos se calmaron sólo por me­rito del gonfalonero, que superó entonces a todos los demás ciudadanos en valor, en prudencia y en bondad, y merece ser citado entre los pocos benefactores de la patria, pues, si hubiera habido en él intención torcida o ambiciosa, la Re­pública habría perdido enteramente la libertad y habría caído en una tiranía mayor que la del duque de Atenas. Pero su hon­radez hizo que no le pasara nunca por la mente pensamiento alguno contrario al bien público, y su prudencia le permitió llevar las cosas de manera que fueron muchos los que se pu­sieron de su parte, y pudo dominar a los otros con las armas. Todas estas cosas hicieron desconcertarse a la plebe e hicie­ron meditar a los mejores artesanos y considerar el desdoro que suponía para quienes habían domeñado la soberbia de los grandes el tener que soportar el hedor de la plebe.

Cuando Michele obtuvo esta victoria contra la plebe, se había formado ya la nueva Señoría. En ella figuraban dos indi­viduos de tan vil e infame condición, que se acrecentó en los ciudadanos el deseo de librarse de tal vergüenza. Hallándose, pues, la plaza llena de gente armada cuando los Señores to­maban posesión de sus magistraturas el día primero de sep­tiembre, apenas salieron del palacio los Señores se alzó tumul­tuosamente entre los armados el grito de que no querían en­tre los señores nadie del pueblo bajo. De modo que la Señoría, para satisfacerles, privó de la magistratura a aquellos dos, unO de los cuales se llamaba Tria y el otro era el cardador Barocco; en su lugar eligieron a Giorgio Scali y Francesco di Michele. Anularon también el Arte o corporación del pueblo bajo y a sus inscritos los privaron de los cargos, excepto a Michele di Lando y a Lorenzo di Puccio y algunos otros más cualificados. Dividieron los cargos en dos partes iguales, una de las cuales asignaron a las Artes mayores y la otra a las menores; pero decidieron que entre los Señores hubiera siempre cinco arte­sanos pertenecientes a las Artes menores y cuatro a las mayo­res, y que el cargo de gonfalonero correspondiera unas veces a uno de esos miembros y otras veces a otro. El gobierno así establecido consiguió por el momento calmar la ciudad; pero aunque se logró privar del mando de la República a la plebe, los artesanos resultaron más poderosos que los nobles, quie­nes se vieron obligados a ceder y a contentar a las Artes para quitar al pueblo bajo el favor de estas.

Todos estos hechos fueron favorecidos también por quie­nes deseaban que quedaran postrados los que, con el nombre de partido güelfo, tan duramente habían ofendido a muchos ciudadanos. Y como, entre los que habían favorecido el nuevo tipo de gobierno, figuraban micer Giorgio Scali, micer Bene­detto Alberti, micer Silvestro dei Medeci y micer Tommaso Stozzi, estos se convirtieron casi en dueños de la ciudad. Esta disposición y organización de las cosas confirmó la ya iniciada rivalidad entre los ciudadanos notables y las Artes menores, rivalidad motivada por las ambiciones de los Ricci y de los Albizzi. Puesto que de estas divisiones se siguieron luego, en diversos momentos, gravísimos efectos, y más de una vez habremos de hablar de ellos, llamaremos a uno de estos par­tidos popular y al otro plebeyo. Duró este estado de cosas tres años y estuvo saturado de destierros y muertes, por lo que los gobernantes vivían en grave alarma, siendo muy grande el número de descontentos tanto dentro como fuera de la ciu­dad. Los descontentos de dentro tramaban, o se creían que tramaban, revoluciones todos los días; y los de fuera, sin mie­do alguno que los frenase, sembraban toda suerte de des­órdenes, ya en un sitio ya en otro, unas veces por medio de algún príncipe y otras por medio de ciertas repúblicas.

Los datos y cálculos electorales… y la conciencia

Los datos y cálculos electorales… y la conciencia
Aportes para el desarrolloMi Arado 08/02/2018
0 (0 votos)
Los datos y calculos electorales y la conciencia

Héctor Ferlini-Salazar

Desde cualquier punto de vista que se mire, el proceso electoral 2018 en Costa Rica ha significado un socollón político. El ascenso de una opción de gobierno con marca religiosa no estaba contemplada. En mi artículo “Cuatro claves para una elección”, publicada en SURCOS el 26 de enero, comenté que los temas de la corrupción y de los derechos humanos habían disparado las candidaturas de Juan Diego Castro y Fabricio Alvarado respectivamente; a la postre este último resultó ganador de la primera vuelta.

Los datos obtenidos, las declaraciones que provienen de representantes de las opciones electorales descartadas para la segunda ronda, y especialmente, el renacimiento de un compromiso ciudadano que se expresa en redes digitales con la creación de múltiples grupos con tono pluralista y en el activismo palpable que busca evitar un gobierno dirigido por una religión altamente conservadora, augura un gane amplio de Carlos Alvarado para otorgar cuatro años nuevos de gobierno al PAC.

Será, muy probablemente (si ese compromiso ciudadano se mantiene y aumenta conforme se acerque el 1 de abril), un triunfo contundente de Carlos Alvarado que enviará al país al menos dos mensajes: a) las opciones fundamentalistas no tienen hoy viabilidad política para llegar al Poder Ejecutivo en Costa Rica, b) las bancadas del PLN y del PUSC tendrán que tener mucho cuidado con las alianzas que hagan con Restauración Nacional en la Asamblea Legislativa si desean renacer como opciones electorales, pues habrá una ciudadanía que ya no estará atada a sus partidos. Tendrán que asumir con responsabilidad los grandes temas como el problema fiscal, el sistema de seguridad social (incluye educación, salud, recreación y otros), la protección de los derechos humanos, el agua, para citar los más apremiantes y que concentran la mirada ciudadana.

¿Pero qué ocurrirá si este compromiso ciudadano que hoy observamos en redes digitales se acaba el 1 de abril? Para responder quiero comentar tres experiencias vividas recientemente en mis constantes actividades en comunidades para trabajar el tema de la construcción de cultura de ciudadanía y democracia participativa. En la Zona Sur, durante un taller en setiembre, un participante dirigente sindical del sector de pequeña agricultura, aprovechó su comentario sobre el tema del encuentro para arremeter contra “la ideología de género y las guías de educación sexual”. En la Zona Norte, en octubre, en otra actividad, una compañera de larga lucha y compromiso con los derechos de las mujeres campesinas habló también contra las guías para promover la afectividad y la sexualidad integral. En Limón, en las semanas finales de 2017, otro participante de las actividades que promuevo en torno al tema de construcción de cultura de ciudadanía y democracia participativa, dirigente comunal de larga trayectoria y participante de muchas organizaciones comunitarias, igualmente se pronunció en contra de los temas relacionados con la sexualidad. En esas fechas no se conocía el pronunciamiento de la Corte Interamericana de Derechos Humanos acerca del matrimonio igualitario. Como vemos, todas son personas comprometidas con su gente y sus comunidades, ninguna tenía una argumentación consistente para sus discursos, pero los asumen plenamente y los defienden a viva voz porque los mensajes difundidos desde fuerzas políticas y medios de persuasión no son inocentes y están diseñados para ser incorporados. El compromiso social no siempre implica conciencia política.

¿Es suficiente entonces si se gana esta elección de Carlos Alvarado? ¿Se rendirán las fuerzas que impulsan esos temas y otras ideas como que el problema del déficit fiscal está en los programas sociales que gastan mucho y no en la evasión, la elusión y un sistema tributario injusto? ¿Qué vendrá después? Como lo propuse en el texto “La fuerza nace desde las comunidades” (2011), la construcción de una fuerza social transformadora que oriente al país por una ruta de justicia social, implica dos ingredientes claves: – Elevar la conciencia del pueblo, esto es, desarrollar un proceso educativo para lograr una clara comprensión de los problemas, sus causas profundas, y las soluciones. – Elevar la calidad organizacional, lo cual implica, más gente participando conscientemente en las organizaciones sociales y comunitarias con ánimo plural, y mejor articulación entre los grupos.

Esta tarea, que es la tarea de construir una sociedad nueva basada en la justicia y el respeto a los derechos de cada persona, no se hace desde las redes digitales que si son útiles como medios de difusión, pero la construcción de conciencia política implica un cara a cara, una comunicación directa para palpar la realidad de cada comunidad y de cada persona, desentrañar ideas, percepciones y vibraciones para comprender por qué una persona acepta y divulga determinadas ideas y estar en capacidad de construir una respuesta inteligente a partir de la credibilidad que provee la cercanía humana. Esas ideas, percepciones y vibraciones solo se comprenden en la vivencia concreta, no por la vía digital, y en esa vivencia concreta, se descubre los elementos que pueden generar rupturas culturales y construir, primero, conciencia social, y luego, conciencia política, es decir, reconocimiento del rol o papel que se tiene en la dinámica de poder y definir si se desea seguir con ese papel o se quiere transformar en unión con las personas cercanas. Por eso la fuerza nace desde las comunidades. No hay que ver esta frase con dramatismo y argumentar que “no tengo tiempo”, pues todas las personas tenemos una o varias comunidades: habitacional, laboral, familiar, deportiva, artística, estudiantil… donde podemos sembrar con inteligencia la semilla de la conciencia y cuidar que germine y se multiplique.

Hay que ganar esta elección porque se reconoce la calidad del candidato, porque se siente identificación con el programa, o porque se quiere evitar el triunfo del fundamentalismo religioso, pero luego la tarea sigue… desde las comunidades.

Luche por los intereses de la clase obrera salvadoreña…

Luche por los intereses de la clase obrera salvadoreña…Entrevista con José Antonio Morán Mendoza

SAN JOSE, C.R. 28 de diciembre de 2017 (SIEP) “Luche por los intereses de la clase obrera salvadoreña, a eso dedique mi vida…” manifiesta con alegría el revolucionario José Antonio Morán Mendoza, de 75 años, originario de Santa Ana y experimentado dirigente sindical y comunista salvadoreño.

Nos comparte que “mi papá participó en el movimiento indígena de 1932, en el levantamiento, su nombre era Silvestre Antonio Morán, fue capturado y le quebraron las costillas de un balazo. Por eso mi papá siempre mantenía viva la memoria subversiva y nos contaba del levantamiento del 32, nos hablaba del revolucionario cubano José Martí, y que para la libertad solo había dos caminos: o pagar su precio o resignarse a vivir sin ella.”

“Nos hablaba que cuando uno se metía en el mundo de la lucha por la justicia en esta causa se empeñaba la palabra y la vida, se empeñaban los huevos y había que ser fiel hasta la muerte.”
“Nací el 1 de junio de 1943 en Santa Ana. Fuimos trece hermanos y hermanas. Siendo muy pequeños quedamos huérfanos y manteniéndonos por nuestra cuenta. Y hubo personas que nos ayudaron mientras otras se aprovecharon de nuestra situación, como fue el caso de un cura que violó a una hermana, y lo mismo le paso a otra hermana en una iglesia evangélica.
De aquí nace mi aversión a la religión y a las iglesias, por eso es que soy ateo. Mi esposa se llama Ana Luz Molina. Y tengo cuatro hijos: Boris Ulises, José Vladimir, Paul Iván y Tania Patricia. He sido carpintero, zapatero, técnico textil, oficinista, chofer de autos y taxista.
Desde niño trabaje en el campo
Desde muy niño tuve que trabajar en el campo para ayudar a mantener a mi numerosa familia. Desde los 7 años se me encomendó trabajar una tarea, que es un cuadrante de tierra, una superficie de 10 varas cuadradas para arar o limpiar. Y hay que meterle la cuma, el azadón, el machete, Y te enfrentás con las culebras y las hormigas bravas que se te suben al cuerpo. O se parecen las serpientes llamadas bejuquillos en los ríos.
Cerca de la casa de nosotros vivía un señor blanco, que se dedicaba a hacer muebles, y yo siempre me detenía ver cómo era que los hacía, y una vez me pregunto si no quería aprender el oficio, que si quería ser carpintero, y yo le dije que sí, entonces me explicó que él era profesor en una colegio técnico, que tenía me acuerdo en el logo un yunque y un martillo.
Para ese entonces estaba estudiando tercer grado y tenía nueve años. Cuando me vieron en el colegio técnico dijeron que estaba muy pequeño pero logre convencerlos que me hicieran una prueba. La prueba consistía en que les respondiera preguntas sobre reglas de matemáticas, geometría, tonelajes y tuercas. Pensaron que no la iba a pasar pero resulta que estudiaba en la escuela nocturna y precisamente tenía los apuntes de esas materias, los cuales estudié rigurosamente y logre pasar la prueba. Y me convertir en estudiante del Colegio Técnico INPI.
Por esos años hubo dos acontecimientos que influyeron fuertemente en mi vida. El primero fue el triunfo de la Revolución Cubana el 1 de enero de 1959. Ya para entonces era carpintero graduado, aunque joven, de 15 años. Me había graduado a los 14 años.
Me acuerdo cuando obtuve mi primer trabajo en una fábrica de muebles, de puertas y ventanas. Llegue y busque al dueño y le pedí trabajo y me respondió que él no necesitaba aprendices sino carpinteros. Le dije que yo era carpintero y soltó la carcajada y lo mismo se rieron los demás carpinteros, ya viejos, burlándose de este bicho. Y eont4omces el dueño del taller me preguntó que sabía hacer. Y le respondí: lo que Usted me ponga a hacer. Y me dice: no seas tan rajón. Y le respondo que ¿por qué dice eso? Vaya –me dice- haceme una silla de vano de pilarcillo.
Y los demás se secreteaban pensando que ni sabía de qué estaba hablando el maistro. Por cierto al taller le decían el “taller de los Micos”, mal apodo que tenían los dueños. Bueno, saque mi metro tranquilamente y empecé a tomar medidas y a hacer los cortes ante la mirada sorprendida de todos ahí. Hasta dibuje un plano en mi cuaderno de notas. Y efectivamente hice el mueble solicitado. Si yo era de escuela. Y ante la evidencia el dueño del taller no tuvo otra que contratarme.
Después pasé a otro taller, esta vez de muebles acolchados, otra experiencia laboral. Ahí éramos alrededor de 70 obreros, grande el taller, me acuerdo del lema publicitario: “Muebles Bonalco, Salvadoreños como el Izalco.” A mediodía, durante el almuerzo nos poníamos a escuchar las noticias trasmitidas por Radio Rebelde, éramos partidarios la mayoría de carpinteros del Ejército Rebelde y de su líder Fidel Castro.
Una vez despidieron injustamente a un compañero nuestro a un carpintero, y entonces a alguien se le ocurrió que buscáramos para asesorarnos a un carpintero que tenía experiencias en asuntos sindicales y que incluso había participado en el levantamiento del año 32. Y fue entonces que fui a buscar y conocí al legendario Virgilio Guerra, dirigente santaneco del Partido Comunista. Virgilio tenía una venta de madera y productos de carpintería. El me dio un papelito y me dijo: vaya este lugar ahí lo van ayudar. Me mandó para el local del Sindicato de la Industria de la Construcción.
Fui y les explique el problema que enfrentábamos y me propusieron que nos organizáramos para resistir los ataques de la patronal, que creáramos la seccional del Sindicato y así ellos podía llegar a asesorarnos y a explicarnos los beneficios de estar unidos, organizados. Esta fue mi primera charla de educación sindical. Te estoy hablando de los años 1959-1960, en esa época se vivía la euforia causada por el, lanzamiento del primer Soyuz, la nave espacial soviética, todo mundo decía con admiración: ¡Qué vergones esos cabrones rusos!
Conocí al Che cuando no era todavía el Che
Una vez fui a hacer mostradores en la finca Las Cruces, propiedad de Armando Tomás Monedero, esto fue en tiempos de cosecha de café, y estando ahí trabajando se apareció un muchacho y Don Armando me dijo: siéntase tranquilo que este muchacho es muy buena gente. Al preguntarle el nombre me dijo: soy argentino, me llamo Ernesto Guevara. Pero todavía no era el Che pero después iba a ser el Che. Se interesó por lo que estaba haciendo. Ese medico paliducho que entonces conocí llegaría a sr el Che que peleó al lado de Fidel en la Sierra Maestra y luego moriría en Bolivia.
Regresando a la historia, hicimos una asamblea y organizamos el sindicato en la fábrica. Y cuando cumplí los 18 años pude integrarme a la Junta Directiva del Sindicato de la Construcción. Fue toda una experiencia. Como directivo sindical atendía los departamentos de Santa Ana, Ahuachapán y Sonsonate, y así fue adquiriendo experiencia, destrezas que solo las dan el tiempo y la práctica. Y me dedique a formarme políticamente, leía La Verdad, órgano del PCS, y un boletín sindical de nombre Voz Obrera. Y así fui creciendo sindicalmente y políticamente, habituándome a la lectura. Y estudie hasta sexto grado en la escuela nocturna.
Fue por ese tiempo que me reclutaron para la Juventud Comunista. Me acuerdo que a la célula llegaba a atendernos Roque Dalton, que era muy chistoso. En mi célula estaba Diógenes, que era hijo de Antonio Gonzalez, fundador del PCS en Ilopango en marzo de 1930. Toda su familia era del PC. Carlos Solórzano, conocido en el mundo de los carpinteros como “El Rostro Impenetrable” por una famosa película de Marlon Brando de esa época. Y es que en realidad era bien feíto.
Por esa época como Vanguardia de la Juventud Salvadoreña contribuimos a la formación del FUAR sección Santa Ana, que la coordinábamos junto con Diogenes y Eduardo Camporreales; la Columna Campesina dirigida por Mariano Carranza; la Columna Estudiantil por Dagoberto Marroquín y Jorge Vargas. Hacíamos sesiones para aprender el manejo de armas, de diverso tipos de armas incluso una escuadra ametralladora.
A los 17 años, en octubre de 1960 soy juramentado por Eduardo Camporreales para ingresar al Partido. Ese mismo año caí preso. Sucede que le trabajábamos a la mueblería de Salvador Arce Zablah, que quedaba en Santa Tecla. Y fuimos a dejarle unos muebles y coincidió con el golpe de estado de ese año. Y nos detuvieron tropas del ejército y nos acusaron de revoltosos. Nos llevaron al cuartel y luego de una golpiza nos pusieron en libertad. Fue mi primera captura.
La siguiente captura fue cuando vino al país el presidente gringo Lindon Johnson. Le organizamos un recibimiento con pintas y mantas. Entonces la embajada gringa quedaba en el centro. Me acuerdo que participaba Mario Moreira, que era presidente de AGEUS. Participábamos en la protesta estudiantes y obreros. Nos capturan y nos llevan a un lugar aparatad allá por MOLSA y nos golpean y luego nos sueltan. En esa época los cuerpos de seguridad todavía no desaparecían a los opositores.
En 1964 participo en el V Congreso del PCS. Me acuerdo que en la comisión organizadora estaba Raúl Castellanos Figueroa y Rafael Aguiñada Carranza. Y por Santa Ana participamos Marianito (Carranza), Virgilio, Eduardo.
Entre los acuerdos tomados me acuerdo que estaba que el Partido debía convertirse en un aglutinador de las masas populares, desarrollarse en el seno de la clase obrera, crecer en el campo, potenciar a la Juventud, fortalecer el movimiento obrero y crecer, reclutar más comunistas. En la Comisión de Organización queda de responsable el Chele Aguiñada. Me acuerdo que uno de los debates era el de la necesidad de que los compañeros que estaban en la producción pasaran a formarse como cuadros militares.
Había en el Partido también profesionales. Me acuerdo de Luis Ernesto Acevedo, fiscal de la UES que era colaborador nuestro. De Gustavo Adolfo Noyola, que era camarada y fue secretario general de la UES.
Se hablaba también de influir en empresas y constituir grupos tácticos y grupos estratégicos. Por lo estratégico nos referíamos a organizar a las principales empresas del país, a los trabajadores de telecomunicaciones, energía, agua, el transporte, etc. Y por tácticos a empresas del sector textil, alimentos, bebidas, etc. La UTF era un sindicato clave, poderoso, los ferrocarrileros y era conducido por nosotros, por el Partido. Y había la visión etapista que después de la lucha de masas venía la lucha armada.
Reclute para el PCS a Dagoberto Gutiérrez
En determinado momento me volví funcionario sindical, abandone la producción para dedicarme al trabajo sindical y partidario. Me esmere en estudiar sobre Métodos y Sistemas Organizativos. Y ya pasaba bastante tiempo en san salvador, pero también hacía trabajo partidario en santa Ana, incluso reclute a varios cuadros del Partido, incluyendo a Dagoberto Gutiérrez, que era de Chalchuapa pero estudiaba en Santa Ana y después se volvió un destacado dirigente comunista.
El avanzó mucho porque se fue a estudiar a la Unión Soviética, allá lo formaron. También por esa época organizamos una Escuela de Educación Sindical y tuvimos la visita y participación de Salvador Cayetano Carpio, Schafik Handal, Raúl Castellanos Figueroa, Rafael Aguiñada Carrranza, Alfredo Acosta (constructor y carpintero) y otros. Para esa época bromeábamos mucho. A Delfino Perez lo jodíamos porque en su modo de hablar trataba de imitar a Schafik yle decimaos “Chafino.” Al viejo Edito Genovés le decíamos “Burro de Años” o “Tía Cabra.” A Carpio le decíamos Chambacú, como la canción.
En 1967, en mi calidad de secretario de organización de la Federación Unitaria Sindical, FUSS participe activamente en las jornadas huelguísticas de abril de 1967, que incluye la huelga de los trabajadores de Acero allá en Zacatecoluca, y lo hice junto con otros compañeros, entre estos Salvador Cayetano Carpio, que era el encargado de Educación.
Ya para ese entonces estaba el debate sobre si era adecuado o incorrecto la militarización del movimiento obrero y como resolver el problema de la formación de cuadros militares dentro del movimiento obrero. Me acuerdo que para esa época Salvador o Chamba como le llamábamos era muy enfático en la necesidad que como obreros comunistas rechazáramos la religión.
Me acuerdo que una vez que impulsamos la organización de los trabajadores de IMACASA, una fábrica de implementos agrícolas, fuimos con José Dimas Alas, que era secretario general de la FUSS, y al llegar allá, un obrero de IMACASA le grito emocionado: Hola Cutuyeya. Nos sorprendimos al descubrir que se trataba de su primo de nombre Secundino Ardón, y que se habían criado juntos allá en Chalatenango y Cutuyeya se refería a que cuando niño así decía por decir “costurera”. A Cutuyeya después Carpio se lo llevó para formar las FPL.
Por ese tiempo también participamos en la campaña del PAR que llevaba como candidato a la presidencia al Dr. Fabio Castillo. Anduvimos de pueblo en pueblo haciendo campaña de una plataforma de cinco puntos, en el que sobresalía el de realizar una reforma agraria, que en aquella época era un tema explosivo. Esta campaña política tuvo como base el movimiento huelguístico de ese año 1967, que fue muy intenso.
Y fue a partir de esta experiencia electoral que pudimos como Partido iniciar pláticas con los socialcristianos del PDC dirigidos por Duarte y los socialdemócratas del MNR dirigidos por Guillermo Manuel Ungo, para luego formar la Unión Nacional Opositora, UNO y derrotar en la urnas a la dictadura militar, en 1972 y 1977. Y en Santa Ana ganamos el consejo municipal e incluso fui regidor.
Y también fui candidato a diputado pero aunque la mayoría me apoyaba, la dirección del Partido nos impusieron a Alfredo Acosta, esa era la línea nos dijeron…Pero debo reconocer que esta experiencia electoral me ayudo a desenvolverme, aprendí a hablar en público en las concentraciones populares, “pico de oro” me decían por lo fogoso de mis discursos.
Con Carpio debatimos bastante sobre el rumbo del movimiento obrero y las formas de lucha. Él era dirigente de sindicato del pan. Era un poco egocéntrico y necio. Aunque también un gran luchador social, hay que reconocerlo, fue su mérito personal…
En este año 1967 soy capturado por la Guardia Nacional y paso encarcelado tres meses. Y soy víctima de torturas físicas y psicológicas. Me acusaban de comunista. El director de la “benemérita” era el Chato Casanova.
En San José, Costa Rica
En 1968 fui nombrado para representar al movimiento obrero salvadoreño en un Congreso de Unidad Sindical Centroamericana que se celebró en San José, Costa Rica. Y hable con mi estilo combativo, de choque, porque así hablábamos en El Salvador, y esto no le cayó en gracia a Manuel Mora, el dirigente de los comunistas ticos que me acusó de practicar un “discurso incendiario”, desde entonces no les caí bien a los del Partido Vanguardia Popular.
Ah y fíjate que cuando llegue a San José en el aeropuerto me detuvieron y me interrogaron y traía una carta de Raúl Castellanos Figueroa para Manuel Mora y me la tuve que comer, me la tuve que tragar, suerte que era de papel cebolla. Conocí a Elena Mora, que era hermana de Raúl y vivía en Costa Rica, esposa de Eduardo Mora. Este me llegó a saludar también peor lo sentí falso.
En 1969 se recibe una invitación para asistir a un Congreso de la Federación Sindical Mundial en Moscú. El Partido eligió a su candidato, se trataba de Dimas Alas, que era el “niño bonito” de Carpio. Carpio siempre se rodeaba de un grupo de seguidores. Dimas era linotipista. Pero nos plantamos como movimiento obrero y termine asistiendo. Yo había sido fundado de la FUSS en 1965. Como detalle te cuento que también asistieron a ese primer congreso representantes del Sindicato de Pilotos Aviadores de El Salvador.
Estuve en Moscú y ya ahí recibí una invitación de la CGT para visitar Francia y de los sindicatos británicos para viajar a Inglaterra. Los camaradas soviéticos admiraban el ardor con que defendía mis posiciones en favor de los derechos de la clase obrera. Ahí conocí al chileno Luis Corvalan que me increpo por mis actitudes antimilitaristas. No se imaginaba, en las vueltas que da la vida, lo que le tenían preparado los militares chilenos a su pueblo y su mismo partido.
Al regresar de la Unión Soviética volví a caer preso en la Guardia Nacional, esta vez por sindicalista. Pero logre fugarme, porque resultas que practicaba judo y me había adelgazado bastante, y logre pasar por los barrotes y salí normalmente…Ah, fíjate que en 1986 de nuevo invitado por los sindicatos soviéticos volví a visitar a la URSS. Esta vez por un camarada uruguayo, el líder sindicalista Marcelo Pineto, de la FSM, que incluso vino a visitarnos acá a El Salvador. Él me decía me acuerdo: “vos so esperanza para nuestros pueblos.”
En 1971 en un pleno del comité central del Partido me absorbieron para este organismo y pase a formar parte de la Comisión Nacional de Organización. Y me desplazaba a la zona oriental, organice a los pescadores de Cutuco, forme sindicatos en los algodonales, la base social del Partido se había ampliado y penetramos el oriente del país, en particular Usulután. En las discusiones al interior de la dirección del Partido impugne a dos compañeros lo que me trajo diversos niveles de aislamiento.
Impugne a Roberto Castellanos Calvo, “Boca de Trapo” , lo acuse de ser un borracho empedernido; y también a Mario Aguiñada, acusándolo de farsante y falso, irrespetuoso, esto me valió que su hermano, el Chele, Rafael Aguiñada dejara de estimarme. Y lo mande a comer mierda, a los dos. Pero así soy yo, de una sola pieza. Las verdades las digo a la cara y no reparo en consecuencias. Pienso que así debe de ser un revolucionario, un comunista, sincero, autocrítico, así fui educado políticamente.
Captura y expulsión a Guatemala en 1973
En 1973 después del 1 de mayo fuimos capturados 22 comunistas por la Guardia Nacional y fuimos torturados y luego expulsados hacia Guatemala, a las garras de la Mano Blanca, un escuadrón de la muerte chapín de los primeros. Te pintaban una mano blanca en tu puerta y era una condena de muerte. Cuando me capturan ando leyendo Los Condenados de la Tierra de Franz Fanon. Estuvimos presos en los sótanos más recónditos de la policía. Y al final tuvieron que liberarnos porque logamos comunicarnos con nuestros compañeros guatemaltecos.
En la capital chapina nos teníamos que reportar a las 6 de la mañana, 112 del mediodía y 6 de la tarde en el cuartel de la policía. Y logramos contactarnos con los camaradas del PGT y se levantó una campaña mundial para exigir nuestra libertad. Hubo una carta exigiendo nuestra libertad que fue firmada por Pablo casal, Pablo Picasso, la actriz Gina Lolobrigida y su esposo, el músico Mikis Teodorakis. Entre los capturados estaban Lito Sandoval Luna y su hermano; un obrero de apellido Polanco, Reginaldo Hernandez, el Flaco Quezada. Y nos pusimos a luchar luego porque el gobierno guatemalteco nos concediera el derecho de asilo.
Pero en realidad lo que queríamos era ganar tiempo para organizar nuestro regreso al país. Y así fue. Les solicitamos a los policías que queríamos ir a confesarnos a la iglesia y a diez de los 22 presos políticos nos permitieron ir. Pero ya nuestros compañeros guatemaltecos habían organizado la fuga y tenían listo el transporte que nos conduciría a la frontera y así fue efectivamente.
Regresamos a la patria, regresamos a la lucha. En mi caso me quede unos días en San Cristóbal, todavía en Guatemala, porque tenía unos conocidos ahí. Y luego me metí a El Salvador y me unos días estuve clandestino. Luego me reincorpore a mis actividades sindicales y políticas, volví a la legalidad. Nuestra fuga causó un gran alboroto en Guatemala.
Fíjate que a mí me mataron los escuadrones de la muerte a 13 familiares, por eso yo no perdono ni mierda a esos asesinos, tiene que haber justicia…
En 1986 fui representante del FMLN-FDR en Costa Rica. Ese mismo año, luego de 26 años de militancia partidaria, y con una visión crítica de su práctica política, presente mi renuncia irrevocable al Partido Comunista de El Salvador, PCS.-

Realizan en El Salvador XV Encuentro de Catedras Martianas

CIUDAD UNIVERSITARIA, 23 de noviembre de 2017 (SIEP) “Es un gran honor para nuestra Universidad de El Salvador ser sede de este XV Encuentro Internacional de Cátedras Martianas, expresó el Lic. Vicente Cuchillas, Decano de la Facultad de Ciencias y Humanidades de la Universidad de El Salvador.

Por su parte el Lic. Guillermo Campos, Jefe del Departamento de Filosofía y uno de los organizadores de la actividad, indicó que “esta actividad forma parte del esfuerzo que como UES estamos realizando por promover un pensamiento emancipador latinoamericano, que ilumine la lucha por la transformación de nuestras sociedades.

La actividad contó con las Conferencias Magistrales impartidas por el catedrático mexicano de la UNAM, Dr. Adalberto Santana, que verso sobre “Francisco Morazán y José Martí: el pensamiento de la integración latinoamericana” y por el Dr. Ibrahim Ferrer, del Centro de estudios Martianos de La Habana, con el tema: “José martí: guerra sin odios.”

Por Nicaragua participan el Dr. Jorge Dimitrov Escalante, y la Maestra Tamara Iveth Pérez, ambos de la UNAN-Managua, con el tema “Descolonización y Segunda Independencia en Martí.”
Entre los ponentes salvadoreños se encuentran Jeimy Magaña, que tratará el tema “Martí y la emancipación de la mujer”; José Alfredo Pineda Dubón, con el tema “José Martí: Segundas Independencia y Soberanía de Nuestra América”; Raúl Martínez con el tema: “Legado histórico de José Martí en la Revolución Salvadoreña” y Roberto Pineda, con el tema: “Martí y la Revolución salvadoreña.”
Roberto Pineda indicó en su intervención que “es un gran privilegio participar en este XV Encuentro de Cátedras Martianas, para nosotros como salvadoreños hablar de Martí no es un tema académico, es un tema político, y es un tema hasta emocional, porque Martí es Cuba, Martí es Fidel, martí es el Che, Martí es el Granma; Martí es la Sierra Maestra; Martí es la dignidad latinoamericana y caribeña; Martí es el socialismo a 90 millas del imperialismo…”
“Las ideas emancipadoras de Martí –agregó- junto con las de miles de luchadores sociales, con sus sueños, con sus esfuerzos, con sus victorias y derrotas, se juntan para formar el ideario de los procesos revolucionarios latinoamericanos, y cada nueva generación va dando su aporte.”
“Martí sufrió cárcel y destierro como las han sufrido los luchadores sociales latinoamericanos y caribeños. Y estas experiencias lo marcaron y contribuyeron a la construcción de sus ideas básicas, de sus planteamientos fundamentales. Martí con su palabra, con su vida y su muerte nos convoca al compromiso político con los pobres de la tierra.“
“Hay tres grandes ideas fuerza del pensamiento martiano que nos han acompañado en nuestro proceso revolucionario salvadoreño. La primera es su latinoamericanismo. Martí nos ensueño a pensar y sentir como latinoamericanos, como hijos e hijas de Nuestra América. Y fue este espíritu lo que impulsó a Farabundo Martí a incorporarse al Ejercito Defensor de la Soberanía Nacional, conducido por el General de Hombre Libres, Augusto Cesar Sandino, allá en las Segovias de ese hermano país.”
“Lo segundo es su antiimperialismo. Martí vivió en lo que él llamó las “entrañas del monstruo:” Y nos enseñó que únicamente podremos ser independientes en enfrentamiento constante y hasta derrotar al imperialismo yanqui, como el pueblo cubano lo hizo en Playa Girón. Y fue ese antiimperialismo el que guió al pueblo salvadoreño durante doce largos años de Guerra Popular Revolucionaria, enfrentado a la maquinaria y los planes elaborados en Washington.”
“Y lo tercero es su espíritu emancipador. Martí nos enseñó la necesidad de transformar nuestras sociedades. La necesidad de luchar por los intereses más sentidos de los sectores populares. La necesidad de acabar con las minorías que explotan y oprimen a nuestros pueblos…”
“Martí tuvo dos granes amistades salvadoreñas. El primero fue el general Carlos Ezeta, se conocieron en Nueva York en el exilio y ya cuando era presidente Carlos ayudó al movimiento independentista representado por el Partido Revolucionario Cubano, con armas y pertrechos militares. Carlos Ezeta fue presidente de 1890 a 1894.”
“Y hay una mujer, Ana Rosa Ochoa, que fue la secretaria de Alberto Masferrer, pensador de principios de siglo XX, y que tuvo una librería ubicada en el centro de San Salvador, llamada Claridad donde se vendía literatura subversiva, marxista y les estoy hablando de los años 40,50,60 del siglo pasado, en plena dictadura militar. Ella fue una gran Martiana, una admiradora del revolucionario cubano y vendía sus obras, las promovía….
“Deseo terminar con un verso de Martí que me sigue cautivando y convocando a la lucha: ¡Yo quiero cuando me muera, sin patria pero sin amo, tener en mi fosa un ramo, de flores y una bandera” finalizó Pineda.

«Cómo se fabrica un machito»

“Cómo se fabrica un machito”: Marina Castañeda, la psicoterapeuta mexicana que retrata “al macho mexicano” en el libro “El machismo ilustrado”

En el libro “El machismo ilustrado” la psicoterapeuta mexicana Marina Castañeda, en colaboración con la dibujante Eva Lobatón, hace una reflexión gráfica de esos comportamientos del día a día “que se han vuelto caricaturescos” tanto en su país como en toda América Latina.

Por Alejandro Millán Valencia – BBC Mundo
BBC “Desde pequeños se incuba en los hombres ese necesidad de demostrar que son hombres”, dijo Marina Castañeda, autora de “El machismo ilustrado”. (Crédito: Eva Lobatón)

Una escena que se repite por los pasillos de los centros médicos todos los días: decenas de niños que van a ser vacunados. Muchos de ellos tiemblan de terror al saber que van a ser pinchados por la aguja de una jeringa. Entonces se escucha la frase, tanto de madres como de padres, cuando el destinatario del pinchazo es un varón: “Mijo, no llore, demuestre que es un hombre”.

“Desde pequeños se incuba en los niños ese necesidad de demostrar que son hombres”, le dice a BBC Mundo la psicoterapeuta mexicana Marina Castañeda.
En su opinión, esa formación termina creando “machitos” que no son los que golpean ni maltratan psicológicamente, pero sí tienen actitudes de género estereotipadas en la vida cotidiana que pueden llegar a ser dignas de un dibujo animado.
“Hay elementos del machismo que hoy día se han vuelto caricaturescos, detalles en la vida cotidiana que son dignos de risa y no sólo de lamentaciones”, apunta Castañeda.
BBC Marina Castañeda ha escrito varios libros en los que trata lo que ella ha denominado “el machismo invisible”.
Por esa razón, la psicóloga se unió con la dibujante Eva Lobatón para crear “El machismo ilustrado”, un libro de caricaturas reeditado en agosto que reflexiona de una manera gráfica sobre esas actitudes machistas que se ven a diario en los hogares no sólo de México, sino también de toda América Latina y otras regiones del mundo.
En el contexto de la temporada 100 Mujeres organizada por la BBC, conversamos con Castañeda sobre ese “machismo cotidiano o light “ que se presenta en su libro.
________________________________________
¿De dónde surgió la idea de ilustrar el machismo?
El cómic está basado en mi libro “El machismo invisible”. Tanto en el libro como en el cómic se intentan describir las formas sutiles del machismo en México.
Pero no el machismo violento, flagrante, sino que se trata más de las formas light que pude tomar, esos pequeños gestos y actitudes de la vida cotidiana tanto de mujeres como hombres.
BBC “El machismo ilustrado” fue publicado en noviembre de 2013 por Taurus y reeditado en agosto pasado por Grijalbo. (Crédito: Taurus)
Esa era la idea de “El machismo invisible” y nosotros decidimos hacerlo historieta. ¿Por qué? Porque nuestro deseo era alcanzar a un público más joven, más dispuesto a leer un cómic que a leer un libro de 400 páginas.
Hay formas de ser, formas de hablar que ya pueden parecer ridículas, aún en una sociedad machista como la mexicana.
Estamos hablando de las clásicas formas de manipulación y de poder que fueron efectivas hace algunos años, pero ya no lo son más.
¿Cómo cuáles?
La actitud del macho mexicano que nunca admite haber cometido un error. Que no sólo tiene la razón, sino que considera que tiene derecho a tener la razón. O los hombres que no admiten que una mujer los interrumpa.
En mi trabajo como psicoterapeuta me encontré con casos así. Uno de ellos fue el de un paciente que me contó en medio de una sesión que “le había retirado el habla” a su esposa desde hacía una semana porque ella lo había interrumpido en medio de una conversación.
Esa frase contiene implícita la noción de que hablarle a una mujer es hacerle un favor. Es como quitarle un juguete a un niño.
Otro ejemplo es el de que los hombres siempre conducen. Entrevisté a más de 100 mujeres que decían que manejaban y que lo hacían bien.
BBC “¿Cómo se fabrica un machito?”, una pregunta que es respondida con humor y una profunda reflexión en el libro de Castañeda y Lobatón. (Crédito: Eva Lobatón)
Entonces les pregunté por qué entonces sus maridos solían estar al volante y me respondieron que, cuando ellas manejaban las criticaban tanto, que decidieron dejarles el lugar. “Me daba tantas instrucciones”, contaron varias de estas mujeres.
En cambio, cuando le pregunté a los hombres la respuesta fue “porque yo manejo mejor”.
Entonces decidí investigar. Y todas las compañías de seguros que consulté me dijeron que estadísticamente las mujeres conducen mejor que los hombres. “Tienen menos accidentes. Son más cautelosas. Más prudentes”, me respondieron.
Es un ejemplo de cómo un comportamiento que tiene que ver con el control y el poder se ha vuelto un axioma, eso de que “las mujeres manejan pésimo”, y resulta que no es cierto.
Es una de las muchas costumbres que se han inscrito en la cultura popular. Hay muchas cosas más que ya no tienen sentido.
¿Por qué se siguen perpetuando?
Se siguen presentando porque han quedado inscritas como verdades casi biológicas.
Un ejemplo es que las mujeres son las únicas que pueden criar biológicamente a un bebé y que sólo las mujeres tienen instinto maternal. Esto es totalmente falso. La explicación es que hay miles de libros que enseñan cómo criar un bebé: o sea, no hay ningún instinto maternal, sino que se aprende.
Estas “verdades casi biológicas” hacen que los hombres sean considerados ineptos para dichas tareas. El machismo también afecta a los hombres, porque considerar ineptos a los hombres para cuidar niños es lo mismo que considerar ineptas a las mujeres de manejar una computadora.
BBC “El machismo se mantiene y es mantenido no solo por los hombres, sino también por la actitud de algunas mujeres”, sostiene la autora. (Crédito: Eva Lobatón)
Y ese argumento se cae solo: hay centenares de hombres que han criado solos a sus hijos: hombres divorciados, viudos, gays…
Pero estos conceptos no son algo genético o biológico, sino una creencia que se sigue manteniendo.
También se hace extensivo al lenguaje: el hombre que cocina es un chef, pero la mujer es una cocinera. El hombre es un sastre, pero la mujer es una costurera. Actualmente se sigue menospreciando la actividad de la mujer, aunque haga exactamente lo mismo que el hombre.
Hay una observación en el libro que me gustaría que me ayudara a aclarar: los hombres tenemos que “demostrar que somos hombres” mientras que las mujeres , no.
Es algo que llevo observando desde hace mucho tiempo y también pensándolo: ¿cuál es la esencia del machismo?
La definición más precisa que pude encontrar fue esta: las mujeres no tienen que demostrar todo el tiempo que son muy mujeres. No es necesario. Basta con decir “soy mujer”, y ya.
En cambio, para los hombres, el hecho de decir “soy hombre” no basta para declarar su identidad. Muchos hombres sienten la necesidad de demostrar que son muy hombres o que son muy machos.
El machismo es ese esfuerzo extra que hacen los hombres para demostrar que son “muy hombres”.
¿Qué formas toma este esfuerzo perpetuo, que a mí me parece muy extenuante? Consiste, primero en la competencia perpetua con otros hombres. Y lo segundo, en demostrar que son superiores a las mujeres en todas las situaciones.
BBC Eva Lobatón se encargó de convertir en imágenes y caricaturas los conceptos explicados por Marina Castañeda en el libro “El machismo invisible”.
¿ C ómo hicieron para construir a personajes del libro como Tomillo y Ludmila?
Ahí tuvo que ver mucho la genialidad de Eva Lobatón (la caricaturista), que supo leer los ejemplos en el libro “El machismo invisible” y transformarlos en personajes.
Esos personajes son muy reconocibles, sobre todo para las mujeres, porque los hombres no tienen mucho esa capacidad de autoanálisis, que les permite reconocerse y reírse de ellos mismos.
Lo que no me queda claro es a quién está dirigido este libro, más allá del público joven…
A hombres y mujeres, jóvenes y viejos. Está dirigido a todo el mundo que esté atrapado en este sistema de creencias, de costumbres, de actitudes, que yo he visto resumidas en un ejemplo: cuando las mujeres dicen que “mi marido es muy especial” o “mi jefe es muy especial”, y todo el mundo entiende de inmediato lo que eso significa. Eso significa que es impaciente, exigente.
BBC “No es el machismo violento del que estamos hablando. Es uno más sutil, pero que igual minimiza a la mujer”. (Crédito: Eva Lobatón)
¿Lo deberían leer más los hombres que las mujeres?
Te cuento un caso. un hombre, con el que estaba en terapia, me dijo un día: “Después de leer este libro me di cuenta que estaba haciendo algo mal con las mujeres”.
No sabía exactamente qué era lo que pasaba, pero comencé a preguntarle y me contó que era un hombre divorciado y que le gustaría tener una mejor relación con las mujeres.
Entonces le pregunté si tenía alguna amiga mujer. Y me respondió que no, que él tenía amigos y no le veía mucho sentido a tener una amiga mujer, porque si le gustaba, no la querría tener como amiga, sino como otra cosa.
Luego le pregunté por su hermana. Y me dijo que la quería mucho, pero que en realidad no hablaba mucho con ella. Y me reveló que conversaban de algunas cosas, como sobre la hija de ella, pero que él sobre él mismo no hablaba. Que no. Entonces le puse como tarea que hablara con su hermana y buscara amigas. Y poco a poco cambió su forma de comunicarse con las mujeres y de esa forma fue consiguiendo amigas mujeres.
Encontró la forma de llevarse con las mujeres más allá de verlas como un objeto sexual. Esta es otra característica de la sociedad machista: que hombres y mujeres no sean amigos, lo cual es absolutamente ridículo.
BBC “La jaula”, el lugar donde muchas mujeres se encuentran por los conceptos machistas actuales. (Crédito: Eva Lobatón)
En el libro hay un apartado sobre cinco reglas para crear a un machista. En ese sentido, ¿qué responsabilidad le cabe a las mujeres en crear o alimentar al machismo?
Es imposible negar que en México o en América Latina muchas madres le prestan más atención a los hijos varones que a sus hijas.
Hay estudios que demuestran que las madres amamantan más a los bebés varones que a las niñas. Y eso está inscrito en el lenguaje común. Se le dice al hermano hombre: “Cuida a tu hermana”, y a la niña se le dice: “Atiende a tu hermano”.
Y esto es algo que las madres están alimentando todo el tiempo.
Te pongo un ejemplo. Una amiga francesa tuvo una hija en México y decidió no ponerle aretes. Y sus amigas mexicanas le insistían en que le pusiera y ella preguntó por qué tanta insistencia. La respuesta fue que era fundamental que la gente supiera si era niño o niña, porque evidente el trato no es el mismo para un niño que para una niña.
¿Y cuáles serían tres tips para crear un machito, la receta de la abuela, como ustedes lo ilustran?
Uno, es hacerle sentir que es el rey del mundo. Dos, darle a entender que las mujeres que lo rodean están allí para atenderlo. Tercero, educar a los niños y a las niñas de una manera muy distinta. Extender esa creencia de que los niños son buenos para algunas cosas y las niñas para otras. Eso no es así. Porque el machismo no es sólo criar al niño machito, sino a la niña como alguien que asuma el papel de sumisa y conciliadora.
BBC Al final del libro se pueden leer los 10 mandamientos del machismo. (Crédito: Eva Lobatón)
Hay un principio instalado, que usted recoge y que parece generalizar ese machismo light : que la mujer está sola si no está acompañada de un hombre. ¿De dónde recogió ese concepto para ponerlo en una caricatura?
Hay varias facetas de eso. Para empezar, creo que ya el decir que dos mujeres que viajan o están en un bar están solas, ya es equivocado. Y te doy un ejemplo del por qué: cuando una mujer se divorcia, en la mayoría de los casos no se vuelve a casar. Mientras que, en su mayoría, los hombres divorciados se vuelven a casar en un promedio de 2 años.
Eso nos da la idea de que sociológicamente hay más mujeres que viven solas, que viven perfectamente bien, sin hombres. Eso está estadísticamente demostrado, pero la creencia popular señala que las mujeres no pueden vivir sin los hombres.
Hay un comentario de la antropóloga Margaret Mead en este sentido, que me gustaría agregar: “Cuando el hombre pierde a su esposa, este se vuelve a casar. Pero cuando la mujer pierde a su esposo, simplemente sigue cocinando”.

Would You Like Your Jesus Upsized?

Would You Like Your Jesus Upsized? McDonaldization and the Mega Church
Elizabeth Cook

“The hottest places in Hell are reserved for those who, in times of moral crisis, preserved their neutrality_” —- Dante’s Inferno ——

CONTENTS
AKNOWLEDGEMENTS ……………………………………………………………… vii.
ABSTRACT .. , ………………………………………………………………………… viii.
HISTORY OF THE MEGA CHURCH ……………………… 10
Mega Church as a New Movement
Why the Mega Church is Different
Church Finances and Staff Specialization
Architecture
Denominational Ties
Church Decline
Church Federations
THE MEGA CHlJRCH AS A BUSINESS …………………….. 22
The “Vision” Statement
The Spiritual Shopping Mall
Worship as a Product
Competition
Advertising
Pastor as Chief Executive Officer (CEO)
MCDONALDIZATION AND THE MEGA CHURCH …………. 36
Predictability
Calculability
Efficiency
Use of Non-Human Technology
Irrationality of Rationality
Sacred vs. Profane
THE POSTMODERN CHURCH ……………………………………………………….. 57
Organizational Structure
Audience
Strange Bedfellows
CONCLUSION …………………………………………………………………………. 60
PERSONAL RESPONSE ………………………………………………………………. 62
REFERENCES ………………………………………………………………………….. 67

ABSTRACT

The Protestant American mega church is growing at a time when overall church attendance is in decline. An explanation as to why these churches with memberships greater than two thousand are growing so quickly needs to be developed. By means of a review of recent periodical publications, grounded in a small body of academic publications, and supplemented by observational personal experience, this thesis asserts
that the mega church is a new social movement, separate from the large churches of the early twentieth century.

One key distinction that sets the mega church apart is that it is operated like a business. Mega churches take part in competition and advertising to produce the professional product of worship services. Because of its business-like structure, the mega church is effectively analyzed with the effects of George Ritzer’s theory of McDonaldization in the areas of calculability, efficiency, predictability, use of non-human technology, and irrationality of rationality.

Mega church, the religious catch phrase of the past decade, for some is the
salvation of modern Protestant worship while others view it as the everlasting proverbial thorn in the side of America’s churches. While dialectical struggles of sacred versus profane ensue, the history of the mega church has received only passing contemplation .

While it in no way encompasses all the characteristics of the mega church, a basic definition is a church with an average weekly attendance of more than two thousand (Thumma 1996). Is this social shift in today’s Protestant church a recent phenomenon? Were the large congregations of the eclectic roaring twenties the social spheres that today’s mega churches have become? Will the historical evidence reveal that the mega church is another ebb and flow in the cycle of American social trends within the Protestant church, or does the trend still possess qualities unique to the current era?

To answer these questions, and many more, this thesis will examine the mega
church as a recent movement among American Protestant churches that has led to a business-like structure. It will also analyze how the tenets of McDonaldization can be applied to the structure of mega churches and the resulting struggle of sacred vs. profane and the postmodern church as an answer to that dialectical struggle.
A grounding in some academic sources, a survey of news media, periodicals, and web pages, along with my personal visits to selected mega churches, provides the base of information for this paper .

Additionally, I have incorporated my impressions as a participant observer. For approximately one calendar year, I attended and participated as an attendee of a mega church. My experiences led me look for particular themes in the literature pertaining to the business-like aspects of the mega church.

HISTORY OF THE MEGA CHURCH

With the advent of the highly publicized Willow Creek Community Church, South Barrington, Illinois, on October 12, 1975, the young Protestant American middle class began a visible journey of discovery. The mega church became the designer church of one segment of the middle class. As Willow Creek and its founder, Bill Hybels, gained notoriety, the model put to use in Chicago suburbia spread, concentrating itself in
the Sunbelt states of California, Texas, Florida, and Georgia (Hamilton 2000).

Other churches across all denominational and racial lines began implementing portions of Hybels’s model, in large cities as well as in small towns. At the same time that many churches and denominations declined in membership, nearly two million Americans became attendees of mega church congregations (Hamilton 2000).

Mega Church as a New Movement

The mega church trend seems to mirror another time in the religious roots of America. A mere two decades after the turn of the nineteenth century, a similar upshot of large Protestant congregations was seen in the United States. Some claim that the growth of the mega church is just another rise of the same social trend as was evidenced in the early twentieth century. Others dismiss this view as simplistic, claiming that attendance is just a number; the atmosphere and function served by mega churches today contrasts
with that of large churches during past times (Hamilton 2000).

Number comparisons.

The most obvious point of comparison lies in the numbers. Some of the most notable are the 15,000 member Saddleback Valley Community Church
in Los Angeles, 17,000 plus attendee Willow Creek Community Church, and the 8,000 plus member First Baptist Church of Dallas (Gillmor 2000). Possibly most notable, in Garden Grove, California, the Crystal Cathedral is the home base for the international Crystal Cathedral Ministries, including a congregation of over 10,000 members and the internationally televised “Hour of Power (Crystal Cathedral International Ministries, 2002).”

During the 20th century, there have been large Protestant congregations in the
United States. Beginning in 1922, and lasting over a decade, Paul Rader’s Chicago Gospel Tabernacle drew a capacity crowd to its 5000-seat auditorium. There was also the 3000 member Baptist Temple in Philadelphia, and St. George’s Episcopal in New York City involved 6600 people.Similarly, Seattle sported a congregation of 9000 during the same period. The famous John D. Rockefeller provided the monetary resources for Riverside Church of New York City, which often recorded attendance of 8000 or more. Most famous of all: Aimee Semple McPherson packed a 5300 seat temple in Los Angeles at least twice on Sunday during the 1920s and 30s until the Great
Depression and its financial stressors finally weighed too heavily (Hamilton 2000).

Target population.

In the area of sheer attendance, the large Protestant churches of the 1920s may seem similar to today’s mega church. The characteristics of the parishioners may differentiate the churches of the two periods. During the early twentieth century, nearly one third of Americans were immigrants or the children of immigrants (Hamilton 2000). Although immigrants from some countries maintained their Roman Catholic affiliation, many were not Catholic.

Newcomers began to take residence in downtown districts. With the population succession, the churches had to either follow old members to their new uptown homes or reach out to the new population of the heart of the city. This environment of a “continuous influx” of a certain type of person is what spawned the growth of those churches that decided to transform their
outreach to the immigrant population (Thumma 1996).

If the large churches of the 1920s appealed to immigrants, the mega church of the 1990s and 2000s serves a specific population segment, the family of suburbia. Mega churches such as these provide services in addition to being places of worship. The services and the style in which they are offered appeal to quite different population segments. The mega church suits “consumer oriented, highly mobile, well-educated, middle class families” (Thumma 1996). In contrast, the large churches of the 1920s and 1930s attracted mainly poor, working class families with little or no means of obtaining
the services offered by the church from other sources (Hamilton 2000).
Research shows that churches of all sizes grow faster in growing areas of
population (Thumma 1996).

Center cities have lost population and churches have declined in membership in those areas at the same time outlying areas have grown. Yet, the shift of population to suburbs is only a partial answer. Mega churches were increasing in number as overall church attendance dropped nearly 20 percent in the
1990s. Church attendance is a weekly activity of only 40 percent of the nation, down from 49 percent in 1991 (Kapp 2001).

Proponents of labeling the mega church a new phenomenon, such as religious
scholar and sociologist Scott Thumma, claim that no more than a dozen massive congregations existed at the same time in the past. The number of mega churches today is estimated at 350 and growing (Thumma 1996). Others counter this claim with population statistics. Comparatively, the then much smaller United States population had a comparable number of large churches. In almost every major city during the 1920s through the 1930s, existed a large church (Hamilton 2000).

The proponents, such as the Hartford Institute for Religion, touting the mega church as something of a new phenomenon have to go beyond sheer numbers to justify their claims. When asked for evidence to establish the uniqueness of the mega church, proponents scream, “Programming!” The modern mega church claims to have something for everyone. A vast array of ministries, worship styles, and music are available within the structure of one church.

Services and staging productions.

Not only do mega churches seek to proselytize and grow numerically, but they also sell books, provide counseling and aid to women in crisis pregnancies, nurture families split by divorce, provide single parent ministries, run award winning school systems, and start whole new spin-off churches in other communities (Walter 2000).

To proselytize and grow, Willow Creek for example, offers multiple services aimed at target audiences. There, seventeen thousand plus people attend six services. Two are aimed specifically for the ambiguously defined Generation X. These services are well-planned and orchestrated productions that boast 50 vocalists, a 75-piece choir, 7 rhythm bands, a 65-piece orchestra, 41 actors, a video production department, and an arts center with two hundred students being trained as future talent for worship services (Gillmor 2000).

The versatility of programs and classes, and the style of worship services is what proponents of the mega church claim separate them from the large churches of the past.

Yet, earlier Protestant churches had programming before the term came to be.
Earlier large churches accommodated the immense inrush of immigrants by developing services to meet parishioners’ needs. They built gymnasiums, swimming pools, medical dispensaries, employment centers, loan offices, libraries, day care centers, and classrooms. Services were held in multiple languages. They taught the Bible but gave ample time to English, hygiene, home economics, and work skills (Hamilton 2000) .

The very large congregations also staged productions that drew people to services. McPherson did not have a pulpit. She had a stage. Using live sheep and camels, ships, motorcycles, sirens, and elaborate casts of dozens, Sister Aimee lit up Angelus Temple like a casino complete with “searchlights sweeping the sky” (Hamilton 2000).

Angelus Temple was a type of model of the large Protestant church of the 1920s and 1930s. Gospel Tabernacles employed similar techniques offering weekday noon services, youth groups and crusades, choirs, orchestras, parades, prayer ministries, healing services, adult classes, radio broadcasts, magazines, and similar illustrated sermons (Hamilton 2000).

Why the Mega Church is Different

Early twentieth century churches had the numbers. They had the programming. However, there remain two paramount contrasts .
Affluence or poverty?
The first difference lies in choice. The financial situation and limited geographic mobility of immigrants made them dependent on the church for
these services. They had no other means of obtaining the goods and services offered by the large church with their working class wages. Those attending mega churches, however, are usually affluent members of their communities. Even with the vast array of commercially operated businesses offering goods and services, for which they can afford to pay, members choose the church backed programs over secular ones. Instead of going to the YMCA or the local commercial gym or community center, members trek to the family life center of the mega church. Counseling services, social events, even library books are directed through the mega church rather than through other sources.

The population that attends a particular mega church is no longer a direct
reflection of the community surrounding it. While most immigrants attended the church nearest their home, people drive substantial distances to attend these new “super-sized” congregations. Some families make as long as a one-hour drive or more to attend a particular church (Thumma 1996).

The mega church as its own culture.

Another aspect that sets the mega church apart from its earlier counterparts is how each congregation almost forms its own community, crossing geographical boundaries. Mega churches provide a virtually complete social environment. Not only do they provide a broad base of programs,
groups, and clubs, but they also are embarking on ministries that effectively eliminate the need for secular programs in their members’ lives.

One area where this is evident is in athletics for both children and adults. Based on my observations, Bellevue Baptist Church outside of Memphis has not only an entire baseball complex for all ages to play in their baseball leagues, but they also provide a series of practice fields that dwarfs other facilities in the city. Other mega churches sport basketball courts, pools, and even roller-skating rinks. Some even have movie theaters and retirement homes built into their complexes (Kapp 2001).

One writer equates the list of activities offered by a mega church with Club Med or a small liberal arts college (Kapp 2001). More and more mega churches are not encouraging their members to be “in the world, but not of it.” They are building “a place basically where you can spend a day at church,” says Brian Norkaitis, senior pastor of Mariners Church in Los Angeles. Thus, the need to interact with secular organizations shrinks with each new program. Juggling the kids’ athletic events and music lessons, with Dad’s bowling league and Mom’s aerobics class can all be facilitated under the auspices of the mega church.

Therefore, families no longer know their neighbors because Johnny plays ball with their son in the summer. Dad no longer even has to ask the guy next door who his mechanic is, because some mega churches even offer auto repair clinics. Church becomes the community, even if church is physically distant.

Church Finances and Staff Specialization

Large churches have large budgets whatever the time period. Management of
numerous programs and large numbers of people also require large staffs. The earlier churches had large budgets and staffs. In Chicago, one church had 30 paid staff. Yet another, St. Bartholomew’s, employed 249 paid workers (Hamilton 2000). The specialization among staff members at mega churches is the new development.

For example, in a church of only moderate size among mega churches, about
2700 members, there are numerous paid positions. From the data provided in a church newsletter: there are eight pastors: senior, executive, pastoral care and senior adults, youth, family life and young adults, education, worship, and single adults and college .

Each of these pastors has an administrative assistant. There is also an assistant minister of music with his own assistant, financial director, tape ministry director, receptionist, children’s ministry coordinator and assistant, a preschool ministry coordinator and assistant, two family life assistants, a facilities director, a seven person facilities upkeep staff and a three person kitchen staff. This accounts for 38 paid staff positions in one church (Cutshaw 2000).

The specialized division of labor creates bureaucratic barriers and limits volunteer opportunities to contribute on the basis of personal preference. The Onion, a popular, Wisconsin based satirical newspaper published an article in which Christ was reported to have hired an assistant Christ (Siegel 2000). Poking fun at the sometimes overly specialized staff has become a staple of humor, both in and out of the church.
Even the popular Simpsons animated television show has addressed the issue of the mega church. In one episode, Homer and Bart build a model rocket together but lose control of it as it bums down the church. Without any money for repairs, the church decides to sell out to corporate sponsors: mainly Mr. Bums. Lisa is appalled by the shameless display of billboards and corporate monikers emblazoned on the church walls and finally decides to simply quit the church for good.

In contrast to the modem mega church, the large churches of the past worked in a less specialized fashion. Usually, a small board of individuals made most of the decisions. Meanwhile, the other paid staff members were used as multi-purpose employees completing tasks from publicity all the way down to electrical work. This administrative structure allowed for a large base of unpaid volunteers (Hamilton 2000).

Architecture

Modem mega church architecture is viewed as an innovation. The overbearing Gothic style of older Protestant churches contrasts with that of new mega churches that boast sleek, and at times postmodern, styling. One journalist describes a mega church’s sanctuary, “much of the heavy weight symbolism of traditional Christianity crosses, altars, stained glass, have consciously been removed from the sleek ultramodern design of the new auditorium. A single cross hangs above the baptismal pool behind the choir
(Thumma 1996).”

Excepting those mega churches that have sprouted from preexisting
congregations, the mega church building typically follows this style. A sprawling campus of multifunction buildings in sleek modern style is the norm.

There is one clear reason why Willow Creek has been used as a model for
building a mega church rather than Dr. Robert Schuller’s Crystal Cathedral. Schuller’s all glass cathedral started as church at the drive-in movie theater and has grown to a massive 10,000-member congregation. However, a cathedral of more than 10,000 windows of tempered silver colored glass that are held in place by a frame of white steel trusses is not feasible for every mega church. Hence, Schuller’s model of building a church has been overlooked in favor of the Willow Creek model, despite the fact that the
two very similar ministries constructed their buildings within one year of each other (Crystal Cathedral International Ministries, 2002).

Yet, the architectural styles of the large churches of the 1920s were different from the Gothic style now seen as traditional. Most of the large churches of that decade resembled warehouses. They used what buildings were available or constructed nondescript warehouse type buildings. St. Bartholomew’s was a nine-story building with a rooftop garden (Hamilton 2000). Angelus Temple appeared to the uninformed as a type of sports arena homologous to the Coliseum. As most were in cities, cost of space would have made it impossible to construct a campus like those seen in suburban mega churches
(Hamilton 2000).

Denominational Ties

One trend that clearly seems to belong to the modern mega church movement is the growing dominance of nondenominationalism. While more than twenty percent of mega churches are of the Southern Baptist denomination, this affiliation is not evident to the uninformed observer. Mega churches of all denominations tend to downplay their denominational ties (Thumma 1996).

From my own observations and according to research, there are often no indications from signs, advertisements, or web site that a church is of a particular denomination. “Independent churches are flourishing and
churches within denominations are asserting their autonomy as never before” (Hamilton 2000).

Some large churches of the 1920s were nondenominational ventures by
individuals, while others had strong denominational ties, which were incorporated into their titles. McPherson even founded the Four Square Gospel denomination (Hamilton 2000). The advent of Bill Hybels’s model at Willow Creek Community Church plays an essential role the current nondenominational trend. In Lee Strobel’s book Inside the Mind of the Unchurched Harry and Mary, he discusses Hybels’s’s action of shedding the
denominational title due to the preconceptions people have about such organizations (1993). Hybels also initiated the Willow Creek Association, an organization to help train developing new mega churches in how to encourage and deal with growth.

The Willow Creek Association, however, specifically seeks to avoid becoming similar to a denomination. It is a network of resources so that mega churches can establish symbiotic relationships. No monies are exchanged; no doctrine is debated or necessarily shared. However, Hybels’s hand in training staff and lay personnel in these new mega churches
could also explain the proliferation of the nondenominational approach he advocates.

Church Decline: The Consequences of Size

If large churches flourished, why did they not continue? Using social service as an evangelistic tool began to drain the financial resources of the church. High demand for social services led to a drop in proselytizing and religious services. These two functions competed with each other for fiscal resources. A de-emphasis on the sacred religious aspect contributed to a decline in the appeal that churches once had. At some tipping point, this meant larger and larger social service budgets and fewer and fewer people in the congregations to give the necessary funds to sustain such large ventures.

With huge financial strains creating precarious fiscal situations, the Depression was the final straw that bankrupted and crippled many of these churches until they faded into obsolescence. Yet, others merely dwindled down to average church size and became just another church in their respective cities (Hamilton 2000).

A few gospel tabernacles thrived after the Depression. One in Indianapolis
continued to draw nearly ten thousand every Sunday through the 1950s. The Angelus Temple might have faded, but it birthed a new denomination, the International Church of the Foursquare Gospel (Hamilton 2000) .

However, as a whole, the popularity of the urban gospel tabernacle was
exhausted. The population began to move to the suburbs, and the cultural tastes were transforming to the commercially driven consumerism of the modern day. The cunning observer cannot let it pass by that the foundation of the second mega church movementfinds its roots a mere twenty-five years later. This relatively short time was filled with another trend, similar to the nondenominational development of the modern mega church .

Church Federations: The General Decline of Mainstream Churches

With churches not growing as the 20th century progressed, Roy Burkhart, a
Methodist minister, proposed that churches of differing denominational ties unite to form one church body, combining resources, and reaching the community together (for example the Evangelical Unite Brethren and the United Methodist Church). It did not take long, though, to discover that combining churches did little to facilitate growth.

These churches remained stalemated at the same attendance as each individual church that was absorbed into it. This short-lived trend met its death in the 1960s. Social turmoil made it every church for itself. As church attendance sank, denominations such as the United Methodist Church withdrew from the federated church unions and began their own approaches to deal with decline (Hamilton 2000).

Churches are reflective of society. They are not removed from social trends. No different from fad diets and teenybopper fashion, church programming and structure experience continuing change. Due to social influences, what changes do occur in programming are directly connected to what people want. Responding to the growing immigrant population, the urban gospel tabernacle provided the necessities for the surrounding community. Not only was it a center for food, medical care, and practical training, but it also provided an outlet for social interaction. With its entertainment-likeservices, it offered something unique for a church.

The onset of the Depression and advent of the population centers shifting to suburbs called for other measures. The church federation was a flawed growth concept..till! in that it did not draw in new members-and it fell victim to the social unrest of the 1960’s and the Vietnam War created additional challenges in the form of calls for relevance. To appeal to the disenchanted and unchurched baby boomers, the modern mega church is a good fit. (Hamilton 2000) .

THE MEGA CHURCH AS A BUSINESS

Because the mega church is aimed at the “consumer oriented, highly mobile, well educated, middle class families” of young Protestant America, these organizations reflect an approach that appeals to their consumerist tendencies. This population is accustomed to marketing campaigns, so mega churches treat their organizations as businesses with something to market.

Therefore, it is not unusual that the mega church itself is operated,
marketed, and governed in a businesslike fashion. The leaders of these congregations deny that they are governed by hierarchy, market themselves as having a product, or are looking to gain financially from their members.

Insight into how the mega church uses the business model to do more than maintain solvency can be found. In William D. Hendricks’s work Exit Interviews, he interviews several of the boomer generation about their disillusionment with the modem mega church and how it contributed to their eventual abandonment of the institutional church (1993).

What distinguishes today’s mega church is not size but strategy. Indeed,
size is merely a function of strategy. In marked contrast to the traditional way of “doing church,” the mega church operates with a marketing mentality: who is our “customer” and how can we meet his or her needs? (p.247).

To ask that question and act on its answers at a time when a significantly
large segment of the population is reexamining spiritual issues is one way to end up with a mega church. That’s why the idea that “worship in the 1990s must be made relevant to the culture of the Baby Boomer generation” is gaining rapid acceptance among denominational executives as the “grope for ways to stern the decline of mainline church membership” (Spohn 1992) .

Pastors even think of themselves as administrators. Rev. Darrel Baker of
Covenant Baptist Church in Ellicot City, Maryland, as quoted by Alice Lukens in The Baltimore Sun: “I spent 10 years in Corporate America. And when I look at the church, I guess it’s hard for me not to look at it somewhat as a business.” This business world mentality becomes reflected in every aspect of the church, from church staff to the membership (1999).

The “Vision” Statement

The first aspect of the mega church that models itself after a business is the mission statement. The trend among mega churches to downplay denominational ties, if they have any, has left the identity of the individual church in limbo, to guests, members, and pastoral staff alike. Consequently, churches form a relatively brief declaration that not only defines the church for its members, but also establishes the epitome of the church’s character to the outsider.

This oft referred to “vision statement” serves the exact same purpose as the mission statement of the average finance company, footwear manufacturer, or hamburger chain. A statement full of action verbs, the vision as defined
in a leadership textbook is to: “Reflect a management’s vision of what a firm seeks to do and become, provide clear view of what the firms is trying to accomplish for its customers, and indicate an intent to stake out a particular business position” (Kouzes and Posner 1996: 167).

One example of a vision statement that very closely epitomizes the church brand of vision statement comes from Sevier Heights Baptist Church in Knoxville, Tennessee.

“To bring people to Jesus and His church, to teach and to equip them for ministry, resulting in gain for God’s kingdom and glory to his name” (Cutshaw 2000). Compare this vision statement to one of a popular car manufacturer, the Saturn division of General Motors.

“To market vehicles developed and manufactured in the U.S. that are world
leaders in quality, cost, and customer satisfaction through the integration of
people, technology and business systems and to transfer knowledge, technology and experience throughout GM.” (Kouzes and Posner 1996; 167)

The vision statement of the church apparently is intended to appeal to the suburban middle class. It sounds similar to what they hear from companies on television, read in magazines, and listen to via radio.

The church also seeks to teach by repetition. After developing such a statement, they repeat it on their service programs, on banners around the church grounds, and even on their stationary. It becomes their label, as identifiable as the tag on their designer jeans or the logo on their sneakers .

The Spiritual Shopping Mall

Once the mission statement is developed, it then can begin to market to the target audience that they had in mind. Church pastors and administrators masterfully present their mega church as a product to be consumed. There are even external consultants from marketing firms who have been titled experts in church marketing. The staff members of mega churches are trained that the secret behind mega church marketing is programming.

Due to the immense number and variety of outlets for services, mega churches
must not merely offer social services such as counseling, child care, schools, financial programs, and the like, but they must offer the best of these. Competitively vying within the marketplace requires not only the finances to do so, but also the platform to let others know that such services are available. Additionally, churches must provide something for everyone in the family from the toddler to the grandfather so that it is convenient for
the entire family to choose a particular mega church .

Scott Thumma, drawing upon a number of supporting sources, compares this vast array of offerings to a shopping mall. The mega church provides the building, the mall owner, while a few core ministries act as the anchor department stores that draw in the customers. These are usually the worship services, choral programs, youth outreach, and children’s ministry.

Because of the support from the core ministries, the smaller and more diverse “boutique” ministries can be tailored to fit specific needs, all the while rising, falling, and even failing with demand or the lack thereof. However, due to the stability of the core ministries, these failings are relatively inconsequential to the overarching stability of the church and add a component of flexibility (Thumma 1996) .

A more specific example of this would be a popular footwear company. Nike
manufactures hundreds of different shoe models. As a result of the constant revenue that they receive from their staple and most popular styles, the company can experiment with more diverse types of footwear aimed at specific target audiences. Producing a shoe aimed specifically at runners, tennis players, or soccer teams carries relatively low risk of loss because if losses do occur, revenues from the more reliable staple styles can cover them.

Worship as a Product

If the mega church is viewed as a giant shopping mall or even a corporation, then its main product is worship. This aspect of the programming draws the most members, results in the most financial gain, and is the main drawing card for attracting new visitors.

In order to accommodate the busy schedules of a large number of consumers, mega churches offer multiple services. Additionally, providing multiple services solves logistics quandaries caused by sanctuary capacities and lack of parking space. For example, Willow Creek Community Church offers four weekend services, two GenX targeted weekend services, and two midweek services. This accrues to 17,000 people in attendance on weekends, and between 6,000 and 7,000 during the week.

24/7 availability.

Mega churches have undertaken the same 24/7 availability that is spreading to so many organizations. From early morning weekday prayer services down to all night youth lock-ins, some activity usually has the church campus in use at all times every day of the week.

Variety o/worship styles.

The content of worship is aimed at a target consumer as well. Mega churches take many approaches with this. Some pick a particular population
segment and all services are aimed at that particular social group. A contemporary approach complete with guitar and drums is often the case if a church desires to attract Generation Xers or younger. To attract the Baby Boomer generation and their more conventional parents, traditional four count hymns with traditional sermons are a possible but less probable drawing card .

Most larger mega churches, however, try to broaden their appeal to satisfy several social groups using one of two approaches. The first approach is to offer different types of services with different messages, music, and general worship styles. This is the model undertaken by Willow Creek. There are contemporary, rock, traditional, and combination services offered separately to meet a broad range of worship needs . (Gillmor 2000).

In this model, worshippers choose the product but it all comes from the same manufacturer. The program listing of worship services is much like a multiplex movie theatre with different shows and different times.

The most popular approach is to cover a wide array of worship styles with varying music genres and sermons in different months. One would be likely to find a four-week chain of sermons on complex theological issues, to be followed by a multi-week succession of sermons applicable to daily living. This alters the target audience weekly, or at least at a regular time interval, in order to keep all ages and tastes engaged and satisfied. Throughout the service traditional hymns and contemporary praise choruses are dispersed and interchanged with little thought to the drastic differences. This musical
approach is a compromise that gives everyone a small helping of what he desires, while introducing the congregant to alternative approaches to worship, as well. The worshipper is given only one product: eclectic worship. However, the product of eclectic worship attempts to somewhat accommodate a wide range of consumers.

Professional quality of worship services.

No matter what the approach to worship, the professional quality is unmistakable. A large infrastructure with high levels of order and very little variance from the scheduled program are present. This is further
the case when church services are televised and must meet the scheduling demands . Some churches offer full orchestras and complex and beautiful choir performances.

Others have highly talented musicians with guitars and drum sets. The quality, however, is always top notch and the service is highly planned. This professional approach provides the mega church “consumer” with the same top-notch results that are expected from any for-profit production.
Most musicians and musical performers within the church are congregational
volunteers. However, the remainder of the church service is dominated by the professionals on the church staff.

One criticism is that this highly coordinated worship allows for very little, if any, personal expression from the congregation. If free form time for worship is offered, it has a set time and place within the strategic order of worship
(Thumma 1996). Time limits are enforced and everything shared in worship is most likely routed through an individual or a committee for approval.

“In the same way, the church as a whole has become a business that exists to
attract consumers by marketing a product. So the gospel is no longer something you participate in-it’s something you consume. And when it’s a business, it has to compete with the church down the street and fight to draw consumers. That’s a major reason why we’re nowhere near thinking of ministry in missiological terms-it’s all about goods and services. Profit and loss. Consumption” (Driscoll and Seay 2000).

It is the quality of precision planning that so restricts parishioners’ active
involvement in the service. With so little participation from attendees, the mega church corporate worship is more like a show than a worship service. Congregants play a passive role, thus making them more like an audience than a communally worshipping congregation.

Close proximity of churches.

Another testimony to the church producing a clearly marketed product is the close proximity of many mega churches to one another. Not unlike how large grocery stores, discount stores, or any other merchants often cluster
together in metropolitan areas, mega churches can be found within yards of each other.

The result is the same: the consumer gets more for less as the churches (or stores) cut inconveniences (or prices) and offer more services (or goods) for less commitment. In Dallas, Texas, one street is referred to as “mega church row.” First Baptist Church, First Methodist Church, and the Cathedral of Hope all draw thousands of attendees week, even though they are within blocks of each other (Walter 2000). Initially, this setup draws large numbers of people into the area. Individuals and families alike will try most of the churches in a given area, a type of exposure unlikely to happen if the churches were not so closely located. However, the close proximity leads to another common plight of businesses: competition.

Competition

In line with the business model for the church, one cannot neglect the reality of competition. All churches, not just those described as “mega,” compete with each other.

Customers (called members), indeed, are one area of competition. Nonetheless, precious building space and land are other areas of contention. The driving force behind this competition is that more space and parking are needed to house more people because having more people results in more money. The surplus profit is used to start more ministries, which in turn bring in more people. This is where the cycle starts over again.

Not unlike a business, churches are running on the treadmill of production and it does not appear to be slowing any time soon .

Competition between churches.

The most recently publicized conflict involving church competition is between two Dallas churches. The involved churches are the giant Prestonwood Baptist Church that resides very near the massive but still smaller Prince of
Peace Lutheran Church. “From all appearances, a bigger mega church is about to gobble up another mega church,” one observer writes (Cascione 1999a). This sounds similar to a corporate buyout. Prince of Peace and its two thousand members await the unveiling of the 7,000-seat auditorium at Prestonwood in order to see what happens to their attendance. When the nearby First Baptist of Hebron church and its 800 members are also competing for audience shares, one can see how smaller churches fear they are
unequipped to keep their members (Delgado 1999).

“Like Main Street stores replaced by strip malls that are replaced by larger shopping centers, and mom and pop shops replaced by K-Mart, Wal-Mart, and Home Depot, mega churches are drawing people away from… small and middle sized congregations” (Cascione 2000).

When churches lose members, they lose money. Church members are reportedly giving 4 percent less of their income to churches than they did in 1980 (Conklin 1999) . With a dip in giving comes a dip in capital. Without money, smaller churches do not possess the financial base that is necessary to expand. Without expansion, smaller churches are unable to provide the services offered at mega churches. Lee Strobel in his book, Inside the Mind of the Unchurched Harry and Mary predict that as many as 6000 of
new members at mega churches are old converts from other churches in the same area .

This means that the numbers of evangelical Christians are not growing as much as churches are passing around members as they travel to whatever church offers the biggest and the most entertaining services within a reasonable area (1993) .

Smaller churches are suffering the most from this competition, too, because of
their lack of mobility. Jack Marcum, a Presbyterian Church (U.S.A.) statistician said about small church decline, “We’re not like McDonald’s. We don’t simply close a store in one spot and open one in another when marketing research tells us that’s where the people have gone” (“Racial Shift” 2002).

Despite their carefully tailored mission statements, the nondenominational
qualities of these mega churches often leave them nondescript in theology so that members decide where to attend based on what they can get for their time, not for a specific theology or denominational statement of faith.

“We are told that today’s church going crowds are not seeking churches for their theology as much as for their facilities, programs for their families, and entertainment. They are looking for a combination of the YMCA and a religious rock concert” (Cascione 2000).)

Competition with citizens and government.

Mega churches are not only in competition with each other, but they are progressively finding themselves at odds with the local government and citizens where they are located. The most publicized hotbeds of controversy are the outlying areas of Seattle, Washington. Christian Faith Center is
proposing what could possibly be the largest church complex in the state. The proposal of a main sanctuary housing nearly five thousand and a campus covering square feet in the hundreds of thousands has locals in the city of Federal Way protesting. Proposed limits on church construction in King County claim that such large structures destroy rural character (Pryne 2001 b).

Citizens also assert that the infrastructure cannot support a complete K-12 school, parking for 2000, a 1000 seat youth center, classrooms, and a library for Dominion College, a wedding chapel, cafe, and bookstore. The land use rules in King Country support the citizens. The land is zoned as a business park, not open to church building.

The citizens also worry of setting a precedent that would draw other churches similar to Christian Faith Center to the area. Losing business-zoned land to churches also means a decline in tax dollars. The church and its members, however, will not go quietly.

Multiple requests for rezoning are being pursued, with the outcome yet to be seen. The planning commission has made several recommendations in compromise, but the city council has denied them all thus far (Pryne 200 I b).
Christian Faith Center is only one example. Another church in the county,
Timber Lake met similar opposition in 1996 when its members proposed an eighty thousand square foot project. When it met outrage from citizens, the plan went to court and was limited to a 48,500 square foot facility. The decision left both groups angry.

Church members claim their freedom of religion has been violated, while citizens decry the violation of the county’s Growth Management Act (Pryne 2001a).

So goes the battle in urban areas across the country. Mega churches clearly are in competition for the limited resources of land and political power. Citizens are boycotting the organizations in retaliation. Mega churches, however, have little to lose from this local outrage, just as Wal-Mart does not. Because their attendees commute from such distance, upsetting local citizens is of little consequence because they are not neighborhood churches.

Advertising

Comparable to any business, mega churches employ advertising in order to gain the upper hand in competition. The advertising budgets of mega churches have experienced a marked increase for the past decade or more (Ray 2000). Congregations use a broad range of advertising means in order to attract new visitors to their services.

The traditional methods involving audiotapes, printed materials, and conference announcements supplemented with the growing popularity of radio and television broadcasts are commonly used to “get the word out.” A phenomenon that has been popular with other businesses for decades, but that just recently took hold at mega churches, is the interstate billboard. Due to the growing number of mega churches in prime locations, billboards are effective advertising when placed in close proximity to the church building (Ray 2000).

In addition to these more traditional methods, churches have taken multimedia by storm. Video presentations and web pages are growing in use by mega churches. These techniques reach not only the local area, but have a national impact. Families moving to a new area can scout prospective churches before they make the move. Church members can stay connected to their church even when away for business trips or long vacations (Neff 2001 b).

The most effective and least expensive method of advertising for mega churches is the size of the congregation in attendance on Sunday. The presence of large numbers of people alone contributes significantly to the draw of these massive congregations. Once a church reaches a certain size, then size itself may pique the interest of those driving by on Sunday or even through the week when onlookers see only a seemingly endless church campus (Thumma 1996).

Pastor as Chief Executive Officer (CEO)

Finally, the most important perhaps the most prominent, business-like aspect of a mega church is the CEO, or chief executive officer. Most likely referred to as the Senior Pastor or a similar title, this position is usually held by a middle-aged to slightly older white male. Most churches are founded by or achieve mega status during the term of a single senior pastor. These individuals achieve power through charismatic means, in accordance with Max Weber’s types of authority (Gardner 2000). They are usually
undeniably personable and charming. Senior Pastors carry much weight and influence in making primary decisions that direct the church in every facet of the ministry.

Consequently, their personalities can be seen reflected in everything from the vision statement down to how office activities are carried out daily at the church (Thumma 1996).

“The organizational demands of these enormous churches necessitate an rational bureaucratic operation with a strong business leader at the helm” (Thumma 1996). This results in a Senior Pastor with a type of executive board. The Senior Pastor makes decisions in conjunction with the other high ranking pastors and ministerial staff members on such a board. Most mega church boards also have a congregational representative, or maybe even a few, who are either chosen by the board or elected by the congregation usually from among such positions as deacon or elder.

Governing bodies of the church.

Similar to a business, this board’s supposed function is to act as a type of check and balance. An even distribution of ministerial power seems to be a key goal when these boards are formed. However, even the best attempts at equal distribution of power end up flawed. The Senior Pastor often plays a
key role either in choosing those that reside on the board, or in influencing who is chosen for positions on the board. The result is what is termed a ‘yes board,’ a collection of individuals whose function is to protect the pastor, carry out his ideas and inspired plans, and act as liaisons to the general population of a church. In most cases, it has been observed that the senior pastor ends up with almost all of the control. Just like the owner of a business has the final say in decisions, so does the Senior Pastor (Thumma 1996).

Thumma clearly observed such a phenomenon in his examination of Chapel Hill Harvester, a mega church that he studied in depth. Drawing from Schaller, Thumma found that the organizational structures of a successful charismatic leader, centralized power, few checks from external authorities and inadequate management of leadership training all allow for the possibility of complete pastoral control of large church body (1996).

When mega church pastors leave.

Similar to how some large corporations flounder and stocks plunge when a successful CEO resigns, large churches, in general, also have concern over functioning without their key pastor. Transitions are not always easy. Often, a former pastor refuses to relinquish control, members leave and follow the
pastor to his new congregation or cease to attend anywhere at all, and establishing a congregational identity becomes extremely difficult. Outcomes tend to vary greatly among congregations. Some churches continue to grow as pastoral control goes through transition after transition. Others fall to the wayside, ineffective without the show’s leading actor. This transition appears to be more difficult for mega churches because of the large amount of the control that the pastor has in his role as CEO.

Accountability of church staff

A final area that is problematic for mega churches is leadership accountability (Thumma 1996). Especially for nondenominational churches, keeping pastoral powers in check is difficult. Sexual misconduct, embezzlement, and general abuse of authority are all charges brought against a plethora of mega church
leaders. Without a denominational office or convention to keep a church on track, abuses of power may not only be more common, but unfounded accusations are harder to combat without the organizational resources and support of a larger network such as national denomination (Thumma 1996).

The precepts that the church is a business, aimed at a specific consumer, and that its products consist of worship and services have been set forth. Similar to a shopping mall, the mega church provides a wide range of goods and services to consumers primarily from America’s middle class suburbans. Churches partake in advertising, competing for members. All the while, a charismatic male, who directs, decides, and delegates most of what the church accomplishes, usually drives this whole organization.

As said by an administrator at Chapel Hill Harvester mega church: “We are a
church but we are also a business that happens to be an operation by the name of a church. We are a ten million dollar a year church that has to operate like a business” (Thumma 1996).

Therefore, if a church is a business, then it, too, suffers the same plight
that any other business does from its organizational features. As a modern day social institution, the church is undergoing a form of McDonaldization. “Churches are sprouting up like fast-food restaurants,” observes Dr. Bryan Stone, a professor of Evangelism at Boston University and former Fort Worth Pastor (Conklin 1999).

McDONALDIZATION AND THE MEGA CHURCH

McDonaldization is a concept introduced by George Ritzer. Ritzer employs a type of neo-Weberian theory that holds that predictability, calculability, efficiency, irrationality of rationality, and the use of non-human technology have become organizational features of businesses in the social sphere. An emulation of McDonald’s, the ever-popular fast-food chain that is robbing cultures across the world of their individuality and flair, has its hold on American religion in the form of the mega church (Ritzer 2000).

Predictability

While the new mega church may not be traditional in many facets, predictability still exists among the churches. Based on my church visits and a review of web page pictures, building architecture is undeniably predictable. There are usually no hymnbooks and pipe organs. The mega church is more “cosmopolitan.” With the comfortable upholstered chairs that look like part of someone’s living room furniture on the stage, an orchestra pit, and in some cases with fountains in their massive vestibules, the mega church has a distinctive atmosphere and look.

Buildings and their uses.
Most churches even have the same functional uses for their many buildings. If lists of buildings found on many mega church campuses were
compared, one would most likely find: a family life center with gymnasium, billiards and other recreational facilities, a fellowship hall for informal meetings and meals, an educational building for Sunday School and Bible study, a counseling center, and a small scale chapel on the church grounds used for smaller functions such as weddings and funerals (Walter 2000).

So common is the architecture found among mega churches that entire
architecture firms now specialize in church design alone. Some very prolific firms are known by name among the Protestant community and have built entire mega church campuses across the country. The web page of Myler (http://www.myler.coml). one such “church” architecture firm boasts the sketches of buildings that are uniquely different, but strikingly similar. The company is self-titled “The church building people.” The sketches are of churches that are all postmodern, combining the modem style of glass and
sleekness with some Baroque and Gothic artifacts. This makes for an atmosphere unlike previous church architecture.

Nondenominationalism leading to predictability.

In addition to the building and grounds of mega churches being predictable from one church to another, so are the programs available and the curricula used. The downplaying of denominational ties is associated with predictability in mega church worship services and Bible study. The
mega church has birthed the mega Christian Bookstore where any number of Christian novelties can be purchased. Multiple Christian publishing companies focus only on printing curriculum materials for such mega churches and their programs. This leads to multiple churches across denominations offering classes based on the exact same materials aimed at similar populations, a contributing factor to the interchurch competition mentioned earlier.

It is through these major suppliers that the majority of churches obtain supplies. Therefore, many Protestant churchgoers have read the fictional Left Behind series of books, lost weight through the Weigh Down Workshop, listened to the music DC Talk, Jaci Velasquez, and Caedmon’s Call, perused the pages of The Case for Christ and The Case for Faith, all at the encouragement of mega churches that refer to these icons of the Protestant culture through sermons, Bible study classes, and worship service music.

As evidenced in fashion.

This predictability is evidenced in even teenybopper fashions. The ever popular W.W.J.D. bracelets and apparel (translation: What would Jesus do?) recently took the teenage market by storm. Children and teens can also be
seen sporting the popular characters of Bob the Tomato and Larry the Cucumber from the popular Veggie Tales video series, all of which can be purchased at mega bookstores of the Christian type. Thus, most mega churches not only teach the same materials, but also produce an entire subculture, evidenced even by the way that children and teens sport their W.W.J.D. bracelet and Veggie Tales shirt.

Worship styles.

With the same Bible study and worship materials at their fingertips, churches are becoming increasingly predictable in their worship styles as well.
Thumma (1996) describes the typical mega church service as an “eclectic, yet innovative, mix of styles” that is “very attractive to new members.” Most churches attempt to combine familiar gospel hymns with charismatic praise choruses. Some even incorporate drama, sign language, and interpretative dancers, along with classical orchestral preludes in order to offer a smorgasbord approach, with something for everyone.

Calculability

Because of the competition between churches and their ever-growing
memberships and budgets, calculability becomes central to the congregations. Churches are constantly pushing for higher attendance and even have high attendance Sundays to which everyone is encouraged to bring a friend. Church administrations count every person, as well as every nickel and dime. Mega church programs or bulletins list both the attendance and the monetary intake of the church for the previous week. An emphasis is placed on these numbers by the church staff, and the attainment of set numerical goals is sometimes encouraged. Churches have also undertaken the task of building multi million dollar complexes to house all of the people that their ministries attract. So common has the building of massive churches become, that is has been increasingly satirized in the media. In the Weird Harold, a columnist pokes fun at the growing size of churches by satirizing a fictional church that has built skyboxes overlooking the pulpit (Green 1999).
This functions hand in hand with the predictability function in determining why some contractors and architects center their entire business on constructing ostentatious modem church buildings.

Integrity and accountability.

Numbers are also important to a church because, again, it is a business. For financial integrity, as well as appeal to newcomers, every penny of a large budget must be meticulously counted. When dealing in multimillions, church budgets grow increasingly more complex and involved. In order to effectively
carry out the many boutique ministries discussed earlier, funds must be tracked as they come in and go out to finance such endeavors. In addition, publishing records of finances encourages the congregation members who give to continue with their generosity, invoking a feeling of trust and good use of funds.

The attraction of numbers.

People numbers become an attraction. Thousands of cars at a church on a prominent highway or interstate pique the curiosity of others, drawing in more potential new members. It also produces a feeling of being left out, that
something is occurring that to which the passerby is not privy. Therefore, the individual wants to know “what’s going on over there?” “We picked up 700 new people when we built the last center. We applied the ‘Build it and they will come’ factor,” says Dan Domer, administrator of First Baptist Woodstock in Georgia (Reinolds 2000).

Tithing.

Getting new people through the doors is only the first step. This is only
an opportunity to show the unaccustomed visitor what the church can do for them. New visitors are to the greater good of the church only if they become members, members that give money. In order to obtain this level of commitment, mega churches have to first offer the consumption minded individual something that is to his or her benefit. This may vary for each individual.

It could be a sense of purpose, counseling services, social interaction, or anyone of the programs the church has to offer. After this individual
decides that he or she and/or his or her family benefit from remaining in that
congregation, then they will be more likely to become members. The draw of a mega church at times is even driven by the mere participation in the latest trend. Another suburban attempt at keeping up with the Joneses.

Once individuals become members, most mega churches teach a doctrine of tithing. Tithing consists of giving a percentage of wages earned (usually ten percent) to the church. The church then uses this money to expand and add ministries. This in turn draws more people and makes more members. Thus, the aforementioned treadmill of production can continue. The reward of tithing is two-fold. Not only does the church gain monetary resources, but the individual also experiences a sense of contribution and pride without sacrificing any actual time. A sense of belonging and contribution is what
keeps members coming back when the newness of the services offered by the church wanes. With so many paid staff and such a large membership pool, volunteers are not as necessary and can be easily replaced. Therefore, the sense of contribution invoked by tithing is essential in maintaining membership. This suits the suburban audience, which typically has a sizable disposable income and a penchant for spending it.

Personal finance workshops.

Tithing by a continuously growing congregation is so central to mega church survival that personal financial counseling is yet another service they offer. These budgeting workshops are like any other secular program in all
but one way. The first line item on the budget is the obligatory percentage tithe. Other Churches may not regularly enforce the tithing practice or attach any consequences to not tithing per se. However, in the mega church, the contribution of each member is calculated. Members use offering envelopes pre printed with their name and address so that all money given can be tabulated for a year-end statement to deduct on their income tax. The sermons often focus on stewardship, or giving of tithes, as do Sunday school
and Bible study lessons. This full-scale indoctrination as a means of social control is necessary for the church to possess enough monetary resources (Gamer 2000).

Church debt and lending companies.

One of the main reasons for the growing need for monetary resources is because most churches are in debt, large debt. “The rise of mega churches with a host of ancillary services like day care and housing has been a
big spur to bank lenders. A number of banks have even formed specialized units to pursue church lending around the country” (Sweeney 1999) .

America’s bankers were once chilly to faith-based organizations that were seeking loans, but today they are providing many millions of dollars for religious institutions, mainly mega churches. Rev. Steve Smith of the Life Christian Center in St. Louis has established such a relationship with one bank. Not only did Boatman’s Bank (now part of Bank America Corporation) help his church pay down its $2.2 million debt in construction bonds, but loaned the money at a decreased interest rate, saving the church $10,000 every month. The bank later went on to back a mortgage on the church parsonage and make auto loans to church staff members. Without such adventurous
banking, the mega church would have been much slower in coming about due to lack of funding and high interest rates (Sweeney 1999) .

Another way that the banks may benefit from this relationship is that they are
tapping into a large customer base. With the unofficial endorsement of the church, members may feel compelled to also take their personal banking to the same bank the church uses. A bank that already has a relationship with one’s church may foster a feeling of trust and relationship that can mean a considerable increase in business for a bank when a church has thousands of members.

As banks have found mega churches to be solid but not spectacular investments, more have tried to get a piece of the pie. More and more banks are developing special programs, teams, loans, and offers for these churches. In fact, the competition has increased with more and more banks entering the market. “Bankers who specialize in church lending say that the key is understanding church financial statements, recognizing the importance of cash flow-rather than the ostensible value of the property and spotting the characteristics that distinguish viable borrower from a possible failure.

Moreover, experts in the area say that church officials are more likely to treat bank debts as a moral issue and are less willing to walk away than a lay borrower” (Sweeney 1999).

Making this determination has become somewhat of art. Church income depends on pledges that have no legally binding terms. In a time of economic hardship, even the affluent members of a church can experience a reduction in their income. Making this determination successfully is what distinguishes between banks that have to reassign their special church financing teams, and those that advertise in the glossy pages of evangelical magazines such as Christianity Today. Also, foreclosing on a church is “a prime-time public relations disaster” (Sweeney 1999).

Efficiency

Hand in hand with calculability comes the necessity for efficiency. Mega
churches are practices in efficiency. With millions of dollars in debt dependent on member contributions, everything has to run as smoothly as possible. From the sheer number of people and money that filter through church down to where to park all the cars, the mega church is a logistical feat with many obstacles to be overcome. Paid staff who do things like make parking lots function with theme park like efficiency play an essential role.

People and their cars.

First and foremost, the problem of people and their cars has to be solved. Without people, there can be no church. Mega churches are also not
within walking distance for most attendees. If going to church is more stressful than rush hour traffic in a busy metropolis, then people will not desire to return. Mega churches have developed several interventions for dealing with such logistical quandaries. One pastor summarizes the need for efficiency. “We have three services, back-to-back, a half hour apart. We’ll have in excess of 1,000 people there for each. With people arriving
before others depart, we need additional parking (Hacker 1999).”

To accommodate the massive amounts of people and limited building space, multiple services are offered. This solves the problem of a packed sanctuary while appealing to 24 hours a day 7 days a week sensibilities of the Baby Boomer generation and beyond. Sunday school and/or Bible study is offered in the same manner so that individuals can mix and match program times to match their personal lifestyle.

With thousands of families coming and going throughout the day, transportation can be a hairy situation. Some churches, especially in situations of limited space, employ the use of parking garages like those that one would find for a corporate headquarters or on a college campus. Luring suburbanites from their homes means plenty of cars to take up the space. Other churches cut brand new roads and help finance part of such improvements as encouragement for local governments to approve those projects. These
new roads provide more inlets and outlets for the traffic. From my personal observations, I have found that some that are located near interstates even have new interstate exits that lead to the church campus.

Other churches that have more available space continually expand their asphalt in all directions to accommodate growing membership. When this happens, other measures have to be implemented to insure efficiency. First Baptist Woodstock in Georgia uses a fleet of six 15-passenger golf carts to shuttle members around its campus. Several churches have followed suit to various degrees. A fleet of golf cart type vehicles is especially necessary for rainy days, huge parking lots, and women in high-heeled shoes.

These carts provide transportation to the building from the parking lots on Sunday mornings or for building-to-building transitions throughout the day (Reinolds 2000).

When First Baptist Woodstock, Georgia, completes its latest addition, four 40-
passenger trolleys will be added to their fleet, all in the name of efficiency (Reinolds 2000). Other churches specify parking spaces near buildings for special populations. In addition to curbside handicapped parking spaces, are ones marked with “senior citizen,” “expectant and others,” and “church member of the month.”

Southeast Christian Church in Kentucky has 50 acres of parking lots. Members were so concerned about the logistics that 2,000 members attempted to drive into the facility’s parking lot at the same time in order to predict the problems that might take place before the 9100-seat sanctuary greeted worshippers for the first time. “We’ve looked at computer simulations and crunched the numbers, but until you try it with a couple thousand cars, you just don’t know what will happen” (Redding 1998).

The Crystal Cathedral has developed a unique way to deal with logistical
quandaries. In addition to the 2,800-seat auditorium, there is a projection screen adjacent to the cathedral for “drive-in” worshippers who remain in their cars. Sociologist Emile Durkheim might propose that this likens church service to watching a movie rather than coming together as a collective body of worshippers. It also allows more people to attend each service, whether inside the Cathedral’s completely glass walls or not (Crystal Cathedral International Ministries, 2002).

More support staff

The fear of what just might happen has also prompted churches to employ their own traffic policemen, install traffic lights, have parking lot attendants, and put crossing guards to use. All of these interventions are in the name of
efficiency and safety. Safety is a function of efficiency. If members and visitors are unsafe coming to services, this not only makes injury and bad publicity, but also gobbles up time and involves financial responsibility.

Other methods of control.

Once church visitors get cars situated and get to the building an entirely new set of efficiency structures are put into action. Offering envelopes are pre-printed with barcodes to record giving by simply scanning instead of
manual typing. Scriptures are printed in the program, eliminating all the fumbling around for Habakkuk chapter 2. Directional signs and an information booth make the foyer and concourse seem like an amusement park. Announcements are made via computer presentations preceding the service, eliminating the need for announcements made by a person. This practice saves precious worship time, a commodity when the next service
starts in a little over an hour. This method was used at every mega church that I personally visited.

Some churches also build entire cafeterias to feed attendees. From personal observation, the serving lines at Willow Creek can easily be likened to what one would see in a professional sports arena. Multiple lines with self-serve fountain drinks and condiments in little plastic pouches are all used in the name of efficiency. Think McDonalds disguised as a coffee shop in the middle of a church. The best view comes from the overhead balcony in the bookstore just one floor above.

Use of Non-Human Technology

With calculability and efficiency as necessary considerations for the mega church, the advent of non-human technology has most definitely been put to use. Video, television, audio, and computers have become staples to any large church. Not only do these technologies increase numbers and efficiency, but they also help alleviate the mega church’s challenge to “respond to a culture that has been radically transformed by the introduction of new communication technology” (Bedell 2001).

Media as outreach.

Many churches have simulcasts of their services on radio or television. Most if not all offer either audio or videotapes of the church service. An
individual has to make no further contact than to turn on the television screen, or arrange for a weekly videotape of the service to be delivered via the mail, in order to be updated on what happens in a worship service. One exception to this rule is Willow Creek Community Church, the mega church that is credited with starting the phenomenon.

Willow Creek has forsaken any use of television to filtrate their services to the masses (Bedell 2001).

Technology as management tool.

Additionally, churches use computers to manage their massive congregations through address books, databases, and mail merge programs. This all cuts down on the number of volunteers needed to perform tasks and their opportunities to serve within the church and on the amount of time such tasks
consume. As previously discussed, computer programs are also used to track tithing, bills the church incurs, and payroll necessities. Most mega churches also employ complicated phone systems complete with voicemail. Someone may call the church and never speak with a human. If one calls after business hours, he will most likely be given a pager number to the pastor on “emergency duty.”

Media to enhance worship.

With the absence of printed hymnals, projection screens and Power Point slides are used to project the song lyrics so that the congregation
might follow along. Because the sanctuaries have grown so large, a video feed of the worship service is projected onto these screens so that those in the back might see the service as well as those in the front.

Christian music industry.

Besides using these technologies for distributing and enhancing worship services, technology is implemented in other areas of ministry. The
Christian music industry is booming, largely due to Christian radio stations that play only such music. The genres are varied, but the messages are the same. Many program curricula use CD-ROM technology. The entire Bible in nine different translations and fully searchable is available online (http://bible.gospelconl.net/).

Church websites.

Meanwhile, I discovered that most every mega church has a web site on the Internet. Sixty percent of churches of all sizes have developed web sites in the last three years. Researchers from Pew International and American Life Project found that 83 percent of church sites are specifically aimed at visitors to encourage and facilitate attendance at worship services. Of the 1,309 congregations with web sites that Pew surveyed in December of 2000, it was found that 20 percent of internet users in the United States get religious information online, making it more popular than internet banking or online auctions. In addition, eighty-one percent of clergy use the Internet to gain information for worship services, and 82 percent of clergy use email to contact their parishioners (Neff 2001 b).

The Bible on video.

In the practice of film making, the former American Uranium Incorporated was bought out by Visual Bible International in August of 2000. This move
was designed to acquire the company’s stock listing so that VBI could begin the process of producing a verbatim movie version of the entire Bible. The project rolls in at a cost of $400 million and is being filmed in several different versions of the Bible. To attract investors, VBI is sponsoring a stock car in the Pepsi 500 NASCAR competition and staged a massive Passion play in Toronto’s Skydome. The Gospel of Matthew has already sold more than 500,000 copies over the past three years, earning $50 million dollars. If all 66 books of the Bible are produced, buying the entire set will cost approximately $6,600 (Neff 2001a).

Uses of non-human technology are different on some level for all mega churches. All across the nation, churches, their leaders, and members are coming up with innovative solutions that include non-human technology. A prime example of this is Wilfred Greenlee’s invention: The Greenlee Communion Dispensing Machine (Burling 2001).

Other oddities.

In Louisville, Kentucky, at Southeast Christian Church, seven volunteers spent thirty hours filling 350 trays of communion cups. Greenlee, a retired engineer, cut those numbers down to three volunteers and ninety minutes with his new
machine. The stainless steel bucket with 40 plastic tubes that run through a sheet of Plexiglas into the cups of a communion tray is lever operated and never overflows. The contraption is not only patented, but sells for nearly $3,000 (Burling 2001). Greenlee makes the machine by hand in his home workshop. A volunteer at the church jokingly remarked that Greenlee’s invention was going to “make our jobs obsolete” (Burling 2001).

Another employment of non-human technology is by the Crystal Cathedral. From their web page (http://crysta1cathedral.org/), they employ crisis counseling via a set up similar to a chat room. Anytime of the day or night, a counselor from possibly across the country, or even the world, is available. A significant, new approach to therapy, it is highly efficient, but lacks the close interpersonal relationship a client usually builds with a counselor or therapist (Crystal Cathedral Inten1ational Ministries, 2002).

Irrationality of Rationality

The melee of programs, people, and ministries occasionally makes for some
irrational results. Churches try hard to focus their programs toward what appeals to the average citizen. Sometimes this results in paradoxical events that seemingly contradict the message of the church.

For example, the Christian Discovery magazine has a Christian gossip column. Gossip is a popular topic that those previously mentioned boxed curricula speak out against regularly. Similarly, a local Christian radio station in Knoxville, Tennessee publicized a Christian rave party. A rave is usually known for its availability of illegal drugs, violence, and punk and techno music. All of these are clearly in contradiction to the belief statement of any Protestant church. There have also sprouted up Christian dance clubs for teens and adults alike, an interesting contrast to the alcohol and cigarette smoke atmosphere of most clubs. Similarly, Christian rock concerts have debunked the traditionally drug heavy scene of secular rock and roll.
The actions of those in supposedly Christian professions seem to reflect
irrationality at times as well. Such high profile names as Jim and Tammy Faye Baker have been tarnished by scandal. The church, however, has openly accepted them back into the fold, preaching forgiveness and repentance. Similarly, in the Christian Music Industry, Michael English voluntarily withdrew himself from the industry after he was revealed to be having an affair. He later returned to the industry only to leave due to substance abuse problems.

Another example, Amy Grant received little or no chastisement, much less
banishment, for her divorce because of her affair with Vince Gill, also a married adult.

Recently, the couple appeared on a magazine cover, newly married and with a new baby. In his article, “The Land of Big Religion,” Scott Walter (2000) encapsulates the new church philosophy, “ … a welcoming, ‘nonjudgmental’ approach to those outside the fold. Fire and brimstone have been traded in for warm smiles and open hands.” On the other hand, some claim, “But when folks like Sandi Patti and Michael English commit adultery and Amy Grant gets a divorce, the illusion of what is ‘Christian’ begins to crumble. The
Christian cultural bubble in effect bursts” (Driscoll and Seay 2000.)

The “Christian role models” that are evident within the popular culture of the
mega church often violate the tenets of Christianity. With a culture that is reflective of such values, it is difficult to enforce stringent moral and ethical standards on the pastors and administrators in the mega church. The popularity of such big name stars and their occasional notoriety also make the contradictions within the mega church look small in comparison. Therefore, the irrationalities within the mega church are overlooked because of the prominence in the media of other issues within the Christian market.

Perhaps the most evident irrational rationale involves the consumerist tendencies of modem and postmodern culture to which the mega church has ascribed. An entire counter cultural movement has sprung up to combat what some view as crass consumerism within the mega church. Those participating in this counter movement cite the passage of the Bible where Christ destroys the tables of merchandise for sale in the temple. This is likened to the merchandising seen in the modem mega church and Christian bookstores.

Tapes, books, compact discs, and other merchandise are commonly sold within the many walls of a mega church. This population also frowns upon the alleged alienation that results from the mall approach to church programs. They also claim that the typical Christian bookstore is shrouded in merchandise that is in poor taste and demoralizes the Christian message to chintzy Bible verses printed on candy wrappers. The Christian bookstore, they claim, is a profiteering scheme that mega churches help to proliferate.

Additionally, the businesses that function within the walls of the mega church are very much for profit. Instead of offering for-cost purchasing as a service for church members, Willow Creek uses its bookstore to promote authors within the church for the same price as at the comer for-profit store. Cafeteria prices are most definitely for profit as well, with a hamburger costing over two dollars. Seemingly even more irrational are the products that you find in the mega church. Britney Spears and her provocative dress as portrayed in Pepsi commercials go against basic Christian tenets, but the word Pepsi is
splashed about at every drink station in the centrally located cafeteria. The church and the soft drink company have a symbiotic relationship, in which both profit.

Then again, the consumerist atmosphere is very appealing to suburbanites. For the family whose weekend entertainment is found at the mall, the mega church is the ultimate integration of religious life with their secular lifestyle .

Opinions and stances on these issues vary among churches, denominations, and even individuals and staff within the same church. Even those outside the church vary on their views on these issues, meaning that most of them reduce to personally held beliefs and ideas. Still, amid the many examples, every individual can see how the large infrastructure required by a mega church leads to some contradictory and ironic events on occasion .

Sacred vs. Profane

With so much change, modernizing, and growth, debates over religion losing its sanctity are inevitable. From music, hymnals (or lack thereof), and sermons all the way down to architecture, Biblical translations, and art, mega churches have sparked a dialectical struggle over sacredness. “If the churches imitate the forms of the culture too closely, the people don’t have the sense of stepping across the threshold into that other reality” (Byrne 2000) .

Mega church critics fear that mega churches can more easily lose sight of their
calling and become entertainment centers rather than centers for congregations to come together and worship God. Offering too much of the secular world, they say, detracts from the solemnity of going to church. Critics want to know how the mega church plans to keep the congregation from merely becoming an audience.

In defense of the mega church.

On the opposite end of the spectrum, Scott Endicott, an instructor for Willow Creek Community Church, represents a different take on traditional churches. “Over the last 10 years, the churches that are growing are the ones that are culturally relevant, and the ones that are having the difficult time are the
ones that are trying to hold on to a particular tradition. Those churches are filled with turmoil because they want to grow but they can’t because people are kind of holding it back” (Ray 2000).

Against the mega church.

However, these are the words of the moderates. For others the perceived loss of sacredness in America’s churches is an all out war that has broken out. Reverend Jack Cascione of the Lutheran church is one leader of this faction.
He refers to mega churches as “Willow Creek! Baptist clones” and predicts significant defaults on Lutheran mega church investments. He is especially critical of Lutheran churches that have opted for new and different styles of worship. Cascione claims “crowds keep following the style because they don’t care about the substance. It’s all about marketing instead of doctrine” (1999b).

Rev. Cascione is so adamant about the traditional use of hymn books, liturgy, and catechisms that he has written his own book, Reclaiming the Gospel in the LCMS: How to Keep Your Congregation Lutheran. Cascione claims that the LCMS leadership ignores successful Lutheran mission starts if they employ traditional worship and architectural styles. He uses Advent Lutheran church of Zionsville, Indiana, as his example. Advent in a little over 8 years has transformed from 25 members meeting in a dental lab to a 700-member church with a new building on 22 acres. The congregation’s pastor, Rev. John Fiene, uses an LCMS hymnbook, Martin Luther’s catechism in confirmation instruction, and the Lutheran Agenda. Cascione alleges that because of his
church’s traditional practices, the denominational leaders give his church less attention and publicity. Cascione claims that the LCMS religious establishment cares more about its image than what is actually effectual for churches (2000).

Among other findings, Hendricks (1993) found from interviewing 12 young
couples who had left the mega church that those he interviewed experienced boredom with church services, a longing for community, a need for psychological services, growing resentment among women, and a craving for truth and reality. While this is by no means his comprehensive list, it is clear that the mega church approach counteracts many of these complaints.

However, Hendricks cautions the reader not to assume the mega church is a
catchall answer for preventing the steady stream of the “churched” that is “flowing quietly out the back” door of the church. Rather, he suggests that a craving for spirituality leads people outside the programs and away from the structures. Therefore, the current structures of all churches need some readjusting to meet the needs of the people and regain their sacredness (1993).

While the debate ensues, answers seem to be elusive. Suggested solutions lurk
under the surface of a yet to be fully realized struggle among and within the Protestant denominations. The solution, one youth pastor suggests, lies not in the comparison of the two approaches, but in separating them. Rich Grassel suggests that comparing traditional and usually small churches to contemporary mega churches is similar to comparing “green apples to bell peppers.”

Different but equal.

Grassel proposes that the organizational features of the two types of churches are so different that each approach has its appropriate time and place. Neither is more valid or more sacred than another is, but each is more effective in certain situations. In agreement with this author, Grassel upholds that the mega church is a corporation with certain features: (a) emphasis on outreach and evangelism; (b) less dogma and few denominational ties; (c) well-developed hierarchy; (d) purpose driven; (e) suburban or high growth locale; (f) mosaic ministry approach; (g) stable finances. (2000) .

The small church, on the other hand, is a family. A small congregation, therefore, has different organizational features, which are: (a) inward focused (b) loyal to a denomination; (c) lacking a hierarchy (d.) not purpose driven; (e) low growth locale; (f) ministry to a select few; (g) unstable finances. Grassel, like Hendricks, believes that both of these approaches are valid and useful, but are always in need of improvement in order to meet the needs of the surrounding population (2000) .

All in all, some claim mega churches are watering down the sacred qualities of
religion making it no more special than an episode of Saturday Night Live. Others say that traditional approaches to church are antiquated and boring, making it impossible to appeal to the Baby Boomer generation and beyond. No matter which side of the fence, no one can deny that mega churches are growing and taking the forefront in the way church is “done” in America. If mega churches are dooming the American church to become no more sacred than a “YMCA with a rock concert” will have to wait to be seen (Cascione 2000).

THE POSTMODERN CHURCH

As history has taught time and again, no movement is complete until a new one looms on the horizon. For the modernity of the mega church, the counter movement is the postmodern church. Mega churches are obviously still on the rise. However, slowly and steadily, the postmodern church is developing in response to the mega church.

It has been referred to as “fundamentalism’s answer to MTV” (Leibovich 1998). From the outside, it may even look like a mega church with displays of books, videos, and CDs amidst snacks and drinks for visitors. The postmodern church, nonetheless, is very different on some fundamental issues.

Primarily, the goal of these leaders is to avoid marketing religion, which they say is the “domain of baby boomer mega churches.” In fact, these churches do not even advertise, growing strictly by word of mouth (Leibovich 1998).

Nancy Ammeman, in reference to the Southern Baptist Convention in particular, points out four areas in which the postmodern church is breaking away from the mega church mold. While mega church organizations focus on mass production, postmodems encourage members to define their own role. Assuming diversity, the postmodern church
strives to include all populations by using multiple publishing resources, avoiding denominational seminaries, and linking with outside organizations. Technology is also implemented in new ways. Instead of furthering technology, postmoderns capitalize on its flexibility. Computers make it easy to constantly revise and refit their publications as the congregation has the need for it (Ammennan 1993).

Organizational Structure

The business-like hierarchical structure of mega churches results in high
specialization. Posmoderns, instead, concentrate on generalized jobs, making lay workers “jacks of all trades.” Instead of specialized ministers, these churches set up departments to make decisions without a large amount of direction. Mega churches require someone higher in the hierarchy to provide direction because jobs have become so specialized that members cannot truly see the bigger picture. Forming generalized departments puts workers in the position to make decisions that affect the entire congregation and makes decision-making more democratic.

Likewise, relationships develop differently in the two frameworks. Modem mega churches are large and centralized, but postmodern organizations are “decentralized, flexible, relying on subcontracting and networks” (Ammenrman 1993). The shift from modern to postmodern, Ammerman likens to “downsizing” in the corporate world. This downsizing will make several of the boutique services offered by churches to become extinct.

Ammeman predicts that this will make churches form links with outside
organizations from publishing houses to missions and parachurch organizations in order to provide for the needs of attendees (1993).

Audience

Postmodern churches, too, know their audience. Generation X, the college
students, and the young adults of the United States pack up the tenets of “ennui, skepticism, and cynicism” and take them to church. Therefore, it makes sense that these churches are usually based near universities (Leibovich 1998).

One such church is Mars Hill Fellowship in Seattle, Washington. Young pastor Mark Driscoll describes his church as the result of a recipe of “fundamentalist Christian liturgy, Catholicism’s appreciation for art, and mainline Protestantism’s general cultural tolerance.” His church also concentrates on the tragedies of the baby boom generation such as high divorce and abortion rates, blaming the self centered focus of the
Enlightenment (Leibovich 1998).

Strange Bedfellows

Postmoderns do add an ingredient of anti-establishment: “I really preach; it’s not just three points to better self-esteem,” Driscoll says. “Mega churches have perfect service with perfect lighting. We’re a friggin’ mess.” However, they are still largely dependent on funding from affluent mega churches. Organizations such as the Leadership Network provide seed money and financial backing for conferences that bring together postmodern religious leaders. Mega churches see contributing as an opportunity to reach younger generations (Leibovich 1998).

Keeping in mind that many mega churches started in the same manner, the postmodern church may be the next movement to take the religious world by storm. Just as Mars Hill Fellowship started with 12 and has grown to over 800, Willow Creek Community Church started with a small group in a movie theatre. As Gen Xers grow up and get jobs, the finances may very well come about to make postmodern churches independent not only in thought, but in monetary support, as well.

CONCLUSION

The mega church is obviously on the rise within Protestant churches in the United States of America. While the movement may be much to the joy of some and the chagrin of others, it has arrived and is playing itself out before the eyes of church members everywhere.

This movement is unlike any large American church movement that has been seen before. The suburbanites, despite their affluence, are choosing church-based services over their secular counterparts. This has led to the ever-growing church populations and expanding ministries, as the Willow Creek Community Church model is adopted by congregations across the nation.

Music, sermons, architecture, types of ministries, and even the type of staff that are necessary have all been transformed in the name of attracting more people .

As churches have grown so large, it has become necessary for them to be operated much like a business. Complete with a mission statement, the mall approach to ministry is the calling card of the mega church. The product of worship is being done in new and innovative ways to effectively compete with other churches. Using such tactics as advertisement, minimalizing
denominational ties, and shedding much of the traditional aspects of worship, the mega church comes to its peak under the leadership of the pastor, acting as CEO .

Because the church is operated like a business, it has not been spared from the
process of McDonaldization. The church is exposed the effects of predictability, calculability, efficiency, the use of non human technology, and the irrationality of rationality as it attempts to appeal to its consumerist suburban members. Dealing with such large numbers of people almost require that every move be planned, every person counted, and every dime accounted for. In order to complete these tasks on such a large scale, non-human technology must be implemented. It must also be used in order to reach the visually saturated middle class. Reconciling all of these actions with Protestant doctrine often leads to some irrational results such as Christian rave or any number of other examples.

McDonaldization effectively encapsulates much, but not all, of the mega church movement. Mega churches become large systems. As with any system of such magnitude the tenets of a single theory are not sufficient to explain every phenomenon.

There are always exceptions to the rule. There is a clear need for further research on the mega church as well as the postmodern church in order to see where these trends are headed . The cyclical nature of church membership alone makes churches not necessarily more difficult, but more so, different, in the way they are studied. Membership patterns among the mega churches are not clear. Mega church members are being drawn from small churches as well as other mega churches, but in what ratios and why certain populations attend a particular mega church are not known and need to be further studied.

There must clearly be some markers that set certain mega churches apart from one another, or else there would be no need for competition. Because these markers are not clearly evident from initial encounters, then it needs to be determined where and how these differences get communicated to churchgoers.

Additionally, mega churches have been largely unsuccessful at drawing in the
segment of the affluent American middle class that has never been familiar with church attendance. Therefore, while the mega church might be different, something about its structures are not different enough to incite interest from those unaccustomed to attending church in the past. The reasons as to why the mega church is not drawing in this population is another potential area for further research.

With all of the changes the mega church is bringing about, many argue that
church is being dumbed down to a level that abandons any sacredness. Church leaders argue over ways of “doing church.” Meanwhile, all church leaders are trying to avoid becoming just an accepted and unremarkable piece of the barrage of other cultural aspects.

Some fear the mega church will die, others are praying that is exactly what
happens. Regardless of the mega church and its unforeseen fate, it remains to be seen if it will be the churches biggest social change or merely a church fad. Will Protestant mega churches die, shrink, or give way to the postmodem movement?

A PERSONAL RESPONSE

As a Christian, I know the time has come to explain myself. Nearly fifty pages of research detailing the evils of the largest church movement of my lifetime demands a response. I have had fellow students accuse me of being anti-church and anti-Christian.

I even have friends who just “don’t get it.” They believe that every church is a church, so “what’s the fuss about?”

For a moment, take my perspective. I grew up in a family where I was never
neglected. My parents had a strong marriage. My church valued my opinions. I was the honor student Valedictorian that saw every issue in black and white, wrong and right. I failed to realize that many of my friends had become victims of parents who were not around because they were too busy making money to give their families everything they wanted, everything except their time.

Enter college. For some reason, God sent me to a public state University. I met homosexuals that I liked as friends. I know chronic drug users with hearts of gold. I learned the philosophies of Aristotle, Plato, and Luther. I grew to love Boticelli, Michelangelo, and Klimt alongside Red Grooms, Escher, and Warhol. The theories of Marx, Weber, Durkheim, Mills, Dubois, and Foucault made me take new perspectives on old problems.

I began to see, however, a growing cynicism and prejudice against Christianity. Christ’s followers have been explained away as the root of the ecological crisis, the oppressors of the working class, the founders of evil capitalism, and crazy schizophrenic control freaks in some of my courses. I have even sat in classes where professors referred to Creationism as unimportant because “no intelligent person could believe that anyway.” My world was no longer black and white; the gray had crept in.

I had to find equilibrium. I picked up the works of Schaeffer, Chesterton, and
Lewis to supplement the Bible. In those texts, I have found something liberating and refreshing. I discovered what bothered me about my new church home, a mega church in the suburbs of Knoxville. I felt pretension and pretending. I felt an atmosphere judgmental of my shortcomings. I began to see through the eyes of the nonbeliever.

I sat all week long in classes that challenged me mentally and philosophically.
But when I went to church on Sunday, I was “fed” with PowerPoint sermons no deeper than a Frisbee that left me bored, agitated, and ill equipped to deal with the intellectuals of academia. The fragmented pieces given to me in church were impossible to put together into the beautiful narrative that God has created. I felt like I was getting a WalMart version of spirituality. It looked like the real thing most of the time, and it required much less of an investment of myself. However, when it came time to pass what I had
down to my children and grandchildren, I knew they would see my life and my church were a cheap imitation.

I am still vigilantly anti-abortion. I recognize the call for premarital sexual purity. I know that my homosexual friends are wrong. But, I don’t believe in picketing abortion clinics, campus evangelists calling scantily clad sorority women whores in public, or banning “those people” from attending my church. I am much more concerned about reconciling capitalism and Christianity, serving those in need in my community, and reducing air pollution. I would much rather see my church provide meals for the
homeless population than a new aerobics class for middle-aged moms.

It was only after I took a course in social theory that I had a name for all the
processes I saw occurring at my church. It was then I knew that I wanted to take a hardcore look at the mega church for my senior project. I wanted to show that I could believe in the Meta narrative of the Bible and still critically evaluate what is occurring my religious tradition today. I know that not every church is called to the same niche in ministering in God’s kingdom. We are all very distinct parts of the Body of Christ that work beautifully together. I also wanted to show my brothers and sisters in Christ what my fellow no believing students see when they walk through the doors of a mega church .

God has called some churches to be large in numbers. The early church grew by the thousands daily in many cases. It is a glorious work to be involved in a church where God’s kingdom is multiplying infinitesimally .

There are mega churches that are doing much to combat the “sweeping judgments on mega churches and the church-growth movement” (Wilson 2000). Southeast Christian Church in Louisville, Kentucky, is one of those. They have managed to build an involved church body that has shed the narcissism often associated with the mega church. I do not want to judge any church or individual. However, I feel called as a Christian to use my God-given intelligence to critically evaluate and discern what is going on in my world in my day, and to decide where I stand on an issue .

I want a church that does not concentrate on the surface sins of smoking, drinking, dancing, bad movies, and loud music. Instead, the underlying causes of those bad habits like debt, greed, adultery, and gluttony should be addressed. Like Driscoll and Seay ask, “Why do so many Christians overeat, overwork, worship athletic teams, run their credit cards into massive debt, throw their kids in daycare, and chase the American dream?” (Driscoll and Seay 2000)

I also admit that I am not supportive of the “protecting, insulating, and
inoculating” of our children and families via a mega church that provides a ministry for everyone of their desires (Driscoll and Seay 2000). I want to see Christians that “engage this real world” (Driscoll and Seay 2000). Christians need the interpretive lenses to understand the Bible and convert people to Christianity and not to Western culture. I have seen what compartmentalizing your life has done to my friends, and it makes me desire to strive to understand a God that wants all of my life. He also wants me to be the salt and the light of the world. I find that hard to do if I never leave the campus of my
church. I will spend the rest of only life reconciling the contradictory tenets of my culture and my religion. This thesis has been my first step on that journey .
If this paper angers people, it should. If it depresses people, it should. Above all, better to fit the call of Christ and the needs of those around him or her. We are here to serve the world, not to serve ourselves .

REFERENCES

Ammerman, Nancy T. 1993. “SBC Moderates and the making of a Postmodern Denomination. “ – Christian Century, September 22-23.
Bedell, Ken. 2001. “The Church’s Struggle to be Faithful.” Religion Online. Retrieved February 11,2001 (http://religion-online.org).
Burling, Lori. 2001. “No Overflowing, No Spills.” The Knoxville News Sentinel, March 31, p.B1
Byrne, Maureen. 2000. “ ‘Mega’” Church Nurtures Thousands.” St. Petersburg Times, September 1, p.6.
Cascione, Jack. 1999a. “Dallas Paper Reports as LCMS Mega Church Competes Against New Giant Baptist Mega Church.” Redeemer Lutheran Church. Retrieved January 21,2001 (http://www. reclairningwalther.com) ———. 1999b. “Texas Mega Church Monopoly Risks 10’s of LCEF Millions.” Redeemer Lutheran Church, March 24. Retrieved November 6, 2000
(http://www.reclaimingwalther.com/articles ).
———.2000. “’Traditional’ LCMS Mission Congregations Keeps Growing.” Redeen1er Lutheran Church, June 12. Retrieved January 21,2001 (http://ww.w.reclaimingwalther.com).
Conklin,1. C. “On The Rise.” The Dallas Morning News, March 16, p. 28A .
Crystal Cathedral International Ministries. 2002. “History of the Crystal Cathedral.” Retrieved March 12,2002 (http://www.crystalcathedral.orglabout/history.html).
Cutshaw, Suzie. 2000. Living Power, Winter, pp. 6-7.
Delgado, Berta. 1999. “In the Shadow of Preston wood.” The Dallas Morning News, March 16, p. 30B
Driscoll, Mark and Chris Seay. 2000. “A Second Reformation is at Hand.” Youthworker Journal for Youth Ministry, January/February. Retrieved January 2, 2002
(http://www.YouthSpecialties.com/ywj/articles/culture/reformation.html) .
Garner, Roberta. 2000. Social Theory: Continuity and Confrontation, A Reader. Calgary: Broadview Press.
Gillmor, Verla. 2000. “Community is Their Middle Name.” Christianity Today, November 13, pp.48-55.
Grassel, Rich. 2000. “The Purple Zero Syndrome.” Youthworker:Journal for Youth Ministry, May/June. Retrieved September 9,2001 (http://www.youthspecialites.coll1/youth/articles/results/purple.htm) .
Green, Mister. 1999. “Local Mega-church Gets ‘Nearer My God’ with Sponsored Skyboxes.” The Weird Harold. Retrieved December 3, 2000 (http://weirdharold.com/church.htTll)
Hacker, Tom. 1999. “Mega Church Plans Move Ahead.” Northern Colorado Business Report, October 22. Retrieved November 6, 2000 (http://\vww.ncbr.com/oct2299/new.mega.htm).
Hamilton, Michael S. 2000. “Willow Creek’s Place in History.” Christianity Today,_November 13 pp. 62-68 .
Hendricks, William. 1993. Exit Interviews. Chicago, Illinois: Moody Bible Press.
Henslin, James M. 2001. Essentials of Sociology. 4th ed. Needham Heights, MA: Allyn and Bacon.
Kapp, Lauren. 2001. “God on a Grand Scale.” ABCnews.com. Retrieved December 3, 2001 (http://my.abcnews.go.com).
Kouzes, James M. and Barry Z. Posner. 1996. The Leadership Challenge. San Francisco, California: Jossey-Bass, Incorpated.
Leibovich, Lori. 1998. “Generation: A look inside fundamentalism’s answer to MTV.” Mother Jones, July/August. Retrieved October 7 (http://www.motherjones.com).
Lukens, Alice. 1999. “Church Focus of Land Debate; Neighbors question motives of pastor as plans expand.” The Baltimore Sun, August 5 pp.lB .
Mellado, James. 1991. “Willow Creek Community Church.” Harvard Business School case study No. 9-691-102 .
Neff, David. 2001a. “Going to the Movies.” Christianity Today, February 19, p. 16 .
———. 2001 b. “Not Just for Visitors.” Christianity Today, February 19, p. 17.
Pryne, Eric. 2001a. “Church,county dispute: Large facility in rural area spurred move to limit sizes.” Seattle Times, April 22. Retrieved December 3, 2001(http://seattletimes.nwsource.coln/ htlnllloca]news/)
———. 2001b. “Federal Way wary of mega church.” Seattle Times, July 2. Retrieved December 3, 2001 (http://seattletinles.nwsource.cOln/hlIn1l1oca]newsI134313066
caseytreat02nl0.htnll).
“Racial Shift Causes Parish to Disband.” 2002. The Knoxville News Sentinel, April 7, p.23.
Ray, Diana. 2000. “High Tech Enhances That Old-time Religion.” Insight on the News, July 31 p.26.
Redding, Rick. 1998. “Mega Church Prepares to Cope with Rush of Attendees, Traffic.” Louisville Business Journal, October 16.
Reinolds, Chris. 2000. “A Leap of Faith. “ The Atlanta Journal and Constitution, September 21, p.1JQ.
Ritzer, George. 2000. The McDonaldization of Society. 3d ed. Thousand Oaks, CA : Pine Forge Press . – McDonaldization of the Mega Church 67
Siegel, Robert. 2000. “Christ Announces Hiring of Associate Christ.” The Onion, November. Retrieved December 3, 2000 (http://www.thco~lion.cOlTI). – Spohn, Gustav. 1992. “Church Growth Movement Gains Favor.” Dallas Morning News, April 18 pp.30A.
Strobel, Lee. 1993. Inside the Mind o/the Unchurched Harry and Mary. Grand Rapids, Michigan: Zondervan.
Sweeney, Paul. 1999. “Lenders Become Church Disciples.” u.s. Banker, April. Retrieved March 30, 2001 (http://web.lexis-nexis.com/universe).
Thumma, Scott L. 1996. The Kingdom, the Power, and the Glory: The Megachurch in Modern American Society. Ph. D. dissertation, Emory University, Atlanta, GA.
Walter, Scott. 2000. “Land of Big Religion.” The American Enterprise, Oct.l Nov.
Wilson, John. 2000. “Not Just Another Mega Church.” Christianity Today, December 4, pp.62-65.

CEM reproduce revistas Estrella Roja de FPL

CEM reproduce revistas Estrella Roja de FPL

SAN SALVADOR, 29 de agosto de 2017 (SIEP) “En el espíritu combativo de los coquimbos, revolucionarios de mediados del siglo XIX, seguidores del Capitán General Gerardo Barrios, fusilado por la oligarquía en un día como este en 1865, concluimos de reproducir los cinco números de la revista teórica Estrella Roja de las Fuerzas Populares de Liberación FPL “Farabundo Martí” , dignos herederos y herederas de las tradiciones revolucionarias antioligárquicas de este líder liberal morazanista…” indicó Roberto Pineda, Coordinador del Centro de Estudios Marxistas “Sarbelio Navarrete.”

Agregó que “este esfuerzo no hubiera sido posible sin la colaboración eficaz y generosa del Centro de Información, Documentación y Apoyo a la Investigación (CIDAI) de la Universidad Centroamericana “Jose Simeon Cañas” dirigido por la Licda. Verónica Guerrero.”

Explicó que “el primer número de la revista, publicado en enero de 1975, comprende valoraciones sobre táctica y estrategia, la clase obrera, los perfiles de la organización revolucionaria, el programa mínimo y máximo, las condiciones objetivas y subjetivas del proceso revolucionario y las alianzas de clase.”

“El segundo número, aparece en febrero de 1975 y se trata de la famosa Carta que las FPL enviaron a los sacerdotes progresistas, y cristianos en general, en la que desarrollaban una serie de aspectos sobre la teoría y la práctica revolucionaria de las FPL. Se realiza en la carta breve exposición de la línea de la organización; las FPL son una organización marxista-leninista; normas de organización y funcionamiento interno; órganos de comunicación con las masas populares; línea sobre las alianzas de clases; actitud ante la religión y sobre el clero progresista en el proceso revolucionario.”

“El tercer numero aparece en enero de 1976 y trata sobre la estrategia revolucionaria en las condiciones concretas de El Salvador, incluyendo rasgos básicos de la formación social salvadoreña, el carácter y el contenido de la revolución; características del nuevo Estado que surge con el triunfo de la revolución, y sobre las tareas específicas del gobierno popular revolucionario.”

“El cuarto numero de junio de 1976 trata sobre el Informe que Marcial (Salvador Cayetano Carpio) presenta a nombre del Comando Central (Co-Cen) al Primer Consejo Revolucionario de las FPL y que incluye los problemas surgidos en el proceso de desarrollo, antecedentes históricos, rasgos adquiridos por la organización, la semilla de futuras debilidades, y los principales escalones en el desarrollo de las FPL.”

“El quinto y último número de Estrella Roja, de junio de 1977, aborda los acuerdos de la II Reunión del Consejo Revolucionario de las FPL, incluyendo una amplia perspectiva y posición ante la situación internacional, y sobre aspectos de conducción del partido, de la fuerza guerrillera y miliciana, y del movimiento popular encarnado en el Bloque Popular Revolucionario, BPR.”
Concluyó Pineda que “con la publicación digital de estos materiales continuamos cumpliendo con los objetivos de divulgar el pensamiento marxista salvadoreño, representado en esta ocasión por una de las más poderosas organizaciones revolucionarias surgidas en el fragor de la lucha popular de nuestro país: las FPL. Adjuntamos los enlaces para estas cinco publicaciones.”
https://ecumenico.org/article/estrella-roja-de-las-fpl-no-1/
https://www.ecumenico.org/article/carta-de-las-fpl-a-los-sacerdotes-progresistas/
https://www.ecumenico.org/article/elementos-de-la-estrategia-revolucionaria-politico/
https://www.ecumenico.org/article/estrella-roja-no-5-junio-de-1976/
https://www.ecumenico.org/article/estrella-roja-no-5-junio-de-1977/

Estrella Roja No. 5 (junio de 1977)

Estrella Roja 5
Órgano ideológico de las Fuerzas Populares de Liberación
FPL FARABUNDO MARTI
¡Revolución o muerte! ¡El pueblo armado vencerá!

Presentación

El Comando Central de las Fuerzas Populares de Liberación FPL “Farabundo Martí”, presenta por este medio, al estudio de sus organismos, miembros, aspirantes y colaboradores activos, el informe sobre la Situación Internacional, sobre algunos aspectos de la lucha popular y sobre el desarrollo del trabajo en nuestra organización aprobada por la II Reunión del Consejo Revolucionario de las FPL.
La Estrella Roja Número 5, lleva en sus páginas un documento aprobado en un momento de gran tensión de la lucha popular contra sus enemigos de clases. Estaban frescos los sucesos de febrero, y a pocos días del desenlace del caso Borgonovo, de la muerte en combate de 8 compañeros de las milicias populares, el 1º de mayo, y en medio de intensa movilización popular combativa. Este documento tiene especial importancia en el desarrollo estratégico-táctico, político-militar de las FPL, en la dirección de su práctica revolucionaria y el forjamiento de su cohesión ideológico-política.
Este importante informe de trazamiento de línea político-militar de nuestra Organización se ensambla, mediante un desarrollo creador armónico y dialectico, en el marco de la línea general estratégica y táctica de la Organización aprobada desde los primeros días de su formación y que se ha ido desarrollando y enriqueciendo en contacto con la práctica viva del proceso revolucionario.
Los documentos de la estrategia general y de la orientación táctica fundamental dieron el marco correcto para el desarrollo de la lucha de nuestro pueblo, en las condiciones propias que existían en el seno del movimiento revolucionario centroamericano, a través del inicio y desarrollo de la estrategia de Guerra Prolongada del Pueblo, camino histórico por el que desde 1970 comenzó a marchar en forma ascendente nuestro pueblo.
La Primera Reunión Ordinaria del Consejo Revolucionario de las FPL-1976-tuvo una importancia transcendental para la vida de nuestra Organización y para el desarrollo del proceso revolucionario, confirmando plenamente la estrategia general adoptada que abrió una nueva época en la vida de nuestro pueblo, enriqueciéndola, dándole continuidad dialéctica y profundizando las bases de cohesión teórica, ideológica y política internas, indispensables para la dirección del movimiento popular.
Tal labor ha tenido que realizarse en medio de una intensa lucha ideológico – política contra las corrientes desviadas oportunistas y aventureras que introducen confusión y retardo en el avance del proceso revolucionario.
El consejo, en su Primera Reunión, determino también las modalidades y estructura leninista de las FPL para llegar a convertirse, en su desarrollo, en el partido marxista-leninista del proletariado.

La II Reunión Ordinaria del Consejo, continuando con esta labor creadora, dotó a las FPL de sus Bases Estatutarias marxista-leninistas que han marcado su desarrollo orgánico hacia la construcción del Partido Revolucionario de la clase obrera, y fortaleció grandemente a su Comando Central.
El presente Documento, producto de la elaboración colectiva del Consejo mediante el análisis de la situación y de las proyecciones, sobre la base del informe presentado por el Comando Central, estudia el cuadro de la lucha popular y de la situación nacional desde la Primera Reunión Ordinaria del Consejo de las FPL-1976-hasta la II Reunión Ordinaria 1977.
Por él se puede apreciar el enorme impulso que a la lucha del pueblo en todos sus terrenos le ha dado la estrategia revolucionaria político-militar de Guerra Prolongada del Pueblo y los dramáticos e intensos niveles de lucha que nuestro pueblo ha ido escalando en este cruento y fecundo proceso de incorporación creciente a escalones cada vez más amplios de la lucha revolucionaria, a través de los distintos medios de lucha, teniendo como eje central, la lucha armada.
La continuidad, coherencia histórica y profundización de nuestra Línea General, se pone completamente de relieve en los documentos iníciales, en los previos a la formación del Consejo Revolucionario de las FPL y en la inmensa y rica labor de desarrollo estratégico de las reuniones del Consejo.
Esta labor de estudio y análisis científico de la realidad propia del país y Centro América, a través del método científico de análisis marxista-leninista, ha permitido esa continuidad y enriquecimiento creador de nuestra línea y ha evitado a las FPL caer en el grave peligro puesto de manifiesto por otras organizaciones, que se ha expresado en sus grandes bandazos de línea que les hace caer, desde posiciones de derecha al aventurerismo de izquierda o viceversa; proceso que en algunas de ellas se repite constantemente de acuerdo a las coyunturas, a los éxitos o fracasos, impidiéndoles su consolidación interna.
Pedimos a los compañeros el estudio profundo de este material, que contribuirá a hacer más firme la cohesión revolucionario interna y que nos ayudará a comprender los antecedentes de nuestra línea política en las actuales coyunturas en que las FPL han alcanzado mayor influencia organizada sobre cada vez más amplias masas populares; cuando se marcha firmemente en la proyección de desarrollo de la guerrilla hacia la formación del Ejército Popular de Liberación –EPL-; cuando ya está en aplicación la proyección de desarrollo estratégico de las Milicias Populares de Liberación y se desarrolla la autodefensa y armamentización de las masas, y cuando las FPL han aprobado en la V Reunión Ordinaria del Consejo Revolucionario la proyección estratégica hacia la Construcción del Partido marxista-leninista de la clase obrera.
En este desarrollo creador de la Línea de nuestra Organización, gran contribución han dado los compañeros que han caído combatiendo a las fuerzas de la tiranía y del imperialismo, no sólo con su glorioso ejemplo de la práctica revolucionaria consecuente, sino con sus aportes teóricos e ideológico – políticos en cada una de las fases de la vida en nuestra Organización. Bajo su inspirador ejemplo, nuestra Organización marcha firmemente en su aspiración de convertirse en la legítima vanguardia revolucionaria de la clase obrera del campesinado y de todo el pueblo trabajador.
Bajo la orientación de la línea estratégica de Guerra Prolongada del Pueblo y de una táctica correcta, basada en la aplicación creadora del marxismo – leninismo a las condiciones de nuestro país y Centro América, avancemos en la práctica revolucionaria en la gran tarea de incorporar al pueblo hasta el triunfo final de la liberación popular y el Socialismo.
¡Por la Revolución Popular hacia el Socialismo¡
¡Por un Gobierno Popular Revolucionario con hegemonía proletaria y basado en la Alianza Obrero-campesina¡
¡Viva el Internacionalismo proletario!
¡REVOLUCION O MUERTE! ¡EL PUEBLO ARMADO VENCERA¡
El Comando Central de las Fuerzas Populares de Liberación FPL Farabundo Martí.
El Salvador, Centro América, abril de 1979 (Año del inicio de la concentración de esfuerzos por la construcción del Partido marxista-leninista del Proletariado).
NOTA: En la edición de este documento se han suprimido algunos pasajes por razones de seguridad.


Primera Parte
LA SITUACION INTERNACIONAL
Tenemos que examinar el desarrollo de la revolución en El Salvador, partiendo de la lucha de clases interna. Pero esta lucha de clase y los elementos internos (factor interno) que intervienen en el desarrollo de nuestro proceso histórico no están aislados e independientes, sino que a su vez, se encuentran inmersos, interdependientes y ligados por múltiples lazos e influencias al marco general del desarrollo histórico, o factores internacionales y mundiales (factor externo) que marcan la época y el momento actual.
De allí que es indispensable para tener una visión correcta y trazar una línea revolucionaria, tener presente la situación internacional, que en diversa forma influye sobre los procesos internos que se están dando en la lucha de clases en nuestro país (elemento fundamental y determinante) en el contexto centroamericano.
Desde fines del siglo pasado, con la formación del capital financiero y sobre esa base, el capitalismo entró en su fase superior de desarrollo con el aparecimiento y del desarrollo de los grandes trust monopolistas que fueron rápidamente dominando al mundo; entró en su fase imperialista, que Lenin denominó la última etapa del capitalismo, en la cual, las contradicciones irresolubles que este sistema engendra llegan a sus extremos más agudos. Lenin planteó que históricamente al proletariado no le queda más opción que la Revolución Proletaria y la instauración del SOCIALISMO.
El 7 de Noviembre de 1917 (25 de octubre antiguo) triunfó la gran Revolución Socialista de Octubre, que marcó el inicio de una nueva época para la humanidad. Con ello se inició la etapa de transición irreversible en la historia que se ha denominado: LA ETAPA DE TRANSICION DEL CAPITALISMO AL SOCIALISMO, marcada por las Revoluciones Proletarias que van abarcando cada vez más extensas regiones del globo, y por las Revoluciones y movimientos de liberación nacional en inmensas áreas coloniales, semi-coloniales, neo-coloniales y dependientes.
Visto en el marco mundial e histórico, es una época de revolución ininterrumpida, es decir, un proceso revolucionario mundial que va limitando las áreas y haciendo desaparecer al imperialismo y al capitalismo de una región tras otra de manera inexorable, hasta hacerlo desaparecer totalmente de la faz de la tierra. Y es un pro ceso revolucionario que se da en todas las esferas de la vida humana, un choque continuo entre las dos clases fundamentales y sus aliados: la clase obrera, contra la burguesía y que se polariza en el choque entre los dos sistemas de clase: el de la burguesía que es el sistema capitalista mundial, y el del proletariado que es el Sistema Socialista Mundial, que repercute y ejerce su in fluencia sobre todos los demás niveles y contradicciones de clase de la sociedad, en sentido mundial y local.
Es una lucha de clases revolucionaria que se da a nivel ideológico, político general, militar (que es parte de lo político), en todo lo cual, el proletariado y sus aliados han ido aceleradamente ganando terreno, limitando y expulsando al capitalismo de área tras área, profundizando las contradicciones entre los centros imperialistas y entre éstos y las burguesías de países dependientes y coloniales, impulsando, apoyando y organizando las luchas de liberación nacional, y las luchas del proletariado por el socialismo.
Lenin definió el proceso de lucha revolucionaria que seguiría este periodo histórico de sustitución del sistema capitalista por el SOCIALISMO, de la siguiente manera:
Siendo que el proletariado no tiene todavía la fuerza suficiente en sentido mundial para acabar de una vez y en todas partes con el sistema capitalista, las fuerzas de la revolución y del socialismo en el mundo tienen que ir desarrollándose continuamente hasta que la correlación de fuerzas a su favor sea tal, que pueda definir a favor del socialismo y del comunismo la situación en todo el mundo; es decir, el triunfo total del Socialismo y la liquidación mundial del sistema capitalista. Entonces terminaría el periodo de transición histórico del capitalismo al SOCIALISMO.
Pero eso significa que durante un período (de transición del capitalismo al Socialismo) la lucha revolucionaria encarnizada, tendrán que existir en el mismo globo y al mismo tiempo, quiéranlo o no lo quieran, dos sistemas: países capitalistas y países socialistas, Sistema Capitalista y Sistema Socialista. El primero, en declinación y descomposición, y el segundo en surgimiento y ascenso.
Mientras estos dos sistemas vivan (coexistan) tendrá que haber lucha de clases dado que son sistemas antagónicos (lucha de clases en sentido mundial entre socialismo y capitalismo, y en sentido interno en cada país capitalista, lucha revolucionaria que sólo acabará con la desaparición del sistema caduco y en descomposición).
Pero no necesariamente esta lucha de clases, que en infinidad de puntos se convierte en múltiples guerras revolucionarias de los oprimidos contra los opresores que golpean al capitalismo, y la lucha antagónica entre países socialistas y capitalistas tienen que convertirse (para el triunfo del socialismo y de los pueblos) en una guerra mundial que destruya a gran parte de la humanidad. Sino que el incesante fortalecimiento en todos los órdenes del Sistema Social del Proletariado: el Campo Socialista Mundial, unido a las luchas revolucionarias concretas de cada pueblo (del proletariado y sus aliados) es el camino más seguro para la destrucción mundial del capitalismo, y la construcción de la nueva sociedad, a la cual a través de sus luchas concretas se incorporaran cada pueblo conscientemente a la construcción de sus propios destinos y del destino de la humanidad.
A esta situación objetiva (existencia real e inevitable) de dos sistemas durante el periodo de transición y lucha revolucionaria múltiple, es a la que Lenin denomino: COEXISTENCIA PACIFICA entre capitalismo y socialismo durante un periodo histórico.
La tesis creada por Lenin de Coexistencia Pacífica en este período histórico, tiene un contenido profundamente revolucionario, porque permite el desatamiento de todas las energías revolucionarias de todas las clases revolucionarías en el mundo, para acabar con el imperialismo y el capitalismo durante este periodo histórico sin que tenga que desaparecer la humanidad o gran parte de ella, en un cataclismo mundial, que no es necesario para acabar con los relativamente pequeños puñados de explotadores que sostienen el sistema capitalista. Es decir, lograr la destrucción y el hundimiento revolucionario de los explotadores por la incorporación de las masas a la lucha por la revolución, preservando de esta manera la enorme energía consciente de los pueblos para la construcción de una Sociedad sin la explotación del hombre por el hombre.
En buenas cuentas, el concepto leninista de Coexistencia pacífica es una lucha revolucionaria de carácter propio, en sentido mundial, que va permitiendo el cambio de correlación de fuerzas a favor de las fuerzas revolucionarias mundiales (a favor del proletariado mundial) como desenlace de ese proceso revolucionario, acabar con el sistema de explotación capitalista, sin la total destrucción de los pueblos revolucionarios, que mediante su incorporación al proceso, son la fuerza decisiva, tanto para la destrucción de los explotadores, como para la construcción de la nueva vida.
DESARROLLO DEL CAMPO SOCIALISTA
Es en este marco, desde 1917, que se han dado los siguientes pasos revolucionarios:
1°. Consolidación del Estado Proletario en la URSS y construcción del SOCIALISMO. Primer Estado socialista que tuvo que desarrollarse en las duras condiciones de completo cerco del campo mundial capitalista.
2°. Creación de las democracias populares por la lucha de sus pueblos contra la Alemania Nazi y la decisiva acción militar de la Unión Soviética. Y su paso a la dictadura del Proletariado, y a la construcción del Socialismo (Checoslovaquia, Polonia, República Democrática Alemana, Rumania, Bulgaria, Yugoslavia, Albania, Hungría).

3°. Sobre esa base, la formación del Campo Socialista Mundial.
4°. Triunfo de la Revolución de Democracia Popular China (1949), creación de la Dictadura del Proletariado y su paso a la construcción del SOCIALISMO.

5°. El triunfo de la Revolución Democrático Popular en Corea del Norte y Vietnam del Norte; consolidación de la dictadura del proletariado, paso a la construcción del SOCIALISMO y finalmente del triunfo definitivo sobre el imperialismo en toda Indochina (Vietnam, Laos y Camboya).
6°. Triunfo de la Revolución Cubana (1959), Proclamación del Socialismo (1961) y paso a su construcción; creándose el Primer Estado Socialista y Primera Dictadura del Proletariado en América.
El campo mundial del socialismo, sobre la base de un sistema social (político -económico) infinitamente superior al capitalismo, ha incorporado a más de la tercera parte de habitantes de la tierra a la construcción de una vida en que las masas son las propias constructoras activas y conscientes de su vida social; lo que ha permitido que hora tras hora y día tras día, sobre la base de planes y metas bien definidas, el sistema socialista mundial haya alcanzado y sobrepasado al sistema capitalista en distintas áreas, a pesar de haber arrancado estos países desde índices sumamente retrasados. EL SOCIALISMO avanza gigantescamente en : – Poderío económico; – Poderío militar (incluyendo la más avanzada tecnología atómica y electrónica); – Poderío industrial; – Poderío agrario; – Poderío financiero; – Poderío Científico-Técnico; – Desarrollo de las Ciencias Pedagógicas; – Desarrollo Cultural y de las Artes (masivo); – Desarrollo inmenso de su Influencia Política Mundial, etc.

Y ya no digamos en cuanto al desarrollo del bienestar general de la población.
Ese tremendo poderío del creciente campo socialista mundial que sofoca cada vez más al capitalista y que expresa en forma global y concreta el creciente poderío del proletariado, inexorablemente va marcando (a la par del creciente movimiento revolucionarlo interno que desgarra las entrañas de los países capitalistas) los días de la destrucción final de ese sistema (capitalista).
EL MOVIMIENTO DE LIBERACION NACIONAL
El Movimiento de Liberación Nacional en países antes coloniales, semi-coloniales que abarcan enormes continentes o partes de los mismos en Africa, Asia, Oceanía y América, de donde han sido o están terminando de ser expulsados los colonialistas de Inglaterra, Francia, Italia, Holanda, Bélgica, Estados Unidos, Portugal, España, Japón, Alemania.
Casi cien países han conquistado su independencia o semi-independencia en los últimos 25 años.
En algunos de esos países el imperialismo ha logrado volver a imponer su dominación a través de métodos neocoloniales, pero algunos también se encaminan más o menos aceleradamente a la construcción de las bases del socialismo (como Angola, Tanzania y otros).
Hay que tomar en cuenta que el Movimiento de Liberación Nacional por lo general no está dirigido por el proletariado ya que en muchos de ellos es una clase muy incipiente y que tales revoluciones de Liberación Nacional la encabezan generalmente las capas burguesas nacionalistas que tienen contradicciones con los colonialistas nacionalistas que les ahogan su desarrollo, pero que al mismo tiempo su objetivo fundamental es desarrollar el sistema capitalista.
De tal manera al independizarse, a, pesar de haber sido impulsados y ayudados en su lucha por el campo Mundial del Socialismo, no es difícil que establezcan nuevos lazos con el capitalismo e imperialismo mundial sobre la base de las nuevas condiciones creadas por el “status” de relativa independencia política (Indonesia, India, Pakistán, Arabia, Irán, Egipto, Jordania, Siria).
Sin embargo, por las agudas contradicciones, dificultades y limitaciones que crea esta lucha en el seno de la dominación imperialista, y por las nuevas fuerzas populares (proletariado, campesinado, capas media) que engendra la lucha de liberación nacional y tipo de desarrollo económico social que surge de ella, el movimiento de Liberación Nacional es un poderoso aliado del proletariado y de la revolución proletaria mundial y en sentido global le ayuda a minar, desgastar y finalmente contribuir al cambio de correlación de fuerzas que permitirá destruir para siempre al capitalismo.
Por eso en esos países, el proletariado aunque sea incipiente o poco desarrollado es base firme del Movimiento de Liberación Nacional y asimismo el Campo Mundial del Socialismo ayuda a los Movimientos de Liberación Nacional y al desarrollo de los países que por esa vía han alcanzado al fin la emancipación de sus antiguos dominadores.  
LA LUCHA DEL PROLETARIADO EN LAS METROPOLIS IMPERIALISTAS
El poderoso impulso del Movimiento de la clase obrera contra el capitalismo y del movimiento popular general son los países imperialistas y colonialistas.
Baste ver cómo se encuentran de convulsionados por las luchas de la clase obrera y de diversos sectores progresistas de la población, todos los principales países del campo capitalista. Luchas que van ayudando a elevar la conciencia de clase y organización del proletariado y que le permitirá en alianza con el campesinado y capas revolucionarias llevar a cabo la revolución proletaria y sustituir al régimen capitalista por el Socialista.
Podemos ver esa proyección, en unos más avanzado que en otros, o con menor o mayor claridad, organización y conciencia, pero como una fuerza irreversible en Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Italia, República Federal Alemana, Japón, Portugal, España, Holanda y Bélgica.
EN RESUMEN:
El Campo Mundial del Socialismo crece poderosamente día a día; el Movimiento de Liberación Nacional aliado de la Revolución Proletaria Mundial y que ayuda a quebrantar las bases del poderío del imperialismo en sentido mundial resurge, naturalmente que dentro de sus debilidades y aspectos negativos, especialmente en lo que respecta a su conducción de clase; y el Movimiento Revolucionario en los países capitalistas y dependientes va fortaleciendo diariamente el Campo de la Revolución Mundial y va cambiando aceleradamente la correlación de fuerzas a favor de la Revolución, lo que conducirá inexorablemente a la desaparición total del imperialismo y del Sistema Capitalista y al triunfo definitivo del SOCIALISMO.
MIENTRAS TANTO QUE SUCEDE EN EL CAMPO DEL CAPITALISMO Y DEL IMPERIALISMO?
Desde el punto de vista histórico, el capitalismo ha entrado en un proceso de declinación irreversible que lo conducirá a su desaparición definitiva, como resultado de la lucha revolucionaria de los pueblos. En 1917 se desgajó del entonces dominio capitalista global, una multitud de pueblos que formaron la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas estableciéndose la dictadura del proletariado en una quinta parte de la territorio terrestre, seguido de Mongolia.
Esa fue una herida de muerte que se iría ahondando irremediablemente en el sistema capitalista. Este trató de ahogar en su cuna al nuevo poder de clase, estableciendo un férreo bloqueo y cerco, invasiones armadas conjuntas de todas las potencias capitalistas, pero el proletariado soviético, apoyado por el proletariado mundial, a base de heroismo y sacrificio ilimitado fue capaz de derrotar todos los ataques externos y de la burguesía interna y consolidarse el poder soviético, y emprender firmemente la construcción del SOCIALISMO
El capitalismo, como resultado de esta gran victoria de la clase obrera -la ruptura de su dominio mundial y el establecimiento del poder proletario en una gran porción del globo, y atenazado por sus contradicciones internas, entró irreversiblemente en la etapa que se ha denominado CRISIS GENERAL DEL SISTEMA CAPITALISTA MUNDIAL.
Esta es una crisis irremediable del sistema capitalista en sentido histórico y mundial, de todas sus bases estructurales y superestructurales, que ya no puede tener ningún remedio, más que por sustitución revolucionaria: por la implantación del SOCIALISMO. Es conocido que el capitalismo, por las contradicciones que lleva en su entraña y por las propias leyes de su desarrollo (la contradicción fundamental entre el carácter de las fuerzas productivas y las relaciones de producción; el carácter espontáneo de su producción determinado por la forma de atender la ley de la oferta y la demanda dentro de la propiedad privada que conduce a la anarquía de la producción) conduce inevitablemente a la caída de la economía capitalista en devastadoras crisis económicas de coyuntura, en crisis cíclicas. Estas han sido parte inseparable del capitalismo, desde el principio mismo de su existencia.
LA CRISIS GENERAL DEL SISTEMA CAPITALISTA a que este entró después de 1917 no se trata de una crisis coyuntural sino de la crisis definitiva del sistema. Y es una crisis en todos los niveles fundamentales del sistema. El capitalismo en sentido global e histórico, entró en un período de descomposición final y agonía.
Con la consolidación del sistema socialista en la URSS que derrotó definitivamente el cerco capitalista mundial y la formación del Campo Mundial del Socialismo, que significó una drástica reducción del campo de acción del capitalismo mundial, el sistema capitalista entró en la Segunda Etapa de la CRISIS GENERAL DEL CAPITALISMO.
El gigantesco desarrollo del campo mundial del Socialismo, la Revolución Popular China, el triunfo del socialismo en Corea, Vietnam y Cuba; y los grandes éxitos de las revoluciones de Liberación Nacional y el desarrollo del movimiento revolucionario del proletariado y sus aliados, ha determinado la entrada en la TERCERA FASE DE LA CRISIS GENERAL DEL SISTEMA CAPITALISTA MUNDIAL; todas las contradicciones internas del capitalismo han llegado a grados extremos de agudización; las crisis económicas de coyuntura se han vuelto casi continuas, y la revolución proletaria golpea fuertemente los cimientos de su tambaleante sistema.

La correlación de fuerzas en sentido mundial se vuelve cada vez más favorable al campo del socialismo y de la revolución mundial. Por todos lados el imperialismo se ve aguijonado y desgastado por la lucha revolucionaria de los pueblos, se ve expulsado de áreas tras áreas, se ve arrinconado y combatido por fuera y por dentro, sus dificultades crecen por doquier, y mientras tanto, las condiciones externas para el éxito de las luchas revolucionarias de los pueblos y para su consolidación posterior a su revolución se acrecientan en forma que hace pocos años hubiera sido inconcebible. En este sentido baste ver los grandes ejemplos recientes: Cuba, Argelia, Vietnam, Laos, Cambodia, Angola, etc.
En resumen:
Se debilita aceleradamente el campo mundial del capitalismo, del imperialismo y la reacción mundial y se fortalece inconmensurablemente el Campo del Socialismo y de la Revolución Mundial.
Ahora bien, eso no significa que el capitalismo y el Imperialismo esté liquidado definitivamente, y que se encuentre completamente estancado y paralizado. Que ya no se desarrolle en forma alguna.
LOS ZARPAZOS DE LA BESTIA HERIDA
En sentido histórico estratégico, se encuentra en su etapa de descomposición y agonía, pero relativamente tiene todavía enormes fuerzas, tremendo poderío, gran poder de desarrollo económico, científico y técnico; y la certeza de su desaparición histórica le proporciona redoblada capacidad de golpear a los movimientos revolucionarios en distintas partes del mundo. Como bestia herida se vuelve cada vez más cruel y sanguinario, tratando de aplastar la lucha revolucionaria de los pueblos a sangre y fuego, y de esa manera prolongar su agónica existencia de explotación y opresión.
Eso les hizo inmediatamente ver la urgente necesidad de tomar medidas extraordinarias para apuntalar su sobrevivencia como régimen social y para no permitir que otra revolución en Latinoamérica, viniera a desajustar todo su cuadro estratégico latinoamericano.
El imperialismo introdujo modificaciones en sus medios y estilos de dominación sobre nuestros países para apuntalar las carcomidas clases dominantes internas, y al mismo tiempo, para profundizar su dominación y consolidar la dependencia de estos países. Así fue corno desarrolló su estrategia en los terrenos político-militar, creando la estrategia global de guerra contra nuestros pueblos, que contiene tanto el aspecto político reformista y “social” cuyo primer ensayo fue la desafortunada Alianza para el Progreso, como la ofensiva militar para descodalar las fuerzas político-militares que se levantaban en el seno de los pueblos. A su vez, los pueblos latinoamericanos entraron en un grandioso grado de efervescencia organización y practica revolucionaria que dominó el cuadro de toda la década del sesenta.
La guerrilla fue la nota dominante en la lucha de muchos de los pueblos latinoamericanos. Sin embargo, la unilateralización de la lucha armada, los errores estratégicos y tácticos cometidos en ese sentido por el movimiento revolucionario en varios de les países latinoamericanos, el desligamiento de la guerrilla de la fuerza revolucionaria de las grandes masas, facilitó al imperialismo y a sus títeres propinar una serie de golpes al movimiento revolucionario; con el resultado de derrotas temporales a los pueblos. Por otro lado, los graves errores de derecha cometidos en otros países por las organizaciones oportunistas o revisionistas facilitaron a las fuerzas títeres del imperialismo otros golpes dolorosos que han hecho retroceder temporalmente a las organizaciones populares de una serie de países.
Hemos visto que en sentido mundial e histórico, el hiperrealismo y el capitalismo se encuentran en agonía. Pero hemos visto, también que eso no significa que el imperialismo y sus lacayos no estén en capacidad de golpear fuertemente al movimiento revolucionario, en determinadas áreas y momentos. Todo lo contrario, precisamente porque se encuentra en proceso de desaparición de la faz de la tierra, proceso progresivo y real, el imperialismo se torna más agresivo y feroz, redobla sus fuerzas para aplazar su colapso inevitable.
En América Latina, las fuerzas aliadas, histórica y prácticamente al imperialismo, ayudadas y asesoradas por éste, y concretamente con la ayuda desembozada de la CIA, del gobierno yanqui y del Pentágono, establecieron una serie de tiranías militares en una gran cantidad de países latinoamericanos.
En estos últimos años, el imperialismo ha logrado crear un enorme campo contrarrevolucionario, integrado por tiranías militares sangrientas que abarca Argentina, Chile, Brasil, Bolivia, Paraguay, Uruguay, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Haití, República Dominicana que, si bien muestran en algunos momentos ciertas contradicciones secundarias con el imperialismo (como la aparente contradicción por el “celo” hipócrita del gobierno de Carter por los derecho humanos -política enfilada contra la dictadura del proletariado de los países socialistas) representan en realidad su baluarte fundamental en este continente y el soporte político-militar rabioso del sistema capitalista.
Eso no ha apagado, ni mucho menos la lucha de nuestros pueblos. Al contrario, los movimientos revolucionarios, basándose en las experiencias de la década anterior, están surgiendo y cobrando gran dimensión a lo largo y ancho de Latinoamérica, con correctas modalidades que indudablemente llevarán a los pueblos Latinoamericanos a las victorias definitivas contra el imperialismo y sus títeres. Mientras tanto el imperialismo se engarza en contradicciones económicas y políticas crecientes con sus títeres y la crisis económica y política se profundiza eh el seno de todo el sistema y con gran relieve en los países dependientes.
Por otra parte, se han agudizado las contradicciones con el imperialismo sobre el fondo nacionalista burgués, por parte de países que han ido debilitando sus vínculos con el mismo: Perú, Panamá, Venezuela; fenómeno que aunque, no es consecuente desde el punto de vista revolucionario del proletariado, si es positivo en cuanto ahonda las discrepancias entre el imperialismo y burguesías locales, que pueden ser aprovechadas por el proletariado en su lucha revolucionaria. Y no es menos importante la franca alineación antiimperialista y de acercamiento a Cuba Socialista que está ocurriendo en los países de la cuenca del Caribe que está generando en torno a Cuba un polo dinámico y progresista: Guayana, Barbados, Guadalupe, Trinidad y otras. Y en menor escala Belice.
Esto está creando una esfera de amistad en torno de Cuba Socialista que ha contribuido a derrotar la criminal política de bloqueo económico y que dificulta las agresiones abiertas del imperialismo al Primer País Socialista de América. Eso indudablemente, al contribuir al afianzamiento del Socialismo en América, contribuye al desarrollo del movimiento revolucionario al nivel latinoamericano.
Las proyecciones de la revolución en Latinoamérica cobran creciente concreción, tanto por el desarrollo de las condiciones objetivas como la profundización y ampliación de las condiciones subjetivas que se desarrollan impulsadas por vanguardias revolucionarias político-militares, marxistas, que se han ido convocando a tono con la realidad que vive el mundo y , en concreto, cada uno de nuestros países.
En tal marco se plantean varias tareas importantes para nuestra organización y para cualquier organización realmente revolucionaria:
1. El pivote estratégico es el apoyo enérgico a Cuba Socialista, y el apoyo en Cuba Socialista, como el centro socialista en América, cuyo desarrollo es vital para la revolución latinoamericana, y que ayuda a crear y desarrollar la conciencia, la disposición al paso de nuestros pueblos al Socialismo, que contribuye material y moralmente al impulso y desarrollo de la lucha revolucionaria de nuestros pueblos.
2. El apoyo solidario a los pueblos que luchan más avanzadamente contra el imperialismo, en un franco acercamiento al Primer País Socialista de América: Guayana, Jamaica, etc… Apoyar el acercamiento de Belice a Cuba Socialista, y su autodeterminación como pueblo que no quiere caer bajo las garras de la tiranía pro-yanqui, de Guatemala y a su independencia efectiva del imperialismo inglés.
3. El apoyo a la lucha antiimperialista de los pueblos, como la lucha del pueblo panameño por la recuperación de su soberanía en el Canal
4. El apoyo solidario a les luchas revolucionarias que los pueblos latinoamericanos.
5. El desenmascaramiento y lucha combativa contra los regímenes de tiranía militar facistoide que oprimen a sus pueblos y la solidaridad militante con estos (Chile, Brasil, argentina, etc.)
SOBRE LAS DISCREPANCIAS EN EL SENO DEL CAMPO SOCIALISTA MUNDIAL Y NUESTRA LINEA Y RELACIONES CON EL MISMO
El gran desarrollo de la Revolución Mundial que marcha hacia la completa liquidación del imperialismo y del sistema capitalista mundial, ha encontrado en los últimos años un factor desfavorable en las serias divergencias aparecidas en los países del Campo Mundial del Socialismo, así como en el seno del movimiento comunista y revolucionario.
Estas discrepancias tomaron forma a principios de la década del 60 y han llegado a tener una expresión muy aguda, especialmente entre los mayores países del Campo Socialista: la Unión soviética y la República Popular China.
Las discrepancias que al principio tenían la formo de lucha ideológica para combatir las desviaciones teóricas y prácticas el revisionismo de derecha o de izquierda que en la práctica de la construcción del socialismo van apareciendo, rebasaron ese marco y pasaron a los terrenos estatales y nacionales, provocando agudos roces de carácter estatal y de competencia internacional, especialmente entre la URSS y la RPCH, que llegaron a niveles inconcebibles dentro del mundo socialista.
Esto crea graves retrasos y quebrantos a la marcha de la Revolución Mundial como se pudo apreciar claramente durante la Criminal guerra del imperialismo a Vietnam, en donde el Campo Socialista no pudo aunar sus fuerzas para propinarle una rápida y aplastante derrota al imperialismo, y este pudo explotar las contradicciones intersocialistas para prolongar su agresión. En tal ocasión todos los países socialistas dieron una enorme y decisiva ayuda al heroico pueblo de Vietnam, pero si no hubieran sido tan agudas las discrepancias, el imperialismo no hubiera sido capaz de sangrar tan duramente al pueblo de Viet-Nam.
Es lo que sucede en sentido mundial: los países del Campo Socialista y especialmente la Unión Soviética y la República Popular China proporcionan una ayuda inapreciable a la revolución en todo el mundo; pero el imperialismo y el capitalismo podrían ser derrotados mucho antes, si hubiera cohesión en el seno del Campo Mundial del Socialismo.
Sin embargo, esa es la realidad en que tenemos que movernos y debido a ello nuestra organización adoptó desde el principio una línea realista que contribuya al desarrollo del proceso revolucionario de nuestro pueblo, y que sea positiva en el contexto general de la revolución en el mundo.
Dicha línea es:
1. El absoluto respeto a todos los países socialistas, sus pueblos y gobiernos, considerando los enormes y decisivos aportes que están realizando en la lucha por el SOCIALISMO y el COMUNISMO, contra el Imperialismo y el Capitalismo, su apoyo al movimiento de liberación nacional de los pueblos y su apoyo e impulso de las luchas revolucionarias del proletariado y de los pueblos en sentido local y mundial.
2. Tratar de aprender de las valiosas experiencias revolucionarias de los países socialistas, tratando de aplicar aquello que esté en relación con nuestras condiciones específicas sin sentido mecánico ni dogmático y con criterio crítico.
3. La independencia como organización revolucionaria con respecto a los partidos y gobiernos de los países socialistas o respecto de cualquiera otra organización revolucionaria. Esto significa, relaciones basadas en la lucha revolucionaria común contra el imperialismo y el capitalismo, en los principios del marxismo-leninismo; en los intereses del movimiento revolucionario mundial, en el respeto mutuo, en la no supeditación de uno a otro, en las relaciones revolucionarias fraternales de mutua ayuda, y en la crítica fraterna.
4. Estudiar la experiencia del Movimiento Socialista Mundial, a la luz de su desarrollo tratar de desentrañar las causas de las actuales discrepancias, para jugar un papel positivo en el proceso dialéctico hacia la superación de las mismas.
Al mismo tiempo que se han desarrollado las discrepancias en el seno del Campo Socialista, ha OCURRIDO UNA GRAN DISPERSION IDEOLOGICA (y orgánica) en el seno del Movimiento comunista y revolucionario mundial, expresa do concretamente en cada país.
Multitud de corrientes ideológicas, grupos y organizaciones se disputan en cada país la representación de la verdad revolucionaria, desde los que adoptan militantemente las posiciones de uno u otro país socialista, o de ideológicos neo-marxistas que consideran superar o desarrollar partes de la teoría marxista, hasta el resurgir de viejas posiciones como el trotskismo, y de nuevas desviaciones como el aventurerismo y el militarismo.
Las FPI han podido desarrollarse dentro de una gran cohesión ideológica y unidad de acción práctica, entre causas porque desde el principio tuvo el gran acierto de trazar una línea en este sentido, que corresponde a las necesidades del desarrollo del proceso revolucionario de nuestro país:
1. Viendo con sentido crítico las experiencias del Campo Socialista y al mismo tiempo con verdadero respeto sus grandes aportes, y considerando que las actuales discrepancias serán superadas por el proceso de lucha hacia la construcción del Comunismo, y adoptar un criterio propio independiente y no supeditado a ninguna de las corrientes socialistas en pugna.
2. Elaborar sus experiencias y su práctica sobre la base de la interpretación marxista de la realidad del país y Centroamérica, para el desarrollo del proceso revolucionario, y para su propio desarrollo como organización revolucionaria. Eso implica, en sus relaciones, la valoración de la calidad revolucionaria práctica de otras organizaciones del país y Centroamérica; por ello son una guía para la Organización los siguientes elementos:
a) que sea la propia práctica revolucionaria la que lo demuestre;
b) la lucha ideológica continua y firme consecuente y doctrinaria contra todas las tendencias desviacionistas y confusionistas de derecha y de izquierda;
e) la relación progresiva con las organizaciones que en la práctica demuestren su vigencia y personalidad revolucionaria; relación bilateral, de mutuo apoyo en la lucha contra el imperialismo y sus lacayos, de respeto mutuo y de crítica fraterna, y basada en los principios revolucionarios;
d) política de alianzas de clase, que pone como centro le emancipación de la clase obrera y sus aliados de la influencia burguesa, y la creación de una unidad del pueblo que tenga como eje central la alianza obrera campesina y que abra paso a la hegemonía de la clase obrera.
LA ESTRATEGIA REVOLUCIONARIA CENTROAMERICANA
Parte básica de la estrategia de las FPL es la unificación gradual de la lucha revolucionaria centroamericana. Esta es una tarea difícil pero estratégica.
Nuestro enfoque como marxistas es conocer la realidad y partir de ella para transformarla. Por eso estamos en contra de aquellos esquemas mecanicistas, que totalmente desconocedores de las fuerzas vivas revolucionarias se van creando y desarrollando debido a la lucha interna de clases en el seno de cada parcela centroamericana, desearían formar inmediatamente una caricatura de partido marxista centroamericano con rótulo en cada uno de los actuales estados haciendo a un lado las fuerzas revolucionarias que efectivamente han ido germinando al calor de la lucha de clases en cada Estado.
La línea de lucha revolucionaria centroamericana que adoptó nuestra organización desde un principio y que está ayudando a darle proyección y realidad centroamericana a la lucha de cada uno de nuestros pueblos, se basa en los siguientes elementos:
1. La creación en El Salvador de una verdadera organización revolucionaria político-militar, con gran influencia organizada sobre las masas populares, que impulse el proceso revolucionario en el país y Centroamérica
2. Simultáneamente, tener en la base de su proyección estratégica, la unificación gradual de las luchas revolucionarias a nivel centroamericano, hasta la formación de organismos comunes (Partido, Ejército Revolucionario, movimiento revolucionario de las masas), que sean decisivos para la definitiva liberación de nuestros pueblos y para la construcción del SOCIALISMO.
3. En esta vía; establecer relaciones cace vez más estrechas, refrendadas por la práctica revolucionaria, con aquellas organizaciones revolucionaria de Centroamérica que propicien los fines estratégicos revolucionarios, y contribuir a la unificación de los movimientos populares revolucionarios de las masas centroamericanas.
Les relaciones a nivel de organizaciones revolucionarias deberán de evolucionar, desde el intercambio y mutua ayuda, la coordinación en la acción revolucionarla, hasta la proyección de unificación progresiva estratégica operativa y orgánica, ideológica y política.
Esto es un proceso de acción, de elevación de la conciencia revolucionaria de los pueblos centroamericanos, de la organización, de lucha revolucionaria de las masas y de operatividad armada coordinada y finalmente unificada.
Verlo sólo en uno de estos sentidos, verlo sólo como problema orgánico, como problema técnico u operacional sería abortar en forma metafísica y superficial tan vital problema del que depende la liberación definitiva de los pueblos centroamericanos.
Es en este marco que hay que situar la situación actual de nuestro país ya que el mismo no puede estar desligada de la situación internacional, sino que esta influye en diversas formas sobre lo que acontece en El Salvador.
Al hacerlo debemos recordar lo que al principio se deja establecido: que los factores internos -la lucha de clases interna es lo determinante en la marcha del proceso revolucionario de un país y que la línea política concreta para el accionar revolucionario de nuestra organización, tiene que partir fundamentalmente del estado y de las perspectivas de la lucha de clases interna, de las contradicciones que se generan en el seno de nuestra sociedad concreta, en un momento determinado y en las condiciones propias.

Tomando en cuenta eso como fundamental, caeríamos por otro lado en un error, si no tomamos en cuenta las condiciones externas, los factores de la situación internacional que favorecen o perjudican el desarrollo de la lucha revolucionaria de nuestro pueblo y de los pueblos centroamericanos.
De allí la importancia de un enfoque correcto de la situación internacional para situar nuestra línea revolucionaria en el momento actual.
SEGUNDA PARTE

INTRODUCCION

La lucha Revolucionaria de nuestro pueblo se desarrolla en los marcos de la lucha revolucionaria de los pueblos centroamericanos. Está íntimamente ligada a la misma, y en medida gradual, pero cada vez más intensa tendrá que ir convergiendo, hasta convertirse en un solo torrente hasta la liberación definitiva. La lucha de los pueblos centroamericanos se realiza a su vez en el marco de la heroica lucha de los pueblos de Latinoamérica por la liberación y el Socialismo que en forma tan visionaria puso de relieve el Guerrillero Heroico: Ernesto Che Guevara.
Al analizar en el anterior capítulo la situación internacional, hemos dejado en claro que es en ese marco global latinoamericano y centroamericano, que tenemos que situar nuestro examen sobre la situación actual de nuestro país tomando en cuenta en forma concreta y determinante el desarrollo de la lucha de clases interna.
Pasamos, entonces, a ver los rasgos más sobresalientes de la situación actual, aunque sea en forma bastante esquemática. Comenzaremos por exponer el desarrollo de nuestra organización, y el movimiento revolucionario que la misma organiza, orienta e impulsa, partiendo en nuestro informe de la celebración de la Primera Reunión del Consejo Revolucionario de las FPL, y finalizando con el planteamiento de la línea general de proyecciones político-militares de nuestra organización.

DE JULIO 1976 A ABRIL 1977

A estas alturas podemos ver con claridad que lo avizorado el año pasado ha tenido su correspondiente concreción en la práctica: El Primer Consejo de las FPI significó un paso de gran trascendencia para la vida de la Organización. Un salto de calidad que le hizo entrar en una nueva etapa de su vida.
De ahí para acá todo el quehacer revolucionario de la organización y de las masas combativas se ha hecho más complejo, más rico y multifacético.

La interacción entre vanguardia revolucionaria y masa, entre medios armados de lucha y medios no armados, entre lo abierto y lo secreto, han cobrado una vigencia palpable en el marco de la guerra revolucionaria, que va situando todo el plano de la lucha de nuestro pueblo en una nueva dimensión que se proyecta hacia nuevos escalones de la revolución en lo local y en su incidencia centroamericana.
Debemos de tomar en cuenta que el Consejo significó un triunfo, a través de la lucha ideológica consecuente, contra un pequeño grupo divorciado de los principios revolucionarios y totalmente aislado de la membrecía, que quiso darle marcha atrás al proceso de avance revolucionarlo de nuestra organización. Eso puso en evidencia la alta cohesión ideológica, política y orgánica de toda organización sobre cuya base se abrió pasó a la nueva etapa de desarrollo.
El Consejo trató de plantearse el cuadro, tanto de aciertos históricos que el trabajo de la organización había tenido hasta entonces, como los graves retrasos y debilidades que era preciso remover para propiciar la nueva etapa de desarrollo con las acrecentadas responsabilidades que la conducción político-militar planteaba a las FPL.
En este, sentido, trató el Consejo de impulsar las correspondientes medidas en bs planos orgánicos, políticos, militares, ideológicos, teóricos (en lo educativo propagandísticos, etc.), en los métodos de dirección y de trabajo, etc.
En consecuencia:
a) la formación del Consejo fue, por si misma, la primera medida trascendental de arranque para la vigencia de las demás;
b) la elección del CO-CEN fue otra medida de gran importancia, ya que en este organismo recaería la responsabilidad principal para llevar a la práctica las medidas aprobadas por el Consejo;
c) la creación, reestructuración y reforzamiento de organismos da dirección internos;
Pero este era sólo el primer paso necesario, el siguiente era la consolidación orgánica e ideológica de estos organismos para el eficiente funcionamiento y desempeño de sus grandes responsabilidades, y la coordinación de las diferentes ramas político-militares e internas para el armonizado y eficiente trabajo de conjunto.
d) En esto, gran importancia tendría la introducción de los mejores métodos de trabajo en todos los escalones.
A partir de ahí se bifurca todo el despliegue del accionar de los organismos políticos y militares en sus respectivos campos, y de las masas populares, en los variados escalones que abarca la guerra popular y que, de acuerdo con nuestra estrategia Revolucionaria tiene como eje central la Lucha Armada íntimamente unida a los otros medios de lucha del pueblo que se desarrollan en función de la lucha revolucionaria.
Brevemente, podemos decir:
Se abrió un prodigioso despliegue del movimiento combativo de las masas, creándose un profundo y fuerte movimiento popular revolucionario organizado, que responde la estrategia revolucionaria y que va incidiendo profundamente en la vida política del país; y que son valiosos canales para la incorporación de las masas avanzadas a nuevos escalones de lucha revolucionaria.
Especialmente amplio, profundo y combativo ha sido el movimiento organizado de masas en el campo entre los trabajadores agrícolas y campesinos pobres y medios. Desde 1932 que se habla podido organizar en nuestro país un movimiento revolucionario de las mesas tan amplio, combativo y consciente.
En este año, este movimiento revolucionario del campo ha escalado nuevos peldaños de combatividad masiva, no sólo ha organizado a las masas trabajadoras del campo hacia la lucha por las más sentidas reivindicaciones inmediatas durante las tempo radas de café, caña de azúcar, y algodón; sino que pasó a las acciones de tomas organizadas de tierras en varias regiones del país, con métodos de movilización que ha elevado enormemente la aplicación de la violencia revolucionaria de las masas.
La clase obrera ha dado avances en sus niveles de organización y de lucha reivindicativa inmediata y revolucionaria lo que constituye un prometedor paso en la vital necesidad estratégica de integrar a la revolución a la clase obrera industrial.
En ese sentido, la tarea estratégica de la formación de la Alianza Obrero-Campesina, núcleo fundamental de la Unidad Revolucionaria de las Fuerzas Populares, comienza a avizorarse como una proyección tangible.
…otras clases y sectores sociales oprimidos han avanzado hacia posiciones revolucionarias, hacia nuevos y superiores niveles de combatividad, en los métodos y formas de lucha y de organización por ejemplo, el magisterio, los estudiantes, etc.
Tarea especial –pivote- en este momento, es la elevación revolucionarla definitiva de la clase obrera industrial y agrícola.
Algunos acontecimientos importantes, que puedan calificarse de trascendentales para la profundización de la guerra y la incorporación popular han sido:
a) gran movilización de las masas a lo largo del país: manifestaciones, mítines y actos masivos de diversa naturaleza, desde las concentraciones nacionales y locales hasta mítines relámpago etc.;
b) gran despliegue y ejercicio de las masas en la violencia revolucionaria;
c) educación política, e ideológica de las masas, por la difusión de la línea revolucionaria, por la lucha ideológica contra las tendencias desviadas.
d) La organización de las masas cada vez más profunda y ramificada, rectora y unificadora del movimiento revolucionario de las masas.
e) He allí algunos de los renglones más visibles e importantes, que han venido a enriquecer enormemente el marco de la lucha revolucionaria y que coloca en un grandioso plano de proyección a la revolución, no obstante sus propias y evidentes debilidades.
Pero en estos meses, la calidad revolucionaria del movimiento de masas ha avanzado frente al incremento de la guerra contrarrevolucionaria que somete a las mesas a agudos grados de represión extendida a los núcleos de población organizados. Los asesinatos, las capturas y desaparecimientos, las emboscadas, los ataques a poblaciones enteras, el ataque armado a manifestaciones, etc., han obligado gradualmente a las masas combativas organizadas a la profundización y tecnificación de la violencia de las masas, especialmente en las modalidades de la autodefensa.
Es frente a esta necesidad concreta, que no es solo coyuntural sino histórica para el avance de las fuerzas revolucionarias en las condiciones de nuestro país y Centroamérica, que ha surgido el organismo de las masas capaz de canalizar y elevar a nueva calidad revolucionaria a la parte más avanzada de las mismas y emprender la concreta armamentizacion de las masas revolucionarias: las Milicias Populares.
Aunque esta necesidad la detectó la organización desde antes del Consejo, y precisamente la compañera EVA y el compañero ANTONIO comenzaron a elaborar la teoría sobre la misma, fue hasta después del mismo que comenzó a concretizarse en la práctica:
En conjunto, estas redes milicianas son una comprobación no sólo de las posibilidades de un gran desarrollo de las milicias en el país, sino también de su necesidad para la dirección de las masas. Son el eslabón de incorporación de las masas a la lucha armada revolucionaria.
Pero éstas son sólo las redes iníciales, que representan la primera recolección práctica de experiencias que permiten pulir y enriquecer las concepciones iníciales sobre las milicias y elaborar sobre la base ele las condiciones concretas de nuestro país lo proyección política, orgánica y teórica para el despliegue de la milicia popular .
Pero es al llegar a este nivel de desarrollo de las necesidades del movimiento revolucionario de las masas dentro de la estrategia de Guerra Prolongada del Pueblo que se ha revelado no sólo la importancia de las Milicias sino que las deficiencias actuales tanto en el desarrollo de la propia concepción de la misma, de su radio de acción, de sus líneas de organización, de sus líneas de operatividad armada y de su interacción con la masa y con la vanguardia revolucionaria político-militar.
Las Milicias han impulsado en sus primeros pasos acciones de defensa de las masas: quemas de cañales, sabotajes, como corte de comunicaciones y energía eléctrica, preparación de ajusticiamientos de enemigos del pueblo, etc., así como propaganda armada, pintas, etc.
Les miembros de los primeros grupos de milicias han ofrendado en sus pocos meses de desarrolle un elevado tributo de sangre en el esfuerzo conjunto del pueblo por su liberación que han caído acciones y choques contra el enemigo 11 compañeros.
La complejidad de las tareas de las milicias ha quedado de esta manera puesta de relieve así como la incompleta experiencia de nuestra organización en este terreno, la impreparación militar y política de los cuadros y aspirantes de milicias, las deficiencias orgánicas y de coordinación, así como la necesidad de completar la teoría de las Milicias populares en nuestro país, sus concepciones operativas entre la masa,(que hasta hoy han transcurrido por los carriles de la técnica de la operatividad guerrillera) sin avanzar en el conocimiento y aplicación del arte de la lucha violenta de las masas que conducen a sus insurrecciones parciales, integradas a la guerra del pueblo.
Así mismo, ha mostrado las enormes posibilidades de desarrollo de las Milicias Populares y del armamento de los trabajadores, que se desprenden de la actividad hasta hoy desarrollada y del potencial inagotable ce las masas combativas.
Es sobre la sintonización de estas experiencias positivas y negativas, que se habrá de elaborar inmediatamente las proyecciones de desarrollo de las Milicias Populares y de la autodefensa de las masas.
Se tomaron algunas medidas con vistas a adquirir experiencias que condujeran a lograr un enfoque integral de nuestras proyecciones generales de dirección militar y de trabajo.
Estas han sido sólo medidas iníciales para integralizar a la visión y proyección Militar, para avanzar en la tarea estratégica de visualizar las formas de la correcta centralización y distribución de la dirección militar que conduzca a la vía correcta de formación del Ejército Popular de Liberación.
No obstante nuestras debilidades en lo militar, después del Consejo se ha intensificado y vuelto bastante continua la operatividad guerrillera que abarca diversos lugares del país. La colocación de explosivos, el castigo de los criminales jefes de ORDEN y verdugos locales, acciones de sabotaje (incendio de bodegas, de algodón, de cañales, etc.), desarme de enemigos, recuperación de vehículos, etc., atentados a casa de funcionarios, ataques a cuarteles de Guardas Nacionales, etc., e incontables acciones de propaganda armada, han ido mostrando al pueblo el incremento de la lucha guerrillera urbana y sub-urbana.
La campaña de ajusticiamientos y sabotajes previa a las elecciones, incidió notablemente en esa coyuntura política, mostrándole al pueblo la alternativa revolucionaria.
Y la parte, militar de operación “Héroes Revolucionarios del 11 de Octubre EVA-FRANCISCO-ANTONI0”, mostró al país y al mundo, no sólo la innegable existencia de la guerrilla en el país, así como el dominio de alta técnica guerrillera; sino también, su profunda incidencia en la vida política del país.
Esta operación ha tenido la más amplia y profunda conmoción en la vida política de país, producida en los últimos años.
Todo esto ha creado base para que la guerrilla urbana y sub-urbana de un salto de calidad como el medio estratégico para la formación del Ejército Popular de Liberación, para el desarrollo de la lucha armada revolucionaria, medio fundamental de lucha en el marco de la Guerra del Pueblo.
Se necesitará para ello, tanto medidas de reestructuración orgánica, como de sintonización y desarrollo de la teoría de la Guerra Revolucionaria en nuestro país y de sus fuerzas armadas, de su papel de la combinación con los otros medios y organismos de lucha, del papel de la vanguardia en su dirección y organización y sobre las vías del desarrollo de las Fuerzas Armadas Populares de Liberación y de su operatividad.
Ahora bien, todo este múltiple accionar combinado de las fuerzas del pueblo tiene su motor y su dirección en su organización de vanguardia revolucionaria político-militar marxista: en la estructura interna de las FPL
De su cohesión ideológico-político y orgánica, de sus métodos de trabajo y de su accionar, depende lo correcto y eficaz de la lucha revolucionaria del pueblo.
Por ello, la integración del Consejo de las FPL y la realización de su primera reunión, al contribuir a poner a la vanguardia en condiciones más eficaces de cumplimiento de sus responsabilidades dentro del proceso revolucionario del pueblo, tuvo una importancia trascendental.
Sin embargo, pocas semanas después de constituirse el Consejo, tuvo la irreparable pérdida de dos de sus miembros, el compañero ARNOLDO, el 19 de Agosto, y la compañera EVA el 11 de Octubre.
Por otro lado, la Comisión que nombró el Consejo para elaborar el anteproyecto de las bases estatuarias de la FPL, entregó su trabajo en el cual fue sintetizado y reordenado por el Co-Cen para presentarlo en esta oportunidad como base de discusiones para su aprobaci6n en el presente Consejo.
Es necesario poner de relieve ante el Consejo que el miembro de esta Comisión, Compañero OSMIN (Juan Morales Chávez), de cuyo esfuerzo aunado al de los otros campañeros, es fruto el anti proyecto de bases estatuarias, cayó combatiendo heroicamente al enemigo en la madrugada del 19 de Mayo en la ciudad de Aguilares. Las bases estatuarias de las FPL serán un imperecedero homenaje a tan ejemplar dirigente de nuestra organización.
Además, el Consejo realizó una reunión de carácter extraordinario para tomar importantes resoluciones de trascendencia política en relación con la operación política militar mencionada.
CO-CEN
El Primer Consejo eligió de su seno al Comando Central.
En términos generales se puede sintetizar que el Comando Central actual ha podido realizar en lo fundamental una dirección acertada en los problemas delicados que las coyunturas ha planteado. Ha sabido trazar la línea política acertada en cada momento. Aunque ha funcionado con bastantes debilidades. Además la caída de la compañera EVA fue un golpe irreparable.
El consejo tendrá que reforzar el actual Comando Central y reestructurarlo, dotándolo del número y calidad suficiente de miembros para que éste pueda reorganizar y reordenar sus responsabilidades y planificar la proyección de su trabajo y de la organización en su conjunto.
¿CUALES SON LOS RENGLONES BASICOS QUE NECESITAN MEDIDAS URGENTES PARA PROPICIAR EL DESARROLLO DE TODO EL TRABAJO REVOLUCIONARIO EN EL MOMENTO ACTUAL?

1. Una más adecuada reestructuración de los Organismos de Dirección Interna, incorporando a los mismos a cuadros valiosos que se han ido forjando política-teórica y prácticamente en el desempeño de tareas de responsabilidad.
2. Introducción de las Bases Estatutarias de manera inmediata a todo nivel, para que la organización en su integridad norme su funcionamiento en tales bases.
3. El reclutamiento de nuevos miembros de las FPL sobre la base de la alta contextura revolucionaria que exigen las normas estatutarias.
4: Una campaña lo suficientemente amplia y profunda, para la introducción de correctos métodos de trabajo.
5. La sintonización de las experiencias revolucionarias obtenidas en los 7 años de trabajo de la organización y de la situación del país en el marco Centroamericano y sobre esa base:
a) elaborar la línea general de proyección del trabajo revolucionario;
b) elaborar la línea de desarrollo de las fuerzas revolucionarias para la formación del Ejército Popular de Liberación;
c) La línea de combinación del trabajo en sus distintos niveles;
d) elaborar la línea del desarrollo del trabajo de masas y de la Milicia en el marco de la Guerra Revolucionaria;
e) elaborar la línea de desarrollo orgánico de las FPL;
f) elaborar la proyección de la integración de la lucha revolucionaria centroamericana;
6. Poner en ejecución un enérgico plan de educación político ideológico que tenga como objetivo prioritario:
a) preparar con la urgencia debida los cuadros que la organización necesita en sus niveles de dirección en los diferentes niveles y en sus diversas ramas para su trabajo político y militar,
b) dar la base necesaria político ideológico y teórica a toda la organización para fortalecer su cohesión ideológica y su capacidad de dirección revolucionaria.
7. Entrar a la solución de la creciente necesidad de armamento para el desarrollo de la guerrilla urbana y sub-urbana para las Milicias Populares y del Pueblo.
8. Dar un salto de calidad en la propaganda, mejorando los órganos, integrando mejor técnica a la impresión; mejorando la técnica material y ampliando su radio de acción.
Todas estas son tareas urgentes que sólo pueden abordarse con seriedad y de acuerdo a las posibilidades que se establezcan en su planificación por un Comando Central Cohesionado y Capacitado.
Su formación es tarea de este Consejo.

TERCERA PARTE
Contuvo una exposición sobre los detalles de la Operación “HEROES REVOLUCIONARIOS DEL 11 DE OCTUBRE EVA-FRANCISCO-ANTONIO”.
Se refirió a los siguientes puntos:
1. el planteamiento de una acción combinada.
2. Estrategia de la campaña político-militar por la liberación de presos políticos.
3. Operación “Héroes Revolucionarios del 11 de Octubre EVA-FRANCISCO-ANTONIO”.
4. Período de negociación.
5. La movilización de masas y de la opinión pública.
6. Qué objetivos de los trazados se habían obtenido hasta el 29 de abril.
7. La posición contra revolucionaria del gobierno.
8. Las movilizaciones de masas.
9. La movilización del Primero de Mayo.
10. Conclusiones.

CUARTA PARTE
Después de la operación “Héroes Revolucionarios del 11 de octubre “EVA FRANCISCO-ANTONIO”, hemos entrado a una situación que si bien tiene su raíz y su incubación en los peldaños anteriores ya no es la misma situación. Entramos a un momento distinto del desarrollo revolucionario, originado en lo anterior, pero no igual: la guerra ha entrado en una franca expresión, en hechos muy concretos y elocuentes.
¿DENTRO DE QUÉ ELEMENTOS SE DA ESTA SITUACIÓN?
a) Los factores económicos irresolubles: la crisis estructural del sistema, se ha profundizado, ampliando las dificultades y contradicciones internas del régimen y de las clases explotadoras dominantes.
b) La crisis que pesa sobre la economía del país dependiente no da señales de aliviarse, incluso con la mejoría de los precios del café, y se agrava, no dando visos de mejorar ni siquiera la situación del Mercado Común Centroamericano, ni la exportación a otros países.
4. Esto ha acrecentado el papel de las FPL en la revolución a nivel centroamericano y acercando las posibilidades de gradual integración de las luchas revolucionarias en el área.
5. Las fuerzas contrarrevolucionarias han declarado abiertamente la guerra sin cuartel a las FPL y al movimiento revolucionario de las masas, y han entrado a la fase de grandes operaciones militares ofensivas, con cerco y peina de grandes extensiones del territorio, con el cateo de ciudades y pueblo casa por casa, con la utilización de miles de efectivos militares, tanques, aviación, paracaidistas y artillería; para tratar de acabar con la “subversión” que ya no la considera encerrada en los “refugios guerrilleros”, ni compuesta por pequeños grupitos aislados de las masas, sino que la considera como un fenómeno extendido a grandes extensiones de la población que consideran “contaminada”. Esto eleva enormemente la escala de sus crímenes, atropellos y crueldades en su accionar contra el pueblo.
6. La guerra contra revolucionaria ha saltado los limites en los que el enemigo había mantenido la participación directa de sus fuerzas: antes, el peso principal recaía sobre los cuerpos “de seguridad” y organismos paramilitares. Ahora, es el ejército el que ha tomado el papel principal, apoyándose en los otros cuerpos represivos.
Esto es un salto de gran importancia que le da una distinta configuración a la guerra.
7. Asimismo, la lucha armada revolucionaria y la lucha de pasas no pueden mantenerse en el mismo nivel, para poder seguir avanzando.
De aquí la necesidad de una nueva proyección de todo nuestro trabajo.
¿EN QUÉ DIRECCIÓN FUNDAMENTAL DEBE DE IR ESA NUEVA PROYECCIÓN DE LAS PRESENTES Y PRÓXIMO FUTURAS CONDICIONES DE LA GUERRA?
1.El movimiento combativo de las masas debe entrar a una nueva fase, en donde su actual desarrollo tiene que completarse, integrando nuevas modalidades orgánicas, de métodos de trabajo, de modalidades de movilización y lucha para poder avanzar en la incorporación de las grandes masas.
Con sólo las formas de trabajo con las que ha llegado a desarrollarse hasta ahora, no podría seguir avanzando en las nuevas condiciones de la guerra contrarrevolucionaria. Tiene que ser un momento de masas revolucionario, actuando dentro de una situación de guerra que se intensifica aceleradamente.
2. Las milicias populares cobran en esta situación una importancia cada vez más decisiva para propiciar el ascenso combativo de las masas y canalizar su disposición revolucionaria hacia la lucha armada popular. Para impulsar organizadamente el ánimo insurreccional del pueblo, prepararlo, tecnificarlo y conducirlo. Eso no quiere decir que debemos considerar como que estuviéramos a las puertas de una insurrección general del pueblo, pero los escalones de violencia y combatividad revolucionaria de las masas, su ánimo de lucha, escalan nuevos peldaños y modalidades de violencia revolucionaria de las masas, que conducirán a brotes de rebeldía que hay que organizarlos y conducirlos como parte de la guerra revolucionaria, para la incorporación cada vez mayor del pueblo a la lucha revolucionaria. Para su preparación y participación en batallas cada vez mayores en el camino hacia el triunfo de la Revolución Popular hacia el SOCIALISMO.
3- La guerrilla urbana y suburbana debe de ir adoptando el papel cada vez más decisivo de la lucha y acelerando la formación del Ejército Popular de Liberación y causando daños cada vez mayor a las fuerzas armadas contrarrevolucionarias, así como a la base económica de la oligarquía y el imperialismo.
Abarcando en forma creciente a todo el país. Eso significa que la guerrilla debe crecer rápidamente en cantidad y calidad, organización, extensión territorial y operatividad.
4. Y la vanguardia revolucionaria debe adquirir cada vez más la configuración de un genuino partido marxista de la clase obrera, y ganando en forma creciente la capacidad político-militar orgánica ideológica y practica en la conducción de todas las áreas del trabajo revolucionario del pueblo.
Sin un salto de esa dimensión y calidad, la revolución no estaría en capacidad de avanzar, frente a la dimensión de las medidas de la guerra de contrainsurgencia. Y el enemigo podría obtener éxitos estratégicos que hagan retroceder el movimiento revolucionario.
En cambio, el pueblo avanzaría más decididamente por el camino revolucionario, derrotando todas las medidas estratégicas del enemigo en el terreno militar y político, y ascendiendo nuevos escalones de la guerra revolucionaria, si en estos cuatro renglones básicos.
Partido Revolucionario del Proletariado.
Guerrilla Urbana y Sub-urbana, avanzando hacia la formación del Ejército Popular de Liberación a nivel de todo el país; con operatividad continuada, creciente y enérgica.
Milicias Populares, como amplio canal de recepción y despliegue de la energía combativa de las masas.
Movimiento Combativo Popular. Encontramos las medidas apropiadas para su desarrollo en estas nuevas y más complejas condiciones político-militar.
Ese es precisamente, el papel trascendental de este Consejo:
DAR LA LÍNEA GENERAL PARA LA PROYECCIÓN DE CADA UNA DE LAS ÁREASSICAS
Iniciar las medidas de arranque que permitan dar un salto de calidad en todos los renglones de nuestro trabajo para estar a la altura de las necesidades de esta nueva fase de la lucha revolucionaria.
A. En cuanto a las medidas internas para a desarrollo de las FPL y para acrecentar su papel director de vanguardia revolucionaria del pueblo:
-Fortalecer al mismo Consejo.
-Fortalecer al Comando Central para una mejor eficacia en el despliegue de su trabajo.
-La reestructuración de los organismos de dirección interna.
-La puesta inmediata en aplicación de las bases estatutarias.
-La preparación inmediata de cuadros a todos los niveles de las necesidades de la organización y el fortalecimiento de la cohesión ideológico-política de la organización.
-El reclutamiento y desarrollo de la organización sobre la base de la calidad.
-Crear una buena coordinación y control interno. – Introducción de los mejores métodos de trabajo y dirección.
B.-En cuanto al desarrollo de la guerrilla y su papel para la creación del Ejército Popular de Liberación:
-La reestructuración del organismo de Dirección Nacional.
-El despliegue de su trabajo a nivel nacional, y la puesta en aplicación de métodos orgánicos apropiado a nuestro desarrollo militar que combinen acertadamente la centralización de dirección de la guerra con la coordinación local.
-Una realista programación y planificación de la operatividad armada revolucionaria que esté de acuerdo con la actual fase de la guerra popular y que propicie el incremento de la misma con el fin de socavar las fuerzas del enemigo y propicie el desarrollo de las fuerzas armadas de la revolución.
Por ello debe ser: – continuada; – en ascenso; – con proyección de su extensión a todo el país; – con crecimiento pronunciado de la guerrilla sub-urbana; – con incremento constante de su parte técnica;
C. Las Milicias Populares deben convertirse en una fuerte organización armada para-militar del pueblo de miles de obreros, campesinos, estudiantes, etc. en corto tiempo, para que reciba las energías de la población asediada y golpeada por las medidas de represión del enemigo y le de verdaderas perspectivas de lucha revolucionaria a la parte más combativa y avanzada de las masas, que de otra manera caerían en la falta de perspectiva y proyección revolucionaria y entrarían en la desmoralización y defraudación.
Para ello es necesario revisar los moldes orgánicos actuales de las milicias; crear las bases de una red amplia de colaboración de la población con las Milicias, en donde puedan contribuir con su esfuerzo desde los niños hasta los ancianos en el desarrollo de la lucha revolucionaria. Y revisión de las bases conceptuales de la operatividad armada miliciana y de las masas.
D. El gran movimiento revolucionario de las masas debe elevarse en calidad los actuales moldes de trabajo y aplicar nuevas modalidades que permitan a las masas no sólo seguir combatiendo, sino desarrollarse más ampliamente, en las condiciones cada vez más graves de intensificación de la guerra contrarrevolucionaria.
Se necesita estudiar las actuales modalidades orgánicas. Encontrar las formas eficaces de trabajo, que permitan a la amplias masas el mayor despliegue de sus fuerzas y de su desarrollo masivo en las condiciones más incrementadas de la guerra.
Fortalecer la orientación revolucionaria del movimiento de masas y combatir enérgicamente el sectorialismo, el departamentalismo y el individualismo pequeño burgués en el desarrollo del trabajo.
Estudiar con seriedad y profundidad la adecuada combinación del trabajo en las actuales condiciones y las del futuro.
El cambio de los métodos y modalidades no correctos del trabajo de las masas, sustituyéndolos por correctos métodos de trabajo, para que sea capaz de desarrollarse en la nueva fase de la guerra.
COMPAÑEROS:
Estas son –esquemáticamente- las grandes líneas de la actual situación y de las proyecciones de la lucha para ponernos a tono con la nueva fase de la guerra.
La realización del Consejo, en estas circunstancias, cobra por consiguiente- una importancia de primer orden.
El consejo es el primero que estudia esta situación, y el que trazará las líneas generales de la proyección.
Corresponderá, a continuación, al Comando Central y a los demás Organismos de Dirección en las que éste se apoya para su trabajo, desarrollar esas líneas generales, profundizar en ellas, tomar todas las providencias en detalle para ponerlas en consecuente aplicación y así colocar a las FPL, a las guerrillas, a las milicias populares y el gran movimiento combativo popular en capacidad teórica política y práctica de derrotar estratégica y tácticamente al enemigo, y así marchar hacia nuevos escalones de la Guerra Revolucionaria, hacia la REVOLUCION POPULAR y el SOCIALISMO.
¡Revolución o Muerte! ¡El Pueblo armada vencerá!
Mayo de 1977. El Salvador. Centroamérica.
DISCUSION POR EL CONSEJO REVOLUCIONARIO DE LAS FPL DEL INFORME DEL COMANDO CENTRAL
Las intervenciones de los miembros del Consejo sobre la situación actual y las proyecciones generales de trabajo de la organización en sus diferentes terrenos, discusión en la cual intervinieron casi todos los compañeros recalcaron algunos puntos esenciales:
a) En cuanto a la educación política-ideológico:
Se recalcó la necesidad de una enérgica campaña de educación política e ideológica, y de difusión y dominio de la línea estratégica y táctica para su correcta y dinámica aplicación, así como para la aplicación de métodos leninistas de trabajo y dirección.
Así mismo, la necesidad de implementar planes dinámicos correspondientes a una correcta política de preparación, especialización y promoción de cuadros, así como su conservación. Que debe hacerse un estudio de los cuadros que se tienen, y de los compañeros que deben desarrollarse para convertirse en cuadros. Que se necesita formar cuadros, especialmente de la clase obrera, cuadros suburbanos y de las zonas.
Se hizo hincapié en la necesidad de una política correcta de promoción de cuadros a cargos de mayor responsabilidad, sobre la base de una buena selección.
Y se puso de relieve la necesidad de la tecnificación pronta de cuadros para las ramas de trabajo revolucionario que lo están necesitando con urgencia; por ejemplo, en propaganda, preparación combativa, etc..
b) En lo referente al desarrollo teórico de la estrategia y de la táctica de la organización:
La necesidad de sintetizar, sistematizar y desarrollar la línea militar y la línea de masas, así como el desarrollo de las milicias; la combinación de los tres terrenos, y desarrollar la línea sobre le combinación de trabajo en los marcos de le línea estratégica de la guerra revolucionaria, y el papel de la vanguardia revolucionaria en la conducción de la guerra y la relación dirigente con los distintos niveles del trabajo (milicia, guerrilla, etc.)
También se señaló la necesidad de fijar plazos para la gradual elaboración de tales aspectos básicos de la estrategia y táctica de la organización.
c)Sobre los problemas de organización y coordinación.
Se expresó la necesidad de elaborar una lista de las prioridades del trabajo. Se hizo hincapié en la necesidad de establecer ágiles y correctos métodos de coordinación a todo nivel, en los organismos de dirección y en las bases, así como entre unos y otros.
También la necesidad de combatir enérgicamente las tendencias que vayan apareciendo al departamentalismo, al seccionalismo y al individualismo en los métodos de dirección y de trabajo.
Se recalcó la necesidad, muy sentida en esta etapa, de una buena relación, contactación y coordinación entre el trabajo de la guerrilla, y las milicias y los otros niveles del trabajo revolucionario; y el central papel que en esta función de coordinación tiene que desarrollar el Comando Central.
Asimismo, la necesidad de desarrollar una línea enérgica y apropiada de estructuración orgánica y de reestructuración de organismos, con vistas a que la organización pueda extenderse a todo el territorio.
Se hizo ver la necesidad del trabajo planificado, y de implementar las prioridades, la necesidad de planes de trabajo realistas en los organismos de dirección, en las bases y hacia el pueblo, y trabajo armado. Y la necesidad de crear nuevos organismos nacionales del Co-Cen.
d) En lo relativo a la necesidad de correctos métodos de trabajo
Se recalcó la necesidad de educar, a los miembros y organismos en los principios del centralismo democrático. La necesidad de introducir enérgicamente los métodos proletarios, de mejorar los actuales métodos de dirección y de trabajo, de combatir el liberalismo, (la impuntualidad, el desorden, el espontaneismo, el individualismo, el departamentalismo, el seccionalismo, etc.), donde quiera que se presenten en el proceso de desarrollo de nuestra organización de nuestro trabajo.
Que se necesita la discusión colectiva de los problemas en los diversos organismos, y entre los organismos sobre la coordinación y complementación del trabajo, proceso que debe ser orientado y dirigido por el Comando Central.
Que es necesario planificar todo el trabajo y poner en vigencia a todo nivel la dirección colectiva con responsabilidad individual.
Se expresó la necesidad de que el Consejo Revolucionario de las FPL busque los mecanismos para atender las necesidades del desarrollo de la línea general en distintos renglones vitales; por ejemplo trazar la proyección estratégica y táctica generales del desarrollo del trabajo militar hacia la formación del Ejército Popular de Liberación, del desarrollo de las milicias y de la violencia de las masas, de la proyección del trabajo de masas, de la combinación del trabajo, así como la centroamericanización de la lucha revolucionaria, y en otros terrenos básicos. Se recalcó que estamos sobre lo nuevo y en el terreno salvadoreño en el marco centroamericano.
E) En cuanto a propaganda:
Se hizo ver lo necesario que es el poner en aplicación nuevos métodos de distribución de la misma. Que la propaganda tiene que ser ágil y oportuna. Que es necesario complementar con nuevos y más ágiles métodos de propaganda armada.
e) En cuanto a la necesidad de la proletarización:
Se recalcó la necesidad de la enérgica introducción de los métodos y estilos de trabajo proletarios a todo nivel. Y que no sólo desde el punto de vista teórico e ideológico, sino a través de la proletarización práctica de la organización, de la incorporación de la clase obrera a la Organización y a la Revolución; la promoción de cuadros de la clase obrera; la necesidad de impulsar el trabajo obrero como cuestión prioritaria. Se recalcó la necesidad vital de que la organización debe nutrirse de las fuerzas revolucionarias fundamentales de la clase obrera e industrial y agrícola, y el campesinado pobre; y la necesidad vital de convertir a la clase obrera en firme abanderada de la lucha revolucionaria en todos sus aspectos.
RESOLUCIONES
Después de la discusión del informe del Comando Central sobre la situación internacional y actual del país, el Consejo Revolucionario de las FPL aprobó por unanimidad los informes presentados, así como las líneas generales de proyección y de desarrollo de la organización en sus distintos terrenos de trabajo: interno, guerrillas, milicias populares, y el trabajo entre el pueblo. Se aprobaron las sugerencias y recomendaciones hechas por los compañeros del Consejo Revolucionario de las FPL durante la discusión del informe del Comando Central.
El Consejo Revolucionario de las FPL tomó el acuerdo especial de encargar al Comando Central el desarrollo de la línea estratégica y táctica general político-militar de las FPL en sus aspectos básicos, y presentarlos gradualmente a consideración del Consejo Revolucionario de las FPL, para lo cual éste acuerda realizar las reuniones necesarias..
El Consejo recalcó la extraordinaria cohesión ideológica y política, estratégica, táctica y orgánica mostrada durante las deliberaciones y desarrollo del mismo.
¡REVOLUCION O MUERTE! !EL PUEBLO ARMADO VENCERA!
Consejo Revolucionario de las FPL
Junio de 1977, El Salvador, Centroamérica.
……………………………………………………………………………..
EDICION N°1 ABRIL DE 1979
“Año de inicio de la concentración de esfuerzos por la construcción del Partido Marxista Leninista del Proletariado”.
EL SALVADOR , C.A. FEBRERO-1979